Chakra Archimedes: ¡Eureka! (o casi)

Retomamos por fin las revisiones y como lo prometido es deuda, lo hacemos con la nueva versión de Chakra, de nombre Archimedes, sucesora de Edn, la cual veíamos en este blog algunos meses atrás. Confieso que, más que probar Chakra, la abracé como solución a mis problemas con otras distros al intentar configurar mi nuevo equipo, debido a la falta de tiempo que me impedía dedicar lo necesario para levantar un sistema con Arch. Como explicaba en el artículo anterior, lo inevitable terminó sucediendo y regresé a la magnífica distro creada hace ya diez años por Judd Vinet.

Pero es Chakra, ya diferenciada por completo de Arch, la que nos ocupa hoy. De antemano me disculpo por la falta de imágenes del artículo, cometí la torpeza de archivar las capturas en la propia partición de  Chakra, la cual terminé borrando para instalar Arch, perdiendo ahí todas las fotografías. Vamos a ver las cosas buenas (muchas) que tiene Chakra y algunas otras (pocas) que son malas en mi opinión, o al menos, que me llevan a decantarme por su distro originaria en lugar de por ella.

Instalación
El montaje de la iso de Chakra en un pendrive me da como resultado la imposibilidad de iniciar el sistema (tampoco pude hacerlo con Arch). Tras grabar el DVD se nos presenta en primer lugar la elección de idioma, aspecto este muy importante para todos aquellos que no se manejan con el inglés. Entre las opciones para iniciar o instalar destaca una que nos permite escoger controladores no libres, caso de los ATI Catalyst, que funcionan mejor con tarjetas gráficas o APUs de última generación que los controladores libres (xf86-video-ati y xf86-ati-dri).

El instalador Tribe sigue siendo, para mí, lo mejor en cuanto a aplicaciones de este tipo. Pese a seguir en estado alfa no tuve que lamentar ningún error. Su facilidad de uso, unida a su apariencia profesional y agradable a la vista la convierten en un estándar a seguir. La fase de la instalación destinada a la partición del disco duro, probablemente de las más temidas por los usuarios noveles, es un paseo militar con Tribe, sencillez máxima.

La instalación es rápida, presentando un slideshow sin imágenes donde se explican las bases de esta distribución, esto es, totalmente centrada en KDE. Nos informan de que no se instalarán dependencias gtk, teniendo que utilizar los llamados bundles si necesitamos aplicaciones basadas en estas librerías. Los bundles son metapaquetes que contienen una aplicación y las librerías imprescindibles para su uso, sin instalar otras dependencias gtk que, en opinión de los desarrolladores de Chakra, terminan por “ensuciar” el entorno KDE (basado en librerías qt) y hacerlo más lento. En realidad el proceso es algo maś complicado, como detallan aquí, por si se desea profundizar más en el tema.

Al finalizar el proceso de instalación de Chakra se nos ofrecerá la opción de instalar alguno de los bundles más populares, como Firefox, Gimp o Chrome. Caso de no desear hacerlo en ese momento se podrá realizar más adelante con el instalador de bundles. También podremos en esta fase final personalizar nuestro ramdisk (solo para usuarios avanzados) e instalar el gestor de arranque. Una vez reiniciamos se nos presenta el escritorio KDE en tonos azulados y negros, elegante y sencillo a la vez. En el momento de realizar las pruebas se me presentaron 88 actualizaciones automáticas al iniciar.

Navegación
En esta versión de Chakra se apuesta por dos navegadores, Rekonq y Qupzilla. El primero es viejo conocido, del segundo no tenía referencias. Ambos se basan en webkit, plataforma en que se apoyan Chrome y Safari, entre otros. Aunque ambos se manejan con fluidez, el plugin de flash que viene instalado carece de sonido. La solución, en el caso de mi equipo, pasó por instalar pulseaudio con el gestor de aplicaciones.

Si queremos Firefox tendremos que recurrir al bundle. En mi intento por instalarlo se produjo un error desconocido que no supuso óbice para poder usar el navegador. Sin embargo, el sistema de bundles trae aparejado una serie de inconvenientes que para mí son muy molestos. Un ejemplo, Firefox se instala en inglés. El paquete de idioma español no está disponible de ninguna manera en los repos, lo que nos obliga a compilar y hacer malabarismos que no están al alcance de todos los usuarios. La wiki tampoco nos ayuda en este aspecto, ya que enlazan a archivos de localización que no existen.

Vídeo
Bangarang es el reproductor multimedia instalado. Además disponemos en los repositorios de VLC, que afortunadamente está programado con librerías qt. Ambos reproducen todos los formatos de vídeo sin problema alguno de calidad o saltos.

Música
Amarok, que en mi antiguo equipo poco menos que se arrastraba, en el actual vuela. Reproduce mp3 de inicio.

Ofimática
Tenemos instalada la suite Libreoffice, que funciona muy bien. Este paquete, que en anteriores ediciones de la distro venía como un bundle, se ha conseguido librar totalmente de dependencias gtk, por lo que ahora viene instalado de inicio. Es una suerte, pues la gran cantidad de dependencias probablemente harían de la experiencia de instalarlo en Chakra un infierno. Acierto de los desarrolladores en este aspecto.

