Aptosid Pónos: Debian a la última

Realmente me cuesta entender el por qué a la rama inestable de Debian se la denomina así. Siempre me ha parecido que el término no le hace justicia en absoluto y distribuciones como Aptosid, antes conocida como Sidux, me dan la razón. Debian, a la sazón madre de muchas distribuciones, entre ellas Ubuntu, se caracteriza entre otras muchas cosas buenas por mantener cinco repositorios principales con miles de paquetes. Presenta una rama antigua (old stable), una estable (stable), otra de pruebas (testing), una inestable (unstable o sid) y por último la rama experimental. A la rama estable se la considera, con razón, un modelo de distribución sólida como una roca, si bien con paquetería algo antigua (esto es cuestión de opiniones, desde luego, y de gustos). Si bien la rama de pruebas no le va a la zaga en estabilidad, tampoco lo hace sid, en la que se basa nuestra distro revisada hoy, Aptosid.

Todo este rollo inicial sirva para recalcar que nos encontramos ante una distribución muy estable, rápida e innovadora. Si a alguien le asusta el carácter “bleeding edge” que se le presupone ya puede ir perdiendo el miedo y dándole una oportunidad. Mi experiencia la relato a continuación:

Instalación
La iso de Aptosid no se puede iniciar desde un pendrive, de modo que toca grabar un DVD con la versión full de KDE. Esta distro no apuesta por Gnome, tan solo tiene versiones para el escritorio del dragón y XFCE. El motivo, si no recuerdo mal de la época en que usaba Sidux, es la forma en que los desarrolladores de Gnome actualizan los paquetes, que tendía a dejar numerosas dependencias rotas durante algún tiempo. Como Gnome no me entusiasma para nada actualmente, no supone mayor problema. Nada más entrar al entorno live nos encontramos con un enlace al manual de la distribución, muy útil para hacer la instalación. Si elegimos, con F2, el idioma castellano en el menú de inicio todo el escritorio estará en español, si bien el instalador continuará en inglés.

La instalación es guiada, con entorno gráfico, cómoda y fácil a la par que rápida, en 10 minutos lo tenemos preparado. La principal diferencia al reiniciar estriba en el menú de KDE, pues en Aptosid optan por la vista clásica que recuerda a los menús de Gnome. La gran mayoría del escritorio está en nuestro idioma, cosa que desgraciadamente ocurre con poca frecuencia. Pero Aptosid cumple lo que promete, elegimos español y nos da español. El escritorio inicia con los servicios de búsqueda semántica desactivados, lo cual hace a la distro extremadamente ligera en RAM, tan solo 150 Mb.

Navegación
Podemos elegir entre Konqueror y Iceweasel, que como sabemos es el nombre que recibe Firefox en Debian. Este último está en inglés, aunque es muy fácil pasarlo al castellano, tan solo hay que entrar en Tools –> Add-ons y pulsar en el botón “enable” del Spanish Language Pack. Tras reiniciar el navegador estará en español. Así mismo es preciso instalar el plugin de flash, usando el instalador de software para buscar el paquete “flash-plugin-nonfree”. Por lo demás, navegación rápida y fluida.

Vídeo
El reproductor que viene por defecto es Kaffeine. Aunque reproduce todos los tipos de archivo, lo hace de forma bastante penosa, con muchos saltos y pixelaciones. Si instalamos VLC todo va como la seda, por lo que deduzco que el problema está en el propio Kaffeine.

Música
En principio es también Kaffeine el reproductor de audio, si bien en este cometido se desenvuelve bien. Si queremos algo más específico, como Clementine o Banshee, lo podemos instalar fácilmente desde los repositorios oficiales.

Ofimática
Aptosid nos ofrece Libreoffice instalado de inicio.  Carga más rápido que en otras distros con KDE que he probado y viene totalmente en español.

Fotografía e imágenes
Para la gestión fotográfica contamos con digiKam, perfectamente funcional. Si queremos retocar imágenes podemos instalar Gimp desde los repos.

