Comice OS 4: una extraña mezcla

Hace algunos meses me llamó la atención una distribución de origen francés llamada Pear OS. Tras probarla en mi antiguo ordenador me dejó un poco frío, poco más que una imitación del aspecto visual de un Mac sin aportar otra cosa. A pesar de todo, el resultado no era malo y podía tener su público, su cabida en el fragmentado mundo de las distribuciones Linux.

Me encuentro ahora con que la antigua Pear se denomina Comice OS aunque su web y determinados enlaces siguen apuntando a que se llama Pear. Desconozco si el cambio obedece a razones legales relacionadas con la similitud entre una manzana y una pera, que ya sería curioso, en cualquier caso este extraño galimatías de nombres es solo la punta del iceberg del gran lío en que se ha convertido, en mi opinión, esta distribución. Veamos por qué.

Instalación
Desde que soy “afortunado” poseedor de una APU AMD A8 con gráfica Radeon integrada se pueden contar con los dedos de una mano (dos, de hecho) las distribuciones que inician sin problema en modo live. El principal inconveniente deriva de la parte gráfica, pues si no se tiene la precaución de incluir el parámetro “nomodeset” en la línea del kernel el resultado es que todo lo que veremos será una pantalla negra. A este problema, que no es específico como decía de Comice, se le añade un error que me arrojó al modo consola (“/etc/lsb-release:2:Syntax error:”(“unexpected”), del cual no tengo ni idea a qué hace referencia ni me apetece averiguarlo. Lo que está claro es que el modo live cd no pude probarlo.

Opté entonces por intentar una instalación directa, otra de las opciones que ofrece el menú de arranque de Comice. En este caso tuve éxito (siempre añadiendo “nomodeset”, que quede claro) y logré iniciar el proceso, calcado al de Ubuntu salvo por el inexistente slide show. La instalación transcurre sin grandes alardes, refiriéndose todo el rato al sistema como Pear en lugar de Comice. Una vez concluye me insta a reiniciar, pero no me deja, es decir, el sistema se queda muerto y me obliga a hacer un “hard reset” para poder continuar. Mal asunto.

Los malos presagios no tardan en confirmarse. Tras reiniciar por la vía de pulsar el botón de apagado aparece el menú de arranque, completo, eso sí, pero al intentar arrancar Comice me manda a modo consola sin mayores explicaciones. Para ser exactos simplemente se queda cargando eternamente, hasta que pulso ALT+F1 para salir del servidor X e iniciar la terminal. En este caso no tiene que ver con parámetros del kernel y sí con el intento por parte del sistema de cargar el driver propietario de ATI (fglrx) ¡sin haberlo instalado! Es extraño que durante la instalación se reconozca el hardware y se configure el servidor gráfico para cargar un driver que no se instala. Muy raro, la verdad. La solución, por si a estas alturas a alguien con tarjeta ATI le apetece todavía embarcarse en la aventura de instalar Comice, pasa por tres comandos:

sudo apt-get install fglrx fglrx-amdcccle
sudo aticonfig –initial
sudo reboot

Después de esto deberíamos ser capaces de iniciar a Comice OS. Advertimos al ver GDM que podemos elegir entre tres modos de inicio, siendo la elegida por defecto la interfaz “Comice Shell”, que parece ser una variante de Gnome Shell que se asemejaría a la de un Mac. Y lo escribo en condicional, porque aparte de cargar Docky lo que veo en mi pantalla se parece al sistema de Apple como un huevo a una castaña. La barra de tareas, además, aparece incompleta, con letras aleatorias que no se ven, parpadeos y extraños problemas gráficos. Para colmo, pese a haber seleccionado durante la instalación el idioma español está todo el escritorio en inglés. Esto último se soluciona entrando en System Settings –> Language Support.

Para terminar con esta sarta de despropósitos, cuando intento hacer una captura de pantalla lo único que obtengo es el escritorio vacío, con el wallpaper (muy bonito, algo es algo) y se acabó. En este momento de la experiencia ya empieza uno a estar bastante molesto. Pero bueno, vamos a continuar, esperando que la cosa mejore un poco.

Navegación
Comice OS trae Firefox 11 instalado. Si durante la instalación marcamos la casilla de instalar los códecs de terceros estará funcionando sin ninguna dificultad y reproduciendo flash.

Vídeo
Como reproductor tenemos Tótem. Los problemas gráficos que afectan al escritorio no tienen su continuación en el aspecto de reproducción multimedia. Todos los vídeos que probé, en diferentes formatos, se veían bien, fluidos y con colores adecuados.

Música
Como en su anterior versión apuestan por Clementine como reproductor de música. Buena elección que funciona sin problemas.

Ofimática
Tenemos la suite Libreoffice instalada y en perfecto estado de funcionamiento.

Fotografía e imágenes
Incluyen Shotwell para gestionar nuestras fotos y podemos instalar, si así lo deseamos, Gimp desde los repositorios para trabajar con las imágenes.

Gestor de software
El lío iniciado con el cambio de nombre de Pear prosigue con el gestor de programas de la distro. Estamos en Comice, si queremos instalar algo debemos hacerlo usando una aplicación que en los menús aparece como Pear AppStore (algo así como la tienda de aplicaciones de Pear) y que, una vez iniciada, se identifica como Deepin Software Center. Esto es personalidad múltiple, vaya. Si obviamos este embrollo nominal, la “tienda” en sí es un gran producto de software, a la altura del Ubuntu Software Center o de la utilidad de instalación de programas de Mint. Muy buena, intuitiva y rápida. Si a pesar de todo no nos convence también disponemos de Synaptic.

Reconocimiento de hardware
Nada se puede reprochar a Comice en este aspecto, reconoce automáticamente todos los dispositivos. La impresora está preparada con solo encenderla, el escáner funciona correctamente como podemos comprobar usando Simple Scan e igual se puede decir de la webcam con Cheese. Todo perfecto.

Programas de uso habitual
De mi arsenal de software preferido, Comice trae instalados tanto un gestor de escáner (Simple Scan) como uno de webcam (Cheese) así como Skype. Pude instalar y hacer funcionar Dropbox sin dificultad desde la Pear AppStore. No ocurrió lo mismo con Vagalume, que se instaló pero no consiguió conectar con mi cuenta de Lastfm. Para terminar, jDownloader fue instalado usando el script de su web.

Gestor de arranque
Comice instala Grub con fondo negro sin más pretensiones. Reconoció los sistemas instalados, que en este momento son Windows 7, Arch y Ubuntu Lucid.

Estabilidad y suspensión a RAM
No se puede decir que el sistema sea estable, ciertamente sufrí cuelgues al final de la instalación y al intentar iniciar, por no hablar de los constantes aparentes reinicios de la shell, ya sea al maximizar una ventana o simplemente al mover el ratón hacia la esquina superior izquierda para mostrar los programas en ejecución. Muy molesto en su conjunto, para mí el sistema no se puede catalogar de usable. La suspensión funciona bien, sin embargo.

Ciclo de desarrollo
Han transcurrido apenas tres meses entre la última versión de Pear y la nueva de este Comice, nombre que, por cierto, obtiene de una variedad de pera. En su web no hacen referencia al ciclo de desarrollo, tan solo que está basada en Ubuntu. Cuentan con una versión con KDE totalmente nueva y reconocen que su objetivo es simplemente dotar a Ubuntu de una interfaz simple y, a la vez, poderosa.

Pues, atendiendo a esta última declaración de intenciones, tengo que decir que, lamentablemente no consiguen el objetivo. Al menos, no en mi equipo. El producto resultante es un Ubuntu peor, con fallos gráficos continuados y que no mejora en nada a la original. En realidad, no deja de ser un Ubuntu tematizado que recuerda en algo a Mac, pero nada más. Creo que la anterior versión tenía un mayor parecido con el sistema de Cupertino y, a la par, era más utilizable. Pero al haber probado cada versión en un hardware distinto no estoy muy seguro de si el problema se puede achacar a la propia Comice o a incompatibilidades con la Radeon.

Tema Macbuntu en Ubuntu Lucid

Sea lo uno o lo otro, y siempre en mi opinión, Comice no aporta nada interesante al mundo Linux. Si te gusta el estilo de Mac sin pasar por el aro de Apple y sus prohibitivos precios siempre puedes optar por algo que se le parece bastante más: un Ubuntu clásico con el tema Macbuntu. Más bonito, menos problemático, más productivo. Comice obtiene un 7’69 de valoración. Saludos. 

Anuncios

Tutorial Arch Linux III: instalando KDE

ATENCIÓN: TUTORIAL DESACTUALIZADO AL CAMBIAR ARCH LINUX A SYSTEMD

Al final del último tutorial os emplazaba a completar la instalación de nuestro Arch Linux con un entorno de escritorio. He elegido KDE por ser el que actualmente utilizo de forma más asidua en mi entorno de producción, sin querer esto decir que no sean igualmente válidas otras alternativas. Siempre he preferido Gnome hasta la aparición de su última versión, que en este momento considero que no se ajusta a mi forma de trabajar ni de pensar y por eso prefiero KDE. Siguiendo las bases del presente tutorial se puede instalar cualquier entorno, es cuestión de elegir diferentes paquetes, pues la metodología no va a variar demasiado.

