Crunchbang 11 Waldorf: trabajo bien hecho

Vamos a iniciar con el artículo de hoy una serie dedicada a distribuciones no ya desconocidas, sino con una menor repercusión mediática, tarea que emprendo motivado, en parte, por el aburrimiento que me produce revisar una y otra vez lo mismo y también, por qué no, para agradar a algunos lectores del blog que demandan una mayor atención para estos sistemas. Y lo voy a hacer apelando al clásico dicho de “lo prometido es deuda”. Allá por julio del pasado año, tal vez desorientado por la insoportable canícula  de la que tanto sabemos por el sur de España, me puse manos a la obra para revisar una distribución sin percatarme de que estaba ante una versión beta de la misma. No es algo que suela hacer, de hecho, era la única hasta la fecha (me voy a saltar esta norma próximamente, advierto), y debido a que no era mi intención escribir sobre una distro que no había sacado su versión definitiva, incluía en el texto mi firme propósito de volver a revisarla cuando dicho lanzamiento fuera un hecho consumado.

Partiendo de la premisa de que los escritorios minimalistas, como es el caso del Openbox que nos presenta Crunchbang, no son mi fuerte me dispongo a dar cuenta de los avances acaecidos en el último año en esta distro. No me enrollo maś y entramos en materia.

Instalación
En su muy noble objetivo de simplificar al máximo posible su distribución, Philip Newborough (corenominal) nos presenta el instalador de Debian tematizado con los distintivos colores negros de Crunchbang y parco en opciones. Se concentra en la instalación propiamente dicha y nos remite a la menor cantidad de elecciones posibles para dejar un sistema base funcionando con Openbox. Tras los cinco minutos de rigor que se tarda en instalar esta pequeña joya de distro llegamos al primer inicio del sistema, protagonizado como es habitual por el script de post-instalación. Con la única pega de que toda ella se realiza en inglés, Newborough vuelve a darnos una lección de minimalismo lógico, de tal suerte que en pocos pasos y tras descargarse varios paquetes convertimos el simplemente funcional Crunchbang recién instalado en una distro cien por cien operativa a todos los niveles.

El susodicho script nos va presentando, pantalla tras pantalla, las diversas opciones ajustadas a los distintos tipos de usuario. Lo primero que hace es actualizar el sistema, luego ofrece instalar el soporte de impresión, a continuación Java y Libreoffice, terminando con una serie de herramientas para desarrolladores. Como siempre, de chapeau.

La primera impresión visual que uno tiene de Crunchbang es de elegante sencillez. Con el negro como color protagonista y un escueto pero útil Conky a la derecha se nos permite concentrarnos únicamente en la tarea que vayamos a realizar, sin distracciones innecesarias. El sistema tiene un renderizado de fuentes envidiable (incluso he copiado el archivo de configuración para mi instalación de Chakra, mejorando bastante el que había) y ocupa la increíble cifra de 200 Mb de memoria RAM. Difícil de superar.

Arranque y apagado
En mi caso, el gestor de arranque reconoce la partición con Chakra sin dificultad. Se puede, no obstante, recurrir al prácticamente olvidado Startupmanager, que se encuentra en los repositorios oficiales, para cambiar ciertas opciones de Grub. Hay que recordar que, debido a características inherentes a la simpleza de Openbox, cualquier programa que se instale no aparecerá por defecto en el menú (menú que obtenemos, por si alguien lo ignora, haciendo clic con el botón derecho en cualquier parte del escritorio). Existen diversas opciones (en inglés, por cierto) dentro de dicho menú para configurar esto último y añadir de modo manual los programas. Tarea no ardua, pero que no es habitual realizar en entornos de escritorio. Son las cosas del minimalismo que conlleva usar un gestor de ventanas puro y duro.

Los tiempos de inicio y apagado son discretos, probablemente derivados de incorporar un kernel con alguna antigüedad y de la no utilización de systemd. En concreto, 28 segundos para iniciar y 9 segundos para apagar.

Software
El gestor de programas incluido es Synaptic, con la búsqueda de actualizaciones deshabilitada por defecto. En la opción “Orígenes del software” podemos cambiar eso. Los programas se instalan en inglés y nos corresponde a nosotros descargar los paquetes correspondientes para ponerlos en castellano. Trae Iceweasel 20.0, Thunar 1.2.3, VLC 2.0.3, Gimp 2.8, LibreOffice 3.5.4.2 entre otros.

Hardware
Un reconocimiento realmente impecable de mis periféricos. A destacar la gran velocidad con que se auto-configura la impresora. El escáner, sin problemas. Ídem para la red cableada y la inalámbrica. En cuanto a la webcam, para probar el funcionamiento opté por descargar, como suelo, el programa Cheese. Si bien funciona de manera excelente me sigue chirriando la forma de manejar las dependencias de Debian y alguna de sus derivadas (Crunchbang, más que derivar, es Debian con Openbox). Como decía, para instalar Cheese tengo que traerme incorporados programas como Brasero y Nautilus, cosa que no comprendo, la verdad, y que posiblemente tenga solución para quien se tome el tiempo de buscarla, ya sea en foros de la distro o en la wiki de Debian.

Conectividad
La conexión del equipo con mi portátil es perfecta, incluyendo la reproducción de contenidos de éste en aquél. El montaje y acceso a los dispositivos periféricos funcionó de manera algo extraña, pues si bien uno de mis pendrives se montó con permisos de escritura, el otro no lo hizo. De igual modo, la tarjeta SD tampoco obtuvo dichos permisos, mientras que el disco duro USB sí. Extraño e igualmente solucionable, insisto, para quien se tome el tiempo de buscar el modo de hacerlo. Son los pequeños “bordes rugosos” con los que se ha de lidiar en Debian.

Experiencia “out of the box”
Absolutamente incuestionable en este sentido. Para tratarse de una distro que promueve el minimalismo los resultados de la experiencia de “instalar y usar” son sorprendentes, viniendo ya preparada para reproducir cualquier archivo de vídeo o música que le arrojemos, al igual que documentos de cualquier índole (por ello ofrece la instalación de Libreoffice en su script, aunque ya incorpora Gnumeric y Abiword de serie). Ningún problema en afirmar que Crunchbang Waldorf es una distribución de bandera en este aspecto.

Estabilidad
Siendo una distro basada (insisto, más que basarse “es”) en Debian Wheezy no esperaba encontrar problema alguno de estabilidad. Y no lo encontré. Referente al carácter de distribución sólida cual roca de Debian creo que ya está todo más que dicho en su correspondiente artículo, de modo que no me extenderé sobre el tema.

Fluidez
Tendría un grave problema de hardware si una distro que incorpora Openbox de serie se arrastrara en mi equipo. Obviamente esto no ocurre, el sistema vuela en todos los sentidos, con una respuesta inmediata al inicio de aplicaciones o cambio entre las ventanas abiertas.

Gestión de la energía
Como ocurre con Debian funcionan a la perfección los modos de suspensión y ahorro de energía del monitor, pero si queremos utilizar la hibernación tendremos que hacerlo desde consola o pulsando Alt+F2 y escribiendo gksu pm-hibernate.