Gestor de software
Para instalar y desinstalar programas se ha elegido Debian Package Search, una utilidad que, como su nombre indica, busca en los repositorios los paquetes que le indiquemos. Una vez los encuentre, si pulsamos sobre el nombre con el botón derecho aparecerá la opción de instalar los paquetes en cuestión. Es posible que al hacer esto el sistema abra una ventana de error advirtiendo la falta de aptitude. La solución la tenemos en el menú de la aplicación (que está en inglés, lamentablemente) y pasa por entrar en Packagesearch –> Preferences –> Apt-plugins. Allí cambiamos aptitude por apt-get y solucionado el tema. Lo que se echa en falta es una opción para actualizar automáticamente el sistema, algo por lo que los desarrolladores de Aptosid nunca han apostado, pues son partidarios de hacer las actualizaciones en modo consola y sin entrar en entorno gráfico. Es algo que, sin ser nada del otro mundo, se escapa un poco a los conocimientos de los usuarios más noveles y tampoco le veo el sentido, la verdad. En cualquier caso, basta abrir un terminal y teclear:

su (luego introducimos la contraseña)

apt-get update

apt-get dist-upgrade

Con estos tres sencillos comandos tendremos Aptosid al día. Es fácil, pero igual de fácil es crear un script que lo haga por el usuario.

Reconocimiento de hardware
Antes de imprimir será preciso registrar nuestra impresora en el sistema. Esto se hace desde el menú en Preferencias –> configure-cups. La interfaz web de cups está en inglés, deberemos elegir “Add printer” y elegir nuestro modelo, que aparecerá al principio de la lista. Nuevamente aquí se espera que el usuario haga algo que en muchas distribuciones es automático. El escáner funciona perfectamente, como se demuestra con solo iniciar la utilidad Simple Scan. Para probar la webcam, cansado ya de los fallos de Cheese, decido instalar Kamoso, que está en los repositorios. Todo va bien.

Software de uso habitual
Simple Scan viene instalado. Cheese, Dropbox y Vagalume están el los repositorios oficiales y jDownloader, como siempre, se debe instalar con el script de su web. Para instalar Skype es preciso descargar el paquete para Debian 5+ que viene en la web del popular programa de videoconferencias. Sin embargo, no podremos instalarlo a no ser que antes hayamos añadido el programa gDebi-kde, que encontraremos en los repositorios y que se encarga de hacer una instalación, comprobando las dependencias, de cualquier paquete que descarguemos. gDebi suele venir por defecto en casi todas las distribuciones basadas en Debian, la no inclusión en Aptosid no la entiendo, son ganas de complicar la vida al usuario.

Gestor de arranque
Aptosid instala Grub, en modo texto y con la máxima sencillez, detectando y funcionando todos los sistemas de mi equipo. Con startupmanager, disponible en los repos, podemos editar este menú.

Estabilidad y suspensión a RAM
Como comentaba al principio de la revisión, nada que envidiar a la rama estable de Debian. Perfectamente usable, muy rápida, diría que incluso al nivel de Arch, y esto usando KDE no es moco de pavo. La suspensión a RAM funciona bien.

Ciclo de desarrollo
Aptosid es rolling release, es decir, se puede actualizar continuamente sin necesidad de reinstalar desde cero. Las ediciones nuevas que hace el equipo de desarrollo, como ésta, llamada Pónos, son simplemente “fotografías” del repositorio unstable de Debian en un momento determinado, a la que añaden algunos scripts de cosecha propia para facilitar aún más las cosas.

Y aquí lo dejo. Realmente no esperaba encontrar una distro con un KDE tan ligero como el Arch Linux que sigo teniendo como entorno de trabajo principal de mi equipo. Aptosid consigue igualarla en rapidez y estabilidad, a la par que incorpora versiones muy recientes de los paquetes. Como indicaba más arriba, yo no le tendría miedo a usar Aptosid por el repositorio sid en el que está basado, resulta totalmente estable y es muy recomendable. Le doy un 8’75.