Partimos de la situación en que nos quedamos al final de la segunda parte del tutorial, esto es, ya está instalado el servidor gráfico y lo hemos iniciado para probar que todo funciona como debe, obteniendo la pantalla que veíamos entonces:

A partir de aquí, si nos situamos en cualquiera de las ventanas y escribimos “exit”, se cerrará el servidor X y volveremos al modo consola. Vamos, sin más dilación, a instalar el entorno de escritorio KDE. En primer lugar nos aseguramos de que el sistema está completamente actualizado y los repositorios están sincronizados:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -Syu

Si aparecen paquetes desactualizados procedemos a su actualización. En el momento de escribir el tutorial se actualizan 11 paquetes, entre ellos el kernel Linux:

Tras actualizar el kernel siempre es aconsejable reiniciar, lo que hacemos con:

[sombra@myhost ~ ]# sudo reboot

Y al volver a entrar ya procedemos a la instalación de KDE. Por su naturaleza modular, es posible instalar diferentes tipos de KDE, desde una instalación mínima a la completa, pasando por varios módulos que sean de nuestro interés. Mi recomendación: instalar el entorno entero. Siempre será más sencillo eliminar después los paquetes que no nos sirvan que enfrentarnos a problemas y malos funcionamientos por la falta de algún módulo. Mi experiencia particular es que los inconvenientes se minimizan instalando todo el escritorio. Así pues, escribimos:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S kde kde-l10n-es

Se nos presentan 238 paquetes y el sistema nos pregunta una selección. Pulsamos INTRO para elegirlos todos. A continuación nos interpela acerca de nuestra preferencia para phonon-backend (motor del sistema de sonido). De nuevo esto es cuestión de gustos, yo me inclino por phonon-gstreamer (INTRO, al ser la selección por defecto):

Luego ocurre lo mismo con el proveedor del entorno de ejecución de java. Misma operación, pulsamos INTRO para jre7-openjdk o elegimos el 2 para openjdk6, aquí no tengo preferencias. Finalmente, comienza la descarga de más de 700 Mb que componen el entorno de escritorio KDE entero.

Tras un tiempo más o menos largo dependiendo de la conexión a Internet de cada uno, habremos terminado. Lo siguiente que vamos a hacer es decirle a Arch que queremos que se inicie directamente al entorno de escritorio en lugar de a consola como ocurría hasta ahora. Usaremos el método recomendado en la wiki de Arch, la edición del archivo inittab.

[sombra@myhost ~ ]# sudo nano /etc/inittab

Entramos en dicho fichero. En él vamos a modificar cuatro líneas en total, comentando dos (con el carácter #) y haciendo lo contrario con otras dos. En la línea:

id:3:initdefault:

Añadiremos el carácter # para que quede así:

#id:3:initdefault:

Mientras que en la línea:

#id:5:initdefault:

Quitaremos dicho carácter:

id:5:initdefault:

Lo que hemos hecho es cambiar el nivel de ejecución inicial del sistema, del 3 (sin entorno gráfico) al 5 (con entorno). Nos resta indicar a Arch qué demonio de inicio debe cargar, pues cada entorno de escritorio posee el suyo. El de KDE es kdm. Nos vamos a la línea:

x:5:respawn:/usr/bin/xdm -nodaemon

Y la comentamos, dejándola así:

#x:5:respawn:/usr/bin/xdm -nodaemon

Luego descomentamos la referida a kdm:

#x:5:respawn:/usr/bin/kdm -nodaemon

Y quedaría así:

x:5:respawn:/usr/bin/kdm -nodaemon

Como siempre, guardamos con CTRL+O y salimos con CTRL+X. Para que todo esto que acabamos de hacer funcione es preciso que el demonio dbus esté incluido entre los que se inician con el sistema, en el archivo rc.conf, cosa que hicimos en el tutorial anterior. Si no lo hicimos, basta con editar el fichero /etc/rc.conf, en cuya última línea debe aparecer:

DAEMONS=(hwclock syslog-ng network netfs crond dbus)

Hecho todo esto, tan solo queda reiniciar y esperar.

[sombra@myhost ~ ]# sudo reboot

Si todo ha ido bien, el gestor de inicio kdm hará su aparición:

Es el momento de entrar nuestro usuario y contraseña e iniciar por primera vez el nuevo entorno de escritorio. En principio tenemos un KDE estándar, el cual a partir de ahora aprenderemos a configurar a nuestro gusto. Esto es lo que veremos:

Antes de empezar a añadir nuestras aplicaciones preferidas, si bien KDE ya trae por defecto un buen puñado de ellas, es preciso que demos los últimos retoques de configuración a nuestro sistema. Vamos a ello.

El repositorio AUR
Para poder instalar paquetes desde el AUR necesitamos la herramienta yaourt. Como en nuestro primer tutorial habíamos añadido el repositorio no oficial archlinuxfr, para obtener yaourt solamente tenemos que abrir Konsole y teclear:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S yaourt
  
Yaourt, para no complicar en demasía el tema de la instalación de paquetes, tiene una sintaxis muy similar a la de Pacman, salvo que no precisa de la orden sudo, pues nos pedirá la contraseña cuando la necesite. Por poner el ejemplo más claro, si queremos actualizar todo nuestro sistema, incluyendo los paquetes compilados desde AUR, la orden a ejecutar es:

[sombra@myhost ~ ]# yaourt -Syua
 
Gestor de software
Es posible que a estas alturas ya eches de menos un gestor de paquetes, al estilo Synaptic, si no eres muy amigo de la consola. Aunque la filosofía de Arch Linux recomienda hacerse cargo personalmente de actualizar el sistema, sin intermediarios en forma de GUI, es un punto con el que no estoy del todo de acuerdo. Como siempre en Linux, el usuario tiene donde elegir. Recomiendo instalar el gestor de paquetes que viene con Chakra , el llamado AppSet Qt, que se instalaría desde yaourt.

[sombra@myhost ~ ]# yaourt -S appset-qt packer

Al introducir la orden, nos aparecerá una pantalla con los últimos comentarios de los usuarios de AUR acerca de posibles problemas o correcciones de errores. Así mismo, se nos advierte de que instalar paquetes desde AUR no está soportado por Arch Linux, esto es, corre por cuenta y riesgo del usuario revisar qué y cómo se va a instalar.


La edición de los archivos de instalación es posible (yo no acostumbro, la verdad). Si respondemos “N” a ambas preguntas y luego “S” a continuar compilando se iniciará el proceso de ensamblaje e instalación. Al terminar, siguiendo la recomendación del propio programa es preferible reiniciar. A partir de ahora podremos elegir entre instalar desde terminal o hacerlo desde el gestor, y esto incluye al repositorio AUR. Por si fuera poco, tendremos un nuevo icono en la bandeja del sistema que nos avisará si hay actualizaciones disponibles. Tratándose de Arch, esto ocurrirá varias veces al día.



Fuentes tipográficas
En nuestro segundo tutorial instalábamos, junto con el servidor gráfico, una fuente tipográfica llamada Déja vú (paquete ttf-dejavu). Nuestro KDE básico ya trae varias fuentes comunes incorporadas por defecto. Tenemos una lista de las fuentes que podemos instalar desde los repositorios aquí. Recomiendo la instalación de ttf-ms-fonts desde el repositorio AUR para evitar problemas con flash.

Códecs y plugins
Para poder reproducir cualquier tipo de archivo de vídeo o sonido y navegar sin problemas por Internet es preciso que instalemos algunos paquetes más:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S flashplugin icedtea-web-java7 libdv libmpeg2 wavpack gstreamer0.10-plugins

[sombra@myhost ~ ]# yaourt -S rosa-media-player-plugin

En el caso de los gstreamer0.10-plugins se deben seleccionar TODOS los paquetes para evitarnos complicaciones.

Servidor de sonido
Dependiendo de nuestro hardware es posible que encontremos problemas de funcionamiento con el sonido del sistema. Si todo va bien es preferible seguir la máxima y no cambiar aquello que funciona. Si hay problemas de audio (en alguna ocasión se me presentaron) recomiendo instalar Pulseaudio y probar diferentes configuraciones del mismo.

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S pulseaudio-alsa

Para dejar Pulseaudio a vuestro gusto os recomiendo el tutorial de la wiki.

Imprimir
Si vamos a usar una impresora con nuestro sistema debemos instalar los paquetes que ponen en marcha el servidor de impresión, así como los drivers necesarios para manejar el hardware. El hecho de haber instalado KDE completo ya nos ha facilitado algo la tarea, únicamente instalaremos:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S foomatic-db foomatic-db-nonfree foomatic-db-engine foomatic-filters gutenprint

Esto cubre la gran mayoría de impresoras, si encontramos problemas con la nuestra podemos, como siempre, recurrir a la wiki.

Compartición en red
De igual modo, si vamos a compartir archivos con otros equipos que usan Windows necesitaremos instalar Samba.

