OpenSUSE 12.3: si la perfección existiera

Tanto tiempo revisando distribuciones Linux de manera más o menos continuada me permite mirar con cierta perspectiva la evolución de cada una de ellas. Las primeras versiones de openSUSE que tuve oportunidad de probar, mucho antes de que siquiera tuviera la intención de iniciar una aventura bloguera, se llevaban bastante mal con mi antiguo equipo, hasta el punto de que me fallaban en los más sencillos aspectos y convertían la experiencia en una continua búsqueda en Google para poder hacer el sistema medio utilizable. Es por ello que aprecié tanto la pasada versión de la distro de Geeko, con tan buenas sensaciones en su uso como puntuación en la escala de simplicidad que adorna nuestra clasificación de sistemas analizados, justo ahí, en la barra de la derecha. Ninguna de las distribuciones revisadas desde entonces ha conseguido superar el listón.

Llega el momento de comprobar si openSUSE es capaz de vencerse a sí misma, de poner un puntito más de facilidad de uso, de imagen de sistema profesional, de integración con KDE, por complicado que parezca mejorar lo ya conseguido. Por el tono con el que he comenzado el artículo, además de por el titular que lo encabeza, se puede intuir que la comunidad susera ha hecho posible que tal cosa suceda. En lo que se circunscribe a mi hardware (AMD, no sé si influirá o no), openSUSE se adapta como un guante, todo lo contrario de lo que sucedía antaño. Y vamos a verlo paso a paso, en su versión KDE, mi preferida.

Instalación
Todo en openSUSE denota profesionalidad, lo cual es ya de por sí un excelente logro tratándose de una distribución totalmente gratuita, por mucho que Novell y AMD aparezcan detrás de ella (ni un solo logotipo corporativo en la distro, después de todo). Nada, y me gustaría recalcarlo, nada que envidiar en el proceso de instalación de openSUSE al de otros sistemas operativos de pago. Una apariencia cuidada al detalle, con un esquema de colores que en esta nueva edición me ha gustado especialmente, un proceso intuitivo y guiado, sin mensajes alarmistas, bien explicado. Sencillez y buen gusto. El tema de plasma, una variante de Produkt, se ha convertido en popular en apenas unos días y algunos ya lo hemos adoptado en nuestras distros de cabecera.

Añadamos la rapidez con que se instala, cinco minutos de reloj, y las facilidades que nos ofrece el particionador, nada que ver con otros vistos recientemente. Al haber optado por la edición en CD, que permite iniciar al escritorio en vivo, no encuentro el sistema en español cuando reinicio, cosa que probablemente hubiera sucedido de haber utilizado el DVD, más completo y con más entornos de escritorio para seleccionar. Encuentro, a su vez, un pequeño impedimento en el hecho de que la conexión de red aparece desactivada por defecto. No entiendo la razón y me consta que no a todo el mundo le sucede, pero de todas formas dejo los dos sencillos pasos para solucionarlo: un clic derecho en el icono de Networkmanager en la bandeja del sistema, “enable network” y un reinicio. Funcionando.

La post instalación en openSUSE, al menos en lo que al castellano se refiere, tiene nombre de web con sabor a película de culto. Al igual que con la anterior versión, decido seguir los pasos que nos indica Tannhausser en su artículo de La mirada del replicante. Es lo que aconsejo a todos los usuarios, pero especialmente a los noveles en la distro, pues openSUSE tiene su manera “especial” de hacer las cosas, y he podido comprobar ya por dos veces que siguiendo esta guía no aparecen problemas destacables. Mención especial para los apartados dedicados a los códecs multimedia y a los controladores propietarios. Pocas distros, siendo generoso, pueden presumir de una instalación tan simple y exenta de inconvenientes de los drivers gráficos privativos. Finalizada la guía de Tannhausser, tras reiniciar, el sistema sigue ahí sin ningún error y listo para que exprimamos todo el jugo que tiene para ofrecer.

Navegador
Se sigue apostando por Firefox, que va por su versión 19 y se mantiene como la mejor alternativa si nos atenemos al porcentaje de distribuciones que lo incluyen por defecto frente a otras opciones. Si hemos seguido las recomendaciones dadas en cuanto al qué hacer después de instalar openSUSE, Firefox reproducirá contenidos flash sin mayores problemas.


Vídeo
Curiosamente, la post instalación me deja a Kaffeine-KDE3 como único reproductor multimedia. Compruebo que es, en efecto, una versión integrada con el aspecto de las antiguas aplicaciones de la versión anterior de KDE que, no obstante su apariencia obsoleta, funciona bien. Al intentar abrir en Dolphin un fichero en formato .dv, la distro me muestra una de sus más interesantes funcionalidades al indicarme que no existen programas disponibles en el sistema y rápidamente ofrecerme una lista de posibles candidatos a instalar, entre los que se encuentra VLC. No tenemos más que elegirlo, esperar unos segundos mientras se instala, y automáticamente se iniciará la reproducción del fichero. Más sencillo, imposible, la verdad.


Música
Contamos con Amarok, que como ya he destacado en anteriores revisiones, ha mejorado mucho en cuanto a velocidad de inicio y ya no se siente tan pesado como antes. Aún así, sigo prefiriendo a Clementine.

Ofimática
Entre los programas que se instalan per se cuando actualizamos tras el primer inicio al sistema, está la suite ofimática Libreoffice. Me sigue faltando una mejor integración con KDE, pues continúa viéndose algo extraña en el conjunto del escritorio. Salvo por ese pequeño detalle, todo correcto.


Fotografía e imágenes
Siguiendo con los programas ya instalados, Digikam y Gimp constituyen una excelente solución en el panorama actual de clasificación, edición y retoque fotográfico. El que se instalen como recomendaciones me parece acertado y práctico.


Gestor de programas
Dos mejor que uno, tres si añadimos la consola, los métodos de instalación de paquetes y manejo de programas en openSUSE. De todos ellos me gusta Yast, especialmente por la posibilidad que brinda de editar los repositorios. Si nos notificase cuando existen actualizaciones para instalar, sería perfecto, pero para eso coexiste con la otra opción no mencionada, Apper, que de otro modo sería redundante e innecesaria teniendo Yast y el comando zypper para los amantes de la consola.

