Fuduntu 2013.01: Gnome 2 sigue vivo

Aunque estoy al corriente de la salida de una nueva iso de Fuduntu hace apenas un par de días no voy a dejar de compartir mi experiencia con el lanzamiento anterior de la distro, teniendo en cuenta su carácter “rolling release” no existe diferencia alguna entre dicha versión actualizada y la que acaban de publicar los desarrolladores. Digamos que es un artículo que tenía pendiente de escribir y se alargó demasiado en el tintero por mis conocidos problemas que no volveré a comentar, no sea que me sigan “satanizando” por ser un mal usuario de Arch a los ojos de aquellos que dictan lo que está bien y está mal en cada distro, también conocidos como “fanboys”. Arch se fue, Manjaro llegó. Fin de la cuestión y vamos a hablar de Fuduntu.

No salió bien parada la última revisión que hice, hace más de un año, de esta distribución cuyos orígenes se remontan a un “fork” de Fedora pero que actualmente es algo completamente independiente del sombrero azul. Entonces fue una cosa, hoy es otra muy distinta, como veremos a continuación. Fuduntu es una de las contadas distros que siguen permitiendo al usuario disfrutar de aquella maravilla de escritorio que fue Gnome 2. Y, a tenor de lo experimentado, sus desarrolladores consiguen que esta versión del escritorio de la huella, lejos de estar muerta continúe vivita y coleando. Empecemos:

Instalación
De entrada Fuduntu nos deleita con un cuidado aspecto y una atención a los detalles que enamora visualmente. Mantienen, con buen criterio, el antiguo instalador de Fedora que además podemos poner en nuestro idioma con solo pulsar la tecla F2 en la pantalla de inicio del escritorio en vivo. Este instalador es, por mucho, más intuitivo que el actual, el cual tuvimos ocasión de probar durante el mes de uso de Fedora 18. Si adolece de algo es de la posibilidad de montaje de unidades NTFS o FAT (las de Windows) de inicio, provocando que deba ser el usuario quien haga esto manualmente por medio de su correspondiente línea en el archivo fstab.

Tras cinco escasos minutos de copia de archivos y un reinicio que demuestra que este Grub sí merece la pena nos encontramos en un bonito escritorio, que combina bien los colores claros con los omnipresentes iconos Faenza y un panel inferior, Cairo Dock, aparente y sencillo que no desentona para nada en el conjunto. Si a esto sumamos la presencia de Compiz, activado y con sus efectos principales funcionando a todo gas, pues tenemos miel sobre hojuelas. Una gozada comprobar como se puede conseguir que Gnome 2 siga pareciendo actual con unos cuantos (precisos) toques aquí y allá.

Como en toda distribución, más aún en las de marcado carácter “rolling release” como ésta, lo primero es lo primero: actualizar el sistema. Recomiendo, sin embargo, esperar unos minutos para hacerlo, de manera que no ocurra lo que a mí: intenté actualizar con el gestor de programas mientras un proceso en segundo plano trataba de obtener la lista de paquetes nuevos. El resultado fue un galimatías del que no me fue sencillo salir, la verdad. Por lo tanto, esperamos unos minutos que podemos aprovechar para descubrir los programas que Fuduntu nos trae por defecto, para luego abrir un terminal y escribir:

beesu yum update

El comando de arriba es la versión Fuduntu del extendido “sudo”. Yum, gestor de paquetes de cabecera en Fedora, hará el resto. Tras reiniciar podemos optar por instalar los controladores propietarios de nuestros respectivos dispositivos que así lo requieran. En mi caso, mediante el uso de Jockey, fue sencillo y rápido contar con los Catalyst para mi APU A8. Comprobaremos (con estupor, al menos yo) como nuestro kernel se actualiza a la versión 3.8.3-3 nada menos, algo que certifica lo actual del software y de los componentes principales del sistema que podremos disfrutar si usamos Fuduntu.

Navegación
Es el caso del navegador web, que no es otro que Chromium, versión 25. En Fuduntu tenemos preinstalados todos los extras que facilitan la vida al usuario, como los códecs multimedia, flash o Java. No es por tanto de extrañar que Chromium funcione muy bien ya desde el inicio.