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S samba

La configuración de Samba se guarda en el archivo /etc/samba/smb.conf. Hay un artículo completo dedicado a ello en la wiki. De todas formas no es nada complicado, basta copiar el archivo ejemplo y editarlo, pudiendo bien descomentar alguno de los ejemplos que vienen en él o crearnos nuestra propia configuración. Esto sería un ejemplo de lo que añadir al final del fichero para compartir todos nuestros directorios en /home:

[Público]
comment = Home Directories
path = /home/sombra
public = yes
browseable = yes
writable = yes
guest ok = yes

Previamente habremos copiado el archivo de ejemplo con:

[sombra@myhost ~ ]# sudo cp /etc/samba/smb.conf.default /etc/samba/smb.conf

Y luego lo editamos para añadir dicha línea, usando nano. Finalmente habrá que iniciar el demonio del servidor samba:

[sombra@myhost ~ ]# sudo rc.d start samba

Y añadirlo a la lista de demonios que se ejecutan al inicio, editando la última línea del archivo principal de configuración /etc/rc.conf.

Demonios del sistema
Adjunto a continuación la lista de demonios que se inician en mi sistema, los que componen la última línea de rc.conf a la que me refería en el párrafo anterior:

DAEMONS=(!hwclock syslog-ng !network netfs crond alsa dbus wicd acpid cupsd samba hal appset-helper ntpd)

Los dos demonios precedidos del símbolo ! están deshabilitados. Explico cada una de los demonios:

– hwclock –> demonio que guarda la hora en el reloj de hardware. Está deshabiliado porque se ocupa de eso ntpd.

– syslog-ng –> demonio de eventos del sistema

– network –> demonio de la red. Se ocupa de eso wicd (yaourt -S wicd-kde), programa que prefiero al network applet de kde.

– netfs –> demomio de configuración de la red a través del sistema de archivos

– crond –> demonio del organizador de tareas

– alsa –> demonio del sistema de sonido

– dbus –> demonio del sistema de mensajes de escritorio

– wicd –> el referido programa de control de la red y conexiones a Internet

– acpid –> demonio de eventos de energía (apagado, suspender, etc)

– cupsd –> demonio del servidor de impresión

– samba –> demonio del servicio de compartición en red

– hal –> demonio de capa de abstracción de hardware. Lo incluyo por ésto.

– appset-helper –> demonio del applet de bandeja del gestor de software

– ntpd –> demonio del sincronizador de hora a través de Internet

Esta es la configuración básica que a mí me funciona bien. Lógicamente, si no vamos a usar wicd no es preciso añadir el demonio. Si algún demonio está mal escrito o no existe no se interrumpe el inicio del sistema, simplemente no se carga y punto. Caso de que alguna línea demore en exceso el inicio del sistema se le puede anteponer el símbolo @ para que se cargue en segundo plano. No obstante, no recomiendo que se haga al poder provocar fallos iniciando un demonio antes que otro del cual depende el primero (podría ocurrir con wicd y ntpd, por ejemplo).

Aligera KDE
En este post encontrarás la forma de prescindir del sistema de indexación de archivos que emplea KDE para localizar ficheros de manera más rápida. Siempre que no te interese, porque tengas el sistema ordenado y sepas dónde y cómo localizar tus archivos, claro está, o no quieras desperdiciar valiosos recursos de tu sistema. 

Programas recomendados
Antes de concluir el tutorial quisiera aportar la lista de los programas que suelo emplear en mi Arch Linux con KDE. Esta lista es muy personal y lo habitual es que cada usuario, beneficiándose de la libertad que Linux le ofrece, adecue su sistema a sus gustos y necesidades. Todos están disponibles, bien vía Pacman bien vía Yaourt, o utilizando el gestor de programas que veíamos más arriba (AppSet).

– Arte de Arch Linux –> fondos de escritorio, iconos de Arch y temas para el gestor de inicio kdm. Paquetes archlinux-artwork, archlinux-wallpaper, archlinux-themes-kdm. Los archivos se guardan en /usr/share/archlinux.

– Iconos Faenza Cupertino –> la adaptación de los populares iconos Faenza a KDE. Se instalan en el menú –> Preferencias del sistema –> Apariencia de las aplicaciones –> Iconos –> Obtener temas nuevos.

– Clementine –> popular programa de escucha y organización de música, basado en las versiones 1.x de Amarok. En mi opinión mejora a las nuevas versiones del propio Amarok.

– VLC –> el reproductor multimedia de Videolan, disponible en los repositorios.

– Vagalume –> cliente de música de Lastfm, permite escuchar las recomendaciones personales aun sin disponer de cuenta de pago.

– jDownloader –> gestor de descargas, disponible vía AUR.

– K3b –> programa de grabación de CD y DVD de KDE. No se incluye en la instalación mínima, por lo que hay que descargarlo. Aconsejo instalar todas las dependencias que nos sugiere Pacman para evitar problemas futuros de incompatibilidad de formatos.

– Kamoso –> programa de gestión de la webcam, parecido a Cheese pero sin dependencias gtk.

– Ktorrent –> programa de descarga de archivos torrent.

– Libreoffice –> la suite ofimática por excelencia en Linux. A la hora de instalar es importante acordarse de buscar también el paquete de idioma español.

– GIMP –> programa de manipulación y retoque de imágenes.

– Shotwell –> programa de gestión de colecciones fotográficas.

– Skanlite –> programa de gestión del escáner.

– Dropbox –> el gestor de archivos en la nube. Es conveniente instalar desde AUR los paquetes dropbox y dropbox-servicemenu, así como dropbox-kde-systray-icons para una mejor integración.

– Firefox –> aunque KDE incorpora un navegador (Konqueror) Firefox sigue siendo Firefox. También debe instalarse el paquete de idioma español y recomiendo el tema Oxygen KDE para la mejor integración visual del programa.

– Integración con aplicaciones GTK –> los paquetes oxygen-gtk2 y oxygen-gtk3 contribuirán a que las aplicaciones basadas en las librerías de Gnome, como Shotwell, GIMP o Libreoffice no se vean tan ajenas al aspecto visual de KDE. Esto se configura en el menú –> Preferencias del sistema –> Apariencia de las aplicaciones –> Configuración GTK siempre que hayamos instalado también el paquete chakra-gtk-config desde AUR.

– Yakuake –> programa de consola que se inicia con el sistema y se queda residente en memoria hasta que pulsamos una tecla y se despliega desde la parte superior del escritorio. Lo encuentro muy útil para acceder con rapidez a la terminal.

– YAWP –> plasmoide de escritorio con la previsión meteorológica que me parece mucho más completo que el que trae KDE por defecto. Disponible en AUR (yaourt -S yawp-weather-plasmoid).

Alternativas si algo va mal
No quiero finalizar este tutorial de tres partes sin ofrecer posibilidades si, a pesar de seguir todos los pasos aquí descritos y/o la extensa wiki de Arch no se consigue instalar el sistema a pleno funcionamiento. Existen ocasiones en que, ya sea por desconocimiento del usuario o bien por incompatibilidades de hardware no se logra una instalación libre de errores.

El hecho de que yo prefiera Arch Linux, por las múltiples razones que expuse en la primera parte del tutorial, no quiere decir que sea el mejor sistema para todo el mundo. Si, a pesar de todo, quieres instalar Arch puedes optar por alguna de sus derivadas, como Chakra, Archbang o KahelOS. Cualquiera de las tres proporciona una experiencia de usuario muy parecida a la de Arch y su instalación es algo más simple.

En cualquier caso os animo a plantear aquí las dudas o inconvenientes que encontréis en la instalación de este magnífico sistema operativo. Entre todos podemos intentar resolver los problemas que surjan y contribuir así al conocimiento y la expansión de Arch Linux. Igualmente os aliento a quienes lo tengáis instalado a compartir vuestra experiencia, con los pros y los contras que observéis. Saludos.

Tutorial Arch Linux II: configurar el sistema

ATENCIÓN, TUTORIAL OBSOLETO. VERSIÓN ACTUALIZADA AQUÍ.

En la primera parte de nuestro tutorial sobre Arch Linux dejábamos el equipo con su nuevo sistema instalado y listo para configurar. De eso nos vamos a ocupar hoy, pues es necesario hacer algunos arreglos antes de liarse la manta a la cabeza e instalar nuestro escritorio completo o gestor de ventanas preferido. Para esta parte del tutorial voy a ir siguiendo la wiki de Arch sobre los procesos a realizar en la fase de post-instalación del sistema.