Reconocimiento de hardware
En la anterior versión de la distro la impresora se instalaba automáticamente, si bien no nos indicaba que lo hacía. Algo que no entiendo en el mundo linuxero son las regresiones, lo cierto es que suceden en todas las distribuciones, sin excepción. No hay instalación automática en openSUSE 12.3, lo que no significa que sea en absoluto complicado poner en marcha una impresora. Iremos a Menú Inicio –> Yast –> Hardware –> Impresora –> Añadir, escogeremos el controlador que prefiramos de los que allí se nos ofrezcan y listo. Es muy fácil, desde luego, pero existiendo la alternativa de la “auto-instalación” que vemos en otras distribuciones, ¿por qué no seguirla?

En lo que respecta al escáner, pese a que se puede instalar de igual modo, en el apartado “Escáner” de la sección “Hardware” de Yast, no es necesario. Es el caso contrario al anterior, con solo encenderlo es reconocido y funciona, lo que constituye un avance respecto a mi experiencia de la versión pasada. En fin, una cosa por la otra. Para probar la webcam pretendía instalar Cheese, pero arrastra dependencias demasiado numerosas (¿para qué necesita Nautilus, por ejemplo?), de modo que me decido por Kamoso, que funciona bien, como apreciamos en la enésima captura de mi mano.

Navegador de archivos
Dolphin, como es normal, se encarga de hacer las veces de navegador de archivos del sistema. Como ocurriera con la 12.2, el primer intento de conectar con mi portátil con Windows arroja un error por encontrarse activado el cortafuegos. Destaco esta característica, nada trivial, de openSUSE: el mensaje de error nos da, a su vez, la causa y la solución. Desactivando el susodicho ya podemos hacer uso de samba. La reproducción en streaming, sin embargo, no me fue posible. El reconocimiento y auto-montaje de pendrive, tarjeta SD y disco USB externo marcha sobre ruedas.

Gestor de arranque
Una vez más, y esto parece un error cada vez más frecuente, Windows es ignorado por Grub. Es algo que no entiendo y que parece no estar relacionado con la distribución, me encuentro con el problema en la mayoría de revisiones. Por alguna razón que ignoro, os-prober no es capaz de detectar el sistema si la partición en que se halla no está montada. Desde Yast –> Cargador de arranque podemos editar el menú para añadir al sistema de Microsoft si así lo deseamos.

Estabilidad y suspensión a RAM
“Rock solid”, expresión inglesa que hace referencia a algo tan robusto como una piedra, se ajusta perfectamente a esta edición de openSUSE. Ni un fallo, ni un error de Plasma, nada que reste eficiencia al desempeño de la distribución. Lo que hace, lo hace bien y rápido, incluyendo unos tiempos de arranque y apagado que en otras épocas eran impensables, sobre todo para una distro con KDE. Systemd es lo que tiene…

Ciclo de desarrollo
Seis meses han transcurrido entre las versiones de openSUSE. Como mencioné en el artículo dedicado a la 12.2, se puede conseguir que la distro de Gecko se comporte como una “rolling release” si se activa el repositorio Tumbleweed, pero en tal caso nos arriesgamos a perder una de las principales piedras angulares del sistema, la estabilidad.

Rendimiento gráfico
En las pruebas con el último “benchmark” de la empresa Unigine, llamado Valley, openSUSE arroja mejores resultados que los tres sistemas Linux analizados hasta ahora (Manjaro, Chakra y Arch). No supone una gran diferencia, pero justo es señalarlo. El total que logra es de 435 puntos, 5 más que Manjaro 0.8.4.

Para entender mejor la relevancia de esta escalada hacia la perfección que estamos observando últimamente con distros como Chakra, Manjaro o esta openSUSE, solamente tenemos que recordar el aspecto fundamental que envuelve a estos sistemas: son gratis y de código abierto. Puede resultar pesado incidir de nuevo en esto, pero es que, a día de hoy, no encuentro motivos lícitos por los que un ordenador tenga que venir equipado forzosamente con un sistema de pago, menos aún con la que está cayendo financieramente en Europa y, por desgracia, cae desde hace mucho en otras partes del planeta. Señor@s, openSUSE es un sistema de calidad profesional, sencillo de utilizar, potente cuando se requiere, respaldado por compañías de renombre y no cuesta un euro. Atrás quedaron otros tiempos en los que había que ser un auténtico experto para usar Linux, y aun siéndolo muchas cosas no funcionaban.

Se me escapan los motivos por los que no es capaz de desbancar a otras distribuciones en el ránking, sinceramente encuentro a openSUSE más maduro que a otros sistemas. Sí es cierto que va subiendo y este último lanzamiento ha supuesto un aumento en descargas, como leemos en este artículo de Victorhck (otro referente en castellano para la distro). Es muy posible que, tras leer este cúmulo de alabanzas, a mi entender justificadas, surja la pregunta: si es tan perfecto, ¿por qué reza un “Arch Linux KDE” bajo la captura de tu escritorio? Bien, es preciso tener en cuenta que pretendo escribir artículos centrados en ayudar a elegir a usuarios con poca experiencia. Los motivos por los que prefiero Arch o Chakra a openSUSE son de índole más personal y poco tienen que ver con asuntos que preocupan a usuarios recién llegados. Enumero, a bote pronto, que me gusta controlar qué instalo (openSUSE tira, en mi opinión, demasiado de dependencias que no entiendo por qué se instalan), no me gusta el sistema de múltiples repositorios y prefiero el gestor de paquetes pacman. El principio KISS, para resumir la cuestión.

Pero eso, en realidad, no creo que le interese a un usuario inexperto. Que se instale un programa con un clic, que el propio sistema recomiende qué programa instalar, o que informe de la causa y posible solución de un error sí son cosas relevantes, por el contrario. Y ahí es donde openSUSE marca la diferencia. Sabemos que no existe la perfección, ni en Informática ni en nada en la vida, pero me voy a arriesgar a afirmar que, de existir, tendría forma de camaleón. No sé cómo ni cuándo se podrán superar los 9’88 que logra openSUSE 12.3 KDE. Tampoco me preocupa. Con ustedes, una distro casi perfecta. Saludos.

