Crunchbang 10 Statler: minimalismo bien entendido

Nos vamos a centrar hoy en una distribución de las denominadas minimalistas, caracterizadas en su mayoría por ofrecer lo indispensable en el menor espacio posible y cargando apenas la memoria del sistema. Esto las hace ideales para sistemas como el mío, del pleistoceno, o para personas que aún teniendo equipos modernos no están dispuestos a sacrificar recursos inútilmente. El problema que suelen presentar estas distribuciones, como ya se vio en la revisión de Archbang, es que adolecen de herramientas de configuración que faciliten la vida del usuario, con lo que la mayoría de las veces se han de montar prácticamente a golpe de consola. Pero, por fortuna, hay excepciones como la que hoy nos ocupa.


Crunchbang Linux es una distribución de origen británico que está basada en Debian. Comparte algunos repositorios con ella, a la par que posee los suyos propios. El estilo visual que ofrece es simple, se caracteriza por los fondos negros y grises, lo que no la hace precisamente atractiva a la vista, pero en un entorno de producción bien poco importa esto. Vamos a ver lo que dio de sí la prueba de esta distribución.

Instalación
Como de costumbre, grabamos la iso de Crunchbang en un pendrive con Unetbootin e iniciamos el ordenador. La primera en la frente, pantalla negra y de ahí no pasa. Reinicio e intento el modo a prueba de fallos, con éxito. Cabe destacar, como elemento diferenciador, que no podremos instalar la distribución desde el escritorio en modo live-cd, deberemos reiniciar y elegir en el menú de arranque la opción de instalación. El problema con mi ordenador probablemente sea de resolución gráfica, en cualquier caso no suelo probar el modo live-cd, así que no me supone ningún dilema.

Basta iniciar el proceso para darse cuenta de que estamos ante el sencillo pero potente instalador gráfico de Debian, con ligerísimas modificaciones. La primera parte de la instalación lleva unos 10 minutos, una vez se reinicia entramos al escritorio y se ejecuta un script muy interesante. Se nos irá preguntando, paso a paso, qué cosas queremos instalar: soporte para impresión, paquete ofimático, máquina virtual java, aplicaciones para desarrolladores. Este es el principal elemento que hace destacar a Crunchbang, el minimalismo existe, pero sólo para aquellos que lo buscan. Se da la opción a usuarios menos experimentados para que instalen todo lo que pueda hacerles falta sin necesidad de recurrir a la terminal o a una wiki, si no lo desean. Me parece un punto de vista muy positivo este.

El escritorio no es otro que el gestor de ventanas ligero Openbox. El problema principal que presenta es su falta de traducción al castellano. Para los que no lo conozcan, Openbox no tiene un acceso “directo” al menú de aplicaciones, pero basta con hacer clic con el botón derecho en cualquier parte del escritorio para que éste aparezca. La gestión de memoria es soberbia, hasta el punto que solo ocupa 67 Mb de RAM al inicio, haciendo de Crunchbang una distro ideal para hardware obsoleto. Literalmente vuela.

Navegación
Al estar basada en Debian nos encontramos con su navegador de cabecera, la variante de Firefox llamada Iceweasel. Lo de variante es un decir, la única diferencia estriba en el nombre y se debe a conflictos entre la filosofía de la Free Software Foundation y los desarrolladores de Mozilla en torno a un logo y a un nombre. Nimiedades, en realidad. Iceweasel es Firefox. En concreto su versión 8.0, eso sí, en inglés. Mi intento de instalar el paquete de idioma me arroja un conflicto de versiones y dependencias incumplidas, de modo que mejor lo dejamos. Crunchbang, en su afán por facilitar las cosas al usuario novel, ofrece también la posibilidad desde el menú de aplicaciones de instalar tanto Chrome como Opera. Otro punto a favor. La experiencia navegando por la web es excelente, sin problemas de fluidez o de reproducción de flash. Muy bien.



Vídeo
Tenemos VLC ya instalado, lo que viene siendo otra ventaja. Sin embargo no consigo reproducir todos los formatos, ni aún instalando toda la serie de códecs gstreamer. El formato avi y el mov en alta definición solo me muestran una pantalla verde, con sonido, eso sí. Decido probar con otro reproductor e instalo Gnome Mplayer, consiguiendo que se vean ambos formatos, aunque con el ya tradicional problema de la saturación de colores inadecuada. No sé donde está el problema con VLC, siempre me había reproducido todos los formatos, tal vez es un error en la versión escogida por la distribución.

Música
Para la tarea de reproducción de música se ha escogido también a VLC. Es un reproductor de audio más que correcto, el problema viene si tenemos una colección de música considerable y queremos que nos la organice. Ahí, obviamente, VLC no es la respuesta. En cualquier caso siempre podemos instalar Banshee o Rhytmbox desde los repositorios oficiales. En referencia al sonido me encuentro un problema de configuración en el plugin de escritorio para ALSA: el canal maestro no se corresponde con el que controla el volumen del sistema. Se debe cambiar a PCM. Así mismo, debo silenciar el canal de sonido mono, pues de lo contrario me reproduce a través del altavoz del sistema (el “speaker”). Son problemas sencillos de resolver, no tanto para los usuarios poco familiarizados con ALSA.

Ofimática
Un claro ejemplo de a lo que me refiero con el título de la entrada, el minimalismo bien entendido, lo encontramos aquí. Vienen instalados Abiword y Gnumeric, procesador de texto y hoja de cálculo sencillos pero eficaces, y junto a ellos una entrada en el menú que nos permite instalar Libreoffice si ambos programas no satisfacen nuestras necesidades. Chapeau.

