Sobre el futuro del blog

No, no estoy muerto y tampoco de parranda, lo que pasa es que cada día me cuesta más encontrar material para el blog. Las últimas probaturas, exceptuando Frugalware, han resultado ser un fiasco, y aunque no fuera así reconozco que mis ganas de instalar nuevas distribuciones ya hace tiempo que se mantienen al mínimo. Es posible que la estabilidad a prueba de bombas que he encontrado en SolusOS sea uno de los motivos principales. También puede ser que, tras más de un año instalando y probando distribuciones de todo tipo las nuevas versiones no me digan nada. Es descorazonador comprobar como la aparición de novedades, en algunas ocasiones, lejos de solucionar problemas crean otros nuevos, por no hablar de lo mal que me llevo con Gnome 3 y Cinnamon por culpa de mi hardware. Pero no solo se debe a esto, mi última intentona (Aptosid) conseguí hacerla iniciar e incluso la instalé, pero me encontré con lo mismo de la última versión, aspecto idéntico, errores idénticos. ¿Para qué hacer una revisión nueva sobre algo que ha variado tan poco en un año?

Cuando el final de 2012 se acerca creo que llega el momento de replantearse un poco el trabajo que hago aquí. Es cierto que el objetivo primordial de un blog personal es el entretenimiento de quien lo escribe y que cuando este desaparece, probablemente lo más razonable sea que lo mismo le ocurra al blog. Pero, ciertamente, me gusta la pequeña comunidad que hemos construido en torno a La Sombra del Helicóptero, igual que me gustan las aportaciones esporádicas de gente que llega aquí desde Google, buscando soluciones a los sempiternos problemas de esta o aquella distro. Es por eso que no quiero que el blog desaparezca, pero me veo obligado a dar un giro en el enfoque del mismo.

Está claro que la meta de un blog que se basa en el software libre nunca puede ser ganar dinero, por obvias razones, de manera que buscar un acicate económico en forma de Adwords o lo que sea no está contemplado. Que levante la mano aquel que no tenga activado algún tipo de bloqueador de publicidad… Es absurdo a todas luces pretender sacar incentivo material de aquí. Así que el cambio debe centrarse en otra cosa.

Llevo semanas pensando en una forma de mejorar la utilidad de este sitio a la par que mantener a raya el aburrimiento que me produce la repetitiva tarea de probar versiones de distribuciones. Una de las opciones que se me ocurrieron fue la de mantener una distro durante un mes entero como único sistema operativo (lo sé, vivir al límite). En principio pensaba centrarme únicamente en las distribuciones más populares de Distrowatch, pero en dicha lista hay algunas que sé positivamente que no iba a ser capaz de aguantar ni un día. La idea me rondaba la cabeza, pero los potenciales inconvenientes me aconsejaban continuar la búsqueda de algo distinto.

Luego está el tema de Arch. Lo he repetido hasta la saciedad, la distribución creada por Vinet me persigue desde la primera vez que la instalé y eso jamás cambiará. En los últimos días me he dedicado a actualizar mi obsoleto tutorial sobre su instalación, pues puede haber gente que intente emplearlo para descubrir que todo eso de los demonios y el inicio basado en init ya no tiene validez alguna. Tengo pendiente el artículo nuevo, que espero publicar pronto. La cuestión es: ¿cómo encajar a Arch Linux en la ecuación?

Y la última variable de este particular embrollo mental se refiere a la crítica. Los que sois seguidores habituales del blog sabéis que no me gusta demasiado este aspecto inherente a toda revisión, que es el de valorar negativamente el trabajo desinteresado. Creo que preferiría aportar soluciones a señalar defectos, la verdad, pues esto es software libre y no somos clientes con derecho a reclamar, sino usuarios con el deber de aportar. Así lo veo yo, cada uno es libre, faltaría más, de opinar de otra forma.