Anuncios

Mi experiencia con OpenSuse 12.2

Primero presentarme:

No soy informático de carrera, sino por vocación. Con 32 años, Soy un tipo casado, empresario en pequeño, que he llevado a 5 personas al mundo GNU/Linux, y que soy autodidacta.
Conocí GNU/Linux cuando por el 2009 en un cibercafé vi girar el cubo con Compiz, intente emularlo en Windows XP con programas como Yodm 3D y otros, pero no fue posible, al final, me terminaron regalando un CD de Ubuntu Karmik Koala y de ahí hasta el día de hoy, muchos entornos de escritorio y distribuciones han pasado por mi compu.
Mi compromiso con la LSDH es utilizar (casi) exclusivamente durante marzo OpenSuse 12.2 y posteriormente OpenSuse 12.3 y compartir mi experiencia con ustedes así como el funcionamiento con mi hardware en particular.
Estos son mis equipos de pruebas:
RAM  1024 MB (997 reales)
Procesador: Intel(R) Atom(TM) CPU N270 @ 1.60GHZ
Pantalla LCD de 10.1 pulgadas
Placa de video Intel Graphics Media Accelerator 950
Bluetooth
Wireless
a este le instalaré el entorno de escritorio LXDE

Mi otro equipo es un Clon con las siguientes características:
Procesador Intel® Core™2 Duo de 1.6 Gh
Placa base Intel® DG41RQ
Memoria RAM: 2 Gb Kingston
Impresora Canon ip 2700
monitor y periféricos genéricos

a este le instalaré el entorno de escritorio GNOME

Nunca me ha gustado instalar distros en Virtualbox, lo mío es instalarla en una partición de mi disco duro y utilizarla para mi trabajo administrativo diario. No lo ocupo para juegos  y el Internet lo uso para bajar películas básicamente.
bueno, manos a la obra

Instalación:

 

Primera dificultad

Siempre he descargado las ISOS con JDownloader, pero al entrar a a descargar OpenSuse, después de seleccionar “DVD de 4.7 GiB” en “método de descarga“, la opción “descarga directa” y en tipo de equipo la opción “32 bits” (para instalarlo en la PC y en el portátil), no podía al darle clic derecho, copiar la dirección del vínculo para que lo recupere el JDownloader. Por lo que inicié la descarga desde el navegador, luego la cancelé, entré a mostrar todas las descargas, luego desde ahí si pude dar clic derecho y copiar la dirección del enlace.
Como el portátil no tiene CD-ROM lo tuve que instalar en una memoria USB de 16 GB la cual realice con UNetbootin sin mayor novedad.
No es mi intención hacer un tutorial sobre la instalación. Dado que no he instalado en VirtualBox, utilizaré algunas capturas externas para ilustrar las modificaciones que realicé en el proceso.

 

Segunda dificultad

Al arrancar desde la memoria USB, me aparece un menú con varias opciones (Default, Linux, Rescue, Mediachk, Firmware, Memtest), de las cuales selecciono Default, lo que me produce un “invalid or corrupt Kernel image”
Reinicio y selecciono la segunda opcion: LINUX, con lo cual accedo a un simple menú que de entrada me pregunta “Make sure the CD number 1 is in your drive“, después de probar con  <ok>  y ver que no pasa nada selecciono <back>, luego de este punto la instalación en muy lógica: selección del idioma>selección del tipo de teclado>iniciar la instalación >iniciar la instalación o actualización.

 

Tercera dificultad

todo muy bonito hasta que se presenta esta pantalla
Tengo que escoger entre instalar desde DVD/CD-ROM, red o  disco duro, me llama la atención que no aparece una opción para mi memoria USB dado que desde ahí lo estoy instalando.
Seleccione instalar desde el “Disco duro”, con la esperanza que entre las particiones aparezca alguna Sdb o Sdc, efectivamente, selecciono la opción sdb1, donde está la memoria USB desde donde desarrollo la instalación
 y luego me pide que ingrese la ruta con los datos para instalarlo, por lógica digité ” /  “
Nota: si deseas ver todas las capturas desde el arranque con la memoria USB hasta este paso sigue este link.
Después de estos pasos ya carga el instalador gráfico en español, que me vuelve a solicitar que confirme el lenguaje lo que me pareció un muy buen detalle.

No me cargó un sistema LIVE sino que se dirige a la instalación directamente.

Curiosidades durante la instalación:

Primero la variedad de entornos de escritorio a elegir: GNOME, KDE, XFCE, LXDE, y la opcion X window mínimo (¿podría montar un openbox+tint2+conky-lua en OpenSuse?)
Lo segundo es que al momento de particionado siempre me sugería formatear la partición donde tengo Arch: Sda5 en la PC y Sda3 en la Netbook, ignorando las particiones de mis otros sistemas instalados  Chakra en la pc y Blackbuntu en la netbook.
Por ultimo en la netbook me reconoció una tarjeta de tv que no tengo instalada.
La instalación en la netbook demoró exactamente 35 minutos y en la PC unos 25 minutos aproximadamente (éste no lo cronometré).

Arrancando por primera vez el sistema:
De entrada el GRUB me reconoció perfectamente todos los sistemas, tanto en la netbook como en la PC, lo hace de manera gráfica, visualmente muy atractivo.

 

Cuarta dificultad

Por alguna razón el icono de red no aparece en mi OpenSuse instalado con GNOME en la PC, en la Netbook no tuve ese problema. Reinicio y nada, en el buscador selecciono “conexiones de red“, y si bien la aplicación si corre no puedo configurar mi modem usb (no estoy de momento en la oficina) en la pestaña banda ancha móvil, cierro sesión e ingreso con otro entorno de escritorio, obtengo idéntico resultado, hago un par de intentos más y me voy por reinstalar solo que ahora desmarco la opción “utilizar configuración automática
Durante la instalación  en la parte  configuración de red>opciones generales de red> en la opción modo de red>interfaces controladas mediante NetworkManager selecciono “HABILITAR NETWORK-MANAGER”  con lo que resolví el problema de no poder conectarme a Internet al finalizar la instalación.
Procediendo a actualizar el sistema:
desde terminal digito
sudo zypper update
En la PC me descargo 467 Mb y en la netbook me descargo 379.8 Mb
Tras reiniciar, todo sigue funcionando con normalidad

Este es mi consumo de memoria recién instalado:


la netbook con LXDE:
la PC con GNOME:
Añadiendo Repositorios Extra:
Para esto abrimos YaST en nuestro menú de aplicaciones y nos dirigimos a Software>Repositorios de Software y ahí seleccionamos “Añadir”, en la ventana que aparece a continuación elegimos “Repositorios de La Comunidad” añadiendo el repositorio Pakman
Ahora, lo básico e indispensable (para mi), al instalar un sistema

