openSUSE 12.1: un pasito atrás

Turno para la revisión de otro de los gigantes del mundo Linux. La nueva versión de openSUSE continúa en la línea de las anteriores en lo que al aspecto visual se refiere, con una imagen muy cuidada y un diseño que denota profesionalidad. Sin embargo, no encuentro a esta versión igual de continuista en el aspecto fundamental, la usabilidad. Veamos por qué.

Optamos en esta revisión por la versión KDE. Si bien openSUSE no se edita con un escritorio “por defecto” es de todos conocida su afinidad por la plataforma KDE, siendo considerada por muchos – y me incluyo – la distribución que mejor integra este entorno de escritorio. El intento de arranque desde un pendrive resulta fallido, por lo que grabo la iso en un CD. Al iniciar el escritorio, se queda leyendo el CD indefinidamente y no hay forma de conseguir hacer nada. Es un problema que también encontré cuando probé el DVD de Sabayon 7 y que, jugando a adivinar, puede tener que ver con no deshabilitar la búsqueda de escritorio, que consume gran cantidad de recursos y probablemente intenta indexar – insisto, estoy especulando – el contenido del CD. El caso es que no pude probar la versión “live” del escritorio y tuve que optar por instalar directamente, opción que nos ofrece la distro cuando la iniciamos.

Instalación del sistema
Una vez más, y por desgracia ocurre con frecuencia, la selección del idioma español en la primera pantalla no sirve absolutamente para nada. Toda la instalación se realiza en inglés. ¿Cuál es el sentido de incluir una selección de idioma si luego no va a tener como resultado la traducción del proceso a dicho idioma? Absurdo. Aun en inglés, el instalador resulta muy sencillo de usar y ofrece un aspecto muy amigable. El particionador de disco reconoce NTFS, con lo cual podremos montar la partición Windows – si la tenemos, claro. Antes de iniciarse el proceso de instalación propiamente dicho se nos presentará un resumen con todo lo que se va a realizar, pudiendo cambiar algo si no estamos de acuerdo. Esto incluye la edición del menú de arranque, aspecto muy típico de openSUSE y que aumenta mucho su usabilidad. Una vez finalizada la instalación, que no toma más de 20 minutos, el sistema se autoconfigura – reconocimiento de hardware incluido – y actualiza los repositorios de paquetes sin que tenga que intervenir el usuario.

Si bien el proceso es bastante sencillo, todo resulta muy pesado en mi equipo. La respuesta del ratón, la tardanza ante la pulsación de cualquier botón, absolutamente todo. Es algo que no ocurría con anteriores versiones y que resulta muy fastidioso, da la sensación de que la distro necesita más recursos que Windows Vista. Una vez iniciamos al escritorio, la sensación sigue presente, lentitud exasperante en todo lo que hacemos. La cosa cambia radicalmente al desactivar mi trío de aplicaciones “favorito” (nótese aquí la ironía, claro está), que no es otro que el conformado por akonadi, nepomuk y strigi. Después de hacer esto, todo se vuelve más rápido, aunque no al nivel de otras distribuciones, y la cantidad de recursos que ocupa el sistema en “idle” se reduce a 160 Mb de RAM. Esto es otra cosa.

Antes de iniciar las probaturas es importante añadir los repositorios de la comunidad. Esto se consigue iniciando el administrador del sistema – aka yast2 – en su opción “Software repositories”. Allí hacemos click en “Add” y añadimos los repos que creamos convenientes de entre los incluidos en la comunidad. Recomiendo activar como mínimo los que aparecen el la imagen de abajo.

El problema del escritorio configurado en inglés solo fui capaz de solucionarlo parcialmente. Como se aprecia en la imagen de arriba, yast está íntegramente en inglés. Y todo eso después de instalar los paquetes bundle-lang-kde-es, kde4-l10n-es, kde4-l10n-es-data y kde4-l10n-es-doc que deberían proporcionar la traducción tanto del entorno de escritorio como de los programas incluidos, cosa que hace en parte. Es un problema extraño, la verdad.