Actualizando el sistema
Partimos de nuestro ordenador recién encendido o reiniciado y entrando en el sistema Arch, esto es, login como root y contraseña que hubiéramos elegido. Para situarnos, estamos así:

Lo primero que debemos comprobar es que tenemos la red bien configurada y podemos acceder a Internet. Para ello hacemos ping a la web example.com, de esta manera:

[root@myhost ~ ]# ping -c 3 example.com

Y si está bien configurada obtendremos algo parecido a esto:

Usaremos para poner al día nuestro sistema el gestor de software Pacman. Como estamos logueados como root tenemos los permisos necesarios para ejecutarlo. Emplearemos la orden más popular en Arch Linux, aquella que actualiza por completo el sistema:

[root@myhost ~ ]# pacman -Syu 

De esta sencilla forma estamos indicando a Pacman que vamos a instalar o actualizar paquetes (S), previamente refrescando la caché de los repositorios (y) y seguidamente actualizando (u). No tiene mayor misterio. Esto es lo que veremos:

Pacman tiene la particularidad de detectar si él mismo debe actualizarse y, en caso afirmativo, nos ofrece interrumpir la actualización del sistema y renovar primero el propio Pacman. Por tanto, respondemos “Y” a la pregunta que se nos plantea. Lo siguiente que aparece es:

Tras buscar dependencias y posibles conflictos entre versiones, nos presenta la lista a actualizar junto con Pacman. Procedemos a la actualización respondiendo “Y”, con lo que comienza la descarga de paquetes:

Y una vez finaliza esta primera actualización, dado que Pacman se habrá actualizado a una versión que ya soporta la firma digital de paquetes, la salida de la aplicación nos informa de la posibilidad de iniciar dicha característica con “pacman-key –init”.

Como explicaba en la primera parte del tutorial, esto es a gusto del consumidor. Nosotros no necesitamos hacerlo, puesto que hemos indicado en nuestro pacman.conf que no se atienda a la firma digital de paquetes con la instrucción SigLevel = Never. Más información al respecto en la wiki.

Bien, continuando con la actualización, una vez que Pacman y sus dependencias están en sus últimas versiones disponibles, volvemos a ejecutar la orden:

[root@myhost ~ ]# pacman -Syu 

Y el sistema, tras comprobar que los repositorios están actualizados, encuentra (en el momento de hacer este tutorial) una novedad y pregunta al usuario si se debe reemplazar un módulo por otro:

Este tipo de cosas son habituales y se deben a cambios en la nomenclatura o en la forma en que se gestionan determinadas dependencias. En caso de duda se puede acudir a las noticias en la web de Arch, pero lo cierto es que nunca se me han planteado problemas con estas cuestiones. Respondemos “Y” y seguidamente, ante la lista de paquetes a actualizar, de nuevo “Y” para proceder a ello. En mi caso, se actualizan más de 130 Mb de paquetes, lo que ahora mismo supone el sistema entero.

Tras la paciente espera ya tenemos un Arch nuevecito y con los últimos paquetes disponibles en nuestro ordenador. En caso de que se presente la siguiente pantalla de error:

No nos pongamos nerviosos, pues como suele ser habitual, la propia notificación nos da la solución. Borraremos los archivos que están en conflicto:

[root@myhost ~ ]# rm /etc/mtab

[root@myhost ~ ]# rm /etc/profile.d/locale.sh

Y, finalmente volvemos a repetir la instrucción:

[root@myhost ~ ]# pacman -Syu

Puesto que, con toda probabilidad, se nos habrá actualizado el kernel Linux de Arch, es conveniente reiniciar el sistema antes de continuar, cosa que haremos con la orden:

[root@myhost ~ ]# reboot

Añadiendo nuestro usuario
Hasta ahora hemos estado trabajando como root. Ya es hora de añadir nuestro propio usuario, distinto del administrador del sistema, como práctica de seguridad y recomendada dentro del mundo Linux. Tan solo tenemos que escribir:
 
[root@myhost ~ ]# adduser

He ir respondiendo a los campos que nos van apareciendo:

1 – Login name for new user : aquí ponemos el nombre de inicio de sesión, (por ejemplo, sombra).

2 – User ID: pulsamos Enter para asignar el próximo número de identificación disponible

3 – Initial group: pulsamos Enter para asignar al usuario al grupo “users”

4 – Additional groups: aquí vamos a añadir a nuestro usuario a los principales grupos que nos pueden ser útiles, separados por comas: audio,lp,optical,storage,video,wheel,games,power,scanner,network

5 – Home directory: pulsamos Enter para crear el directorio personal en /home/sombra o ponemos el directorio que queramos.

6 – Shell : pulsamos Enter para elegir el shell de consola por defecto (/bin/bash) o especificamos nuestro preferido.

7 – Expiry Date: la fecha de caducidad de la cuenta, obviamente pulsamos Enter para dejarla en indefinida.

Y tras pulsar de nuevo ENTER, la cuenta habrá sido creada. Luego se nos preguntan una serie de datos personales que se pueden o no rellenar, dependiendo de lo que se prefiera. Por último se nos pedirá por dos veces que introduzcamos la contraseña para nuestro usuario. El mensaje “Account setup complete” indica que todo ha ido bien.

Activando sudo
Ya tenemos nuestro usuario. Cada vez que necesitemos privilegios de administrador podríamos loguearnos con la cuenta de root, pero eso sería muy incómodo a la par que inseguro. Para eso existe en Linux la herramienta “sudo” (SuperUser DO, el superusuario hace). Para que nuestro usuario “sombra” pueda usar sudo necesitamos darle permiso, pues dicho permiso viene deshabilitado por defecto en un alarde de seguridad del sistema. Los pasos a seguir son:

[root@myhost ~ ]# pacman -S sudo

Que instala la utilidad en cuestión. Ahora editaremos el archivo sudoers, el cual para evitar problemas por errores de escritura, debe abrirse así:

[root@myhost ~ ]#EDITOR=nano visudo

Nótese que he añadido la expresión EDITOR para que podamos usar nano, pues por defecto se abre con vi. Una vez abierto nos vamos a la línea:

# %wheel ALL=(ALL) ALL

Y la descomentamos, quedando así:

%wheel ALL=(ALL) ALL

Esto da permiso a cualquier usuario del grupo wheel (como nuestro usuario, por ejemplo) para usar permisos de administrador previa introducción de la contraseña conocida. Guardamos con CTRL+O y cerramos con CTRL+X. Nada más.

Ahora ya podemos salir de la sesión de root, escribiendo:

[root@myhost ~ ]# logout

Y entrar con nuestro usuario en la pantalla de login.

Configurando el sonido
Antes de proceder a la instalación de un sistema de escritorio vamos a ocuparnos de la configuración del sonido de nuestro Arch Linux. En las versiones más recientes del kernel se incluye por defecto ALSA (Advanced Linux Sound Architecture, Arquitectura de Sonido Avanzado de Linux) que antiguamente había que instalar por separado. La wiki de Arch recomienda probar siempre primero ALSA, y caso de no funcionar en nuestro sistema decantarnos por opciones más novedosas, como Pulseaudio.

Vamos a instalar las utilidades que nos permitirán configurar y probar ALSA. Escribimos:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S alsa-utils alsa-plugins

Con lo que instalamos dichas utilidades junto con una serie de complementos que nos pueden facilitar la tarea de configurar el sonido. Seguidamente vamos a ejecutar el mezclador de ALSA con:

[sombra@myhost ~ ]# alsamixer

Y vamos a obtener algo como esto:

En el caso de nuestro ejemplo, como suele ser habitual, por otra parte, todos los canales vienen silenciados por defecto. Debemos ir moviéndonos entre ellos, uno a uno, y pulsando primero la tecla “M” para habilitarlos y, posteriormente, subiendo el volumen de cero al valor deseado. El “Master mono” no aconsejo que lo activemos, no tiene utilidad en un entorno de escritorio básico. Con la tecla de cursor derecho nos vamos desplazando por todos los canales, la cantidad y disposición de estos variará dependiendo de nuestro hardware.

Cuando hayamos terminado, pulsamos “Esc” para salir. Si en nuestro caso particular no se muestran canales, deberemos pulsar “F6” para seleccionar la fuente de sonido correcta, puesto que en ocasiones hay más de una y ALSA no elige por defecto la que nos conviene. En algunas tarjetas hay que silenciar algunos canales para que el sonido funcione, es cuestión de hacer experimentos o seguir lo que indica la wiki.

El siguiente paso es probar el sonido:

[sombra@myhost ~ ]# speaker-test -c  2

Si todo está bien configurado iremos escuchando frecuencias por los altavoces. Para terminar la prueba basta pulsar CTRL+C. La salida se parecerá a esto:

No nos queda más que decirle a ALSA que guarde dichos valores como correctos. Lo hacemos con la instrucción:

[sombra@myhost ~ ]# sudo alsactl store

Y hemos terminado con el sonido, al menos hasta que instalemos el entorno de escritorio. Luego, probablemente, debamos ajustar los valores o instalar Pulseaudio, dependiendo del entorno elegido y de nuestro hardware.

Instalando las X
Todos los entornos de escritorio y gestores de ventanas que se instalan bajo Linux funcionan sobre el llamado “Servidor X”, es decir, la parte del sistema que se encarga de la supervisión de los gráficos. En nuestro Arch Linux básico no está instalado, es por ello que tenemos que proceder a hacerlo como último paso antes de la fase dedicada al entorno de escritorio.

El servidor X se compone de una serie de paquetes básicos, otros más avanzados (como los que proporcionan soporte para 3D) y una serie de drivers para las principales tarjetas gráficas.