Agregar los codecs básicos:
zypper in libdvdcss2 vlc libxine2-codecs libxine2-pulse lame gstreamer-0_10-plugins-ffmpeg gstreamer-0_10-plugins-bad gstreamer-0_10-plugins-ugly gstreamer-0_10-plugins-ugly-orig-addon totem-browser-plugin w32codec-all MPlayer gnome-mplayer gstreamer-0_10-plugins-good libxine2 libdvdplay0 libdvdread4 libdvdnav4 libmad0 libavutil51 sox libxvidcore4 xvidcore libavcodec52 libavdevice52 libvlc5 totem totem-plugins nautilus-totem lsb pullin-flash-player flash-player vlc-aout-pulse vlc-gnome gstreamer-0_10-fluendo-mp3 gstreamer-0_10-plugins-fluendo_mpegdemux gstreamer-0_10-plugins-fluendo_mpegmux gstreamer-0_10-plugins-base gstreamer-0_10-plugins-good-extra libquicktime0 gstreamer-0_10-plugins-bad-orig-addon
mas info para otros entornos de escritorio aquí
Instalar programas de uso común

sudo zypper install clementine calibre vlc amule chromium

 

Quinta dificultad

freemind es una aplicación para mapas mentales que me resulta indispensable pues la utilizo a diario, no la pude instalar desde la terminal. Por lo que busque con YaST, sin resultado y luego con 1 click install donde solo obtuve paquetes inestables; busque la pagina web de freemind y descargue el paquete RPM pero al instalarlo obtuve el siguiente resultado “no hay nada que proporcione msv-xsdlib y que lo necesita freemind-0.8.0-1.noarch”, por lo que de momento lo dejé pendiente.
JDownloader lo instalé sin problemas desde su pagina web, VirtualBox y sus dependencias así como los iconos Faenza-Ambiance los instalé desde YaST>instalar/desinstalar Software


Curiosidades con el sistema instalado:
  1. En GNOME en la PC, al ver un vídeo con VLC, sin importar el formato, si lo pongo en pausa y luego reanudo la reproducción siempre lo hace mudo.
  2. Me agradó que la vista previa ya venga activada en Nautilus (GNOME en la PC) para los vídeos.
  3. Después de seguir religiosamente los pasos de toda la vida para instalar VirtualBox, éste no me reconocía los dispositivos USB, recordé mis tiempos con Ubuntu Karmik Koala. Sí podía verlos en la lista desplegable pero no seleccionarlos, tras verificar la instalación en busca de que hice mal, y llegado a la conclusión de que todo estaba en orden, reinicié el equipo (cosa que no acostumbro hacer) y para mi agrado mi VirtualBox ya  funcionaba en todo su esplendor.

 

Sexta dificultad

En LXDE en la netbook no hubo forma de hacer funcionar conky, siempre me daba este error, lo probé incluso con la configuración básica de conky:

por lo que esperaré a la versión 12.3 de OpenSuse, para reintentarlo.

En la PC con Gnome, después de instalar Conky y otras dependencias desde YaST, y después de intentar varias configuraciones sin que ninguna me funcione, decidí  goglear hasta que di con esta solución

en el .conkyrc reemplace las variantes own_window_type y own_window_hints por estas
own_window_type normal
own_window_hints undecorated,below,skip_taskbar,sticky
y como LUA no mostraba las imágenes ni los aros ni nada, decidí volver a goglear hasta que di con esta solucion 
Procedí a instalar los siguientes paquetes para que funcione conky-lua desde  YaST>instalar/desinstalar Software
  • Imlib2 
  • Imlib2-filter 
  • Imlib2-loader 
  • libcairo ++
  • tolua++
Wallpaper tomado de aquí
El tema de GNOME SHELL de aquí
La configuración de conky que estoy usando la conseguí aqui
tema gtk aquí

Para poder ver los iconos de las aplicaciones abiertas así como el icono para minimizar todas las ventanas pueden instalar en GNOME la extensión desde aquí, y no olviden la infaltable User Themes

Recuerden que pueden bajar este archivo con el wallpaper, tema gtk3, shell y configuración de conky

Si descargaste el archivo recien mencionado: 

Para tema Shell y gtk
El contenido de la carpeta “shell tema gtk y de ventana” lo copian a /user/share/themes
El tema shell lo seleccionan desde Gnome Tweak tool, que aparece en el buscador como “configuración avanzada”

para Conky 

copien la carpeta .conky a /home/tuusuario
el archivo Swiss 921 BT.ttf lo copian a /home/tuusuario/.fonts
luego en la terminal,
fc-cache -f -v
Por último copian .conckyrc a /home/tuusuario
luego en la terminal
conky

Séptima dificultad

Tuve de instalar Shutter para poder realizar capturas de mi escritorio de la Netbook con LXDE, pues la tecla imprimir pantalla no me produjo ningún resultado, mi experiencia previa me ayudó, pero ¿si fuera neófito por estos lares?

Para la netbook la configuración que ocupé la tome de aquí

Iconos Faenza-ambiance
Wallpaper tomado de aqui

De este archivo copia el contenido de la carpeta LXDE a /usr/share/themes (esto como super usuario) y también a /home/tuusuario/.themes (crea la carpeta, si es necesario), reinicia y listo, busca el tema Slug-orta y le das aplicar

Que vacío se siente el escritorio sin un conky 😦

Con clic derecho en el panel seleccioné “Geometria” para ubicarlo arriba, y en “apariencia” seleccioné de “color solido” la opción que me propone, quitando además el applet de los escritorios virtuales y los accesos directos.

Ninguna de las DIFICULTADES planteadas aquí son insalvables, todo lo contrario. Pero si te pones en la piel de alguien que por primera vez instala un sistema Gnu/Linux, veras que dificultades como la tercera, por mencionar una, son difíciles de entender para alguien que, viniendo de Windows, entiende las unidades como C: o D: y no como ” / “

Lo importante para mi es aprovechar el espacio para recordar que somos una comunidad muy grande que intercambia opiniones y conocimiento en el que todo aquel que recién llega a este “adictivo mundo Linux” es bienvenido, apoyado y donde todos podemos aportar. 