Personalizando Crunchbang
Ya decía más arriba que Openbox no es santo de mi devoción. Me explico: lo encuentro un gestor de ventanas excelente, rapidísimo y que funciona muy bien en combinación con los atajos de teclado, que por otro lado tenemos siempre presentes en la información que nos brinda el Conky de Crunchbang. Lo que ocurre es que, para mi gusto y ganas, requiere de excesivo trabajo de personalización, no tanto en la distro que hoy nos ocupa, que empaqueta un Openbox muy pulido y completo, pero aún así sigue siendo demasiado para alguien ya acomodado (sí, soy un carroza tecnológico, ya lo he dicho) como yo.

Pese a mis reticencias hice varios cambios en el escritorio. El primero de ellos, la instalación de Docky, tuve que deshacerlo. Instalar este dock en una distro minimalista no pega nada, como pude comprobar una vez que lo tuve funcionando, es mucho más rápido y natural en Openbox el iniciar los programas desde el menú de clic derecho o directamente con atajos de teclado. Pero en fin, si alguien quiere usar Docky, que sepa que se puede usar sin problemas.

Para instalar los controladores propietarios, más útiles ahora que rebasamos ya los 35 grados por aquí si no queremos que el equipo salga volando impulsado por el ventilador de la gráfica, seguí con éxito las instrucciones que se nos proporcionan en esta entrada del foro de la distro. En cuanto a programas, Chromium, Clementine y Spotify (hay que instalar el paquete libssl0.9.8 desde aquí) instalados y funcionando.

Pruebas de rendimiento
En general, comparando el rendimiento ofrecido por Debian Wheezy con Gnome 3 con el que nos da Crunchbang Waldorf, digamos que la distro de Newborough gana por la mínima. Puede que muchos usuarios de Crunchbang la empleen para tareas que demanden gran cantidad de recursos del equipo, recursos que pueden utilizar en su totalidad sin que un entorno de escritorio les “robe” parte de los mismos. Vistos los resultados pueden estar tranquilos del rendimiento que obtendrán.

Conclusiones
En su momento, cuando mi equipo anterior (Pentium IV) estaba en sus últimos días, con una memoria de 512 Mb que unir al ya de por sí limitado rendimiento que ofrecía el procesador, Crunchbang Statler fue mi tabla de salvación. Y ésa es la función primordial que entiendo que debe desempeñar esta distribución, la de resucitar equipos cuyo hardware no se adapta a los requisitos más exigentes de sistemas más modernos y pesados. Pero no es la única, hay muchos usuarios con auténticos monstruos (en el buen sentido, claro) de equipos, con RAM y procesador de sobra, a los que no les gusta malgastar los recursos y encuentran en Crunchbang un perfecto aliado para su manera de entender esto.

Insisto en que no es mi caso, lo que no evita que reconozca el ingente trabajo que realiza Philip Newborough con esta distribución. Es uno más, junto con Ikey Doherty por poner un ejemplo de sobra conocido, que se arma de paciencia y pone sus incuestionables habilidades al servicio de la comunidad, entregándonos distribuciones tan bien acabadas y redondas como lo es esta Crunchbang Waldorf. Uno se pregunta a veces cómo es posible que un equipo humano tan reducido y con tan escasos recursos lance sistemas cuyo rendimiento, en muchos aspectos, supera al de otros respaldados por compañías enteras. Es el triunfo del romanticismo, de los muchos “llaneros solitarios” que pululan por GNU/Linux.

Si tienes algún equipo antiguo medio abandonado por ahí porque crees que no va a estar a la altura de los tiempos modernos, ya puedes limpiarle el polvo e instalarle Crunchbang Waldorf. Y si no lo vas a usar, regálalo, que con los tiempos que corren alguien te lo agradecerá. Quien quiera que lo use te va a estar muy agradecido.

LO MEJOR

  • Sistema muy ligero y, sin embargo, potente a la vez
  • La simplicidad del escritorio evita distracciones al trabajar
  • Hay una comunidad excelente en torno a Crunchbang, foros muy activos


LO PEOR
  • Al basarse en Debian estable algunos programas están anticuados
  • El script post-instalación y partes de Openbox no están traducidas al español
  • Requiere de algún tiempo para solucionar “bordes rugosos”

table.tableizer-table {
border: 1px solid #CCC; font-family: ;
font-size: 12px;
}
.tableizer-table td {
padding: 4px;
margin: 3px;
border: 1px solid #ccc;
}
.tableizer-table th {
background-color: #104E8B;
color: #FFF;
font-weight: bold;
}

Crunchbang 11 Waldorf LSDH
Instalación 10,00
Arranque y apagado 8,75
Software 8,75
Hardware 10,00
Conectividad 9,17
Out of the box 10,00
Estabilidad 10,00
Fluidez 10,00
Gestión de energía 8,33
Pybench 3.207,00
Apache 10.387,58
Encode-flac 8,17
Unpack-linux 17,56
Unigine Valley 429,00
Corrección por rendimiento 0,14
CALIFICACIÓN 9,78

Mi experiencia con OpenSuse 12.2

Primero presentarme:

No soy informático de carrera, sino por vocación. Con 32 años, Soy un tipo casado, empresario en pequeño, que he llevado a 5 personas al mundo GNU/Linux, y que soy autodidacta.
Conocí GNU/Linux cuando por el 2009 en un cibercafé vi girar el cubo con Compiz, intente emularlo en Windows XP con programas como Yodm 3D y otros, pero no fue posible, al final, me terminaron regalando un CD de Ubuntu Karmik Koala y de ahí hasta el día de hoy, muchos entornos de escritorio y distribuciones han pasado por mi compu.
Mi compromiso con la LSDH es utilizar (casi) exclusivamente durante marzo OpenSuse 12.2 y posteriormente OpenSuse 12.3 y compartir mi experiencia con ustedes así como el funcionamiento con mi hardware en particular.
Estos son mis equipos de pruebas:
RAM  1024 MB (997 reales)
Procesador: Intel(R) Atom(TM) CPU N270 @ 1.60GHZ
Pantalla LCD de 10.1 pulgadas
Placa de video Intel Graphics Media Accelerator 950
Bluetooth
Wireless
a este le instalaré el entorno de escritorio LXDE

Mi otro equipo es un Clon con las siguientes características:
Procesador Intel® Core™2 Duo de 1.6 Gh
Placa base Intel® DG41RQ
Memoria RAM: 2 Gb Kingston
Impresora Canon ip 2700
monitor y periféricos genéricos

a este le instalaré el entorno de escritorio GNOME

Nunca me ha gustado instalar distros en Virtualbox, lo mío es instalarla en una partición de mi disco duro y utilizarla para mi trabajo administrativo diario. No lo ocupo para juegos  y el Internet lo uso para bajar películas básicamente.
bueno, manos a la obra

Instalación:

 

Primera dificultad

Siempre he descargado las ISOS con JDownloader, pero al entrar a a descargar OpenSuse, después de seleccionar “DVD de 4.7 GiB” en “método de descarga“, la opción “descarga directa” y en tipo de equipo la opción “32 bits” (para instalarlo en la PC y en el portátil), no podía al darle clic derecho, copiar la dirección del vínculo para que lo recupere el JDownloader. Por lo que inicié la descarga desde el navegador, luego la cancelé, entré a mostrar todas las descargas, luego desde ahí si pude dar clic derecho y copiar la dirección del enlace.
Como el portátil no tiene CD-ROM lo tuve que instalar en una memoria USB de 16 GB la cual realice con UNetbootin sin mayor novedad.
No es mi intención hacer un tutorial sobre la instalación. Dado que no he instalado en VirtualBox, utilizaré algunas capturas externas para ilustrar las modificaciones que realicé en el proceso.

