Centos 6: escritorio para rato

Si bien la tendencia general dentro del mundo Linux es a tener las distribuciones lo más actualizadas posible, hablando desde el punto de vista de un usuario doméstico, existen otras necesidades, sobre todo en entorno laboral, que apuntan más a la estabilidad y el soporte como metas. Con todas las bondades de Arch Linux, ya vertidas repetidas veces en este blog, si existe un pero fundamental que se le puede poner a la distro canadiense ese no es otro que la problemática de la actualización frecuente. También es verdad que la frecuencia de actualización de una distribución depende única y exclusivamente de los deseos del usuario, se puede instalar Arch y no actualizarla nunca. Pero como quiera que se suelen desarrollar parches para determinadas vulnerabilidades y problemas de seguridad es conveniente actualizar. Ahí es donde nos podemos ver en problemas si optamos por este tipo de distribuciones que integran “lo último”, que al no haber sido, por regla general, suficientemente probado, nos puede complicar la vida. Si tenemos trabajo urgente que hacer y el sistema al actualizarse nos deja “tirados”, pues…

Las distribuciones centradas en la estabilidad, como la que hoy nos ocupa, pueden ser la solución ideal para quien no tiene interés en contar con el software más puntero y sí lo tiene en usar un sistema sólido como una roca. Es el caso de Debian, en su rama estable e incluso hasta en la inestable, si me apuras, y por supuesto de esta Centos, que en su versión 6.0 nos dará soporte hasta el 30 de Noviembre de 2020. Esto quiere decir que se seguirán publicando actualizaciones de seguridad hasta esa fecha, ¡dentro de 9 años! Si a eso añadimos que viene con un escritorio Gnome 2, Centos se convierte en la distribución ideal para los amantes de este entorno, que podrán seguir disfrutando de él todo ese tiempo.

Todo esto son ventajas, pero aún hay más. Veamos el análisis punto por punto de la distribución basada en Red Hat.

Instalación
Descargada la iso del CD de Centos 6, que se puede bajar de aquí, la grabo a un pendrive e inicio el ordenador. Nada más empezar podemos elegir el idioma español y absolutamente todo estará en nuestro idioma, punto a su favor en comparación con otras distros. Como ocurre con Fedora o Fuduntu, se puede editar el menú de arranque durante la instalación, e igualmente no detecta Arch Linux ni se puede añadir directamente (lo añadiría como si fuese un sistema tipo Windows). La instalación y configuración es sencilla y no lleva más de 5 minutos. Lo primero que recomiendo hacer, nada más instalar, es actualizar (el propio sistema te lo ofrecerá). Luego es conveniente añadir, al menos, un repositorio extra al básico de Centos, como por ejemplo RPMForge. Para Centos 6, en su versión de 32 bits, basta con descargar e instalar el paquete correspondiente aquí. Una vez hecho esto, si tenemos particiones Windows a las que necesitamos acceder, como es mi caso, habrá que descargar el soporte para ello, en concreto el paquete fuse-ntfs-3g, lo cual podremos hacer usando el gestor de software incluido en Centos o desde la consola, con el sencillo comando “yum install fuse-ntfs-3g” como root.

Navegación
Como era de esperar, la versión incluida de Firefox está ya algo desfasada (la 3.6.9) pero es totalmente funcional. Flash no viene instalado por defecto, se encuentra sin problemas en el repositorio añadido. La navegación es rápida y la experiencia excelente.

Vídeo
El reproductor que incluye Centos 6 es Tótem. Al intentar abrir un archivo de vídeo te indicará el plugin que necesitas, pero no permite instalarlo (al contrario que en Fedora). Para estos casos están las wikis, y la de Centos no es una excepción. En esta dirección están las respuestas a nuestras preguntas y en español. VLC se puede instalar desde RPMForge, aunque en mi ordenador reproduce los archivos de alta calidad a saltos, cosa que no sucede con otro reproductor, el MPlayer. En cualquier caso, puesto que es cuestión de reproductores, la experiencia con los vídeos resultó muy buena. Fluidez y colores adecuados.

Música
El sistema de sonido, pulseaudio, viene correctamente configurado (no siempre es así, por desgracia). En la edición CD no se ha incluido ningún reproductor de música específico, aunque se puede usar Tótem, pero tenemos Rhythmbox al alcance de un click desde los repos oficiales. Todo correcto.


Ofimática
Ocurre igual que en el anterior apartado, no se incluye suite de aplicaciones de oficina en el CD. En este caso podemos instalar OpenOffice desde los repositorios de Centos.

Fotografía e imagen
Incluyen Gimp y el gestor/visor de fotos gthumb. Este último se queda muy corto en cuanto a las prestaciones, esto es una cuestión de gustos, claro. Shotwell no se puede instalar desde los repos, habría que compilarlo y no resultaría sencillo dadas las dependencias.

Gestor de software
Para esta función se ha elegido el sencillo y funcional gpk-application. Ofrece actualizaciones automáticas y permite añadir o quitar repositorios. Sobre este tema también hay información en la wiki de Centos, en concreto aquí.

Reconocimiento de hardware
Uno de los puntos fuertes de Centos 6 en mi equipo. Lo reconoce todo y sin necesidad de editar o configurar archivos. Con solo encender la impresora (esto es una bendición en todas las distros derivadas de RHEL) ya la tenemos lista para funcionar. El escáner también va perfecto, si bien el programa Xsane que está en los repositorios no conseguí hacerlo funcionar debido a un error de argumento incorrecto que ya se ha reproducido en muchas distribuciones con este kernel. La solución, si tienes un escáner Epson, está en la web de Avasys, como se explica en la revisión de Fuduntu. Con la webcam no hay ningún problema, se inicia Cheese y funcionando. Perfecto.

Software de uso común
Tenemos Cheese instalado por defecto, una aplicación de manejo de escáner (Xsane) en los repos oficiales y Dropbox en el repositorio RPMForge. Para instalar jDownloader hay que recurrir a su página web y a descargar el script de instalación. Funcionará siempre que hayamos instalado el metapaquete Java desde los repositorios de Centos. Si queremos Skype tendremos que añadir el repositorio EPEL (más información en la wiki). Vagalume no es instalable.

Gestor de arranque
El problema con GRUB lo comenté más arriba, detecta Windows XP pero no Arch Linux. La solución pasa por editar como root un archivo de configuración. Lo expliqué también en la revisión de Fuduntu, aquí. No incluyen un editor del menú de arranque.

Estabilidad y suspensión a RAM
Otro de los aspectos destacables. Funciona muy rápido, ocupa solamente 135 Mb al iniciar, cifra récord. Es estable, suspende bien a RAM y la podemos actualizar hasta 2017. Todo ventajas.



El único inconveniente que se le puede encontrar a Centos 6 es la escasa disponibilidad de software. No tenemos Shotwell, por ejemplo, ni Vagalume. Al ser una distribución centrada más en su uso en servidores que en escritorio, esto es comprensible. Si usas el ordenador para lo básico y no sueles emplear un arsenal de programas no veo ningún problema en esto. Tendrás un sistema estable a más no poder, con Gnome 2 (lo cual dentro de poco será imposible, todas las distros migran hacia la versión 3, mal que me pese) y soportado probablemente más tiempo de lo que durará tu ordenador en funcionamiento. Si las últimas novedades te dan igual y tu escritorio favorito es Gnome 2 no sé a qué estas esperando para instalar Centos. Le doy un 8’03.