Sino quieres tener los problemas que tuve en mi instalación te recomiendo leer:

Manjaro 0.8.4: otro paso hacia la cumbre

Llevo varios días leyendo por mi blogosfera particular algunos lamentos y elevar de quejas acerca de cómo se va degradando este pequeño mundo de los articulistas amateurs que escribimos sobre Linux. No es un tema que me preocupe en demasía, sigo varios sitios que, en mi opinión, no han perdido nada de lo que en esencia los hace interesantes para mí, obviamente no voy a citar ninguno en concreto para no desmerecer al resto. Pero, en suma, no estoy de acuerdo con la negatividad con que se ha tratado el asunto, creo que hay mucha vida todavía en los blogs sobre nuestro querido sistema operativo. Y si he de estar de acuerdo con alguna de las opiniones vertidas aquí y allá, lo estoy con la expresada por el autor del blog Somos Linuxeros, no en su propia página, sino en comentarios en otros sitios: “escribe para ti mismo y no para los demás”. Fin de la reflexión.

Se me ha venido a la mente lo anterior debido al placer que me produce revisar alguna de mis distribuciones de cabecera, mis favoritas, que suelen tener en común estar basadas o haber nacido a partir de Arch Linux. No es ningún secreto, la propia cabecera del blog lo deja claro a base de logos. Mientras espero la llegada de openSUSE 12.3 voy a dedicar el artículo de hoy a una de esas distros, Manjaro 0.8.4 Ascella, la cual lleva meses dormitando en el portátil que apenas toco y que el otro día se me ocurrió actualizar. Me gustó lo que vi, al igual que me sorprendió que todo siguiera funcionando sin problemas a pesar de no haber actualizado la distro en un largo período de tiempo. De modo que tomé la decisión de dar un repasito a la evolución de Manjaro instalándola en mi partición de pruebas, animado también por el tiempo transcurrido desde la última revisión. Y esto es lo que me he encontrado:

Instalación
El primer punto de nuestra revisión es el único en que se puede decir que Manjaro flojea, la instalación del sistema. A decir verdad, es lo que lo hace un poco menos simple para un usuario novel, ya que el proceso se realiza con un script muy parecido al antiguo AIF (Arch Installation Framework, Marco de Instalación de Arch), de apariencia espartana y en inglés. Bien, para salvar este pequeño escollo existen guías, tanto en la web como en el propio escritorio “en vivo” de Manjaro, que incluye un enlace a un documento en PDF con este y otros menesteres. Puesto que también está en inglés, una buena solución puede ser recurrir a uno de los sitios de referencia sobre esta distro, DebLinux, donde Yoyo Fernández nos deja esta guía de instalación. El procedimiento no varía de la versión citada en el vídeo a la actual.

A poco que uno navega por el interesante blog antes citado se entera, entre otras cosas, de que este “punto flaco” de Manjaro va a dejar de serlo bien pronto, pues los desarrolladores están ultimando el instalador gráfico. Y es que todo en esta distro evoluciona a una velocidad de vértigo…

Ciñéndonos a la versión que nos ocupa, destacar que al iniciar la sesión “en vivo” podremos elegir si usamos los controladores libres o los propietarios, opción que también nos ofrece Chakra y que es tremendamente útil para los que usan Nvidia o AMD/ATI. Desde la primera pantalla que vemos se nota el cuidado aspecto gráfico de la distro, excepción hecha, para mi gusto, del fondo de pantalla escogido. La primera decisión que el usuario debe tomar se refiere al uso del instalador estable o la versión en pruebas, la cual solamente recomiendan si se precisa alguna de las características que la primera versión no ofrece, como soporte para EFI, btrfs o RAID. Igualmente se puede optar por una instalación en red, con lo que se dispondría de los paquetes más actualizados de manera inmediata.

El proceso no lleva más de 5 minutos, tras los cuales inicio a un escritorio ya conocido donde me llama la atención la acertada inclusión del dock ligero Plank, una creación de los desarrolladores de Docky que se enfoca en la sencillez y el escaso consumo de recursos. El antiguo notificador de actualizaciones, Kalu, ha dado paso a todo un gestor de paquetes, Pamac, que incluye así mismo un avisador en la bandeja del sistema que notifica de la existencia de paquetería para actualizar. Un primer uso de esta característica me descarga casi 70 Mb, kernel incluido, sin que haya que lamentar errores en la tarea.

Tan solo un par de cuestiones que voy a enumerar me resultan molestas, si bien tienen su cumplida solución. Por una parte, el renderizado de fuentes se ve horrible. Una vez más, DebLinux acude al rescate con este excelente artículo que soluciona totalmente el problema. Por otra, no hay manera de que el applet de sonido, PNMixer, se inicie con el sistema. Lo soluciono prescindiendo de éste e instalando el propio de XFCE:

sudo pacman -S xfce4-mixer

Con estas dos acciones tendremos un Manjaro funcional y listo para ir añadiendo nuestras aplicaciones preferidas o disfrutar de las escogidas por el equipo de desarrolladores.

Navegador
Contamos de inicio con Chromium, en su versión 25, si bien todos conocemos la velocidad con que se actualiza la versión metalizada del navegador de Google. Filias y fobias aparte, por mucho que me moleste la creciente intromisión de “la gran G” en la intimidad del usuario, he de reconocer que en fluidez y buen funcionamiento pocos navegadores se equiparan con Chrome/Chromium. No voy a dejar Rekonq o Firefox por ese motivo, pero no me duelen prendas en admitir lo fluido que funciona Chromium en Manjaro y su excelente rendimiento.


Vídeo
Apostar por VLC como reproductor por defecto es hacerlo por caballo ganador. Reconocimiento perfecto de todos los formatos (Manjaro incluye los códecs multimedia de serie) y ningún tipo de adversidad.


Música
Cada vez es más raro encontrar aplicaciones desconocidas para mi, dada la gran cantidad de revisiones que llevo a las espaldas, pero de vez en cuando se da la circunstancia. Es el caso de Xnoise, reproductor multimedia que viene con Manjaro en sustitución de DeadBeef, y que además de ser ligero incluye algunas características que me resultan imprescindibles en este tipo de aplicaciones, como la integración con Last.fm y el plugin de letras de canciones. Interesante y liviana opción.

Ofimática
Como muchos otros entornos que se centran en ofrecer una buena experiencia de uso en equipos con menos recursos, Manjaro incorpora Abiword y Gnumeric como soluciones ofimáticas de proceso de textos y manejo de hojas de cálculo. Si preferimos Libreoffice la podemos instalar.


Fotografía e imágenes
Siguiendo con su misma línea minimalista, Viewnior es el visor de imágenes, pero siempre se puede instalar Shotwell, por ejemplo, si queremos una mejor organización de nuestras colecciones fotográficas. Para editar imágenes tenemos Gimp instalado de inicio.