Empezamos instalando los paquetes genéricos:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -Sy xorg-server xorg-xinit xorg-utils xorg-server-utils

Y a continuación el soporte 3D y sus utilidades de comprobación:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -Sy mesa mesa-demos

Luego tenemos que instalar el driver apropiado para nuestra tarjeta gráfica. Si no sabemos qué tarjeta tenemos podemos emplear la siguiente orden:

[sombra@myhost ~ ]# lspci | grep vga

Nos dará la información que necesitamos, especialmente importante es el fabricante (en general, Intel, ATI o AMD y Nvidia). Podemos obtener una lista de los drivers libres que se pueden descargar con la instrucción:

[sombra@myhost ~ ]# pacman -Ss xf86-video

Donde Pacman nos devuelve todos los drivers disponibles en los repositorios. Nótese que al ser solamente una consulta no se precisa usar “sudo”. Una vez tenemos la lista debemos elegir el que más convenga a nuestra tarjeta gráfica. Por ejemplo, para las ATI:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S xf86-video-ati

Estos drivers son los libres. En el caso de tarjetas Intel suelen funcionar muy bien, para las ATI y Nvidia, en especial las más modernas, se recomienda instalar drivers propietarios (más información en sus respectivos artículos de la wiki: Nvidia y ATI/AMD).

Atendiendo a mi experiencia personal, cuando tuve una tarjeta Intel las cosas fueron más sencillas, tan solo necesité un poco de configuración adicional del driver libre. Para mi nueva ATI Radeon integrada en la CPU, si bien el driver libre funcionaba de una forma más o menos aceptable, para conseguir funcionalidades adicionales tales como la suspensión a RAM sin problemas me fue necesario instalar el driver privativo Catalyst. Para eso os emplazo a un nuevo tutorial, no es en absoluto complicado como ya veremos.

Si ninguno de los drivers nos parece adecuado a nuestra tarjeta (todo es posible) podemos instalar el genérico vesa, si bien debemos conocer que es un driver con muchas limitaciones y sin soporte 3D.

Últimos retoques y probar las X
Ya nos queda poco más que configurar, si acaso instalar el paquete del driver que gestiona el touchpad en el caso de que estemos trabajando en un portátil:

[sombra@myhost ~ ]# pacman -S xf86-input-synaptics

Aparte de esto, debemos editar un archivo de configuración para evitarnos problemas con el uso de nuestro teclado en español:

[sombra@myhost ~ ]# sudo nano /etc/X11/xorg.conf.d/10-evdev.conf

Con lo que se abre el editor nano con el archivo en cuestión. Buscamos la sección referida al teclado:

Y añadimos, justo encima de la línea “EndSection” lo siguiente:

Option “XkbLayout” “es”

Correspondiente a nuestra distribución (española) de teclado. Debe quedar así:

Como siempre, CTRL+O y CTRL+X para guardar y salir.

Ya tan solo nos resta probar que hemos hecho la configuración correctamente, esto es, iniciaremos el servidor X. Al no tener ningún entorno de escritorio instalado todavía tenemos que descargar primero unas sencillas utilidades que nos proporcionarán lo necesario para proceder al testeo:

[sombra@myhost ~ ]# sudo pacman -S xorg-twm xorg-xclock xterm dbus ttf-dejavu

Esto simula un tosco entorno de escritorio con reloj y ventanas y un archivo de tipografía estándar. Así mismo se instala el paquete dbus, que se encarga del sistema de mensajes del escritorio. Dbus actúa como un demonio, que debe iniciarse junto con el sistema. Para ello vamos a editar el archivo de configuración principal de nuestro Arch, es decir, rc.conf:

[sombra@myhost ~ ]# sudo nano /etc/rc.conf

Y editamos la última línea, la que se refiere a los demonios (Daemons en inglés), añadiendo nuestra última “adquisición”. Quedará así:

DAEMONS=(hwclock syslog-ng network netfs crond dbus)

Grabamos y salimos. Ahora tenemos dos opciones, o reiniciamos el equipo para que se carguen todos los demonios, incluyendo el que nos interesa, o bien iniciamos dbus desde la línea de comandos, así:

[sombra@myhost ~ ]# sudo rc.d start dbus

Tan sencillo como eso, ya tenemos el demonio cargado en memoria. Finalmente, para lo que se conoce comúnmente como “levantar las X”, es decir, iniciar el servidor gráfico, usamos el comando:

[sombra@myhost ~ ]# startx

Y, si como espero, todo ha salido bien, deberemos ver algo así:

¡Bienvenido a tu nuevo escritorio! Ya solamente necesitas transformar esta horrible pantalla de pruebas en un completo, productivo y actualizado a la última, escritorio con Arch Linux. Si no es esto lo que ves, prueba a usar el siguiente comando:

[sombra@myhost ~ ]# grep EE /var/log/Xorg.0.log

Con esto obtendrás los errores que haya devuelto el servidor gráfico. Puedes postearlos aquí para intentar que lo solucionemos o, más rápido y seguramente efectivo, postearlos en los foros de la comunidad de Arch.

Nos queda pendiente el tutorial de instalación del entorno de escritorio y sus aplicaciones, así como la forma de iniciar directamente a dicho entorno en lugar de a la consola. Próximamente lo veremos, un saludo a todos.

Tutorial Arch Linux I: instalación del sistema básico

ATENCIÓN: este tutorial está obsoleto. Para la versión actualizada, aquí.

Convencido como estoy de la idoneidad de Arch Linux como distribución de escritorio quisiera contribuir de alguna manera a la fantástica comunidad que la soporta y mantiene. Voy a relatar, paso a paso, lo necesario para instalar Arch e intentaré desglosar los pasos lo máximo posible para poder llegar a usuarios con distintos conocimientos. Si bien advertiré desde el inicio que no me parece que Arch sea la distribución ideal para aquel que se inicia en el mundo Linux, más bien para quien ya ha probado varios sistemas y, teniendo algún conocimiento sobre el tema, desea profundizar más a la vez que instala una distribución rápida, eficaz y personalizada para su equipo. Allá vamos.


Un poco de historia
Arch Linux nace de la mente de Judd Vinet, informático canadiense que se inspira en una distribución minimalista (Crux) para crear, el 11 de Marzo de 2002, la primera versión de su sistema, denominada Homer. Desde el comienzo quedó claro que Arch se iba a basar en una serie de principios entre los que destaca por encima de todo el seguir una filosofía “KISS” (Keep It Simple, Stupid). Haciendo una traducción un poco personal, diría que se rige por el principio “No lo compliques, idiota”. Esto es, mantener la configuración del sistema lo más sencilla posible y no dar rodeos (a veces esa acepción incluye a las utilidades de interfaz gráfica) para hacer cosas que se pueden hacer igual de una manera simple.

La concepción “archiana” (esta palabra me la acabo de inventar) de los sistemas Linux también incluye a los repositorios de software. Todos los que hemos usado distribuciones sabemos que, si bien se suele partir de unos pocos repositorios, la necesidad de añadir programas adicionales nos lleva a sumar más y más hasta conformar una larga lista. En Arch, la cosa se mantiene tal que así: cinco repos principales (core, extra, community, testing y community testing), otro que permite la compatibilidad con aplicaciones de 32 bits en sistemas de 64 bits (multilib) y finalmente el repositorio por antonomasia, mantenido por la comunidad, denominado AUR (Arch User Repository, Repositorio de usuarios de Arch), y a cuyas herramientas de uso se accede añadiendo un último repositorio (archlinuxfr). Estos repos, mencionados aquí, son los únicos que necesitaremos.

El modelo de desarrollo de Arch Linux es el denominado “rolling release”, de modo que los paquetes son puestos a disposición de los usuarios tan pronto son lanzados. Esto implica la ventaja de no tener que reinstalar nunca nuestro sistema para estar actualizados y la desventaja de usar un software novedoso, no siempre probado en profundidad, que puede tener aún fallos. Mi experiencia personal no incluye graves problemas, especialmente en los últimos tiempos, si bien reconozco que las primeras veces que usé Arch, hace un par de años, las actualizaciones frecuentes solían darme problemas, en especial lo relacionado con el servidor gráfico xorg. Últimamente no es así, acaso porque el propio usuario aprende a saber qué, cómo y cuándo actualizar.

Por último, antes de empezar con el tutorial propiamente dicho, aclarar que Arch posee su propio sistema de gestión de paquetes, llamado Pacman. He sido usuario de casi cualquier distribución y no he encontrado ningún gestor más sencillo de usar y rápido, a la vez que potente. Con Pacman podemos instalar cualquier paquete de los repositorios, salvo que esté en AUR (para eso se emplea la utilidad yaourt). Existe un curioso sistema de votaciones, de forma que al descargar un paquete desde AUR el usuario puede votar por su inclusión en el repositorio community, de tal modo que si un paquete obtiene suficiente apoyo popular los desarrolladores lo pasarán a dicho repo, desde donde se puede acceder con Pacman.

