Mi experiencia con OpenSuse 12.2

Primero presentarme:

No soy informático de carrera, sino por vocación. Con 32 años, Soy un tipo casado, empresario en pequeño, que he llevado a 5 personas al mundo GNU/Linux, y que soy autodidacta.
Conocí GNU/Linux cuando por el 2009 en un cibercafé vi girar el cubo con Compiz, intente emularlo en Windows XP con programas como Yodm 3D y otros, pero no fue posible, al final, me terminaron regalando un CD de Ubuntu Karmik Koala y de ahí hasta el día de hoy, muchos entornos de escritorio y distribuciones han pasado por mi compu.
Mi compromiso con la LSDH es utilizar (casi) exclusivamente durante marzo OpenSuse 12.2 y posteriormente OpenSuse 12.3 y compartir mi experiencia con ustedes así como el funcionamiento con mi hardware en particular.
Estos son mis equipos de pruebas:
RAM  1024 MB (997 reales)
Procesador: Intel(R) Atom(TM) CPU N270 @ 1.60GHZ
Pantalla LCD de 10.1 pulgadas
Placa de video Intel Graphics Media Accelerator 950
Bluetooth
Wireless
a este le instalaré el entorno de escritorio LXDE

Mi otro equipo es un Clon con las siguientes características:
Procesador Intel® Core™2 Duo de 1.6 Gh
Placa base Intel® DG41RQ
Memoria RAM: 2 Gb Kingston
Impresora Canon ip 2700
monitor y periféricos genéricos

a este le instalaré el entorno de escritorio GNOME

Nunca me ha gustado instalar distros en Virtualbox, lo mío es instalarla en una partición de mi disco duro y utilizarla para mi trabajo administrativo diario. No lo ocupo para juegos  y el Internet lo uso para bajar películas básicamente.
bueno, manos a la obra

Instalación:

 

Primera dificultad

Siempre he descargado las ISOS con JDownloader, pero al entrar a a descargar OpenSuse, después de seleccionar “DVD de 4.7 GiB” en “método de descarga“, la opción “descarga directa” y en tipo de equipo la opción “32 bits” (para instalarlo en la PC y en el portátil), no podía al darle clic derecho, copiar la dirección del vínculo para que lo recupere el JDownloader. Por lo que inicié la descarga desde el navegador, luego la cancelé, entré a mostrar todas las descargas, luego desde ahí si pude dar clic derecho y copiar la dirección del enlace.
Como el portátil no tiene CD-ROM lo tuve que instalar en una memoria USB de 16 GB la cual realice con UNetbootin sin mayor novedad.
No es mi intención hacer un tutorial sobre la instalación. Dado que no he instalado en VirtualBox, utilizaré algunas capturas externas para ilustrar las modificaciones que realicé en el proceso.

 

Segunda dificultad

Al arrancar desde la memoria USB, me aparece un menú con varias opciones (Default, Linux, Rescue, Mediachk, Firmware, Memtest), de las cuales selecciono Default, lo que me produce un “invalid or corrupt Kernel image”
Reinicio y selecciono la segunda opcion: LINUX, con lo cual accedo a un simple menú que de entrada me pregunta “Make sure the CD number 1 is in your drive“, después de probar con  <ok>  y ver que no pasa nada selecciono <back>, luego de este punto la instalación en muy lógica: selección del idioma>selección del tipo de teclado>iniciar la instalación >iniciar la instalación o actualización.

 

Tercera dificultad

todo muy bonito hasta que se presenta esta pantalla
Tengo que escoger entre instalar desde DVD/CD-ROM, red o  disco duro, me llama la atención que no aparece una opción para mi memoria USB dado que desde ahí lo estoy instalando.
Seleccione instalar desde el “Disco duro”, con la esperanza que entre las particiones aparezca alguna Sdb o Sdc, efectivamente, selecciono la opción sdb1, donde está la memoria USB desde donde desarrollo la instalación
 y luego me pide que ingrese la ruta con los datos para instalarlo, por lógica digité ” /  “
Nota: si deseas ver todas las capturas desde el arranque con la memoria USB hasta este paso sigue este link.
Después de estos pasos ya carga el instalador gráfico en español, que me vuelve a solicitar que confirme el lenguaje lo que me pareció un muy buen detalle.

No me cargó un sistema LIVE sino que se dirige a la instalación directamente.

Curiosidades durante la instalación:

Primero la variedad de entornos de escritorio a elegir: GNOME, KDE, XFCE, LXDE, y la opcion X window mínimo (¿podría montar un openbox+tint2+conky-lua en OpenSuse?)
Lo segundo es que al momento de particionado siempre me sugería formatear la partición donde tengo Arch: Sda5 en la PC y Sda3 en la Netbook, ignorando las particiones de mis otros sistemas instalados  Chakra en la pc y Blackbuntu en la netbook.
Por ultimo en la netbook me reconoció una tarjeta de tv que no tengo instalada.
La instalación en la netbook demoró exactamente 35 minutos y en la PC unos 25 minutos aproximadamente (éste no lo cronometré).