Navegación
Es el aspecto en que más destaca openSUSE en mi equipo, desde el momento de iniciar, y sin tocar o instalar nada, todo funciona de maravilla. Firefox 7.0.1 va perfecto, reproduce flash (tras la primera actualización automática el propio sistema ofrece instalar el soporte) y el desplazamiento y suavidad es muy bueno incluso en páginas cargadas de código. Excelente.

Reproducción de vídeo
La versión 12.1 de openSUSE incluye el reproductor Kaffeine. Al intentar reproducir un vídeo el programa avisa de que faltan los códecs y ofrece instalarlos. Pese a que estaban añadidos los repositorios de la comunidad, Kaffeine fue incapaz de instalar ninguno de estos códecs de forma automática. Para hacerlo manualmente se debe ir a http://opensuse-guide.org/codecs donde nos permiten incluso la instalación con un solo click. El reproductor VLC está también en los repositorios comunitarios. En cuanto a la calidad de las reproducciones, al contrario que en anteriores versiones, bastante mal. Saltos en los vídeos de alta definición y gran consumo de recursos.

Música
Como reproductor musical se ha escogido Amarok. Al igual que ocurriera con Kaffeine, nos advierte al intentar abrir un fichero mp3 de que se necesita el códec, pero en esta ocasión sí que lo instala sin problemas (paquete gstreamer-0_10-fluendo-mp3). Amarok funciona bien, como es habitual.

Ofimática
Libreoffice es el paquete por defecto. Aunque viene instalado, la primera vez que se inicia advierte de que necesita una máquina virtual java para funcionar. Esto es la primera vez que se me presenta, ¿para qué incluir un programa que no funcionará si no se incluye otro? O están los dos o no está ninguno, es algo incomprensible. En fin, de todas formas, el paquete se encuentra en los repos, java-1_6_0-openjdk.

Imagen y fotografía
Viene con Gimp instalado y puedes encontrar digiKam o Shotwell en los repositorios de la comunidad.


Gestor de software
El módulo encargado de instalar y quitar software es “Software management” incluido dentro del centro de control yast. Sencillo de utilizar, no ofrece grandes diferencias con el resto de utilidades.

Reconocimiento de hardware
Uno de los puntos fuertes en toda edición de openSUSE que se precie, no lo es tanto en la actual. Para empezar no se añade la impresora automáticamente, como ocurre en Ubuntu o Fedora, sino que se debe ejecutar el módulo correspondiente en yast, en este caso “Printers”. Si se elige la opción “Automatic configuration” no ocurrirá lo que el nombre sugiere, esto es, la configuración automática de la impresora, sino que te saluda una ventanita de error (“no hay cola de impresora”) que da al traste con el intento. Si vamos por el lado menos sencillo, “Add”, para añadir nueva impresora, nos insta a elegir qué driver queremos. Aquí el usuario más novel se perderá entre nombres que no le dirán nada, como foomatic o ghostscript. El resultado es, tras elegir dos drivers distintos y reiniciar, que la impresora se detecta, pero no imprime nada. Genial.
Con el escáner tuve más suerte, al iniciar el módulo correspondiente en yast te indica que se van a instalar los paquetes necesarios. Luego instalé por mi cuenta el gestor Skanlite, que no viene incluido por defecto, y una vez reiniciado el sistema todo funcionaba bien.
La webcam tampoco iba. Tras instalar Cheese e iniciarlo no se capta más que una imagen negra. Aquí poco se puede hacer. Desastre.

Software de uso común
La no habilitación de los repositorios de la comunidad tendrá como resultado el que no dispondremos de ningún software, prácticamente. Una vez hecho esto encontramos en los repositorios Cheese, Skanlite y Dropbox. jDownloader es instalable desde su página web, con el script habitual. Vagalume no hay forma. En cuanto a Skype, si descargamos el paquete rpm correspondiente a openSUSE desde su web, y al intentar abrirlo con el gestor de paquetes Apper, nos tira un error de segmentación y punto.