Conseguir Arch
En primer lugar vamos a descargar la imagen iso de Arch Linux. Al seguir el modelo de desarrollo “rolling release” la imagen es como una fotografía de los repositorios en un determinado momento. Cuando escribo este artículo, la iso que se aloja en la web de la distribución fue obtenida el 19 de Agosto de 2011. Se puede encontrar aquí. Recomiendo instalar la versión “Core”, siempre podremos actualizar los paquetes una vez hayamos instalado el sistema básico. El tutorial lo he hecho usando dicha iso en su versión de 64 bits.

Grabar el CD
La imagen iso de Arch ocupa menos de 400 Mb. Mi recomendación es que se grabe un CD o DVD con la misma, en lugar de emplear un pendrive. Desconozco el motivo, pero a veces me ha dado problemas esa forma de instalación. Podemos grabar el CD con nuestro programa habitual para estos menesteres, ya sea desde Windows o desde otra distribución.

Iniciar el CD
Tras grabar la iso de Arch deberemos reiniciar nuestro equipo. Es preciso que en la BIOS esté especificado iniciar antes desde la unidad lectora que desde el disco duro o de lo contrario siempre se iniciará el sistema que tengamos instalado en nuestro equipo. En algunos ordenadores también se puede elegir, al encenderlo, un menú para iniciar desde el dispositivo en cuestión. La primera vez que iniciamos con el CD de Arch esto es lo que veremos:

Elegimos la primera opción, que significa “Iniciar Arch Linux”.  Después de que se carguen los módulos en memoria, operación que puede tardar más o menos dependiendo de la velocidad de nuestro hardware, nos quedará una línea de comando. Esto que vemos es lo que corre “por debajo” de cualquier sistema Linux, una consola tipo UNIX que aguarda nuestras instrucciones.
Lo que nos vienen a indicar aquí es que debemos ejecutar primero la utilidad “km” para elegir el idioma de nuestro teclado y el tipo de fuente para la consola. Simplemente tecleamos:
 [root@archiso ~]# km                                                                                        
Con lo que entramos en la utilidad de configuración mencionada. Se elige un teclado estándar español y una fuente cualquiera.
:
Ya vamos a comenzar la instalación propiamente dicha, tan solo hay que escribir:
 [root@archiso ~]# /arch/setup                                                                                        
Y la instalación comenzará. Se lleva a cabo siguiendo un sencillo script paso por paso, el cual veremos a continuación. La pantalla inicial que se nos muestra es la siguiente:
Para los no angloparlantes, nos da la bienvenida al sistema de instalación de Arch, el cual es un proceso bastante sencillo y en el que se deben seguir las opciones en el orden en que se van presentando. Advierte de que se debe estar familiarizado con la creación de particiones y los sistemas de archivos antes de continuar y anima a documentarse sobre el tema si no es el caso. También avisa de que, a pesar de que el script ha sido probado a fondo y realizado con sumo cuidado puede contener errores, de modo que se debe hacer copia de seguridad de los archivos importantes del sistema antes de proseguir. Se pulsa Intro y seguimos.
En esta pantalla, la principal, vemos lo que quieren decir con seguir las opciones en el orden en que están. Es por esto que aparecen numeradas. Vamos a ir, como bien aconsejan, una por una en su debido orden:
1 – Select Source. Aquí vamos a elegir desde dónde queremos instalar nuestro Arch. Se nos presenta la opción de activar el repositorio core local, es decir, el que está en el propio CD o DVD, o bien optar por varios repositorios (core, extra, multilib, etc) en la red. Mi experiencia personal me lleva a recomendar quedarse únicamente con el repositorio core local.

NOTA: esta parte está desactualizada a 22 de Julio de 2012. Más información aquí.
Elegimos como vemos en la imagen de arriba y nos ahorramos problemas. Ya habrá tiempo después, una vez esté instalado nuestro sistema básico, de actualizar los paquetes.
2 – Set Editor. En esta opción nos permiten elegir el editor de texto de consola que emplearemos para modificar los archivos de configuración. Salvo que se sea un usuario experimentado (y en ese caso dudo que se necesite este tutorial) recomiendo elegir nano, pues la complejidad de vi no lo hace adecuado más que para ese tipo de usuarios.
3 – Set Clock. Ahora elegiremos las opciones referentes a la hora y fecha del sistema. Se subdivide en otras dos opciones:

3.1 –  Select Region and time zone. Aquí elegimos la zona en que nos encontramos (Europe en nuestro caso) y la ciudad más cercana o con la que compartamos huso horario (Madrid).

3.2 – Set time and date. Aquí nos preguntan primero si deseamos que la hora se guarde como hora local o como hora universal (UTC, hora universal coordinada). Si nuestro sistema estará solo en el ordenador es preferible elegir UTC, si vamos a compartir con otros linux o con Windows, mejor elegir localtime. En nuestro caso, escojo esta última opción.

 

La siguiente pantalla nos muestra la fecha y la hora. Caso de ser incorrecta podemos modificarla manualmente. La opción de usar ntp, como en el caso de los repositorios online, prefiero no emplearla y dejarla para cuando ya esté instalado el sistema. De modo que, si la fecha y hora que se nos muestra es correcta, escogemos la opción “return”, de lo contrario elegimos “set time and date manually” para introducirlas nosotros mismos.

4 – Prepare hard drive(s). Ahora viene algo más complicado pero para nada imposible de hacer, la preparación del disco duro para la instalación de Arch.

Al elegir OK pasamos al siguiente menú. Las opciones que se nos ofrecen son 5:
Cada una de ellas obedece a una forma de particionar el disco (totalmente automática, parcialmente manual, totalmente manual, cancelar y volver al menú). Nuevamente la opción a elegir va a depender de nuestros conocimientos y de tener o no otros sistemas con los que se va a compartir el disco. Si Arch va a ser el único sistema es preferible elegir la opción 1, que nos particionará todo el disco para nuestra distro. Si, por el contrario, hay maś sistemas, mejor elegir la opción 3 y configurar cómo y dónde se montará cada uno.
Después de elegir la opción 3 nos aparece el menú siguiente:
Simplemente nos da a elegir entre la forma de acceder a las particiones en el menú del gestor de arranque y en el archivo fstab. Recomiendo la tercera opción, uuid. En la siguiente imagen tenemos la configuración de sistemas de archivos recomendada para un disco de 20 Gb. Lógicamente, esto variará según las necesidades de cada uno y el número de particiones o sistemas que se tengan:
El formateo y montaje de particiones es algo que se escapa de los límites de este tutorial. Si no se está acostumbrado a tratar con esto y se debe compartir Arch con otros sistemas recomiendo buscar información al respecto. Este enlace, referido a Ubuntu, es un buen punto de partida para ello.
5 – Select packages. A continuación vamos a elegir qué paquetes del sistema base se van a instalar. Arch se caracteriza por la personalización llevada hasta el extremo, es por lo que nos pregunta continuamente qué queremos hacer con nuestro sistema. Primero aparece una pantalla informativa:

Nos informan de lo que viene a partir de ahora, elegir primero el cargador de arranque, luego los grupos de paquetes que nos interesen y finalmente una lista de paquetes individuales para escoger más a fondo. Sólo podremos escoger entre los paquetes del repositorio que hayamos escogido en la primera opción (select sources) que en nuestro caso es el core local.
Como gestor de arranque se nos da a elegir entre grub y syslinux, aconsejo el primero.
Luego elegimos los grupos de paquetes. El imprescindible es el llamado “base”, aunque recomiendo elegir también “base-devel”, que será necesario más adelante para compilar los paquetes que bajemos de AUR.
Cuando nos aparece la lista individualizada de paquetes no merece la pena elegir más de los que ya vienen señalados por defecto. Más adelante instalaremos lo que precisemos, de modo que simplemente pulsamos OK.

6 – Install packages. Pues como su nombre indica, ni más ni menos, sección dedicada a la instalación de los susodichos paquetes antes escogidos.

Con pulsar OK y ser pacientes (tampoco mucho, la instalación es muy rápida) se realizará esta parte de nuestra tarea.

Si todo va bien (que suele ir) nos encontraremos con la frase “Package Installation Complete” que nos indica que ya está todo instalado.

7 – Configure system. Probablemente la parte más laboriosa es la que viene ahora. Al elegir la opción número 7 se nos van a presentar una serie de opciones de configuración, la mayoría consistentes en editar con “nano” (el editor que seleccionábamos antes) los principales ficheros que se usan para correr el sistema. Veamos uno por uno qué hacer con ellos:

7.1 – /etc/rc.conf: es el fichero más importante en la configuración de un sistema Arch Linux. Las líneas que vamos a tocar son:

LOCALE=”en_US.UTF-8″

Esta línea está configurada para el idioma inglés de Estados Unidos. Lo pasamos a español cambiándola por:

LOCALE=”es_ES.UTF-8″

Después de esto, vamos a cambiar la línea donde pone:

HOSTNAME=”myhost”

Sustituyendo “myhost” por el nombre que le queramos poner a nuestra máquina y que nos será útil a la hora de identificarla en red. Por ejemplo:

HOSTNAME=”shadow”

En la parte destinada a la red, siempre suponiendo que estamos conectados por ethernet (lo recomiendo para salvar posibles incompatibilidades de la tarjeta wifi) basta rellenar donde pone:

interface=

Y poner:

interface=eth0

Teniendo en cuenta que se trate de una conexión con IP dinámica (lo más habitual). Si es de tipo estático deberemos rellenar el resto de campos con las direcciones correspondientes. Por ejemplo:

interface=eth0
address=192.168.0.2
netmask=255.255.255.0
broadcast=192.168.0.255
gateway=192.168.0.1

Pero ya digo que lo habitual es tener que rellenar sólo la primera línea con “eth0”. No vamos  a cambiar nada más aquí, de momento, las líneas reservadas a los DAEMONS y los MODULES las iremos cambiando más adelante conforme vayamos configurando el equipo.
Y como hemos terminado de editar el fichero, pulsamos CTRL+O (grabar a disco), luego ENTER para confirmar el nombre del fichero y terminamos con CTRL+X para salir.