Arrancando por primera vez el sistema:
De entrada el GRUB me reconoció perfectamente todos los sistemas, tanto en la netbook como en la PC, lo hace de manera gráfica, visualmente muy atractivo.

 

Cuarta dificultad

Por alguna razón el icono de red no aparece en mi OpenSuse instalado con GNOME en la PC, en la Netbook no tuve ese problema. Reinicio y nada, en el buscador selecciono “conexiones de red“, y si bien la aplicación si corre no puedo configurar mi modem usb (no estoy de momento en la oficina) en la pestaña banda ancha móvil, cierro sesión e ingreso con otro entorno de escritorio, obtengo idéntico resultado, hago un par de intentos más y me voy por reinstalar solo que ahora desmarco la opción “utilizar configuración automática
Durante la instalación  en la parte  configuración de red>opciones generales de red> en la opción modo de red>interfaces controladas mediante NetworkManager selecciono “HABILITAR NETWORK-MANAGER”  con lo que resolví el problema de no poder conectarme a Internet al finalizar la instalación.
Procediendo a actualizar el sistema:
desde terminal digito
sudo zypper update
En la PC me descargo 467 Mb y en la netbook me descargo 379.8 Mb
Tras reiniciar, todo sigue funcionando con normalidad

Este es mi consumo de memoria recién instalado:


la netbook con LXDE:
la PC con GNOME:
Añadiendo Repositorios Extra:
Para esto abrimos YaST en nuestro menú de aplicaciones y nos dirigimos a Software>Repositorios de Software y ahí seleccionamos “Añadir”, en la ventana que aparece a continuación elegimos “Repositorios de La Comunidad” añadiendo el repositorio Pakman
Ahora, lo básico e indispensable (para mi), al instalar un sistema

Agregar los codecs básicos:
zypper in libdvdcss2 vlc libxine2-codecs libxine2-pulse lame gstreamer-0_10-plugins-ffmpeg gstreamer-0_10-plugins-bad gstreamer-0_10-plugins-ugly gstreamer-0_10-plugins-ugly-orig-addon totem-browser-plugin w32codec-all MPlayer gnome-mplayer gstreamer-0_10-plugins-good libxine2 libdvdplay0 libdvdread4 libdvdnav4 libmad0 libavutil51 sox libxvidcore4 xvidcore libavcodec52 libavdevice52 libvlc5 totem totem-plugins nautilus-totem lsb pullin-flash-player flash-player vlc-aout-pulse vlc-gnome gstreamer-0_10-fluendo-mp3 gstreamer-0_10-plugins-fluendo_mpegdemux gstreamer-0_10-plugins-fluendo_mpegmux gstreamer-0_10-plugins-base gstreamer-0_10-plugins-good-extra libquicktime0 gstreamer-0_10-plugins-bad-orig-addon
mas info para otros entornos de escritorio aquí
Instalar programas de uso común

sudo zypper install clementine calibre vlc amule chromium

 

Quinta dificultad

freemind es una aplicación para mapas mentales que me resulta indispensable pues la utilizo a diario, no la pude instalar desde la terminal. Por lo que busque con YaST, sin resultado y luego con 1 click install donde solo obtuve paquetes inestables; busque la pagina web de freemind y descargue el paquete RPM pero al instalarlo obtuve el siguiente resultado “no hay nada que proporcione msv-xsdlib y que lo necesita freemind-0.8.0-1.noarch”, por lo que de momento lo dejé pendiente.
JDownloader lo instalé sin problemas desde su pagina web, VirtualBox y sus dependencias así como los iconos Faenza-Ambiance los instalé desde YaST>instalar/desinstalar Software


Curiosidades con el sistema instalado:
  1. En GNOME en la PC, al ver un vídeo con VLC, sin importar el formato, si lo pongo en pausa y luego reanudo la reproducción siempre lo hace mudo.
  2. Me agradó que la vista previa ya venga activada en Nautilus (GNOME en la PC) para los vídeos.
  3. Después de seguir religiosamente los pasos de toda la vida para instalar VirtualBox, éste no me reconocía los dispositivos USB, recordé mis tiempos con Ubuntu Karmik Koala. Sí podía verlos en la lista desplegable pero no seleccionarlos, tras verificar la instalación en busca de que hice mal, y llegado a la conclusión de que todo estaba en orden, reinicié el equipo (cosa que no acostumbro hacer) y para mi agrado mi VirtualBox ya  funcionaba en todo su esplendor.

 

Sexta dificultad

En LXDE en la netbook no hubo forma de hacer funcionar conky, siempre me daba este error, lo probé incluso con la configuración básica de conky:

por lo que esperaré a la versión 12.3 de OpenSuse, para reintentarlo.