Gestor de arranque
Grub viene con el tema por defecto de la distribución, encajando muy bien en la misma. Detecta todo y permite la edición del menú con otro módulo de yast llamado “Boot loader”.

Estabilidad y suspensión a RAM
La suspensión funciona bien. En cuanto a la estabilidad ocurrió un error durante el apagado del equipo que me obligó a pulsar el botón para lograrlo, quedando sin respuesta y evidenciando que esta edición de openSUSE no es tan sólida como las anteriores, al menos en mi hardware.

Al final, tras varios días de testeo de openSUSE 12.1 no puedo sino llegar a la conclusión de que se ha retrocedido. La edición anterior, 11.4, estuvo varios meses en mi equipo con un desenvolvimiento superior, sin apenas problemas y con una mayor rapidez en todos los aspectos. No entiendo qué ha podido pasar, si se debe a la propia distro o al hecho de que mi equipo cuente con 256 Mb menos de RAM que entonces, pero me extrañaría dado que apenas ocupa 160… En fin, tengo que admitir que me ha decepcionado algo esta  versión de la distro del camaleón, pero aun así sigue siendo recomendable por las facilidades en la instalación y lo bonito de su aspecto, así como por la gran comunidad que la respalda y en cuyos foros se pueden encontrar soluciones a muchos problemas. Lo dejamos en un 7’46. Saludos.

Anuncios

5 comentarios en “openSUSE 12.1: un pasito atrás”

  1. yo justo te escribo de un opensuse 12.2 pero con los repos apuntando a tumbleweed , tengo una especie de opensuse bueno no es un rolling release total pero da la idea de serlo ya que en el repo tumbleweed se almacenan paquetes estables de las nuevas versiones para opensuse y debo decir que mi experiencia es buena con la distro al menos no tengo problemas en lo que uso o para los fines que tengo,pero bueno el pc que tengo no es el último boom del PC un core2duo de 2.8 gb con 4 mg de cache, 4 gb de ram 667 , placa intel 946 GZIL creo , tarjeta de video nvidia 220GT y una creative live 5.1 , con eso me va muy bien, pero es cierto opensuse es un poco fastidioso , recuerdo que para la 10.1 debía comprarle una tarjeta de video porque no me reconocía mi integrada una intel xd, y si cuando pienso en instalar un opensuse me viene a la mente el kde antes que otro entorno y ni que decir como se lleva con wine , los juegos de PC de windows xdxdxdxd sí se puede hacer muchas cosas en el pc sin windows xd, sin ánimos de molestar o incomodar.

    Me gusta

    1. Siempre me ha ido bien con openSuse cuando lo he tenido instalado, es esta última versión la que más problemas me ha dado. Quizás la 12.2, desde la que comentas, arregle muchos bugs y mejore la experiencia. Respecto a lo que dices de que se puede hacer mucho sin Windows, pues sí, lo sabes tú y lo sé yo… el problema es que el 98% de la gente no lo sabe. Pero vaya, también se pueden hacer muchas cosas con él. Cuestión de gustos y/o de dinero.

      Me gusta

  2. bien vamos bien + 1%, recuerdo comentarios que decían que eramos el 1% de los usuarios de PC que optan por sistemas que no son de Microsoft y Apple , y pues si el 98% no lo sabe y/o quiere gastar su dinero en esas plataformas o en el caso mas práctico entre comillas de que no les interesa y no quieren aprender a usar otro S.O, pues es asunto de ellos , lo que si me alegra es que seamos un 2% y si las cosas van bien pues veremos si llegamos a 3% que mientras mas gente con ganas de compartir se apunte mejor xd.

    Me gusta

  3. Lo que me gusta de opensuse es que es estable, lo que no me gusta es lo complicado de agregar nuevos codecs, el problema del idioma parcialmente en español, y la exigencia de claves para casi todo (soy nuevo no se si eso se desactiva)vengo de ubuntu (me cambie por que la pc se me colgaba a cada tiempo) pero debo reconocer que ellos tienen mas desarrollo con respecto a la accebilidad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s