Gestor de software
Un gran paso adelante el que ha dado Manjaro con la inclusión de Pamac, su propio gestor de programas, destinado a facilitar la vida a las personas que no se llevan bien con la consola. Quienes nos hemos manifestado, en ocasiones, a favor o en contra de la fragmentación en Linux tenemos, con Pamac, un claro ejemplo de argumento a favor: sería impensable, por propia definición y filosofía, que algo así naciera en Arch. Pues aquí lo tenemos, un gestor para pacman, que si bien no es pionero sí que me ha agradado mucho en cuanto a sencillez e interfaz gráfica. No está, sin embargo, exento de fallos, pero es algo que me parece razonable dada la juventud del proyecto. Cito los dos problemas que me ha planteado: faltan partes por traducir al castellano y no manejó bien el conflicto de dependencias en la actualización que realicé hoy mismo.

En referencia al segundo de los inconvenientes, causado por la llegada de qt4 a Manjaro y los paquetes instalados desde AUR, una vez más (¿cuántas van ya?) Yoyo Fernández acude al rescate aquí.

Reconocimiento de hardware
Todo marcha sobre ruedas merced a la selección de paquetes escogidos por el equipo de Manjaro, que hacen que con el solo gesto de encender la impresora ésta sea reconocida y configurada. Para el escáner es preciso instalar alguna aplicación gestora, caso de Simple Scan, y más de lo mismo. Tras instalar Cheese pude comprobar como también funcionaba mi webcam. En cuanto a Cheese, una curiosidad: entre las dependencias que instala se encuentra nada menos que Wayland… Interesante, cuando menos.

Navegador de archivos
Thunar no ha sido nunca mi navegador de ficheros preferido, la verdad. Ha mejorado mucho, pero le sigue faltando algo, en forma de algún error que, tarde o temprano, se hace patente. En el caso de Manjaro no encontré modo de que montara mi pendrive (conteniendo, precisamente, la iso de instalación de la distro). Intenté por activa y por pasiva, pero el único modo de montarlo fue el manual. Por lo demás, Thunar maneja sin complicaciones el resto de funciones que espero de un navegador de archivos, conectando sin problemas mediante samba a mi equipo Windows, detectando mi disco duro externo y una tarjeta de memoria SD. Al hilo de este tema, si deseamos ver las miniaturas de nuestros vídeos en Thunar tenemos que instalar un paquete de AUR:

yaourt -S thunar-thumbnailers-openraster

Sí, sé que lo de openraster no tiene nada que ver, pero la instalación de alguna de las dependencias de dicho paquete (ffmpeg, tal vez) solucionó el asunto.

Gestor de arranque
El grub que instala Manjaro no tuvo a bien reconocer mi partición con Windows 7. Es un problema molesto que no es la primera vez que se me presenta en una derivada de Arch, o en la propia distro madre. Sí que se detectó Chakra, sin embargo. La solución pasa por instalar Grub customizer:

yaourt -S grub-customizer

A continuación, abrimos Thunar y seleccionamos la partición con Windows para que se monte. Luego ejecutamos Grub customizer y dicha partición será reconocida. Tras grabar nuestro nuevo grub, problema resuelto.

Estabilidad y suspensión a RAM
En dos palabras: estabilidad absoluta. Ni un solo cuelgue o fallo de aplicaciones en el tiempo de uso de Manjaro en mi equipo. Y esto, tratándose de una distro “bleeding edge”, no es poca cosa. Suspensión a memoria sobre la marcha, gracias a la inclusión de los controladores propietarios de mi AMD.

Ciclo de desarrollo
Se trata de una distribución “rolling release”, por tanto no es necesario instalarla de nuevo con cada lanzamiento, basta ir poniéndola al día mediante el gestor de programas, cada vez que éste nos avise de la presencia de nuevos paquetes.

Rendimiento gráfico
Estrenamos nueva sección dentro de las habituales en el repaso a cada distro, referida al aspecto de cómo se comporta el sistema gráfico, asunto importante para los que suelen usar Linux como plataforma de juegos, ya sea nativos o a través de Wine. Y últimamente también usando Steam, que por cierto, en Manjaro lo tenemos instalado de serie. Solía, erróneamente, emplear glxgears como medida del comportamiento de la APU de mi ordenador. Eso fue hasta descubrir por fin un “banco de pruebas” o “benchmark” que funcionase en Linux, que no es otro que Unigine Heaven. Sé que se encuentra ya en su versión 4.0, pero las pruebas en Manjaro y en otras distros las he llevado a cabo con la anterior.

Manjaro obtiene 341 puntos en este apartado, desempeño muy parejo al que obtuve con Chakra, superior a Fedora y, como esperaba, bastante inferior al que logré con Windows 7. Incorporamos una clasificación relativa a este tema en la columna de la derecha del blog, debajo de la clasificación de sistemas analizados, para ir comprobando cómo se comportan las distintas distros que vayamos analizando.

Para ir concluyendo con Manjaro 0.8.4, resulta difícil resistirse a la analogía de la escalada hacia la cima del monte. Esta distribución, nacida con el lema “Enjoy the simplicity” (Disfruta la sencillez) crece por momentos y lo hace a una velocidad sorprendente si la comparamos con otras alternativas similares. Sin alcanzar el año de vida, esta distro franco-austro-germana (ahí es nada) se encuentra ya entre los quince primeros puestos de Distrowatch, de manera merecida, habría que añadir, además de habernos presentado ya un gestor de paquetes muy digno para pacman y su proyecto de interfaz gráfica de instalación.

Es decir, poco a poco, Manjaro escala por igual puestos en el ranking de popularidad y en el de facilidad de uso, limando las pocas asperezas que quedan (una traducción por aquí, el citado instalador por allá) creo firmemente que se encamina al lugar que le corresponde, que no es otro que el de distribución de referencia de entre las basadas en Arch Linux. No sé si Manjaro pretende o pretendía ser el “Ubuntu de Arch”, lo que tengo claro es que se está convirtiendo en mucho más que eso. Una distribución sencilla, con varias ediciones en distintos sabores y apta tanto para los equipos potentes como para los más limitados. Una gozada que merece la pena instalar. Obtiene un 9’29 en nuestra clasificación de sistemas. Saludos y a disfrutar de la sencillez bien entendida.