En la PC con Gnome, después de instalar Conky y otras dependencias desde YaST, y después de intentar varias configuraciones sin que ninguna me funcione, decidí  goglear hasta que di con esta solución

en el .conkyrc reemplace las variantes own_window_type y own_window_hints por estas
own_window_type normal
own_window_hints undecorated,below,skip_taskbar,sticky
y como LUA no mostraba las imágenes ni los aros ni nada, decidí volver a goglear hasta que di con esta solucion 
Procedí a instalar los siguientes paquetes para que funcione conky-lua desde  YaST>instalar/desinstalar Software
  • Imlib2 
  • Imlib2-filter 
  • Imlib2-loader 
  • libcairo ++
  • tolua++
Wallpaper tomado de aquí
El tema de GNOME SHELL de aquí
La configuración de conky que estoy usando la conseguí aqui
tema gtk aquí

Para poder ver los iconos de las aplicaciones abiertas así como el icono para minimizar todas las ventanas pueden instalar en GNOME la extensión desde aquí, y no olviden la infaltable User Themes

Recuerden que pueden bajar este archivo con el wallpaper, tema gtk3, shell y configuración de conky

Si descargaste el archivo recien mencionado: 

Para tema Shell y gtk
El contenido de la carpeta “shell tema gtk y de ventana” lo copian a /user/share/themes
El tema shell lo seleccionan desde Gnome Tweak tool, que aparece en el buscador como “configuración avanzada”

para Conky 

copien la carpeta .conky a /home/tuusuario
el archivo Swiss 921 BT.ttf lo copian a /home/tuusuario/.fonts
luego en la terminal,
fc-cache -f -v
Por último copian .conckyrc a /home/tuusuario
luego en la terminal
conky

Séptima dificultad

Tuve de instalar Shutter para poder realizar capturas de mi escritorio de la Netbook con LXDE, pues la tecla imprimir pantalla no me produjo ningún resultado, mi experiencia previa me ayudó, pero ¿si fuera neófito por estos lares?

Para la netbook la configuración que ocupé la tome de aquí

Iconos Faenza-ambiance
Wallpaper tomado de aqui

De este archivo copia el contenido de la carpeta LXDE a /usr/share/themes (esto como super usuario) y también a /home/tuusuario/.themes (crea la carpeta, si es necesario), reinicia y listo, busca el tema Slug-orta y le das aplicar

Que vacío se siente el escritorio sin un conky 😦

Con clic derecho en el panel seleccioné “Geometria” para ubicarlo arriba, y en “apariencia” seleccioné de “color solido” la opción que me propone, quitando además el applet de los escritorios virtuales y los accesos directos.

Ninguna de las DIFICULTADES planteadas aquí son insalvables, todo lo contrario. Pero si te pones en la piel de alguien que por primera vez instala un sistema Gnu/Linux, veras que dificultades como la tercera, por mencionar una, son difíciles de entender para alguien que, viniendo de Windows, entiende las unidades como C: o D: y no como ” / “

Lo importante para mi es aprovechar el espacio para recordar que somos una comunidad muy grande que intercambia opiniones y conocimiento en el que todo aquel que recién llega a este “adictivo mundo Linux” es bienvenido, apoyado y donde todos podemos aportar. 

Sino quieres tener los problemas que tuve en mi instalación te recomiendo leer:
Anuncios

Reflexiones sobre el escritorio

A pesar de que este año 2012 que se acaba ha sido, en términos generales, fructífero para Linux en lo que se refiere al aumento de usuarios y otros pequeños logros (se me viene a la mente Steam, principalmente) también se han multiplicado las dudas. Me refiero a la, para muchos, traumática desaparición de un entorno de escritorio bien conocido y apreciado, como era Gnome 2, y la consiguiente búsqueda de algo parecido o mejor. Este es un camino que, como yo, han emprendido muchos usuarios de Linux, algunos de los cuales ni siquiera eran conscientes de lo que podía significar un cambio tan radical en el escritorio más utilizado.

Imagen de Genbeta

Cuando la nueva versión del escritorio de la huella está alcanzando su madurez me parece que es una buena ocasión para hacer una revisión sobre el momento en que se encuentran las diferentes alternativas que tienen los usuarios. El haber probado y saltado entre tanta distribución me ha hecho conocedor, en algunos casos con más profundidad que en otros, de todos los entornos de escritorio y algún que otro gestor de ventanas. Voy a dar hoy mi opinión sobre los mismos, no con ánimo de crear una de esas encendidas luchas que no hacen sino dividir más a los linuxeros, sino más bien para servir un poco de guía a esos usuarios que se han iniciado hace poco con este sistema operativo y están un poco perdidos al respecto.

¿Qué es un entorno de escritorio?
El concepto de entorno de escritorio, cuando se viene de Windows, es muy sencillo: ese sitio con un fondo de pantalla, donde coloco los iconos de mis aplicaciones favoritas, veo la hora y la fecha y consta de una barra de tareas en la parte inferior de la pantalla. Si bien todas esas cosas son configurables en Windows, poca gente lo sabe y menos aún da el paso de personalizar el entorno a su gusto. Windows, simplemente, se acepta tal y como es, a excepción quizás del wallpaper, que es lo que todo el mundo tiende a cambiar.

Estando todo tan claro en Windows, el usuario llega a Linux y la cosa es muy distinta. Depende, por supuesto, de la distribución de entrada que se haya escogido, pero a poco que se ahonda en los conocimientos se encuentra uno con un galimatías de palabras como entorno, gestor de ventanas, gtk, qt… Sin entrar demasiado a fondo en el tema, se podría decir que el entorno de escritorio es la interfaz gráfica que nos hace más fácil interactuar con el ordenador.