Vídeos y música
Tenemos VLC como reproductor multimedia y ello incluye también los archivos de audio. Para ambos menesteres sirve sin dificultades de por medio, pero si preferimos un programa dedicado exclusivamente a la reproducción y organización de colecciones musicales, tenemos donde elegir. Mi preferido sigue siendo Clementine, instalado sin consecuencias y en su última versión disponible.

Ofimática
Un ejemplo más del carácter “a la última” de esta distro es la inclusión de la versión 4 de Libreoffice. El soporte para idioma español tenemos que instalarlo por nuestra cuenta, nada complicado si hacemos uso del gestor de programas, donde lo encontramos.

Fotografía e imágenes
Mis programas favoritos para estas actividades son los mismos escogidos por los desarrolladores de Fuduntu (estadounidenses, por cierto, con Andrew Wyatt a la cabeza). Gimp y Shotwell adornan nuestro escritorio desde el momento de la instalación.

Gestor de programas
El socorrido y ampliamente empleado gpk-application es el encargado del manejo gráfico de paquetes, es decir, la instalación y desinstalación de programas. Incluye un avisador de la presencia de actualizaciones en la barra de tareas.

Reconocimiento de hardware
En el caso de la impresora bastó encenderla para que se configurase y pudiera elegirla como dispositivo. No se muestra, sin embargo, ninguna notificación de dicho proceso, que transcurre de modo silente para el usuario. La webcam también funciona “de serie”, mientras que para que el escáner echase a andar tuve que recurrir a la instalación del paquete “sane-backends-drivers-scanners”, que no está instalado desde un principio y sin el cual el sistema no era capaz de identificar mi Epson Perfection.

Navegador de archivos
La versión ligera de Nautilus, el conocido Nautilus Elementary, hace las veces de navegador de ficheros y carpetas en Fuduntu. Como en otras ocasiones, con distintos sistemas y navegadores, mi pendrive grabado con el comando “dd” no es reconocido por Fuduntu, cosa que no sucede con el resto de dispositivos (disco duro externo USB y tarjeta de memoria SD). Respecto a la compartición de archivos con mi equipo Windows tuve que recurrir a la wiki de Fuduntu para lograr activar dicha característica. En el referido artículo se señala la necesidad de instalar los correspondientes paquetes de samba y cómo detectar si el proceso está activo. Nada se dice, sin embargo, de qué hacer cuando el comando que indican nos pone sobre aviso de que samba no se está ejecutando. Pues ya lo digo yo, que lo averigüé Google mediante:

beesu service smb start

Luego habrá que configurar el cortafuegos para que deje pasar al protocolo usado por samba (muy sencillo, basta abrir la utilidad Cortafuegos en el menú de Sistema).

Gestor de arranque
Si bien Grub reconoció Arch Linux y Windows 7 sin mediar mi intervención, en caso de que no sea así y nos veamos obligados a editar el fichero de configuración del gestor de arranque no nos quedará más remedio que hacerlo manualmente. No conseguí encontrar en los repositorios Startupmanager y, en lo referente a Grub Customizer, traté de usar una versión para Fedora que, pese a instalarse aparentemente sin problemas no fui capaz de siquiera iniciar. Lo cual es lógico, pues al igual que sucede con Arch y Chakra, Fedora y Fuduntu ya no comparten casi nada de lo que compartían en un principio.

Estabilidad y suspensión a RAM
Nos encontramos ante una “rolling release” que, pese a ostentar dicha etiqueta frecuentemente asociada a inestabilidad, es una roca. Montada en torno a un escritorio tan consolidado como Gnome 2 (al que hay quien compara con Windows XP, como en alguna ocasión he comentado, por su falta de vigencia) tendremos un kernel muy actual. Esta combinación se demuestra, al menos en Fuduntu, como referente de solidez.

Ciclo de desarrollo
Mientras sigamos haciendo actualizaciones contaremos con la última versión de la distro instalada. Ello no es óbice para que, cada tres meses, se publique una iso con los nuevos paquetes para quienes prefieran la instalación limpia o no cuenten con conexión permanente a la red.