Tutorial: de AUR a CCR, un ejemplo práctico

Con el cambio de mes en el calendario llega el momento de abandonar Fedora y dar paso a openSUSE. Lo de abandonar no es nuevo, Chakra se ha comido casi todo el tiempo que le dedico al ordenador dejando para la distro del mes de Febrero un uso prácticamente residual. Cuando quise enfocar el blog hacia el uso intensivo de una distro cada mes, lo que hemos venido en llamar “12 meses, 12 distros“, no era esta la idea que tenía en mente. Pero soy rebelde por naturaleza, y como a casi cualquier hijo de vecino no me gusta que me impongan lo que tengo que usar, cuestión fuera de toda duda y que aun se torna más absurda cuando la persona que impone es uno mismo. El resultado es que la cabra siempre tira al monte y he decidido aparcar, de momento, esta forma de revisión.

Imagen creada por Malcer

Ahora bien, lo anterior no sería justo con los lectores que han escogido openSUSE como distribución a probar durante este mes que se inicia. Intuyo que la gran mayoría ha votado pensando en la nueva versión, la 12.3, que debe ver la luz en unos días. Tan pronto como ello suceda, openSUSE tendrá su obligada revisión en este blog y no será un trabajo de unas cuantas horas, sino una probatura de varios días. Sé que no es lo mismo que todo un mes, pero algo es algo.

Entre tanto llega la remozada versión de la distro de Gecko, vamos a exponer hoy un tutorial destinado a aquellos usuarios de Chakra que a veces comentan en los foros de la distro solicitando un paquete que no está disponible ni en los repositorios oficiales ni en el repositorio comunitario (CCR). Cuando tengo algo de tiempo me limito a atender la petición, pero resulta mucho más satisfactorio para el usuario hacer el trabajo por sí mismo. Aquello de “no me des pescado, enséñame a pescar” encierra una gran sabiduría y es por esto que me he planteado este artículo. Veremos, ejemplo mediante, que subir tu propio paquete a CCR puede resultar, a veces, complicado, pero nos lega un mayor conocimiento sobre los paquetes y el repositorio comunitario en sí.

La estructura de repositorios de Chakra
Si bien es cierto que Chakra nace de Arch, a nadie escapa a estas alturas que ya únicamente comparten el uso del mismo gestor de paquetes, pacman, y en un futuro próximo ni eso. Pero es evidente que CCR nace como un reflejo de AUR (Arch User Repository, repositorio de usuarios de Arch), una versión mucho más reducida del extensísimo repositorio de la distro canadiense. Para dar cifras, mientras que en CCR existen hoy 3.145 paquetes, en AUR hay 40.829. Poco o nada más hay que añadir…

Es importante, antes que nada, saber diferenciar los repositorios oficiales de Chakra, que no contienen paquetes con dependencias gtk, de CCR, un repositorio no oficial y, como tal, no soportado por los desarrolladores. ¿Qué quiere esto decir? Simplemente que no podremos acudir a ellos en caso de que surjan dificultades, deberemos apañarnos solos o, como mucho, advertir al mantenedor del paquete en CCR de que existen errores en su compilación. CCR, como su nombre indica, es un proyecto comunitario y queda estrictamente en el ámbito de los usuarios.

Para saber más sobre los repositorios de Chakra, este tutorial publicado en su día profundiza en el tema.

Cómo buscar un paquete en Chakra
El programa ccr nos permite realizar una búsqueda de un determinado programa tanto en los repos oficiales (lo que haría pacman -Ss paquete) como en el comunitario. En nuestro ejemplo, supongamos que precisamos de la aplicación Airweibo:

ccr -Ss airweibo

El resultado, como vemos en la captura, es negativo. Podríamos suponer que el paquete tiene otro nombre, de modo que vamos a listar todos los paquetes que incluyen el término “airw”:

ccr -Ss airw

Aquí seguimos sin observar nada. Nótese que este proceso se puede hacer también vía web, directamente en la página de CCR, introduciendo los términos de búsqueda en la barra correspondiente.

Una vez que sabemos que no existe el paquete que necesitamos es el momento de pasar a la acción, crear dicho paquete y compartirlo con la comunidad.

De AUR a CCR en “sencillos” pasos
Ya hemos visto antes que existen, aproximadamente, 13 veces más paquetes en AUR que en CCR, de lo que se deduce que es muy posible que lo que buscamos sí esté en el repositorio comunitario de Arch. Hasta hace poco, en concreto hasta que CCR fue “hackeado”, teníamos una herramienta llamada aur2ccr que facilitaba el trabajo, aunque nunca me ha convencido del todo. Prefiero controlar yo mismo todo el proceso y prescindir de dicho script que, hoy por hoy, no ha vuelto a ser subido a CCR y, por tanto, no está disponible.

Lo primero es lo primero, buscamos el paquete en AUR usando la web:

Como vemos en la imagen, el paquete que nos interesa es “airweibo”. Si hacemos clic sobre el nombre, pasamos a la pantalla siguiente:

En ella vamos a fijarnos, en primer lugar, en las dependencias que maneja el paquete. Puesto que cuando alguien solicita un paquete a CCR, con el comando ccr -S paquete, el script se encarga de buscar las dependencias asociadas, tenemos que asegurarnos de que las va a encontrar, es decir, que dichos paquetes listados como dependencias van a estar, bien en los repos oficiales de Chakra, bien en CCR. De nada sirve que estén en AUR, porque ccr no las busca allí. Así que anotamos las dependencias, que en nuestro caso son cuatro paquetes: adobe-air, curl, libxt y libxtst. A buscar se ha dicho:

ccr -Ss adobe-air

ccr -Ss curl

ccr -Ss libxt

ccr -Ss libxtst

Hemos tenido suerte, todos están disponibles, en el caso de mi sistema los tres últimos ya están instalados y solamente tendría que ocuparme de adobe-air, paquete que existe en CCR. Si alguna de las búsquedas fuera negativa, tendríamos que encargarnos de subir a CCR el paquete faltante, usando el mismo procedimiento que estamos describiendo aquí. Como se puede observar, el acto de subir un paquete puede ser sencillo o convertirse en un “infierno de dependencias”, motivo por el cual no pude usar Shotwell en Chakra. Será particularmente complicado si el paquete que queremos maneja muchas dependencias gtk, por razones obvias.

Pero, volviendo a nuestro caso, como sabemos que todas las dependencias van a estar satisfechas, podemos continuar. En la página del paquete airweibo en AUR, descargaremos el “tarball” correspondiente, que se obtiene en el enlace de arriba a la derecha (Package Actions –> Download tarball).