 

Segunda dificultad

Al arrancar desde la memoria USB, me aparece un menú con varias opciones (Default, Linux, Rescue, Mediachk, Firmware, Memtest), de las cuales selecciono Default, lo que me produce un “invalid or corrupt Kernel image”
Reinicio y selecciono la segunda opcion: LINUX, con lo cual accedo a un simple menú que de entrada me pregunta “Make sure the CD number 1 is in your drive“, después de probar con  <ok>  y ver que no pasa nada selecciono <back>, luego de este punto la instalación en muy lógica: selección del idioma>selección del tipo de teclado>iniciar la instalación >iniciar la instalación o actualización.

 

Tercera dificultad

todo muy bonito hasta que se presenta esta pantalla
Tengo que escoger entre instalar desde DVD/CD-ROM, red o  disco duro, me llama la atención que no aparece una opción para mi memoria USB dado que desde ahí lo estoy instalando.
Seleccione instalar desde el “Disco duro”, con la esperanza que entre las particiones aparezca alguna Sdb o Sdc, efectivamente, selecciono la opción sdb1, donde está la memoria USB desde donde desarrollo la instalación
 y luego me pide que ingrese la ruta con los datos para instalarlo, por lógica digité ” /  “
Nota: si deseas ver todas las capturas desde el arranque con la memoria USB hasta este paso sigue este link.
Después de estos pasos ya carga el instalador gráfico en español, que me vuelve a solicitar que confirme el lenguaje lo que me pareció un muy buen detalle.

No me cargó un sistema LIVE sino que se dirige a la instalación directamente.

Curiosidades durante la instalación:

Primero la variedad de entornos de escritorio a elegir: GNOME, KDE, XFCE, LXDE, y la opcion X window mínimo (¿podría montar un openbox+tint2+conky-lua en OpenSuse?)
Lo segundo es que al momento de particionado siempre me sugería formatear la partición donde tengo Arch: Sda5 en la PC y Sda3 en la Netbook, ignorando las particiones de mis otros sistemas instalados  Chakra en la pc y Blackbuntu en la netbook.
Por ultimo en la netbook me reconoció una tarjeta de tv que no tengo instalada.
La instalación en la netbook demoró exactamente 35 minutos y en la PC unos 25 minutos aproximadamente (éste no lo cronometré).

Arrancando por primera vez el sistema:
De entrada el GRUB me reconoció perfectamente todos los sistemas, tanto en la netbook como en la PC, lo hace de manera gráfica, visualmente muy atractivo.

 

Cuarta dificultad

Por alguna razón el icono de red no aparece en mi OpenSuse instalado con GNOME en la PC, en la Netbook no tuve ese problema. Reinicio y nada, en el buscador selecciono “conexiones de red“, y si bien la aplicación si corre no puedo configurar mi modem usb (no estoy de momento en la oficina) en la pestaña banda ancha móvil, cierro sesión e ingreso con otro entorno de escritorio, obtengo idéntico resultado, hago un par de intentos más y me voy por reinstalar solo que ahora desmarco la opción “utilizar configuración automática
Durante la instalación  en la parte  configuración de red>opciones generales de red> en la opción modo de red>interfaces controladas mediante NetworkManager selecciono “HABILITAR NETWORK-MANAGER”  con lo que resolví el problema de no poder conectarme a Internet al finalizar la instalación.
Procediendo a actualizar el sistema:
desde terminal digito
sudo zypper update
En la PC me descargo 467 Mb y en la netbook me descargo 379.8 Mb
Tras reiniciar, todo sigue funcionando con normalidad

Este es mi consumo de memoria recién instalado:


la netbook con LXDE:
la PC con GNOME:
Añadiendo Repositorios Extra:
Para esto abrimos YaST en nuestro menú de aplicaciones y nos dirigimos a Software>Repositorios de Software y ahí seleccionamos “Añadir”, en la ventana que aparece a continuación elegimos “Repositorios de La Comunidad” añadiendo el repositorio Pakman
Ahora, lo básico e indispensable (para mi), al instalar un sistema

Agregar los codecs básicos:
zypper in libdvdcss2 vlc libxine2-codecs libxine2-pulse lame gstreamer-0_10-plugins-ffmpeg gstreamer-0_10-plugins-bad gstreamer-0_10-plugins-ugly gstreamer-0_10-plugins-ugly-orig-addon totem-browser-plugin w32codec-all MPlayer gnome-mplayer gstreamer-0_10-plugins-good libxine2 libdvdplay0 libdvdread4 libdvdnav4 libmad0 libavutil51 sox libxvidcore4 xvidcore libavcodec52 libavdevice52 libvlc5 totem totem-plugins nautilus-totem lsb pullin-flash-player flash-player vlc-aout-pulse vlc-gnome gstreamer-0_10-fluendo-mp3 gstreamer-0_10-plugins-fluendo_mpegdemux gstreamer-0_10-plugins-fluendo_mpegmux gstreamer-0_10-plugins-base gstreamer-0_10-plugins-good-extra libquicktime0 gstreamer-0_10-plugins-bad-orig-addon
mas info para otros entornos de escritorio aquí
Instalar programas de uso común

sudo zypper install clementine calibre vlc amule chromium

 

Quinta dificultad

freemind es una aplicación para mapas mentales que me resulta indispensable pues la utilizo a diario, no la pude instalar desde la terminal. Por lo que busque con YaST, sin resultado y luego con 1 click install donde solo obtuve paquetes inestables; busque la pagina web de freemind y descargue el paquete RPM pero al instalarlo obtuve el siguiente resultado “no hay nada que proporcione msv-xsdlib y que lo necesita freemind-0.8.0-1.noarch”, por lo que de momento lo dejé pendiente.
JDownloader lo instalé sin problemas desde su pagina web, VirtualBox y sus dependencias así como los iconos Faenza-Ambiance los instalé desde YaST>instalar/desinstalar Software


Curiosidades con el sistema instalado:
  1. En GNOME en la PC, al ver un vídeo con VLC, sin importar el formato, si lo pongo en pausa y luego reanudo la reproducción siempre lo hace mudo.
  2. Me agradó que la vista previa ya venga activada en Nautilus (GNOME en la PC) para los vídeos.
  3. Después de seguir religiosamente los pasos de toda la vida para instalar VirtualBox, éste no me reconocía los dispositivos USB, recordé mis tiempos con Ubuntu Karmik Koala. Sí podía verlos en la lista desplegable pero no seleccionarlos, tras verificar la instalación en busca de que hice mal, y llegado a la conclusión de que todo estaba en orden, reinicié el equipo (cosa que no acostumbro hacer) y para mi agrado mi VirtualBox ya  funcionaba en todo su esplendor.

 

Sexta dificultad

En LXDE en la netbook no hubo forma de hacer funcionar conky, siempre me daba este error, lo probé incluso con la configuración básica de conky:

por lo que esperaré a la versión 12.3 de OpenSuse, para reintentarlo.