Cada entorno se compone de sus propias aplicaciones, iconos, gestores de ventanas, barras de tareas, widgets, etc. Muchas de estas cosas son intercambiables entre entornos, con lo que las posibilidades de configuración son enormes, pero en el artículo nos vamos a ceñir al conjunto predeterminado de cada uno de ellos.

Gnome, del uso masivo al rechazo
Vamos a empezar con el que siempre fue mi favorito: Gnome. Este entorno, creado por Miguel de Icaza y Federico Mena en el verano de 1997, nació como alternativa a otro ya existente, KDE, que empleaba unas librerías de software propietario por aquel entonces (Qt, de Nokia). Rápidamente se hizo muy popular y fue mejorando versión a versión, hasta alcanzar la plena madurez con la serie 2.20, lanzada en Septiembre de 2007. Gnome era ya entonces un escritorio muy eficaz y sencillo a la vez, no exento de opciones de configuración, todo ello apreciado por la mayoría de usuarios, lo que lo acabó convirtiendo en entorno predeterminado para las distribuciones más populares, caso de Ubuntu, Fedora y Debian.

Y justo cuando se encontraba en la cresta de la ola, los desarrolladores decidieron que era el momento de adecuarse a las nuevas tecnologías y cambiaron completamente el paradigma para la versión 3 de su escritorio. Gnome pasó a ser un entorno centrado en las aplicaciones para dejar de lado el resto de aspectos, en especial la configuración personalizada, con lo que ofrecía un “look” espartano y la necesidad de recurrir a extensiones para poder parecerse un poco a lo que era antes. Muchos, muchísimos usuarios huyeron despavoridos, algunas distribuciones crearon sus propios entornos (Unity en Ubuntu, Cinnamon en Linux Mint) y hasta Debian se planteó dejar de incluirlo como opción predeterminada.

Gnome en Fedora

En mi opinión todos los cambios conllevan un esfuerzo de adaptación, esto es incuestionable. Gnome 3 no es mal entorno, pero aún le faltan algunos retoques para mi gusto. Algunas opciones de configuración más, como permitir el cambio en el aspecto de la barra de tareas y conseguir que las actualizaciones no rompan la compatibilidad de las extensiones sería primordial. Lo he probado en Debian y Arch Linux y, si bien he llegado a acostumbrarme a la nueva forma de trabajar, sin minimizar ventanas, algunos problemas de estabilidad con mi gráfica hicieron que, por el momento, lo dejase a un lado. Pero he de reconocer que está progresando. Y si escucharan un poco más a los usuarios, probablemente progresarían más.

Gnome 2 en Zorin

KDE, la opción más completa
Quizás el entorno tradicional más antiguo aún en uso, KDE es la contrapartida actual a Gnome, con quien desde el “albor de los tiempos” linuxeros mantiene una batalla por la supremacía. De origen alemán, Matthias Ettrich comienza su desarrollo en el otoño de 1996. Probablemente por su atadura a las librerías qt, que durante mucho tiempo tuvieron partes que no cumplían con los estándares de la FSF, KDE no alcanzó la popularidad de Gnome en cuanto a ser incluido como predeterminado en las distros punteras. Igualmente, el cambio del estable y conocido KDE 3.10 a KDE 4 resultó, como ahora con Gnome, en una sarta de críticas y desbandada de usuarios.

El motivo, sin embargo, no era la poca usabilidad o productividad del entonces nuevo entorno, más bien la gran cantidad de errores (“¿quién no ha recibido un plasma crashes signal 11?”) que provocaba. Con el paso de las versiones la cosa fue mejorando hasta el punto en que se encuentra ahora, con la 4.9. lanzada el pasado mes de agosto. KDE, más que un entorno de escritorio, es una colección de software completa que proporciona una experiencia muy parecida en cada una de sus aplicaciones y que, además, es multiplataforma al proporcionar versiones para Linux, FreeBSD, Solaris, Windows y Mac.

Con distribuciones en las que es protagonista absoluto (Chakra) y otras en las que, por el buen trabajo de integración, se nota que es el preferido (openSUSE o Mageia) KDE ofrece en estos momentos el conjunto de aplicaciones-escritorio que me parece más completo y con un aspecto que se asemeja en parte al del sistema de Microsoft (una de las cosas que, no entiendo el motivo, siempre se le ha achacado en forma de crítica a este entorno). De igual forma es, por mucho, el más configurable de los escritorios. Lástima que algunos, como el que escribe estas líneas, cayeramos en su día enamorados de Gnome y sus sencillas aplicaciones…

KDE en Arch Linux

XFCE, el hermano pequeño se hizo mayor
El entorno de escritorio libre de colesterol, significado del acrónimo XFCE en inglés, siempre se tuvo por un sistema ligero, indicado para ordenadores más antiguos. Nació en 1996 de la mente y el teclado de Olivier Fourdan, pero no fue hasta 1999 cuando lo reescribió por entero y lo basó en gtk, las mismas librerías en que se basaba Gnome.