7.2 – /etc/fstab: fichero que almacena las particiones, dónde deben montarse y cómo. No es preciso modificar nada en principio, salvo que nuestros conocimientos nos permitan hacerlo y lo deseemos.

7.3 –  /etc/mkinitcpio.conf: configuración del archivo de inicio del kernel, sólo para usuarios avanzados. No tocar.

7.4 – /etc/modprobe.d/modprobe.conf: archivo con los módulos del kernel, vacío en principio y que tampoco hace falta tocar.

7.5 – /etc/resolv.conf: servidores DNS. No tocar.

7.6 – /etc/hosts:  contiene los nombres de los ordenadores en la red, se cambia automáticamente al cambiar el nombre de nuestra máquina en rc.conf, con lo que tampoco hay que tocarlo.

7.7 –  /etc/locale.gen: el archivo de configuración de los idiomas del sistema, éste sí tenemos que cambiarlo un poco. Nos vamos a las líneas:

en_US.UTF-8 UTF-8
en_US ISO-8859-1

Y las comentamos:

#en_US.UTF-8 UTF-8
#en_US ISO-8859-1

A la par que descomentamos las líneas para el español, pasamos de:

#es_ES.UTF-8 UTF-8
#es_ES ISO 8859-1
#es_ES@euro ISO-8859-15

A esto:

es_ES.UTF-8 UTF-8
es_ES ISO 8859-1
es_ES@euro ISO-8859-15

Con lo que estamos eliminando el idioma inglés (ahorramos espacio y tiempo a la hora de actualizar el sistema) e instalando el español. Guardamos y cerramos como vimos antes, es decir CTRL+O, ENTER y CTRL+X. En nuestro ejemplo hemos instalado el español de España, para cualquier otra variante se deben elegir los archivos correspondientes.

7.8 – /etc/pacman.conf: es el fichero de configuración del programa Pacman, el gestor de software del sistema Arch Linux. Aquí vamos a añadir dos cosas, la primera de ellas para simplificarnos la tarea de instalar el sistema y la segunda para poder disponer del repositorio AUR.

Respecto al primer punto, tiene que ver con la firma digital de los paquetes en los repositorios. En principio Pacman no tenía en cuenta ningún tipo de firma de seguridad, lo que fue muy criticado como vulnerabilidad de Arch Linux, por poner un ejemplo, en MuyLinux. Todo lo que ahí se comenta se refiere a versiones de Pacman anteriores a la 4, por ejemplo la que se incluye en nuestra iso. Lo que ocurre es que, nada más tengamos el sistema instalado y hagamos la primera actualización, Pacman se va actualizar el primero y nos va a pedir que inicialicemos el sistema de firmas. No es muy complicado, pero lo veo un engorro añadido al hecho de tener que instalar el sistema y siempre habrá tiempo más adelante para hacerlo. De modo que vamos a añadir la siguiente línea a nuestro pacman.conf, debajo de donde pone “[options]”:

SigLevel = Never

 
De este modo, cuando Pacman se actualice no nos instará a buscar las firmas digitales. Si te preocupa especialmente la seguridad (nunca tuve ningún problema con paquetes sin firmar de Arch Linux, la verdad) puedes encontrar más información sobre esto en la wiki de Arch y configurarlo a tu gusto.
En segundo lugar, añadimos las siguientes líneas al final del archivo:

[archlinuxfr]
Server = http://repo.archlinux.fr/x86_64

Con lo que tendremos añadido el repositorio que incluye las herramientas para acceder a AUR. Como siempre, guardamos y salimos. Para arquitecturas de 32 bits, basta cambiar x86_64 por i686.

7.9 – /etc/pacman.d/mirrorlist: este archivo contiene los mirrors o espejos de Arch Linux distribuidos por todo el mundo. De inicio todos los repos vienen comentados, puesto que estamos instalando el sistema desde un repositorio local. Se pueden descomentar tantos como se deseen, Pacman siempre intentará actualizar del primero que aparezca en el archivo y, caso de dar error, pasará al siguiente. En nuestro caso, descomentamos las dos líneas para España:

Server = ftp://ftp.rediris.es/mirror/archlinux/$repo/os/$arch
Server = http://sunsite.rediris.es/mirror/archlinux/$repo/os/$arch

Guardamos y salimos. Ya tenemos Pacman configurado para actualizar desde los repos en el mirror más cercano a nosotros.

7.10 – Root-Password: a continuación vamos a fijar la contraseña de root para nuestro sistema. Tan sencillo como elegir la opción, escribir la contraseña dos veces y listo.
Pues ya solo tenemos que elegir la opción Done (Return to Main Menu). El sistema hará algunos ajustes y volveremos al menú principal.

8 – Install bootloader. La última de las opciones que se nos presentan es la de instalar el cargador de arranque, Grub, como ya indicamos antes que íbamos a hacer. Nos muestra la pantalla siguiente:

Que significa que, antes de instalar Grub, debemos revisar su archivo de configuración con el editor nano. Pulsamos OK. Se nos presenta entonces el editor. Si tenemos Windows instalado en el sistema tendremos que descomentar (quitar el “#” delante) las líneas que se refieren a él:

title Windows
rootnoverify (hd0,0)
makeactive
chainloader +1

Si nuestra tarjeta es ATI o Nvidia, especialmente la primera de ellas, recomiendo añadir a la línea del kernel de Arch la palabra “nomodeset”. Nos puede evitar problemas a la hora de iniciar. Se pondría al final de la primera línea que indica kernel /vmlinuz-linux … etc, etc. Algo así:

kernel /boot/vmlinuz-linux root=/dev/disk/by-uuid/…(esto varía)…  ro nomodeset

Con esto nos evitamos complicaciones. Guardamos y salimos. La siguiente pantalla nos da a elegir el disco en el que se instalará Grub:

Pulsamos OK para instalarlo en el MBR (Master Boot Record) de nuestro disco. Obtendremos el mensaje “Grub was successfully installed”, es decir, “Grub se instaló con éxito”. Tras pulsar OK elegiremos la opción 9 (Exit Install) para terminar la instalación. La pantalla siguiente es el resumen del proceso:

Como se nos informa en dicha pantalla, tras pulsar OK debemos escribir reboot para iniciar nuestro recién instalado sistema Arch Linux:

 [root@archiso ~]# reboot

Tras reiniciar y sacar el CD o DVD de la unidad nos encontraremos con Grub:

En nuestro ejemplo no aparece Windows, sencillamente porque no está instalado en el disco virtual que he utilizado para el tutorial. Una vez se inicia, nos dejará en la pantalla de login:

Tecleamos root para entrar y la contraseña que eligiéramos para el administrador y ya estamos dentro de nuestro nuevo sistema. Un Arch Linux básico, solamente con línea de comandos. Este es el punto de partida para construir nuestro sistema perfecto.

Aquí lo dejo por el momento, en próximos tutoriales iremos viendo cómo configurar Arch, el entorno gráfico y la instalación del escritorio. Cualquier sugerencia será, por supuesto, bienvenida. Más información sobre la instalación de Arch en su imprescindible wiki. Saludos.

Chakra Archimedes: ¡Eureka! (o casi)

Retomamos por fin las revisiones y como lo prometido es deuda, lo hacemos con la nueva versión de Chakra, de nombre Archimedes, sucesora de Edn, la cual veíamos en este blog algunos meses atrás. Confieso que, más que probar Chakra, la abracé como solución a mis problemas con otras distros al intentar configurar mi nuevo equipo, debido a la falta de tiempo que me impedía dedicar lo necesario para levantar un sistema con Arch. Como explicaba en el artículo anterior, lo inevitable terminó sucediendo y regresé a la magnífica distro creada hace ya diez años por Judd Vinet.

Pero es Chakra, ya diferenciada por completo de Arch, la que nos ocupa hoy. De antemano me disculpo por la falta de imágenes del artículo, cometí la torpeza de archivar las capturas en la propia partición de  Chakra, la cual terminé borrando para instalar Arch, perdiendo ahí todas las fotografías. Vamos a ver las cosas buenas (muchas) que tiene Chakra y algunas otras (pocas) que son malas en mi opinión, o al menos, que me llevan a decantarme por su distro originaria en lugar de por ella.