En la PC con Gnome, después de instalar Conky y otras dependencias desde YaST, y después de intentar varias configuraciones sin que ninguna me funcione, decidí  goglear hasta que di con esta solución

en el .conkyrc reemplace las variantes own_window_type y own_window_hints por estas
own_window_type normal
own_window_hints undecorated,below,skip_taskbar,sticky
y como LUA no mostraba las imágenes ni los aros ni nada, decidí volver a goglear hasta que di con esta solucion 
Procedí a instalar los siguientes paquetes para que funcione conky-lua desde  YaST>instalar/desinstalar Software
  • Imlib2 
  • Imlib2-filter 
  • Imlib2-loader 
  • libcairo ++
  • tolua++
Wallpaper tomado de aquí
El tema de GNOME SHELL de aquí
La configuración de conky que estoy usando la conseguí aqui
tema gtk aquí

Para poder ver los iconos de las aplicaciones abiertas así como el icono para minimizar todas las ventanas pueden instalar en GNOME la extensión desde aquí, y no olviden la infaltable User Themes

Recuerden que pueden bajar este archivo con el wallpaper, tema gtk3, shell y configuración de conky

Si descargaste el archivo recien mencionado: 

Para tema Shell y gtk
El contenido de la carpeta “shell tema gtk y de ventana” lo copian a /user/share/themes
El tema shell lo seleccionan desde Gnome Tweak tool, que aparece en el buscador como “configuración avanzada”

para Conky 

copien la carpeta .conky a /home/tuusuario
el archivo Swiss 921 BT.ttf lo copian a /home/tuusuario/.fonts
luego en la terminal,
fc-cache -f -v
Por último copian .conckyrc a /home/tuusuario
luego en la terminal
conky

Séptima dificultad

Tuve de instalar Shutter para poder realizar capturas de mi escritorio de la Netbook con LXDE, pues la tecla imprimir pantalla no me produjo ningún resultado, mi experiencia previa me ayudó, pero ¿si fuera neófito por estos lares?

Para la netbook la configuración que ocupé la tome de aquí

Iconos Faenza-ambiance
Wallpaper tomado de aqui

De este archivo copia el contenido de la carpeta LXDE a /usr/share/themes (esto como super usuario) y también a /home/tuusuario/.themes (crea la carpeta, si es necesario), reinicia y listo, busca el tema Slug-orta y le das aplicar

Que vacío se siente el escritorio sin un conky 😦

Con clic derecho en el panel seleccioné “Geometria” para ubicarlo arriba, y en “apariencia” seleccioné de “color solido” la opción que me propone, quitando además el applet de los escritorios virtuales y los accesos directos.

Ninguna de las DIFICULTADES planteadas aquí son insalvables, todo lo contrario. Pero si te pones en la piel de alguien que por primera vez instala un sistema Gnu/Linux, veras que dificultades como la tercera, por mencionar una, son difíciles de entender para alguien que, viniendo de Windows, entiende las unidades como C: o D: y no como ” / “

Lo importante para mi es aprovechar el espacio para recordar que somos una comunidad muy grande que intercambia opiniones y conocimiento en el que todo aquel que recién llega a este “adictivo mundo Linux” es bienvenido, apoyado y donde todos podemos aportar. 

Sino quieres tener los problemas que tuve en mi instalación te recomiendo leer:

Crunchbang 11 beta: por buen camino

Todo lo bueno se acaba y, por lo general, suele durar poco. Fin de mi período vacacional estival, vuelta al trabajo – lo que hoy en día en España es para estar dando gracias permanentemente – y regreso a las revisiones. Durante el verano no se presentan demasiadas novedades entre las distribuciones linuxeras, al menos, no que llamen mi atención. Intenté en vano probar Slackel pero no fui capaz de arrancarla, imagino que mis escasos conocimientos sobre LILO y Slackware (en la que se basa), unidos a que pretendía instalarla en mi disco externo USB habrán tenido algo que ver. Sea como fuere, dado que bajo Virtualbox en SolusOS tampoco andaba bien la cosa, tuve que desestimarla.

Logo de Crunchbang

Y rebuscando en un cajón me topé con un DVD de Crunchbang 11 Waldorf, distribución que siempre ha sido de mis favoritas y que recuerdo haber intentado instalar con no muy buen resultado al poco de obtener mi ordenador nuevo, allá por el mes de marzo. En realidad fueron los problemas con los drivers ATI privativos los que me llevaron a desinstalar Crunchbang, o eso creo, pero dado que se basa en Debian Testing y he tenido tan buena experiencia usando SolusOS, está segunda oportunidad que le brindaba se me antojaba más prometedora. Craso error por mi parte, pues los problemas llegaron igualmente, como veremos más adelante. La simple constatación de que, en Linux, dos distribuciones basadas en casi lo mismo (Debian en este caso, aunque ramas distintas) tienen comportamientos muy diferentes.

Debo dejar claro antes de continuar que este es el análisis de una distribución en fase de desarrollo. Una vez que ya había realizado todo el trabajo caí en la cuenta de que aún no se había lanzado la versión definitiva. Como me fastidia mucho trabajar para nada, he decidido publicar las impresiones, pero insisto en que es una versión beta. Una vez Crunchbang 11 vea la luz haré una entrada sobre la versión final por si los pocos errores han sido solventados con éxito.

Instalación
Antes de comenzar el relato de una instalación compleja en la parte referida a los drivers ATI he de advertir que he vuelto a particionar mi disco duro principal para poder realizar las pruebas de distribuciones. No he quedado satisfecho con los resultados ni bajo Virtualbox ni en el disco externo, que me plantea problemas con la instalación de Grub que no he podido resolver. De modo que la presente instalación de Crunchbang se realiza en mi disco con cuatro particiones ahora: SolusOS 1.1 Eveline, la de intercambio, la de datos y la de pruebas.

El instalador de Crunchbang está en español y mantiene la clásica estética debianita, salvo por los colores, ya que prefieren los tonos negros, blancos y grises en lugar del carmesí.  Es un instalador que destaca por su sencillo aspecto y su facilidad de uso. Llegados al punto en que Grub busca otros sistemas operativos instalados en el equipo me avisa de que no encuentra ninguno, pese a que en una partición está SolusOS. Lo bueno de esto, si lo tiene, es el carácter de preaviso: advierte de esta circunstancia y permite saltarse el paso de la instalación del gestor de arranque, de manera que podamos luego solucionar el entuerto desde nuestro otro sistema. Este sencillo gesto es de agradecer, pues en otras ocasiones nos encontramos con el problema cuando ya precisa de otras herramientas – como Super Grub – para resolverse.

Escritorio limpio en Crunchbang

Después de reiniciar tras la instalación nos encontramos con el entorno exiguo habitual de Crunchbang, representado por el gestor de ventanas Openbox y una combinación escueta pero adecuada de herramientas y programas típicos de otros escritorios, predominando los basados en aplicaciones gtk, y fundamentalmente minimalistas. Nos da la bienvenida el script creado por Philip Newborough, más conocido como corenominal, alma máter y mantenedor de esta distribución. Es un sencillo programa que solventa el principal inconveniente de otras distros minimalistas, esto es, intentar mantener lo indispensable para el funcionamiento y que quepa en un CD. Con el script, se nos permite descargar e instalar cosas como el soporte de impresora, el entorno de ejecución de Java, Libreoffice y hasta herramientas de programación si las precisamos. Para mí esta es la principal ventaja que ofrece Crunchbang, que permite, con muy poco trabajo, un escritorio personalizado al máximo.

Aunque Openbox aparece por defecto en inglés, es posible cambiarlo a español, si bien no es sencillo. La única manera que he encontrado es editando a mano el menú, cosa que, por otra parte, se debe hacer cada vez que se instala un programa nuevo, ya que Openbox no añade ningún software a su menú automáticamente. Es el precio a pagar por un total control sobre lo que se instala y su carácter marcadamente minimalista.