Contando con un equipo de desarrollo más limitado que Gnome o KDE, XFCE ha evolucionado, pero lo ha hecho bastante más despacio. En la actualidad va por la versión 4.10, justamente desde la que escribo, y ha ejercido de nuevo hogar para muchos refugiados de Gnome 3. Con las nuevas funciones que ha ido implementando con los años, en especial las que implican a su gestor de archivos Thunar, se ha convertido en un escritorio maduro, quizás no ya tan liviano, pero que ofrece un equilibrio entre consumo y prestaciones muy interesante.

XFCE en Arch Linux

Unity, o cómo tirar por la calle de en medio
Algo que ocurre con mucha frecuencia en Linux: cualquier cosa no nos gusta, o nos gustaba antes y ahora no, pues ya tenemos la coartada perfecta para cambiarla… o crear una nueva. Es lo que Canonical debió pensar cuando intuyeron que Gnome 3 no iba a ser lo que se esperaba, la evolución natural de Gnome 2, sino algo completamente diferente. Y como no les gustó, supongo, decidieron crear su propia interfaz, orientada al uso en distintas plataformas: Unity.

En mi opinión, Unity no es tan diferente de Gnome 3, se aferra a un modelo parecido con algunas modificaciones, siendo la más notable la barra lateral. Y, como señalaba del escritorio de la huella, uno se llega a acostumbrar a trabajar en Unity y a precisar aplicaciones de terceros para configurarlo. El problema que se me presenta es el mismo: la inestabilidad. Mis pruebas de Unity casi siempre arrojaron errores y cuelgues por todas partes, excepción hecha de la versión LTS, Ubuntu Precise, donde el entorno se comportó con más estabilidad y mejor desempeño.

Reconozco, más allá de filias y fobias, que Unity está mejorando y su uso en estos momentos no enerva tanto como en las primeras versiones. La integración de la barra lateral, el HUD y la barra superior es una opción interesante. Aun así, tema Amazon aparte, Unity no es en absoluto mi entorno preferido.

Unity en Ubuntu 12.04

LXDE, el entorno más liviano
Si pusiéramos el límite entre lo que sería usar únicamente un gestor de ventanas y un entorno completo de escritorio, LXDE sería la frontera. De origen taiwanés, escrito en C y usando librerías gtk, se trata de la mejor opción para equipos muy modestos, ocupando el lugar que en su momento ostentaba XFCE. Lo he usado poco y he sacado dos conclusiones: es, en efecto, muy rápido y ligero. Y se me queda corto, sobre todo en cuanto al aspecto, si bien se puede configurar con herramientas como la popular LXAppearance.

LXDE en Peppermint Os 3


E17, la beta interminable
Enlightenment lleva tanto tiempo desarrollando su versión 17 que todo el mundo lo conoce por ese nombre, E17. Desde diciembre de 2000 (12 añitos, nada menos) se encuentra en estado beta el entorno de escritorio basado en las librerías EFL. Sin embargo, todo tiene un principio y un final, y mañana mismo, si los Mayas estaban equivocados, verá la luz la versión definitiva que han tenido a bien en llamar Omega.

Se trata de un gestor de ventanas que ha evolucionado a entorno completo, muy liviano y a la vez muy bonito, diferente. Su configuración es un reto, pues no maneja los mismos conceptos conocidos de barra de tareas, plasmoides y demás, es algo totalmente distinto. Lo he probado en Bodhi y Snowlinux, con resultados dispares. Lo peor, los errores que “matan” el escritorio y me devuelven a la pantalla de login de cuando en cuando. Lo mejor, el aspecto y las posibilidades de configuración.

E17 en Bodhi

Cinnamon, lo que se esperaba de Gnome 3
Otro ejemplo de lo que comentaba sobre Unity. El equipo de Linux Mint decidió que ni ésta ni Gnome 3 encajaban en su distribución y había que crear otra cosa, dando pie a la aparición de Cinnamon, al que muchos han calificado como el heredero natural de Gnome 2, o lo que dicho escritorio debería haber sido de no haber mediado el brutal cambio de enfoque del equipo de desarrolladores.

Estoy de acuerdo con dicha afirmación pero, a pesar de todo, Cinnamon no me termina de agradar. Lo veo un poco forzado, sobre todo en mi ordenador con AMD/ATI, y da la impresión de ser “algo” que se mueve encima de Gnome 3. Es solo una impresión, pues emplean distintos gestores de ventana e incluso distintos navegadores de archivo, pero no deja de parecerme eso, una variante algo forzada.

Cinnamon en Cinnarch

MATE, seguir donde lo dejaron otros
La mayoría de usuarios de Gnome 2, una vez se supo del cambio tan drástico en el escritorio que supondría la nueva versión, optaron por el cambio. Un usuario de Arch Linux (Perberos), en cambio, optó por continuar el trabajo donde otros ya no querían seguir, renombrando el viejo Gnome 2 como MATE 1.