Fotografía e imágenes
No tenemos gestor de fotos de inicio, pero contamos con Shotwell en los repositorios oficiales. Si abrimos el gestor de software Synaptic y buscamos “shotwell” ya lo podremos instalar. GIMP sí viene instalado.

Gestor de software
Se limita al gestor de paquetes Synaptic, pero es más que suficiente y se corresponde con el carácter minimalista de la distro. El problema puede aparecer en las búsquedas cuando el nombre del paquete no coincida exactamente con el del programa que queremos instalar, pero es fácilmente subsanable con las opciones de búsqueda avanzada de Synaptic. Actualizaciones automáticas no ofrece.

Reconocimiento de hardware
El que suele ser caballo de batalla para el usuario en las distribuciones de este tipo se queda aquí en pony de feria. El reconocimiento es total en impresora, escáner y webcam. La primera se añade automáticamente al encenderla (si hemos instalado el soporte para impresión del que hablaba más arriba durante el script post-instalación) y se puede configurar en la opción de menú System–>Printers–>Configure Printers. Para hacer funcionar el escáner tenemos que instalar un gestor, en este caso Simple Scan, usando para ello el gestor de software o la terminal (sudo apt-get install simple-scan). Ello instalará también las dependencias, como sane, para que el escáner funcione. Para la webcam, instalo Cheese y todo va sobre ruedas. Perfecto.

Software de uso habitual
Tampoco vamos a encontrar mayores problemas en cuanto a los programas que solemos emplear. Debian acoge una cantidad de paquetes impresionante, circunstancia de la que nos podemos aprovechar si usamos esta distribución. Tanto Cheese como Simple Scan y Vagalume están en los repositorios oficiales. Podríamos decir que Dropbox viene instalado de serie, ya que tenemos una entrada en el menú de aplicaciones para instalarlo. JDownloader, como casi siempre, ha de instalarse usando el script que podemos descargar en la web del programa. Skype incluye en su página web un paquete para Debian que es perfectamente usable en nuestro Crunchbang.

Gestor de arranque
El GRUB de toda la vida, letras blancas sobre fondo negro como corresponde a las señas de identidad de la distribución británica. Si queremos edición del menú de arranque tendremos que instalar el paquete startupmanager desde Synaptic o la consola (sudo apt-get install startupmanager).

Estabilidad y suspensión a RAM
Estable lo es totalmente, no experimenté ya no un cuelgue, sino ningún tipo de retardo en la ejecución de los programas. Va fluido como la seda. Sin embargo, cosas de Openbox, no encontré la opción de suspender a RAM por ningún sitio.

Es sorprendente como la casi totalidad de las distribuciones tienen su pequeño espacio en el mundo Linux. Crunchbang desde luego que tiene el suyo, es una distro perfecta para aquellos que tienen un hardware muy antiguo o muy limitado (netbooks económicos, por ejemplo) y que nunca se atrevieron a instalar un sistema minimalista por el miedo a la falta de opciones de configuración. Crunchbang te lo sirve en bandeja, sin apenas problemas que destacar. Igualmente si se tiene un equipo potente y no se quieren malgastar recursos “cara a la galería” es una distribución recomendable. Le doy un 7’84, a la altura de la última Fedora. La recomiendo.

2 comentarios en “Crunchbang 10 Statler: minimalismo bien entendido”

  1. Yo tengo una duda respecto a este distro, por lo que he averiguado esta muy interesante, muy buena, he incluso he intentado instalarla, pero hoy que lo he intentado iniciar por el modo live cd no me permite, se queda la pantalla negra, bueno obvio eso y paso directo por la instalacion, hago todos pasos, creo las particiones, y cuando termina la instalación y reinicio el pc empieza a cargar un codigo muy normal, en un par de segundos la pantalla se queda negra y de hay no pasa. He realizado los pasos correctamente, he terminado la instalacion con exito pero no logro cargar el entorno grafico, simplemente no pasa se queda la pantalla negra, me podrian colaborar, tengo un portatil Sony Vaio VPCSB35FL y he tenido incovenientes al instalar algunas distros, por ejemplo, manjaro no le he podido instalar por un error muy similar, debian tampoco, entre otras y ahora este que me gusto pero no logro hacerlo funcionar

    Me gusta

    1. Hola Juan Camilo, supongo que estarás intentando instalar la versión 11 (Waldorf), y no ésta a la que se refiere el artículo (la 10, Statler). El artículo de Waldorf está aquí:https://lasombradelhelicoptero.com/2013/06/crunchbang-11-waldorf-trabajo-bien-hechoRespecto a tu problema, he buscado las especificaciones de tu portátil y parece ser que posee tarjeta híbrida Intel/AMD. Lo más probable es que inicie por defecto con la AMD Radeon, en cuyo caso tal vez necesites añadir a la línea del kernel el parámetro nomodeset o radeon.modeset=0. También podrías probar con acpi_backlight=vendor y acpi_os=linux, por lo general probando varias combinaciones de estos parámetros se suele solucionar el problema del pantallazo negro.Si a pesar de esto no se soluciona te sugiero que entres en los foros de Crunchbang, uno de lo más amigables y útiles, en mi opinión:http://crunchbang.org/forums/En la barra de búsqueda puedes poner "black screen", aparecen muchos resultados. Que tengas suerte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s