Voy concluyendo. Mi idea para el futuro es centrar el blog en Arch Linux y sus derivadas más importantes. Mantendría particiones con Arch, Chakra, Manjaro, Archbang, Bridge y Cinnarch (actualmente son las seis más populares en el ranking) y el blog se ocuparía de las novedades y la resolución de problemas. Por lo que sé los blogs sobre Arch y compañía no abundan precisamente, con lo que sería una manera de diferenciar un poco mi trabajo en la red. Esta es mi intención y el camino que pretendo seguir en un futuro.

Comparto con vosotros mi idea porque sin los lectores no tiene mucho sentido que esta aventura continúe, siga el rumbo que siga. Espero vuestras opiniones. Y no penseis que todo este rollo obedece a un nuevo ataque de distro hopping. Es todo lo contrario: SolusOS es tan buena y tan sólida que no me da problemas ni novedades suficientes como para centrar el blog en ella. Es la distro que he instalado ya a tres familiares y la que recomiendo para reducir las dificultades al mínimo. Se podría decir que es tan perfecta que aburre… Un saludo a todos.

Un año de blog

Hoy nos toca estar de celebración. Hace justo un año comenzaba con el proyecto personal de un blog que me sirviera de entretenimiento y, a la vez, para expresar mis opiniones en distintos temas. El primer artículo versaba sobre la reaparición de uno de mis grupos favoritos de toda la vida, al que siguieron varios sobre temática variada que no tenían que ver con Linux. Era lo que entendemos todos por un blog personal.

Cuando hizo aparición mi enfermedad compulsiva de saltar de distribución en distribución pensé que era una buena idea tratar de usarla para difundir conocimientos sobre Linux y software libre. La primera revisión propiamente dicha, pues hasta entonces solamente había mencionado un par de veces a Arch, fue la que hice sobre Ubuntu Oneiric, donde expresaba mis reticencias a usarla por diversos problemas con mi equipo de entonces. Como a dicha revisión le siguieron otras me pareció una buena idea hacer una especie de clasificación, siempre centrada en la facilidad de uso para el usuario novel, de las distribuciones Linux que se me antojara probar, conocidas o no. De aquí surge el ranking de distros que adorna la columna derecha del blog, que durante muchos meses encabezó Zorin 5.2, seguido más recientemente por Linux Mint 13, apenas una semana por LMDE y que ahora lidera openSUSE 12.2.

Fue así, dada la buena respuesta de los visitantes del blog, como éste se fue centrando exclusivamente en Linux. A mediados del mes de mayo dejaba de ser un proyecto unipersonal para abrirse a colaboraciones gracias a las aportaciones de visesen. Luego comenzamos a trabajar en tutoriales, como el de instalación de Arch y a continuar con las pruebas de diferentes sabores del mundo linuxero. Y en esas estamos hoy día, aparcando por un tiempo las revisiones de distros para tratar de acabar con el distrohopping compulsivo.

Para los amantes de la estadística, entre los que me encuentro, dejo algunos datos sobre La sombra del helicóptero:

Visitas: 34.201

Artículos más vistos: Mint 13 (1.789 visitas), tutorial de Chakra (1.135) y Fedora 17 (671)

Fuentes de tráfico: Google.es (5.393), Google.com.mx (2.331) y Google.com (2.203)

Visitas por países: España (14.967), México (4.754) y Argentina (3.334)

Navegadores utilizados: Firefox (15.130), Chrome (12.248) e Internet Explorer (1.872)

Sistemas operativos: Linux (16.255), Windows (11.307) y Otro Unix (3.979)

Pues eso, que “me llena de orgullo y satisfacción” haber podido celebrar con vosotros este año de andadura del blog. Como se infiere del contador de visitas, menos de 100 al día, este es un sitio donde somos pocos, pero bien avenidos, que es lo importante. Me alegro mucho de que podamos disfrutar de un espacio sobre Linux con cabida para todas las opiniones y donde el respeto prima por encima de todas las cosas.

¡Muchas gracias a todos y un saludo!