MATE va ya por su versión 1.4, alcanzando el punto en que no solo mantiene la apariencia y funcionalidad del entorno en que se basa, sino que ha comenzado ya a solucionar problemas que presentaba Gnome 2, es decir, ha empezado a evolucionar. En un principio me mostraba escéptico y pensaba que podría seguir el camino de Trinity, el fork de KDE 3, es decir, quedar relegado al ostracismo. Pero no ha sido así, sobre todo gracias al apoyo del equipo de Linux Mint, que mantiene a MATE como un escritorio de referencia en sus distribuciones.

MATE en Linux Mint 14

Sé que me dejo muchas cosas en el tintero, pero tampoco pretendo con esta reseña sentar cátedra sobre el mundo de los entornos de escritorio. Mi intención no va más allá de orientar un poco al usuario novel y dar mi opinión. He obviado, por eso y por no ser realmente “entornos”, los gestores de ventanas como Openbox.

Y, después de este tocho, ¿con cuál me quedo? Es una pregunta complicada, fui mucho tiempo usuario de Gnome 2 y, tras su desaparición, lo cierto es que me sentía perdido. Usé KDE también durante varios meses, pero estaba tan acostumbrado a Gnome y sus aplicaciones que no me hallaba completamente a gusto. Los entornos en los que obtengo mejores resultados y  donde mejor me muevo son, actualmente, XFCE y MATE.

XFCE en Arch Linux

La balanza se inclina ligeramente en favor de XFCE, debido sobre todo a que en MATE sigo encontrando problemillas derivados del hecho de que las aplicaciones más antiguas siguen tratando de interactuar con Gnome 2, y al haber cambiado muchos servicios de nombre se producen errores. Es algo que se va corrigiendo poco a poco, por eso sigo muy de cerca el desarrollo de MATE, aunque a veces me pregunto si merece la pena continuar por ese camino. En cualquier caso, XFCE se va adaptando a mí y viceversa, y en esas estamos el uno y el otro…

Nada más, espero vuestras opiniones y preferencias y aprovecho para desearos a todos una Feliz Navidad y un Próspero Año 2013.

Peppermint OS 3: bajar de la nube

Vamos a revisar hoy una distribución estadounidense que era desconocida para mí hasta hace unas semanas. Dentro de la vorágine de información que recorre la red acerca de la fantástica SolusOS y su creador/mantenedor único Ikey Doherty encontré un enlace que relataba la participación por un tiempo del programador irlandés en el proyecto Peppermint. En un principio el nombre puede recordar, con razón, a la distro líder en clics en Distrowatch, o sea a Linux Mint. Ya adelanto que las semejanzas no se quedan en el nombre.

Peppermint OS, que va por su versión número tres, es una distribución ligera, enfocada a ordenadores menos potentes y cuya base es la edición de Mint con LXDE. Según refieren en su web, a esta ya de por sí rápida distribución se le añade la integración con aplicaciones en la nube, como Google Docs o Pixlr. Esto al menos es lo que incorpora la distribución por defecto, susceptible de ser cambiado por el usuario, como veremos.

Instalación
La iso de Peppermint OS 3 no arranca desde mi pendrive, grabado usando Unetbootin. Ya hace tiempo que rehusé grabar más CDs o DVDs para probar distribuciones, de modo que la revisión la voy a hacer corriendo bajo Virtualbox en mi Arch Linux. Es la única distro (Arch) en la que he conseguido que funcione plenamente Virtualbox, con su pantalla completa y sus directorios compartidos.

Nada más iniciarse la instalación se nos ofrece la oportunidad de actualizar el propio instalador, pero al hacer clic sobre el enlace nada sucede. El programa que nos ocupa no es otro que el de Ubuntu personalizado con los logos y el slideshow correspondientes a Peppermint. Mantiene las mismas opciones que en la distro de Canonical, es decir, permite elegir si se instalan los códecs multimedia propietarios y se actualizan los archivos durante la propia instalación. Algo sin duda útil, pero con la contrapartida de que añade bastantes minutos al proceso.

La estética del sistema recuerda mucho a Linux Mint. Y no solo la recuerda, también incluye el actualizador mintUpdate y el gestor de programas de la distro irlandesa. En el primer reinicio todo va bien, mintUpdate avisa de actualizaciones disponibles y Jockey de una versión del driver gráfico propietario que no soy capaz de instalar (tira un error). El sistema se siente ligero y agradable a la vista, pero realmente uno tiene la sensación de estar corriendo Linux Mint. Todo es demasiado familiar.

Navegación
En consonancia con el resto del sistema, donde Google es el rey, el navegador que nos ofrecen es Chromium en su versión 18. Aparte de la pantalla de inicio personalizada para la distro, algo muy común actualmente, no hay nada que destacar. Funciona bien con flash y va realmente fluido.


Vídeo
Lo que la traducción llama “tocador de media” (abstenerse de hacer chistes fáciles cuesta mucho) es Gnome Mplayer. Reproduce todos los tipos de archivo de vídeo que intento abrir sin ninguna complicación.

Música
El “tocador de música” es Guayadeque, una interesante opción pensada para escritorios ligeros en gtk. Funciona muy bien y tiene soporte lastfm (fundamental para mí) amén de otras funcionalidades que lo hacen realmente completo a la par que liviano.