Rendimiento gráfico
Se podría decir que el excepcional desempeño gráfico de Fuduntu es toda una sorpresa, pero no es del todo así. Siempre he considerado a Compiz como un gestor de ventanas muy bueno a la sombra del cual he obtenido los mejores resultados con pruebas livianas y poco concluyentes como glxgears. Pues bien, puedo afirmar con el respaldo de un test exigente (Unigine Valley) que Fuduntu logra los mejores resultados de entre las distribuciones analizadas hasta ahora, con una puntuación de 445. La guinda del pastel, pues.

Fuduntu debería, en mi opinión, ir abandonando esa coletilla de “nombre cachondo, distro seria”. El nombre es lo de menos, lo que está fuera de toda duda es el carácter ya no serio, sino profesional de una distribución que sigue apostando, contra viento y marea, por Gnome 2. Se va quedando sola en esta batalla (se me ocurre CentOS, únicamente) pues el resto de las nostálgicas se refugian en MATE, como mucho. Carezco de los fundamentos suficientes para catalogar esta decisión continuista de acertada o errónea, supongo que conforme pase el tiempo será más complicado lograr la cohesión de los nuevos elementos (kernel o paquetes del servidor gráfico) con los antiguos que, prácticamente, ya no reciben actualizaciones.

Pero hoy por hoy es una gozada esta Fuduntu, auna un sabor añejo con una sensación de marcada actualidad que me encanta. El pasado no siempre fue mejor, aunque en el caso de Gnome yo tengo claro que sí. Para los que prefieren estar a la última en todos los aspectos puede que Gnome 2 sea ya antediluviano, en cuyo caso no tiene sentido dar una oportunidad a Fuduntu. Para mi gusto es una combinación que, de momento, funciona y muy bien. Al igual que lo hacía con Cinnamon en una entrada anterior, me reconcilio aquí con Fuduntu y felicito a sus desarrolladores por el gran trabajo realizado. Gran distribución, 9’20 en nuestra escala de valoración.

Fuduntu 2012.2: más defectos que virtudes

Me estoy encontrando en mis últimas revisiones con demasiados problemas de toda índole que no eran tan frecuentes cuando empleaba mi antiguo ordenador con su obsoleto hardware. Empiezo a estar convencido de que la última tecnología, los nuevos microprocesadores y sus gráficos integrados no están sentando nada bien al mundo Linux, o acaso éste necesita de un tiempo prudencial para acomodarse a los cambios.

Sea por una razón o por otra, el caso es que las distribuciones que he probado desde el cambio de equipo no están a la altura (sálvese Chakra, justo es reseñarlo) y la de hoy no es una excepción, lamentablemente. La buena impresión que me había causado la versión 14 de Fuduntu no ha tenido continuación con su versión 2012.2. Y es que son demasiados los inconvenientes, tantos que superan a las ventajas de instalar esta distro en nuestro ordenador. O al menos en el mío. Desgranemos punto por punto:

Instalación
Fuduntu se inicia bien desde un pendrive, tan bien que ni siquiera precisa de la adición del parámetro “nomodeset” al kernel. El único problema viene representado por una serie de parpadeos al momento de cargar el escritorio que también había observado en Arch cuando usaba el driver ATI libre. Nada insalvable, si acaso algo molesto, pero solamente se da al iniciar. Si indicamos al principio nuestro idioma y nuestra distribución de teclado todo ello se respeta a rajatabla.

La instalación es realmente rápida, no llega a cinco minutos. Tan veloz que la ausencia de un slide show no desentona, es más, ni tan siquiera se echa en falta por lo efímero del proceso. Antes de concluir se nos presenta el menú de Grub tal y como va a quedar instalado. Por desgracia no detecta ni Arch ni Ubuntu Lucid, únicamente a Windows 7. Nos da la opción de editar el menú, pero al igual que ocurría con sus anteriores versiones (ésta también está basada en Fedora 14, por cierto) no es posible añadir sistemas Linux al menú.

Tras el reinicio tenemos el clásico y, para muchos entre los que me incluyo, añorado escritorio de Gnome 2. A la habitual barra de tareas se le añade la elegancia de los iconos Faenza y el dock Avant Window Navigator en la parte inferior.