Semplice 2 Emily: sencillez al cuadrado

La primera revisión del nuevo año se centra en Semplice, una distro italiana que realiza su debut en el ranking de Distrowatch. Basada en sid, la rama inestable de Debian, los desarrolladores nos presentan un escritorio cuyo gestor de ventanas es Openbox, lo que garantiza la fluidez del sistema resultante.

Semplice significa simple en italiano y ciertamente no se puede describir mejor a esta distribución que con dicha palabra. El problema es que, demasiado a menudo, se confunde sencillez con parquedad, lo que termina derivando en distribuciones que, lejos de ser sencillas, se vuelven complicadas para el usuario. Semplice no llega al nivel de Archbang en este aspecto, pero sí es verdad que se podrían haber incluido algunas cosas más que pulieran un poco el resultado final. Vamos a verlo por partes:

Instalación
Semplice no cuenta con un instalador gráfico en el estricto sentido de la frase, todo se hace mediante un script en modo consola y además en inglés, sin posibilidad de cambiar el idioma. Esta circunstancia lo hace ya de por sí complicado de instalar para los no angloparlantes. Es decir, la simplicidad se desvanece ya en el primer punto. La instalación toma 5 minutos, y en ella sí que se nos permite elegir el idioma final que tendrá nuestro sistema. Al reiniciar veremos que esto se aplica solamente en parte, pues el Openbox al que entramos está en una mezcla de idiomas, inglés y español casi a partes iguales.

Lo que sí nos encontramos, más allá del idioma, es con un escritorio muy liviano, con un fondo de pantalla monocromo y poco más. Cairo Composite Manager carga al inicio en un intento de dotar de algunos efectos visuales el sencillo escritorio, en el caso de mi ordenador no funciona correctamente, y me encuentro con molestos parpadeos y ventanas que no minimizan. Todo ello invita a deshabilitar los efectos de escritorio.

Navegación
El navegador incluido es Chromium, completamente en inglés y, una vez más, sin posibilidad de cambiar el idioma. En el aspecto estrictamente funcional, Chromium se desenvuelve muy bien, con rapidez y sin problemas en la reproducción de flash.

Vídeo
Se incluye MPlayer como reproductor de cabecera. Se pueden ver los archivos de vídeo de cualquier tipo (mpeg, avi, mkv, mov…) pero una vez más, colores saturados. El caracter liviano del escritorio permite que se reproduzca todo sin saltos o cortes. Mis intentos de instalar VLC fracasaron debido a la falta de un par de librerías qt.

Música
Tenemos Exaile, pero como si no lo tuvieramos, ya que no reproduce mp3 en principio. El problema se subsana con la instalación, vía Synaptic, del paquete gstreamer0.10-plugins-ugly. Sin embargo, la resolución de un problema nos enfrenta a otro: el intento de reproducción nos advierte de un extraño fallo de audiosink. Resultado, cero patatero. Instalo Audacious, reproductor ligero que también encajaría muy bien y el resultado es satisfactorio.

Ofimática
Los desarrolladores siguen la tónica habitual de este tipo de distribuciones al incluir el paquete Lightoffice, es decir, Gnumeric como hoja de cálculo y Abiword como procesador de textos, ambos funcionan bien, dentro de sus lógicas limitaciones. Podemos instalar Libreoffice desde los repositorios oficiales.

Fotografía e imágenes
No se incluye ningún programa para trabajar con fotos o imágenes, tan solo el sencillo visualizador Mirage. Tanto Gimp como Shotwell se pueden instalar.

Gestor de software
El gestor de paquetes Synaptic se encarga de la instalación y eliminación de programas. Ofrece la clásica opción de actualizar automáticamente el sistema. Como señalaba antes, encontré un problema de paquetes rotos al intentar instalar VLC por algún fallo en los repositorios, persistiendo dicho problema al día siguiente.