El archivo comprimido que obtenemos debemos extraerlo (clic derecho en Dolphin –> Extraer archivo comprimido aquí). Dentro de la carpeta que se crea, de nombre “airweibo”, vamos a encontrar, entre otros, el archivo PKGBUILD.

Abrimos este archivo, con Kate o nuestro editor favorito:

Al hacerlo, veremos que en la primera línea figura el nombre (en ocasiones, también el correo electrónico) del mantenedor del paquete en AUR. Como sabemos, CCR es una cosa y AUR otra, de manera que a partir del momento de subir el paquete el responsable del mismo seré yo. Esto no quita que demos el merecido reconocimiento a quien tanto nos ha facilitado la labor, esto es, el mantenedor en AUR, conservando su nombre bajo el epígrafe de “Contribuyente” (Contributor). Quedaría de este modo:

Otra cosa, muy importante que observamos en el PKGBUILD es que las dependencias de este paquete son distintas según la arquitectura del sistema. Sabemos que Chakra solamente existe en su versión para 64 bits, por lo que las dependencias a satisfacer no son exactamente las que hemos buscado, sino los equivalentes lib32: lib32-curl, lib32-libxt, lib32-libxtst. Afortunadamente, Chakra dispone del repositorio [lib32], y comprobamos que existen dichos paquetes:

Bien, tras guardar el PKGBUILD modificado con nuestro nombre, vamos a usar la consola para tratar de compilar el paquete en cuestión. Abrimos el terminal y nos situamos en el directorio donde está el citado archivo PKGBUILD:

cd /rutahastaelarchivo

Y una vez allí, escribimos la instrucción makepkg -s, como nuestro usuario normal, no es preciso hacerlo como root:

makepkg -s

Lo primero, como vemos en la captura, es pedirnos la contraseña de root para instalar las dependencias que antes mencionábamos:

Y nos encontramos con el error, motivado por la no existencia de adobe-air en los repos oficiales, sino en CCR. Lo instalamos, pues:

ccr -S adobe-air

Tras instalarse todas las dependencias necesarias, el paquete adobe-air queda listo en nuestro sistema:

De nuevo, hacemos:

makepkg -s

El resultado ahora es bien distinto, pues el resto de paquetes que necesita descargar sí están disponibles en los repositorios de Chakra:

Cuando ha terminado de hacer el paquete, como vemos, sin errores, es el momento de instalarlo en nuestro sistema para probarlo, lo que hacemos con:

sudo pacman -U airweibo-2.3.1-1-x86_64.pkg.tar.xz

Nótese que, al tratarse de una instalación de un paquete local, hay que especificar el nombre completo del mismo. Obtenemos:

Y ahora ya tenemos Airweibo entre los programas de nuestro menú:

Lo ejecutamos para comprobar que funciona y listo… o no. No va a ser tan sencillo, después de todo. El lanzador se queda “botando” un rato pero sin arrancar. El único modo de averiguar qué falla es ejecutando el programa desde la terminal:

airweibo

Veremos que el problema está en que el programa busca en un directorio que no existe, llamado “weiboair”:

A decir verdad, ignoro por qué ocurre esto, pero el origen del problema está en el PKGBUILD. En aras de un futuro buen funcionamiento me limito a corregirlo:

Cambiando el directorio a crear por /opt/weiboair, que parece ser el que busca el programa. Luego desinstalo:

sudo pacman -R airweibo

Y repetimos operación, ya con el nuevo PKGBUILD:

makepkg -s -f (con -f fuerzo la sobre escritura del paquete)

sudo pacman -U airweibo-2.3.1-1-x86_64.pkg.tar.xz

De nuevo, ejecutamos el programa y cruzamos los dedos:

airweibo

Pero sigue sin funcionar. En este caso, corregido lo anterior, tenemos un error muy distinto:

Hace referencia a libgtk-x11, una librería incluida en el paquete lib32-gtk2… que no estaba listada como dependencia. Toca volver a abrir el PKGBUILD y añadir dicho paquete:

Volvemos a lo de antes:

sudo pacman -R airweibo

makepkg -s -f

Y en esta oportunidad, al haber añadido nosotros una nueva dependencia, comprobamos como dicha operación acarrea la instalación de más librerías:

Luego, de nuevo instalamos:

sudo pacman -U airweibo-2.3.1-1-x86_64.pkg.tar.xz

Y ejecutamos, para obtener… ¡un bonito programa en chino! Si sabemos chino (o coreano, o japonés, no sé cual de ellos es) podríamos comprobar el funcionamiento del programa. De ser correcto, solo nos queda crear el archivo fuente:

makepkg –source

Finalmente, subimos el archivo resultante a CCR, empleando para ello la interfaz web. Antes de poder subir nada tendremos que registrarnos:

Tras pulsar en “Enviar”, en el menú de arriba a la derecha, solo queda elegir la categoría. Suelo emplear la misma en la que estaba alojado el paquete en AUR, en este caso, la categoría “network”. Elegimos el archivo que creamos antes, con formato src.tar.gz y lo enviamos. ¡Voilá! La comunidad asiática nos lo agradecerá, supongo. He preferido no subir realmente el paquete, pues mi desconocimiento del idioma en que se encuentra hace imposible que sepa qué hace el programa o si lo hace bien, amen de que no deseo mantener una aplicación sin saber nada sobre ella.

Conclusiones
Sobra decir, a estas alturas de la película, que no he estado muy afortunado al escoger el paquete que ha servido como ejemplo. Podría haber optado por subir una simple fuente tipográfica, pero no habríamos topado con los problemas con los que hemos tenido que lidiar, mirándolo desde un punto de vista positivo. Este ha sido solamente un ejemplo, hay veces en que el proceso es tremendamente directo y otras, como comentaba con Shotwell, en que es del todo imposible si uno no quiere volverse loco.

Existen más posibilidades de instalación de paquetes: desde un repositorio oficial de Arch, compilando las fuentes… Pero, estoy seguro de que, viendo las complicaciones potenciales del “en teoría” más sencillo de los métodos (el que aquí hemos visto), se os pueden quitar las ganas de repasar dichas opciones. A mí, de hecho, se me han quitado durante la ardua tarea de redactar esta especie de “tutorial en vivo”. En cualquier caso, existe una entrada en la wiki de Chakra que trata el asunto. Por cierto, si algún usuario de la distro realiza todo este proceso a modo de ejercicio de aprendizaje, una vez finalizado puede librarse de todas las inútiles dependencias instaladas fácilmente:

sudo pacman -Rnsd airweibo adobe-air

Un saludo a todos.