A las alturas a las que he probado la versión de desarrollo de Crunchbang 11, tres meses después de su salida, me encuentro como es normal con gran cantidad de actualizaciones, en concreto 659 paquetes que conforman un total de 556 Mb que descargar. Una vez actualizado al máximo, pretendo librarme de los siempre molestos parpadeos iniciales del driver radeon mediante la instalación del privativo de ATI. Para ello instalo primero el paquete linux-headers-xxxx, donde la numeración final depende de lo que obtengamos del comando “uname -r” en consola. A continuación descargo el útil script sgfxi, una utilidad que analiza la tarjeta gráfica y descarga el correspondiente driver propietario, sea cual sea el fabricante. Este script lo he probado con éxito en SolusOS, tanto en mi ordenador principal (ATI) como en el portátil (Intel) e incluso en un viejo ordenador con Nvidia en el lugar de trabajo de mi mujer. Todas las veces el proceso fue como la seda… pero en Crunchbang no.

Script de actualización en Crunchbang

El problema que encuentra el script, según informa la salida de depuración, es que no se consigue desinstalar el driver radeon libre. El propio programa da instrucciones sobre lo que hay que hacer para arreglar esto, que es tan sencillo como reiniciar, entrar en modo consola (CTRL+ALT+F1), loguearse como root y volver a ejecutar por segunda y última vez el script sgfxi. Tras seguir todos estos pasos, no hay arreglo: el sistema gráfico no inicia y me deja en modo consola. La solución para seguir analizando la distro es volver al driver libre, lo cual consigo haciendo uso del script smxi (que se obtiene en el mismo sitio que el anterior), una de cuyas opciones es precisamente ésa, regresar al controlador gráfico original.

Instalación de sgfxi en Crunchbang

Navegación
En el menú de Openbox, al que se accede haciendo clic con el botón derecho del ratón en cualquier parte vacía del escritorio, barra de tareas tint2 incluida,  podremos seleccionar qué navegador queremos instalar de entre Iceweasel (el Firefox de Debian), Chrome, Chromium y Opera. Es el tercero el que viene instalado de inicio, en su versión 20, y funciona perfectamente, flash incluido si lo hemos instalado con el script de inicio.

Vídeo
Crunchbang confía a VLC la tarea de reproducción audiovisual, ya sea con vídeo o únicamente sonido. Trae la versión 2 del popular programa y funciona con los errores clásicos de esta saga, siendo el más conocido y molesto el que provoca la distorsión del sonido si se aumenta el volumen por encima del 100%.

Música
VLC, como indicaba antes. Reproduce MP3 de serie sin dificultad alguna. Instalé Clementine e igualmente iba como la seda.

Clementine en Crunchbang


Ofimática
De entrada nos encontraremos con Abiword y Gnumeric. Haciendo uso del script de inicio podemos instalar Libreoffice con total facilidad.

Fotografía e imágenes
Si bien GIMP está instalado de inicio no creen conveniente la inclusión de ningún programa para gestionar colecciones fotográficas. En los repositorios tenemos para elegir, yo instalé Shotwell y funciona bien.

Shotwell en Crunchbang


Gestor de software
El manejo de los paquetes se realiza con Synaptic, una solución sencilla y eficaz en la que solamente se echa en falta la posibilidad de incluir avisos cuando hay actualizaciones.

Reconocimiento de hardware
Tras encender la impresora y ejecutar el instalador que aparece en el menú, ésta es reconocida. Sin embargo no hubo manera de imprimir nada, pese a que los trabajos aparecen en la cola como finalizados. No entiendo el problema, que no tuve con la versión anterior. Con el escáner y la webcam todo funcionó bien, como pude comprobar tras instalar Simple Scan y Cheese, respectivamente.

Programas de uso habitual
El único de los programas que suelo emplear que viene, por así decirlo, “instalado” de inicio es Dropbox. En el menú de Openbox se incluye un enlace que permite la rápida descarga e instalación del programa de almacenamiento en la nube. En los repositorios encontré soluciones para escáner y webcam, como mencionaba arriba, además de Vagalume. Skype lo instalé desde su web (eligiendo el paquete para Debian, que se instala usando Gdebi con tan solo hacer clic) y lo mismo hice con JDownloader, bajando el script que aparece en la página correspondiente.

Vagalume en Crunchbang

Gestor de arranque
Ya hice hincapié al principio en el problema, advertido a tiempo, del no reconocimiento de mi partición de SolusOS por parte de Grub. Lo solucioné entrando en SolusOS y haciendo un “update-grub” en consola para que sea éste quien reconociese a Crunchbang. Como nota positiva en los repositorios de Crunchbang sigue existiendo el programa startupmanager que permite la edición del menú de arranque, si bien en mi caso se queda en algo inútil dado que el Grub que empleo es externo al sistema en sí.

Startupmanager en Crunchbang

Estabilidad y suspensión a RAM
El sistema es estable, como era de esperar dado que se basa en la distro “rock solid” por excelencia. Sobre la suspensión no puedo opinar debido al consabido problema del driver radeon libre con mi APU A8. Al menos se tiene la posibilidad de inhibir el modo “sleep” del monitor mediante el menú Openbox, con las opciones de gestión de energía, escogiendo que la pantalla no pase nunca a reposo.

Ciclo de desarrollo
No he conseguido averiguar cuál es el ciclo de desarrollo de Crunchbang. La wiki es extensa pero mal organizada, en mi opinión, y no doy con el dato. Lo cierto es que se puede hablar de una auténtica experiencia rolling-release, dado que está basada en – y sus repos apuntan a – la rama testing de Debian.

Skype en Crunchbang

Consciente de mi metedura de pata al analizar una distro aún en fase de desarrollo no quería dejar de compartir la experiencia en el blog. Lógicamente, en aras de la justicia, una vez salga la nueva Crunchbang Waldorf la instalaré y trataré de confrontar la experiencia con ésta, haciendo las oportunas correcciones en la nota final. Es de recibo, por supuesto, y pido perdón de antemano si a algún “crunchbanguero” que pase por aquí le molesta esta situación. En un futuro, salvo error como es el caso de hoy, no pienso analizar distribuciones en esta fase de su desarrollo.

Y ciñéndome a la experiencia en sí, lo cierto es que esperaba más de Crunchbang. El problema con la impresora unido al de la gráfica me causó cierta decepción, pero en realidad todo se puede quedar en nada al estar refiriéndonos a una versión de prueba. Veremos que nos depara el lanzamiento definitivo, de momento apunta maneras y es una distro de obligada cata para los amantes (que los hay a montones) del entorno liviano Openbox. Un 7’39 en la primera evaluación, ya veremos la nota en los exámenes finales. Saludos.

Archbang 2012.05: más difícil todavía

La aparición de una nueva versión de una de las principales distribuciones que se basan en Arch Linux me parece motivo más que suficiente para ignorar por un momento mi intención de no revisar más que las más importantes distros. Aunque el término “importante” en Linux es relativo. De cualquier modo, vamos a ver qué novedades aporta este nuevo lanzamiento de Archbang, la distribución con base Arch y el gestor de ventanas Openbox, ligero a la par que funcional. De entrada basta echar un vistazo a la clasificación de distribuciones que analizamos en este blog, a la derecha de estas líneas, para evidenciar que Archbang es la que peor parada sale.