Ofimática
Lo que debería ser el punto fuerte de la distro, GWOffice, pensado para integrar Google Docs en el escritorio, simplemente no funciona. Al menos, no me funciona a mí. Cuando intento abrir un archivo de hoja de cálculo, lo primero que me pide es mi cuenta y contraseña de Google. Hasta aquí es lógico y normal, pero si no eres usuario de Google ya te puedes olvidar de GWOffice. Luego, en el proceso de subir el archivo que pretendo abrir al servidor en la nube, falla sin dar motivo alguno para investigar el porqué. Tras varios intentos erróneos, uno se baja de la nube y pisa tierra firme, instalando Libreoffice.

Fotografía e imágenes
Al contrario que GWOffice, el editor de imágenes de Pixlr.com funciona adecuadamente. Si no nos convence esta solución en la nube también tenemos Gimp en los repositorios. Shotwell también está.


Gestor de programas
Como comentaba antes, mintInstall es el programa elegido para instalar y desinstalar software del sistema. Es exactamente el mismo programa que en la versión de Linux Mint, ofreciendo idénticas funcionalidades, entre las que se incluye el mintUpdate para proporcionar actualizaciones automáticas.


Reconocimiento de hardware
La impresora no se reconoce de forma automática, sino que es preciso ir al menú y elegir “Herramientas del Sistema –> Impresión –> Añadir”. Tras estos simples pasos la impresora queda instalada y lista para funcionar. Escáner y webcam van bien, como pude comprobar con el uso de Simple Scan (viene instalado) y de Cheese (en los repos).

Programas de uso habitual
Peppermint trae Simple Scan ya instalado. Cheese y Vagalume se encuentran en los repositorios oficiales. Dropbox, del que viene incluida una extensión para el gestor de archivos PcManFM, se descarga desde la web (versión para Ubuntu) al igual que Skype. Por último, jDownloader se instala por medio del script que incluyen en su página.


Gestor de arranque
No me ha sido posible analizar el desempeño del gestor Grub, al no disponer de más sistemas instalados en el disco virtual.

Estabilidad y suspensión a RAM
Encontré pequeños fallos de funcionamiento en Peppermint, siendo el más molesto un cuelgue del programa mintInstall. Como comentaba anteriormente, tampoco funciona el instalador del driver gráfico correspondiente a la máquina virtual. Guayadeque se negó a arrancar en una ocasión. En cuanto a la suspensión a RAM no me aparece como opción a la hora de apagar la máquina, tan solo es posible la hibernación.


Ciclo de desarrollo
No aportan información sobre los tiempos de desarrollo de cada versión de Peppermint en la web. En poco menos de año y medio ya han sacado tres versiones.

Lo más novedoso que aporta Peppermint al mundillo Linux es Ice, una especie de navegador dedicado que soporta el peso de ejecutar aplicaciones basadas en la web, como ocurre con el editor de fotografías, por ejemplo. Aducen los desarrolladores que el uso de otro navegador, con sus múltiples pestañas y tareas, puede desembocar en la pérdida de valiosos datos si el navegador se cuelga. Por ello ofrecen Ice… como si éste no se pudiera colgar.

En el resto de cuestiones, Peppermint me parece una distribución redundante. Lubuntu, Linux Mint LXDE y ahora Peppermint me ofrecen básicamente lo mismo y de la misma forma. Las dos últimas incluso ofrecen un aspecto muy parecido. El estar preparada para trabajar en la nube no parece reclamo suficiente, más aun cuando en este aspecto funciona solo regular. Poniéndole nota es un 8’46. Si hablamos de sensaciones, me deja frío. Saludos.

Lubuntu 11.10: reina del escritorio ligero

Aunque en la última revisión supeditaba los próximos artículos a la compra de un nuevo equipo, con el presente texto me desdigo de lo afirmado. Me ha parecido que es el momento ideal para darle una oportunidad a una distribución de la que he oído hablar mucho y bien, una de las últimas incorporaciones a la familia Ubuntu. Me refiero a la versión de la distro de Canonical que presenta el escritorio ligero LXDE, llamada Lubuntu. La modesta configuración de mi actual equipo, 512 Mb de RAM y su Pentium IV a 2’8 Ghz me parece el medio de pruebas ideal para esta distribución, mucho más que el futuro ordenador (del cual ya adelanto que vendrá con procesador AMD y placa Gigabyte) que debería ser capaz de mover de forma fluida cualquier sistema.

Así es que me lanzo a probar Lubuntu 11.10. Es la primera vez que instalo este entorno de escritorio, LXDE con el gestor de ventanas Openbox. Veamos qué tal fue.

Instalación
Utilizo un pendrive con la iso de Lubuntu 11.10 Oneiric Ocelot. La sesión live funciona perfectamente y se inicia con tremenda rapidez. El instalador es el mismo que el de Ubuntu con las oportunas rectificaciones en el nombre y un slideshow totalmente nuevo y adecuado a la distro. Al igual que su distribución matriz, permite elegir si queremos instalar los oportunos códecs multimedia y las últimas actualizaciones de los paquetes.