Instalación
El montaje de la iso de Chakra en un pendrive me da como resultado la imposibilidad de iniciar el sistema (tampoco pude hacerlo con Arch). Tras grabar el DVD se nos presenta en primer lugar la elección de idioma, aspecto este muy importante para todos aquellos que no se manejan con el inglés. Entre las opciones para iniciar o instalar destaca una que nos permite escoger controladores no libres, caso de los ATI Catalyst, que funcionan mejor con tarjetas gráficas o APUs de última generación que los controladores libres (xf86-video-ati y xf86-ati-dri).

El instalador Tribe sigue siendo, para mí, lo mejor en cuanto a aplicaciones de este tipo. Pese a seguir en estado alfa no tuve que lamentar ningún error. Su facilidad de uso, unida a su apariencia profesional y agradable a la vista la convierten en un estándar a seguir. La fase de la instalación destinada a la partición del disco duro, probablemente de las más temidas por los usuarios noveles, es un paseo militar con Tribe, sencillez máxima.

La instalación es rápida, presentando un slideshow sin imágenes donde se explican las bases de esta distribución, esto es, totalmente centrada en KDE. Nos informan de que no se instalarán dependencias gtk, teniendo que utilizar los llamados bundles si necesitamos aplicaciones basadas en estas librerías. Los bundles son metapaquetes que contienen una aplicación y las librerías imprescindibles para su uso, sin instalar otras dependencias gtk que, en opinión de los desarrolladores de Chakra, terminan por “ensuciar” el entorno KDE (basado en librerías qt) y hacerlo más lento. En realidad el proceso es algo maś complicado, como detallan aquí, por si se desea profundizar más en el tema.

Al finalizar el proceso de instalación de Chakra se nos ofrecerá la opción de instalar alguno de los bundles más populares, como Firefox, Gimp o Chrome. Caso de no desear hacerlo en ese momento se podrá realizar más adelante con el instalador de bundles. También podremos en esta fase final personalizar nuestro ramdisk (solo para usuarios avanzados) e instalar el gestor de arranque. Una vez reiniciamos se nos presenta el escritorio KDE en tonos azulados y negros, elegante y sencillo a la vez. En el momento de realizar las pruebas se me presentaron 88 actualizaciones automáticas al iniciar.

Navegación
En esta versión de Chakra se apuesta por dos navegadores, Rekonq y Qupzilla. El primero es viejo conocido, del segundo no tenía referencias. Ambos se basan en webkit, plataforma en que se apoyan Chrome y Safari, entre otros. Aunque ambos se manejan con fluidez, el plugin de flash que viene instalado carece de sonido. La solución, en el caso de mi equipo, pasó por instalar pulseaudio con el gestor de aplicaciones.

Si queremos Firefox tendremos que recurrir al bundle. En mi intento por instalarlo se produjo un error desconocido que no supuso óbice para poder usar el navegador. Sin embargo, el sistema de bundles trae aparejado una serie de inconvenientes que para mí son muy molestos. Un ejemplo, Firefox se instala en inglés. El paquete de idioma español no está disponible de ninguna manera en los repos, lo que nos obliga a compilar y hacer malabarismos que no están al alcance de todos los usuarios. La wiki tampoco nos ayuda en este aspecto, ya que enlazan a archivos de localización que no existen.

Vídeo
Bangarang es el reproductor multimedia instalado. Además disponemos en los repositorios de VLC, que afortunadamente está programado con librerías qt. Ambos reproducen todos los formatos de vídeo sin problema alguno de calidad o saltos.

Música
Amarok, que en mi antiguo equipo poco menos que se arrastraba, en el actual vuela. Reproduce mp3 de inicio.

Ofimática
Tenemos instalada la suite Libreoffice, que funciona muy bien. Este paquete, que en anteriores ediciones de la distro venía como un bundle, se ha conseguido librar totalmente de dependencias gtk, por lo que ahora viene instalado de inicio. Es una suerte, pues la gran cantidad de dependencias probablemente harían de la experiencia de instalarlo en Chakra un infierno. Acierto de los desarrolladores en este aspecto.

Fotografía e imágenes
Nada de nada. Chakra no incluye ningún gestor de fotos ni tampoco un programa de edición gráfica avanzada. Para el primer caso basta instalar Digikam desde los repositorios. Si queremos Gimp, habrá que buscar el correspondiente bundle. Mi favorito, que no es otro que Shotwell, está programado con librerías gtk pero no existe el bundle. Ello significa que tengo dos opciones, resignarme a emplear Digikam (que no tiene nada de malo, pero su gran cantidad de opciones lo hace muy pesado para mi gusto) o liarme la manta a la cabeza y compilar yo mismo Shotwell. Un claro ejemplo de por qué no me gusta nada este asunto de los bundles.

Gestor de software
Pacman y yaourt son para mí las mejores y más simples aplicaciones para instalar paquetes que existen en Linux (y recalco, para mí). Chakra está desarrollando su propia herramienta para este cometido, de nombre Akabei. Entre tanto sigue usando pacman, con una interfaz gráfica muy completa y fácil de utilizar llamada Appset Qt. La aplicación es sencillamente genial, incluyendo enlaces a las webs de cada programa y un notificador de actualizaciones que se integra en el escritorio. Así mismo permite instalar programas de CCR (Chakra Community Repository) que es el AUR de Chakra. Se trata de un repositorio mantenido por los usuarios de la distro, donde se almacenan los programas en código fuente, siendo descargados, compilados e instalados en nuestro propio equipo (al estilo de Gentoo). Esto garantiza la máxima personalización del software, pues es compilado para nuestra máquina. CCR nos permite obviar un poco el problema de las dependencias gtk en Chakra, pero por ejemplo, no incluye tampoco Shotwell.

AppSet Qt funcionando en mi Arch Linux

Reconocimiento de hardware
Con solo encender la impresora es reconocida y configurada. Para manejar el escáner opto en principio por instalar el sencillo Skanlite, pero a la hora de iniciarlo e intentar escanear me plantea un error de argumento incorrecto. Decido entonces buscar Iscan en CCR, desde donde se instala y funciona sin problema alguno. Para la webcam instalo Kamoso, todo correcto.

Programas de uso habitual
Iscan y Kamoso están disponibles, como veíamos antes, para usar nuestro escáner y webcam respectivamente. Dropbox está en los repositorios, incluyendo el muy útil dropbox-servicemenu, que por fin permite usar las funciones del popular gestor de almacenamiento en Dolphin como se usaban en Nautilus. Aunque no está Vagalume, ni tan siquiera en CCR, sí que tenemos Lastfm-client, que viene a ser lo mismo. JDownloader, como siempre, tenemos que instalarlo usando la utilidad que está en la web del propio programa. Y, finalmente, Skype se nos presenta como un bundle que fui incapaz de instalar debido a un error durante el proceso que ni siquiera recuerdo (“unable to mount…”). Nuevamente, los bundles que se interponen en el camino.

Gestor de arranque
Se instala Grub, el cual podemos modificar con la utilidad grub2-editor, incluida en la sección Arranque y Apagado de las Preferencias del Sistema de KDE. Grub no detectó en mi equipo la instalación de Linux Mint Debian Edition.

Estabilidad y suspensión a RAM
No experimenté ningún cuelgue ni problema grave durante el tiempo que usé Chakra. La suspensión a RAM, gracias a la inclusión de los drivers propietarios de ATI, tampoco supuso quebradero de cabeza alguno. Un sistema muy rápido y estable.

Ciclo de desarrollo
Chakra es una distribución half-rolling. Esto quiere decir que los paquetes que conforman el núcleo de la distribución, generalmente los referentes al kernel y al sistema gráfico, son probados exhaustivamente para garantizar que se ponen a disposición de los usuarios con los mínimos errores posibles. El resto de paquetes, las aplicaciones principalmente, siguen el principio normal de una distro rolling release, esto es, se liberan tan pronto están disponibles. El sistema es muy bueno y auna las ventajas de distros más estables con las de otras más modernas.

Repasando el artículo queda bastante claro el motivo por el que Chakra no es una opción para mí: los dichosos bundles. Es una distribución muy buena, con multitud de ventajas que la hacen adecuada para el desempeño diario, añadiendo además su filosofía de half-rolling que puede proteger al usuario de complicaciones al actualizar, cosa que no ocurre en Arch. Sin embargo, sigo pensando que los incovenientes del sistema de bundles superan con creces a las escasas virtudes que tiene. En mi modesta opinión no merece la pena sacrificar la facilidad de instalación o la disponibilidad de algunas aplicaciones muy empleadas por usuarios en todo el mundo, caso de Firefox o Shotwell, por la supuesta “limpieza” o mayor velocidad del sistema libre de dependencias gtk. Sencillamente, no lo veo.

Pero como para gustos, colores, no voy a ahondar más en el tema. Chakra es una distribución muy recomendable, llegando a ser perfecta si el usuario no tiene entre sus preferidas ninguna aplicación gtk. Cuenta además con una wiki muy extensa y en varios idiomas, incluyendo el nuestro. Obtiene un 8’71. Saludos y perdón de nuevo por la falta de capturas de pantalla.