Y el motivo no es otro que la dificultad que supone para un usuario novel poner en pie esta distribución, una dificultad prácticamente idéntica a la que puede plantear Arch, lo que lleva a preguntarse qué es lo que aporta Archbang más allá de evitarnos instalar Openbox en un sistema con la distro canadiense. Quiero resaltar que Archbang no engaña a nadie, en su página web dejan bien claro que no es una distribución para no iniciados y que se precisan conocimientos previos y manejo de la consola. Lo que ocurre es que uno revisa Crunchbang, que supuestamente es a Debian lo que Archbang es a Arch, y las facilidades para los usuarios noveles son muchísimas más (vía scripts al inicio) que las que aquí vamos a ver. Entremos en materia.

Instalación
El inicio desde un pendrive es impresionante en cuanto a su rapidez. Diez segundos y ya está listo y funcionando nuestro escritorio con Openbox, no se puede pedir mayor presteza, con el añadido de que la resolución de pantalla se configura correctamente. Impresionante. A partir de aquí, la cosa se va a complicar, como veremos a continuación.

Para empezar, el script de instalación está en inglés y no hay posibilidad de cambiar esto. Cuando llegamos a las opciones de particionado encuentro las opciones muy poco claras y con mensajes apocalípticos de destrucción de nuestros datos que pueden inhibir al usuario de seguir adelante. No me quedaba claro por los mensajes si se iba a formatear tal o cual partición, con lo cual te da la sensación de estar corriendo un riesgo al instalar Archbang. Valor y al toro.

La instalación es rápida y sin muchos adornos, algo lógico en esta clase de distribuciones minimalistas. Las opciones de configuración son tan escasas como las que podemos encontrar instalando Arch, con lo que vuelvo a lo mismo, ¿qué nos aporta Archbang en este sentido? Pues lo que nos aporta es iniciar directamente a un escritorio con Openbox ya instalado y configurado, listo para funcionar, al menos, básicamente. En el sistema predomina el color negro, lo que lo dota de gran elegancia y lo hace ser poco cargante en el aspecto visual. La instalación de Grub deviene en desastre al no detectar ni uno solo de los sistemas que tengo instalados, ni tan siquiera Windows 7, dejando al usuario que sea, durante la instalación, el que configure esto de modo manual. Demasiada dificultad, fácilmente evitable con solo incluir update-grub entre los paquetes básicos del sistema.

Cuando la instalación ha concluido se recomienda seguir el correspondiente apartado de la wiki, si bien la información es más bien escasa y se parece poco a la de Arch, mucho más extensa y completa. 

Navegación
El nuevo Archbang prescinde de Aurora, la versión, digamos menos estable, de Firefox, y nos presenta al navegador de Mozilla en su lanzamiento 12.0. Al intentar reproducir un vídeo flash me percato de que no hay sonido. Pero no lo hay en el sistema en general, no solo en este aspecto. La wiki de Archbang ofrece poca ayuda a este respecto. Mi experiencia con Arch y Chakra me orienta de lo que debo hacer, dadas las características de mi hardware, y esto es instalar el servidor Pulseaudio. Abrimos una terminal y tecleamos:

sudo pacman -Syu
sudo pacman -S pulseaudio pulseaudio-alsa

Esto debería resolver el problema de la falta de sonido en nuestro Archbang. Es sencillo para los que estamos habituados a bregar con Arch y sus derivadas, pero complicado para quien no esté familiarizado con ellas. Una vez resuelto el inconveniente, navegación perfecta con Firefox 12.

Vídeo
Los vídeos se reproducen con Gnome MPlayer, una aplicación minimalista que cumple sobradamente. Todo va fluido y sin problema alguno.

Música
El liviano reproductor DeadBeef sigue siendo el programa de elección para escuchar música en Archbang. Al igual que con MPlayer, cumple con creces su cometido. El soporte para mp3 viene ya instalado.

Ofimática
No tenemos suite ofimática preinstalada, pero en los repositorios encontraremos Libreoffice. Con pacman podemos instalar todo o parte de este conjunto de programas, incluyendo el paquete de idioma español (opción 25 de las que se nos presentan, por si no os apetece buscar entre tantas letras).


Fotografía e imágenes
La elección de Shotwell y su instalación por defecto sorprende un poco, pues aquí los desarrolladores se salen un poco del guión minimalista en el que nos tienen metidos. Pero para bien, en mi opinión. Gimp, el completo programa de manipulación de imágenes que va por su versión 2.8, se puede instalar desde los repositorios oficiales de Archbang.

Gestor de software
No vamos a encontrar algo parecido a un instalador de programas y actualizaciones en Archbang. Todo debe hacerse a golpe de consola, con nuestro archiconocido “pacman -Syu” para actualizar y “pacman -S programa” para instalar.

Reconocimiento de hardware
Como ocurría con la versión anterior de Archbang, el servidor de impresión no se encuentra instalado, y por tanto, habilitado, por defecto. Se puede entender desde el punto de vista del minimalismo y la posibilidad de que se esté instalando la distribución en un ordenador portátil que no va a precisar (o sí, esto quién lo sabe) de conectar impresoras, pero es suponer demasiado. De hecho, en Crunchbang disponemos de un script que se ejecuta al comienzo en el primer inicio del nuevo sistema, donde entre otras cuestiones se nos plantea si necesitaremos usar una impresora, y en caso afirmativo se instala toda la parafernalia. Archbang no hace lo propio, con lo que le tocará al usuario instalar cups, ghostscript, foomatic, etcétera. Para el escáner y la webcam no hubo problemas. Instalé Simple Scan y Cheese, disponibles ambos en los repos, y los dos dispositivos funcionaron a la primera, lo cual supone un avance respecto a la última versión.

Programas de uso habitual
En el apartado de mi arsenal favorito de programas he de destacar que lo encontré todo. En los repositorios de Archbang están Simple Scan y Cheese (además de otros programas similares) y también tenemos Vagalume. Para instalar Dropbox hay que recurrir a AUR (repositorio comunitario de Arch Linux), lo cual significa que hay que instalar primero la utilidad Yaourt, que a su vez sólo está disponible si añadimos un repositorio de Arch a nuestro /etc/pacman.conf:

[archlinuxfr]
Server = http://repo.archlinux.fr/$arch

Luego de hacer el imprescindible “pacman -Sy” ya podremos encontrar Yaourt y acceder a AUR desde Archbang. Haremos entonces:

yaourt -S dropbox

para instalar el programa gestor del espacio de almacenamiento en la nube. Si queremos jDownloader, como siempre, habrá que instalar el script de su página web, si bien antes de ejecutarlo deberemos instalar una máquina virtual Java:

sudo pacman -S openjdk7

Finalmente acabamos el repaso al software que suelo utilizar con el fracaso en la instalación de Skype. En la página del programa de videoconferencias no hay versión para Arch y derivadas, con lo que toca compilar las fuentes, dado que la versión de Skype disponible en AUR no compila por errores en las dependencias.

Gestor de arranque
Ya comentado más arriba, un completo desastre que no reconoce ni a Chakra, ni a Ubuntu ni tan siquiera a Windows 7. Archbang y nada más, eso es lo que encontraremos al iniciar por primera vez. Podemos usar startupmanager, que está en los repos, para intentar arreglar semejante desaguisado.