Fotografía e imágenes
Nada de nada. Chakra no incluye ningún gestor de fotos ni tampoco un programa de edición gráfica avanzada. Para el primer caso basta instalar Digikam desde los repositorios. Si queremos Gimp, habrá que buscar el correspondiente bundle. Mi favorito, que no es otro que Shotwell, está programado con librerías gtk pero no existe el bundle. Ello significa que tengo dos opciones, resignarme a emplear Digikam (que no tiene nada de malo, pero su gran cantidad de opciones lo hace muy pesado para mi gusto) o liarme la manta a la cabeza y compilar yo mismo Shotwell. Un claro ejemplo de por qué no me gusta nada este asunto de los bundles.

Gestor de software
Pacman y yaourt son para mí las mejores y más simples aplicaciones para instalar paquetes que existen en Linux (y recalco, para mí). Chakra está desarrollando su propia herramienta para este cometido, de nombre Akabei. Entre tanto sigue usando pacman, con una interfaz gráfica muy completa y fácil de utilizar llamada Appset Qt. La aplicación es sencillamente genial, incluyendo enlaces a las webs de cada programa y un notificador de actualizaciones que se integra en el escritorio. Así mismo permite instalar programas de CCR (Chakra Community Repository) que es el AUR de Chakra. Se trata de un repositorio mantenido por los usuarios de la distro, donde se almacenan los programas en código fuente, siendo descargados, compilados e instalados en nuestro propio equipo (al estilo de Gentoo). Esto garantiza la máxima personalización del software, pues es compilado para nuestra máquina. CCR nos permite obviar un poco el problema de las dependencias gtk en Chakra, pero por ejemplo, no incluye tampoco Shotwell.

AppSet Qt funcionando en mi Arch Linux

Reconocimiento de hardware
Con solo encender la impresora es reconocida y configurada. Para manejar el escáner opto en principio por instalar el sencillo Skanlite, pero a la hora de iniciarlo e intentar escanear me plantea un error de argumento incorrecto. Decido entonces buscar Iscan en CCR, desde donde se instala y funciona sin problema alguno. Para la webcam instalo Kamoso, todo correcto.

Programas de uso habitual
Iscan y Kamoso están disponibles, como veíamos antes, para usar nuestro escáner y webcam respectivamente. Dropbox está en los repositorios, incluyendo el muy útil dropbox-servicemenu, que por fin permite usar las funciones del popular gestor de almacenamiento en Dolphin como se usaban en Nautilus. Aunque no está Vagalume, ni tan siquiera en CCR, sí que tenemos Lastfm-client, que viene a ser lo mismo. JDownloader, como siempre, tenemos que instalarlo usando la utilidad que está en la web del propio programa. Y, finalmente, Skype se nos presenta como un bundle que fui incapaz de instalar debido a un error durante el proceso que ni siquiera recuerdo (“unable to mount…”). Nuevamente, los bundles que se interponen en el camino.

Gestor de arranque
Se instala Grub, el cual podemos modificar con la utilidad grub2-editor, incluida en la sección Arranque y Apagado de las Preferencias del Sistema de KDE. Grub no detectó en mi equipo la instalación de Linux Mint Debian Edition.

Estabilidad y suspensión a RAM
No experimenté ningún cuelgue ni problema grave durante el tiempo que usé Chakra. La suspensión a RAM, gracias a la inclusión de los drivers propietarios de ATI, tampoco supuso quebradero de cabeza alguno. Un sistema muy rápido y estable.

Ciclo de desarrollo
Chakra es una distribución half-rolling. Esto quiere decir que los paquetes que conforman el núcleo de la distribución, generalmente los referentes al kernel y al sistema gráfico, son probados exhaustivamente para garantizar que se ponen a disposición de los usuarios con los mínimos errores posibles. El resto de paquetes, las aplicaciones principalmente, siguen el principio normal de una distro rolling release, esto es, se liberan tan pronto están disponibles. El sistema es muy bueno y auna las ventajas de distros más estables con las de otras más modernas.

Repasando el artículo queda bastante claro el motivo por el que Chakra no es una opción para mí: los dichosos bundles. Es una distribución muy buena, con multitud de ventajas que la hacen adecuada para el desempeño diario, añadiendo además su filosofía de half-rolling que puede proteger al usuario de complicaciones al actualizar, cosa que no ocurre en Arch. Sin embargo, sigo pensando que los incovenientes del sistema de bundles superan con creces a las escasas virtudes que tiene. En mi modesta opinión no merece la pena sacrificar la facilidad de instalación o la disponibilidad de algunas aplicaciones muy empleadas por usuarios en todo el mundo, caso de Firefox o Shotwell, por la supuesta “limpieza” o mayor velocidad del sistema libre de dependencias gtk. Sencillamente, no lo veo.

Pero como para gustos, colores, no voy a ahondar más en el tema. Chakra es una distribución muy recomendable, llegando a ser perfecta si el usuario no tiene entre sus preferidas ninguna aplicación gtk. Cuenta además con una wiki muy extensa y en varios idiomas, incluyendo el nuestro. Obtiene un 8’71. Saludos y perdón de nuevo por la falta de capturas de pantalla.

Anuncios