Tras la veloz instalación nos queda un entorno de escritorio minimalista, sin llegar al extremo de un gestor de ventanas únicamente. El diseño es correcto y la sensación general es de un sistema bien acabado, destacando la tipografía de Ubuntu, que me encanta. Como quiera que no marqué la casilla correspondiente, me toca actualizar ahora unos 170 Mb en paquetes nuevos. Una vez terminado el trámite tenemos el escritorio perfectamente funcional listo para trabajar. No hay problema alguno durante el proceso de instalación, pues.

Navegación
Chromium es el navegador por defecto. Preparado de serie para reproducir flash con total fluidez e integrando el complemento para jDownloader, que hubiera tenido más sentido si se hubiera incluido igualmente el popular gestor de descargas.

Vídeo
El reproductor multimedia que se incluye es Gnome Mplayer. Resulta correcto en la reproducción de todos los tipos de archivo, con el único problema tantas veces conocido ya en mi hardware, de la saturación de colores incorrecta. Dicho incoveniente no se soluciona con la instalación de VLC.

Música
Al igual que se apostaba por el liviano Mplayer en el apartado visual, en el de audio se opta por Audacious, un estupendo reproductor para entornos ligeros. Va muy bien, aunque su uso me descubre un problema irresoluble (al menos para mis conocimientos) con el applet de sonido en la barra de tareas. Muestra como maestro el canal equivocado, y la opción para configurar esto aparece como deshabilitada sin que haya forma de cambiarlo. Deberemos pues recurrir a un terminal y a ejecutar “alsamixer” para poder variar el volumen, algo bastante molesto, la verdad.



Ofimática
Como buen escritorio ligero se incluye la suite conformada por Gnumeric y Abiword, muy correctos en todo pero que a ciertos usuarios se les puede quedar algo corta. Si se desea optar por Libreoffice, está en los repositorios oficiales de Lubuntu.

Fotografía e imágenes
No se incluye gestor de fotografías, pero tenemos la gran mayoría de ellos disponibles en los repos, entre ellos el genial Shotwell que siempre me gusta destacar. Como programa de diseño y retoque de imágenes se incorpora uno que no conocía, mtpaint. Personalmente lo encuentro un poco parco en opciones, siempre se puede optar por Gimp que está también en los repositorios.

Gestor de software
El sencillo pero a la vez eficaz Synaptic es la opción escogida para gestionar la adición y eliminación de programas a nuestro sistema Lubuntu. Incluye también un applet de actualizaciones que nos avisa cuando están disponibles para instalar.


Reconocimiento de hardware
Lubuntu se muestra impecable en el apartado de reconocimiento de hardware. La impresora funciona con solo encenderla, el escáner igual, con el programa Simple Scan, que es el que se incluye. Para gestionar la webcam tenemos guvcviewer, alternativa a Cheese que no recordaba y que cumple perfectamente su función. Pleno de aciertos en este apartado.

Software de uso habitual
Los gestores de escáner y webcam vienen instalados por defecto, como veíamos más arriba, y son Simple Scan y guvcviewer. Dropbox y Vagalume están en los repos, pero este último no conecta con los servicios de Last.fm al aducir un error desconocido. Skype no está en los repos y se debe instalar desde su web, eligiendo el paquete correspondiente a Ubuntu, descargándolo e instalándolo con Gdebi (incluido en el sistema con acierto). Para tener el gestor jDownloader hay que usar el script de la web del programa.

Gestor de arranque
Grub funciona bien, reconociendo los sistemas del equipo. En este momento son Arch con KDE, Windows XP (hace un siglo que no lo uso, felizmente) y Crunchbang 10 (la distro desde la que escribo estas líneas). Para cambiar algo en el menú de Grub podemos instalar, como siempre, startupmanager desde los repositorios de Lubuntu.

Estabilidad y suspensión a RAM
Nada que reseñar en cuanto a la estabilidad. Cero problemas. Un sistema muy estable y muy rápido. Suspensión funcionando.

Ciclo de desarrollo
Lubuntu respeta el ciclo de desarrollo de Ubuntu, con lo cual presenta una nueva versión de su distribución cada seis meses, en Abril y en Octubre. El tiempo de soporte de cada una es de tres años, si bien a partir de la versión 12.04 se ampliará a cinco.

No iban desencaminados los comentarios que había leído sobre Lubuntu. Me parece una distribución muy buena, que combina las ventajas de la popular distribución de Canonical con el uso de un entorno de escritorio liviano y a la vez sencillo de usar. Lubuntu me parece una gran alternativa para aquellos que no gustan de Unity o Gnome shell, ya sea por escasez de recursos de hardware o por que los consideran entornos poco funcionales (me incluyo en ambos supuestos). Obtiene un 9’13 de valoración. Espero que el próximo post sea el de presentación del nuevo equipo en el que se realizarán las futuras pruebas. Aún estoy dudando sobre qué sistema instalar como entorno de trabajo principal, entre Arch y LMDE estará posiblemente. Un saludo hasta entonces.