Estabilidad y suspensión a RAM
De la estabilidad del sistema no se puede decir nada malo, es una roca y además, una bala. Dudo que se puedan encontrar sistemas operativos, del signo o condición que sean, que inicien y apaguen más rápido que Archbang, es sorprendente. La suspensión no funciona debido, como ocurre siempre en mi hardware, a que se usan los drivers libres para manejar la gráfica embebida en el procesador AMD A8. Para que podamos usar la suspensión a RAM tendremos que instalar los drivers privativos de ATI/AMD:

yaourt -S catalyst-total

Y nos quitaremos de problemas, pues con cada actualización del kernel éste se volverá a compilar con los drivers propietarios.

Ciclo de desarrollo
Archbang tiene un caracter rolling-release, al igual que Arch, con lo que se actualiza continuamente y no es preciso reinstalar cada cierto tiempo. No obstante, cada tres meses sacan una imagen iso con el sistema actualizado listo para instalar.

En la página principal de la wiki de Archbang encontramos actualmente un inquietante mensaje:

IMPORTANT NOTICE: ArchBang 2012.05 is now out in the wild.
Arch Linux is under going changes, upgrades and improvements to the
Arch Linux system, and so for the time being we recommend that you do
not use Arch/ArchBang as your sole OS

Lo que viene a decir que Arch está atravesando unos momentos de importantes cambios para el sistema, con mejoras y actualizaciones, que desaconsejan que tanto el propio Arch como esta Archbang sean utilizados como único sistema en el ordenador. Frase que, por sí sola, deja poco que comentar. El caso es que, a parte de la poca confianza que desprende el párrafo, no tengo constancia de algo así en Arch o Chakra, y en realidad no sé a qué se refieren con época de cambios.

Mensajes alarmantes al margen, Archbang puede presumir, con toda la razón del mundo, de ser una distribución rápida, tanto en el inicio como en el manejo. Es el resultado de añadir un gestor como Openbox a un sistema como Arch Linux. Simple y estable, como también se proclama, son dos adjetivos que se le pueden aplicar sin duda alguna. Esto es, tenemos un Arch rápido, simple y estable. Por tanto, ¿en qué se diferencia de Arch? Únicamente en traer Openbox incorporado. No hay más.

No pretendo con este artículo desmerecer a los desarrolladores, tan solo me gustaría que, en sucesivas versiones, Archbang se pareciese un poco más a Crunchbang. Encontraría tremendamente útil una serie de scripts al inicio para que el usuario pudiese añadir ciertas cosas que faltan en Archbang, en especial, como apuntaba más arriba, en lo referente a la impresión o al sonido del sistema. Del mismo modo encuentro a faltar una wiki más completa, pero supongo que la base de usuarios de Archbang no es la de Arch, y es lógico que la documentación que la acompaña no sea de la misma extensión.

A pesar de las contras y de lo dificultoso que puede resultar, Archbang es recomendable para usuarios con algunos conocimientos que, por el motivo que sea, no quieran perder tiempo en instalar Arch + Openbox. Archbang te da esto ya hecho, y poco más. Traducido en puntuación es un 6’36. Saludos.

Semplice 2 Emily: sencillez al cuadrado

La primera revisión del nuevo año se centra en Semplice, una distro italiana que realiza su debut en el ranking de Distrowatch. Basada en sid, la rama inestable de Debian, los desarrolladores nos presentan un escritorio cuyo gestor de ventanas es Openbox, lo que garantiza la fluidez del sistema resultante.

Semplice significa simple en italiano y ciertamente no se puede describir mejor a esta distribución que con dicha palabra. El problema es que, demasiado a menudo, se confunde sencillez con parquedad, lo que termina derivando en distribuciones que, lejos de ser sencillas, se vuelven complicadas para el usuario. Semplice no llega al nivel de Archbang en este aspecto, pero sí es verdad que se podrían haber incluido algunas cosas más que pulieran un poco el resultado final. Vamos a verlo por partes:

Instalación
Semplice no cuenta con un instalador gráfico en el estricto sentido de la frase, todo se hace mediante un script en modo consola y además en inglés, sin posibilidad de cambiar el idioma. Esta circunstancia lo hace ya de por sí complicado de instalar para los no angloparlantes. Es decir, la simplicidad se desvanece ya en el primer punto. La instalación toma 5 minutos, y en ella sí que se nos permite elegir el idioma final que tendrá nuestro sistema. Al reiniciar veremos que esto se aplica solamente en parte, pues el Openbox al que entramos está en una mezcla de idiomas, inglés y español casi a partes iguales.

Lo que sí nos encontramos, más allá del idioma, es con un escritorio muy liviano, con un fondo de pantalla monocromo y poco más. Cairo Composite Manager carga al inicio en un intento de dotar de algunos efectos visuales el sencillo escritorio, en el caso de mi ordenador no funciona correctamente, y me encuentro con molestos parpadeos y ventanas que no minimizan. Todo ello invita a deshabilitar los efectos de escritorio.

Navegación
El navegador incluido es Chromium, completamente en inglés y, una vez más, sin posibilidad de cambiar el idioma. En el aspecto estrictamente funcional, Chromium se desenvuelve muy bien, con rapidez y sin problemas en la reproducción de flash.

Vídeo
Se incluye MPlayer como reproductor de cabecera. Se pueden ver los archivos de vídeo de cualquier tipo (mpeg, avi, mkv, mov…) pero una vez más, colores saturados. El caracter liviano del escritorio permite que se reproduzca todo sin saltos o cortes. Mis intentos de instalar VLC fracasaron debido a la falta de un par de librerías qt.

Música
Tenemos Exaile, pero como si no lo tuvieramos, ya que no reproduce mp3 en principio. El problema se subsana con la instalación, vía Synaptic, del paquete gstreamer0.10-plugins-ugly. Sin embargo, la resolución de un problema nos enfrenta a otro: el intento de reproducción nos advierte de un extraño fallo de audiosink. Resultado, cero patatero. Instalo Audacious, reproductor ligero que también encajaría muy bien y el resultado es satisfactorio.

Ofimática
Los desarrolladores siguen la tónica habitual de este tipo de distribuciones al incluir el paquete Lightoffice, es decir, Gnumeric como hoja de cálculo y Abiword como procesador de textos, ambos funcionan bien, dentro de sus lógicas limitaciones. Podemos instalar Libreoffice desde los repositorios oficiales.

Fotografía e imágenes
No se incluye ningún programa para trabajar con fotos o imágenes, tan solo el sencillo visualizador Mirage. Tanto Gimp como Shotwell se pueden instalar.

Gestor de software
El gestor de paquetes Synaptic se encarga de la instalación y eliminación de programas. Ofrece la clásica opción de actualizar automáticamente el sistema. Como señalaba antes, encontré un problema de paquetes rotos al intentar instalar VLC por algún fallo en los repositorios, persistiendo dicho problema al día siguiente.

Reconocimiento de hardware
La impresora debe instalarse previamente, para lo cual existe una entrada en el menú de Openbox. Los usuarios no habituales de este gestor de ventanas se preguntarán dónde se encuentra dicho menú. Basta con hacer clic con el botón derecho en cualquier parte del escritorio para hacerlo aparecer. Bien, aclarado esto, si elegimos Applications –> Administración –> Impresión (nótese la mezcla de idiomas aquí), aparecerá el gestor de impresoras. Nuestros intentos de añadir una nueva máquina al listado serán inútiles, pues nos pedirá una contraseña de root que no coincide con la nuestra de usuario. Así pues, debemos antes añadir a nuestro usuario como administrador, esto se hace en Applications –> Administración –> Usuarios y Grupos. Allí debemos cambiar el tipo de cuenta de nuestro usuario a Administrador, podremos entonces añadir la impresora (que debe estar conectada, lógicamente) y ya podremos imprimir. No es tan simple, por lo tanto.
El escáner se reconoce de inicio, tan solo debemos instalar un gestor, en mi caso opté por Simple Scan. Con la webcam no hubo suerte, instalé Cheese sin que captara más que una imagen negra. Luego intenté instalar Skype, pero la ya consabida dependencia de las librerías qt imposible de satisfacer dio al traste con mis planes. Resumiendo, impresora complicada, escáner perfecto, webcam mal.