Navegación
El navegador que incluye Fuduntu es Chromium. De nuevo se repite un error de la versión anterior, la cual probé en mi antiguo hardware: flash no tiene sonido. Importante problema que se reproduce en dos ordenadores totalmente diferentes y con dos versiones de por medio.

Vídeo
El magnífico VLC es el reproductor multimedia por defecto. Presenta, sin embargo, un problema de sonido que no es achacable al propio VLC, sino al sistema. El sonido se oye como con chasquidos (crappy, que dirían los angloparlantes) y por muchas vueltas que dí al asunto no lo pude solucionar. Reproduce, eso sí, todos los formatos de forma fluida.

Música
El reproductor Banshee, con el mismo problema visto en el párrafo anterior, es decir, sonido defectuoso. Los archivos en mp3 se escuchan sin tener que instalar ningún códec adicional.

Ofimática
Los desarrolladores de Fuduntu siguen apostando por GoogleDocs, una solución en la nube avalada por el gigante de Mountain View. A quien prefiera lo tradicional le espera Libreoffice, disponible en los repositorios.

Fotografía e imágenes
Nada nuevo bajo el sol, se sigue incluyendo el gestor de fotografías Shotwell y se sigue disponiendo de Gimp en los repositorios oficiales.

Gestor de software
Para instalar y desinstalar programas contamos con gpk-application, un software muy sencillo y que realiza su tarea con precisión y sin grandes alardes. Práctico y funcional, en dos palabras. Ofrece además actualizaciones automáticas.


Reconocimiento de hardware
Si en la versión anterior funcionaba todo, en la actual me falla la webcam. O Cheese, no lo sé. El caso es que no pude probar con otro programa que el que viene instalado, ya que no está disponible guvcview y Skype se negaba a arrancar. La impresora va bien y se instala de manera automática. Con el escáner, pese a que ya han incluido Xsane en los repositorios, la versión disponible no reconocía mi hardware, de manera que tuve que volver a optar por instalar Iscan (para Fedora 14) desde la web de Avasys.

Programas de uso habitual
Cheese ya hemos visto que no funciona (pantallazo negro). Iscan es el único gestor de escáner operativo que podemos instalar, pues Xsane no va y Simple Scan no está disponible. Con Skype, el cual intenté instalar desde su página web en su versión para Fedora, no tuve suerte y tampoco se podía iniciar. Dropbox viene instalado de serie, con gran acierto, pues cada vez son más los que usan este programa en la nube. También funciona Vagalume, hay que instalarlo desde el repositorio RPMFusion, en su versión para Fedora 14. Si queremos usar jDownloader, aparte de instalarlo usando el script de su web deberemos añadir el paquete java-1.7.0-openjdk desde nuestro gestor de software para que se instale la máquina virtual java, imprescindible para el uso del popular programa de descargas.

Gestor de arranque
El grub que se instala con Fuduntu es, ciertamente, de poca utilidad. Aparte de no reconocer distribuciones tan habituales como Arch Linux o Ubuntu Lucid, el programa que incluye la distro para editarlo únicamente nos permite cambiar el tiempo de espera en segundos y la distribución por defecto. Bastante inútil, de hecho. Para añadir nuestros otros sistemas tendremos que editar el archivo /boot/menu.lst a nuestro gusto.

Estabilidad y suspensión a RAM
Si no tenemos en cuenta la pequeña molestia de los parpadeos al iniciar el sistema Fuduntu es bastante estable. La suspensión a RAM no funciona, intuyo que se debe a la incompatibilidad de los drivers libres de ATI con mi APU A8. Sin embargo, mi intento de instalar los drivers propietarios, mediante el paquete kmod-catalyst de los repositorios oficiales, pese a funcionar fue un rotundo fracaso. El desempeño de los citados drivers es bastante peor que el de los libres, hasta el punto de empeorar el aspecto gráfico del escritorio, difuminando el efecto 3D de la barra de AWN, por ejemplo.

Ciclo de desarrollo
Fuduntu es rolling release, por lo que no hace falta instalar las nuevas versiones si se van haciendo las actualizaciones propuestas por el sistema. No obstante, publican una versión en iso cada tres meses.