Reconocimiento de hardware
La impresora debe instalarse previamente, para lo cual existe una entrada en el menú de Openbox. Los usuarios no habituales de este gestor de ventanas se preguntarán dónde se encuentra dicho menú. Basta con hacer clic con el botón derecho en cualquier parte del escritorio para hacerlo aparecer. Bien, aclarado esto, si elegimos Applications –> Administración –> Impresión (nótese la mezcla de idiomas aquí), aparecerá el gestor de impresoras. Nuestros intentos de añadir una nueva máquina al listado serán inútiles, pues nos pedirá una contraseña de root que no coincide con la nuestra de usuario. Así pues, debemos antes añadir a nuestro usuario como administrador, esto se hace en Applications –> Administración –> Usuarios y Grupos. Allí debemos cambiar el tipo de cuenta de nuestro usuario a Administrador, podremos entonces añadir la impresora (que debe estar conectada, lógicamente) y ya podremos imprimir. No es tan simple, por lo tanto.
El escáner se reconoce de inicio, tan solo debemos instalar un gestor, en mi caso opté por Simple Scan. Con la webcam no hubo suerte, instalé Cheese sin que captara más que una imagen negra. Luego intenté instalar Skype, pero la ya consabida dependencia de las librerías qt imposible de satisfacer dio al traste con mis planes. Resumiendo, impresora complicada, escáner perfecto, webcam mal.

Software de uso habitual
Cheese, Simple Scan y Dropbox se pueden instalar desde los repositorios y funcionan excepto el primero, problema este no achacable a Semplice sino a alguna incompatibilidad de las librerías gtk3 con mi hardware, ya que se reproduce en todos los entornos basados en Gnome 3. jDownloader lo instalé usando el script de su web. Vagalume y Skype, aunque se encuentran en los repositorios oficiales no conseguí hacerlos funcionar. El segundo de ellos debido a un problema de dependencias con librerías qt. El primero, simplemente, no conectaba con mi cuenta de Last.fm.

Gestor de arranque
El Grub que se instala es, oh sorpresa, simple hasta el extremo. Pero cumple con su cometido. Si queremos editar el menú podemos instalar el paquete startupmanager desde Synaptic.

Estabilidad y suspensión a RAM
Aunque en su conjunto el sistema es estable, algunas aplicaciones fallan miserablemente, caso de Vagalume o Exaile, quedando además estancadas en un bucle sin salida posible, salvo matar el proceso vía consola con el comando kill. La suspensión a RAM va bien.

Ciclo de desarrollo
Sobre el ciclo de desarrollo de la distribución nada se informa en su web, tan solo que ya están trabajando en la versión 3.0, a la que llamarán Pulse y que será la última con numeración, se entiende que en futuros lanzamientos se limitarán al nombre. Se puede deducir que la aparición de una nueva versión finaliza el soporte de la anterior, como ha ocurrido con su anterior desarrollo, la 1.0 Rock, actualmente no soportada. Es algo habitual cuando el equipo de trabajo se compone de pocas personas y no pueden seguir atendiendo las versiones antiguas.

El año nuevo nos trae esta revisión que, desgraciadamente, no se parece en nada a la última de 2011. Siendo distribuciones enfocadas al mismo tipo de sistemas, Bodhi y Semplice no pueden ser más distintas en cuanto a experiencia de uso. Mientras la distro con E17 nos ofrecía muchísimas cosas buenas dentro de un rendimiento espectacular por su rapidez y fluidez, en Semplice solo podemos destacar lo último. El sistema es rápido, sí, no hay duda, y sencillo, como su nombre promete, pero podría ser mucho más amigable para el usuario. Al tratarse de una de las primeras versiones, la 2.0 a la que han bautizado como Emily, podemos esperar mejorías en los próximos lanzamientos de este equipo de desarrolladores italianos. De momento, se queda en un 7’12.