Si la primera versión que probé de Fuduntu me sorprendió para bien, esta, mal que me pese, es todo lo contrario. Posiblemente sea cosa del hardware y su incompatibilidad, pero lo cierto es que no encuentro motivos para recomendar la instalación de Fuduntu en un equipo como el mío. Los problemas gráficos, la imposibilidad de volver al sistema tras suspender a RAM, el mal funcionamiento (o no funcionamiento en absoluto) de ciertos programas, el error en el gestor de arranque, el tema del sonido defectuoso… Veo más problemas que soluciones, realmente. Da la impresión de que la distro ha retrocedido varios pasos y me lleva a preguntarme si merece la pena seguir probando ciertas distribuciones, con poco apoyo y unos desarrolladores que, por escasos, no dan abasto. En definitiva, me pregunto una vez más si tanta fragmentación merece la pena, pues al fin y a la postre Fuduntu nace como un fork de Fedora que se me antoja ahora como innecesario, visto lo visto.

Pero no deja de ser mi opinión personal, claro está. En cuanto a valoración, esta Fuduntu obtiene un escaso 6’59, muy lejos del 8’48 de su anterior versión. Saludos.

Fuduntu 14: algo más que Fedora + Ubuntu

Repasamos hoy una distribución con ciertos tintes exóticos, más allá del nombre, cuyo lema principal es “Punny name, serious distro”, algo así como “divertido juego de palabras, pero seria distribución”. Fuduntu, pese a este nombre que sugiere una distro suma de Fedora y Ubuntu,es en realidad una alternativa muy interesante a ambos “gigantes”. Se orienta principalmente al uso en portátiles, pero como veremos es una muy buena opción para un sobremesa arcaico como el mío. Su base es definitivamente Fedora, tomando de Ubuntu, quizás, la intención de hacerse lo más amigable posible para el usuario.

Fuduntu 14 ve la luz como una distribución tipo “rolling release”, esto es, que se actualiza con la salida de nuevos paquetes sin necesidad de esperar a un nuevo lanzamiento. Siempre estará actualizada. Se presenta con el escritorio Gnome en su versión 2.32, una opción muy estable y que aplaudo, por más que muchos la tilden de anticuada. La seguridad que ofrece este escritorio, la manera de trabajar y la usabilidad están a años luz de la que consigues con la nueva versión. Toda la instalación se realiza en español y viene a durar apenas 10 minutos, a los que hay que añadir un par de minutos más para las configuraciones iniciales. Sencillo, intuitivo y orientado al usuario novel, en menos de un cuarto de hora tendremos un escritorio muy funcional en nuestro equipo listo para trabajar. La apariencia también se ha cuidado, incluyendo los alabados iconos Faenza, así como un panel inferior que se ha sustituido por un dock, en este caso Avant Window Navigator. El resultado final es estéticamente muy agradable y consume únicamente 150 Mb de RAM.

Instalación del sistema
El instalador, como mencionaba más arriba, es de tipo gráfico y se puede poner en idioma español. Buena herramienta de particionado de discos y opción de modificar el menú de arranque sobre la marcha. Rápido y visualmente atractivo.

Navegación
Fuduntu 14 se decanta por Chromium como navegador web, en su versión 15.0. Su rapidez está fuera de toda duda. Viene con soporte para Flash, aunque lamentablemente no funciona el sonido. Debe tratarse de un problema en el plugin de los repositorios que muy probablemente se pueda solucionar en próximas actualizaciones.

Vídeo
Los desarrolladores apuestan por VLC como reproductor, la mejor elección posible. Funciona muy bien, el único pero son los saltos en vídeos de alta definición. Intenté solucionarlo con la creación y edición del xorg.conf, pero no obtuve ningún resultado.

Música
Se incluye Banshee, y como ocurriera con el apartado anterior, me parece el mejor reproductor disponible para este entorno de escritorio. Reproduce los mp3 directamente, sin necesidad de instalar ningún plugin por parte del usuario.

Ofimática
Bastante innovadora en este aspecto, Fuduntu 14 opta por Google Docs como paquete ofimático. Es una solución basada en la nube, no dudo de que el futuro pasa por ahí, pero de momento prefiero opciones más tradicionales. En cualquier caso, una apuesta valiente y siempre preferible a no incluir nada. Libreoffice, además, lo puedes instalar desde los repositorios.

Fotografía e imagen
Muy completa en este apartado, contamos desde el inicio con Shotwell (nuevamente, la mejor elección para quien escribe) y con Gimp.

Gestor de software
Trae gestor, en concreto gpk-application. Solución sencilla que cumple su cometido sin grandes alardes. Se desenvuelve de modo parecido a Synaptic.

Reconocimiento de hardware
Aquí obtengo resultados dispares. La impresora funciona perfectamente con tan solo encenderla, se configura automáticamente tal y como ocurre en Fedora. La webcam también funciona sin más complicaciones. El problema lo encuentro con el escáner, ya que me es imposible probar su funcionamiento al no encontrar forma de instalar una aplicación que lo use. Ni viene instalada de serie ni se halla en los repositorios oficiales. Ni tan siquiera habilitando el repo RPMFusion de Fedora se consigue encontrar Simplescan o Xsane. La única opción, en mi caso porque se trata de un escáner Epson, es el paquete iscan, que se puede encontrar en la web de Avasys. Allí podremos instalar Image Scan for Linux, una solución que Epson ofrece a sus clientes para usar sus productos en este sistema operativo. Basta seleccionar como distribución Fedora 14 y podremos descargar los paquetes iscan-data e iscan, necesarios para usar la aplicación. Una vez hecho esto, todo funciona a la perfección.

Software de uso común
Contamos de inicio con Dropbox, interesante opción dado el creciente uso de esta aplicación de almacenamiento y sincronización de archivos en la nube. Cheese también viene instalado. No hay programa de gestión del escáner, como veíamos en el párrafo anterior. Para contar con el resto de programas que suelo emplear, Skype, Vagalume y jDownloader, se necesita añadir el repositorio RPMFusion. En el caso del último programa, el gestor de descargas jDownloader, se precisa así mismo la instalación de una máquina virtual Java (paquete Java) que se encuentra en los repositorios oficiales. Para saber como habilitar el repositorio de Fedora RPMFusion, consultar aquí.

Gestor de arranque
Fuduntu 14 nos instala un Grub gráfico sencillo, que carga por defecto un sistema operativo que elijamos, salvo que pulsemos una tecla, momento en el cual entraremos en el clásico menú con las opciones de sistemas a iniciar. En mi caso no detecta Arch Linux. Durante la instalación te informa de los sistemas detectados y te ofrece la posibilidad de añadir algún otro manualmente. Es lo que intenté hacer con Arch, pero lo añade pensando que se trata de un sistema tipo Windows (chainloader) y por ello no inicia. La solución pasa por editar, como root, el archivo grub.conf, que se encuentra en el directorio /boot/grub, y modificar los parámetros para que se inicie normalmente tu otro sistema Linux. Obviamente esto requiere cierto manejo, por lo que no se puede decir que el gestor de arranque de Fuduntu 14 cumpla correctamente. Si es cierto que contamos con un administrador del gestor de arranque instalado de inicio, en el menú Sistema –> Administración, lo cual es un punto a su favor.

Estabilidad y suspensión a RAM
Ningún tipo de problemas en este apartado, el sistema funciona como una roca además de rápido. Suspende a RAM correctamente.

Y así concluye una revisión que arroja una nota muy elevada, para nada esperada por lo relativamente poco conocida que es esta distribución. Un 8’48. Aunque no es tan extraña su puntuación, dado que se orienta, como sugiere su nombre, a pulir los pocos bordes rugosos que pueda tener Fedora – sobre todo en lo referente a la inclusión de plugins para reproducir música o vídeo – para acercarla más a la facilidad de manejo de Ubuntu. Incluye además varios aspectos propios que la hacen muy especial, en el buen sentido de la palabra. La utilidad Jupiter, por ejemplo, que asegura un mejor control del rendimiento y una mayor duración de la batería en los portátiles. Fuduntu se posiciona, en esta su primera versión con repositorios propios completamente separada de Fedora, como una distribución que puede ser referente en el mundo Linux.