Software de uso habitual
Cheese, Simple Scan y Dropbox se pueden instalar desde los repositorios y funcionan excepto el primero, problema este no achacable a Semplice sino a alguna incompatibilidad de las librerías gtk3 con mi hardware, ya que se reproduce en todos los entornos basados en Gnome 3. jDownloader lo instalé usando el script de su web. Vagalume y Skype, aunque se encuentran en los repositorios oficiales no conseguí hacerlos funcionar. El segundo de ellos debido a un problema de dependencias con librerías qt. El primero, simplemente, no conectaba con mi cuenta de Last.fm.

Gestor de arranque
El Grub que se instala es, oh sorpresa, simple hasta el extremo. Pero cumple con su cometido. Si queremos editar el menú podemos instalar el paquete startupmanager desde Synaptic.

Estabilidad y suspensión a RAM
Aunque en su conjunto el sistema es estable, algunas aplicaciones fallan miserablemente, caso de Vagalume o Exaile, quedando además estancadas en un bucle sin salida posible, salvo matar el proceso vía consola con el comando kill. La suspensión a RAM va bien.

Ciclo de desarrollo
Sobre el ciclo de desarrollo de la distribución nada se informa en su web, tan solo que ya están trabajando en la versión 3.0, a la que llamarán Pulse y que será la última con numeración, se entiende que en futuros lanzamientos se limitarán al nombre. Se puede deducir que la aparición de una nueva versión finaliza el soporte de la anterior, como ha ocurrido con su anterior desarrollo, la 1.0 Rock, actualmente no soportada. Es algo habitual cuando el equipo de trabajo se compone de pocas personas y no pueden seguir atendiendo las versiones antiguas.

El año nuevo nos trae esta revisión que, desgraciadamente, no se parece en nada a la última de 2011. Siendo distribuciones enfocadas al mismo tipo de sistemas, Bodhi y Semplice no pueden ser más distintas en cuanto a experiencia de uso. Mientras la distro con E17 nos ofrecía muchísimas cosas buenas dentro de un rendimiento espectacular por su rapidez y fluidez, en Semplice solo podemos destacar lo último. El sistema es rápido, sí, no hay duda, y sencillo, como su nombre promete, pero podría ser mucho más amigable para el usuario. Al tratarse de una de las primeras versiones, la 2.0 a la que han bautizado como Emily, podemos esperar mejorías en los próximos lanzamientos de este equipo de desarrolladores italianos. De momento, se queda en un 7’12.

Crunchbang 10 Statler: minimalismo bien entendido

Nos vamos a centrar hoy en una distribución de las denominadas minimalistas, caracterizadas en su mayoría por ofrecer lo indispensable en el menor espacio posible y cargando apenas la memoria del sistema. Esto las hace ideales para sistemas como el mío, del pleistoceno, o para personas que aún teniendo equipos modernos no están dispuestos a sacrificar recursos inútilmente. El problema que suelen presentar estas distribuciones, como ya se vio en la revisión de Archbang, es que adolecen de herramientas de configuración que faciliten la vida del usuario, con lo que la mayoría de las veces se han de montar prácticamente a golpe de consola. Pero, por fortuna, hay excepciones como la que hoy nos ocupa.


Crunchbang Linux es una distribución de origen británico que está basada en Debian. Comparte algunos repositorios con ella, a la par que posee los suyos propios. El estilo visual que ofrece es simple, se caracteriza por los fondos negros y grises, lo que no la hace precisamente atractiva a la vista, pero en un entorno de producción bien poco importa esto. Vamos a ver lo que dio de sí la prueba de esta distribución.

Instalación
Como de costumbre, grabamos la iso de Crunchbang en un pendrive con Unetbootin e iniciamos el ordenador. La primera en la frente, pantalla negra y de ahí no pasa. Reinicio e intento el modo a prueba de fallos, con éxito. Cabe destacar, como elemento diferenciador, que no podremos instalar la distribución desde el escritorio en modo live-cd, deberemos reiniciar y elegir en el menú de arranque la opción de instalación. El problema con mi ordenador probablemente sea de resolución gráfica, en cualquier caso no suelo probar el modo live-cd, así que no me supone ningún dilema.

Basta iniciar el proceso para darse cuenta de que estamos ante el sencillo pero potente instalador gráfico de Debian, con ligerísimas modificaciones. La primera parte de la instalación lleva unos 10 minutos, una vez se reinicia entramos al escritorio y se ejecuta un script muy interesante. Se nos irá preguntando, paso a paso, qué cosas queremos instalar: soporte para impresión, paquete ofimático, máquina virtual java, aplicaciones para desarrolladores. Este es el principal elemento que hace destacar a Crunchbang, el minimalismo existe, pero sólo para aquellos que lo buscan. Se da la opción a usuarios menos experimentados para que instalen todo lo que pueda hacerles falta sin necesidad de recurrir a la terminal o a una wiki, si no lo desean. Me parece un punto de vista muy positivo este.

El escritorio no es otro que el gestor de ventanas ligero Openbox. El problema principal que presenta es su falta de traducción al castellano. Para los que no lo conozcan, Openbox no tiene un acceso “directo” al menú de aplicaciones, pero basta con hacer clic con el botón derecho en cualquier parte del escritorio para que éste aparezca. La gestión de memoria es soberbia, hasta el punto que solo ocupa 67 Mb de RAM al inicio, haciendo de Crunchbang una distro ideal para hardware obsoleto. Literalmente vuela.

Navegación
Al estar basada en Debian nos encontramos con su navegador de cabecera, la variante de Firefox llamada Iceweasel. Lo de variante es un decir, la única diferencia estriba en el nombre y se debe a conflictos entre la filosofía de la Free Software Foundation y los desarrolladores de Mozilla en torno a un logo y a un nombre. Nimiedades, en realidad. Iceweasel es Firefox. En concreto su versión 8.0, eso sí, en inglés. Mi intento de instalar el paquete de idioma me arroja un conflicto de versiones y dependencias incumplidas, de modo que mejor lo dejamos. Crunchbang, en su afán por facilitar las cosas al usuario novel, ofrece también la posibilidad desde el menú de aplicaciones de instalar tanto Chrome como Opera. Otro punto a favor. La experiencia navegando por la web es excelente, sin problemas de fluidez o de reproducción de flash. Muy bien.



Vídeo
Tenemos VLC ya instalado, lo que viene siendo otra ventaja. Sin embargo no consigo reproducir todos los formatos, ni aún instalando toda la serie de códecs gstreamer. El formato avi y el mov en alta definición solo me muestran una pantalla verde, con sonido, eso sí. Decido probar con otro reproductor e instalo Gnome Mplayer, consiguiendo que se vean ambos formatos, aunque con el ya tradicional problema de la saturación de colores inadecuada. No sé donde está el problema con VLC, siempre me había reproducido todos los formatos, tal vez es un error en la versión escogida por la distribución.

Música
Para la tarea de reproducción de música se ha escogido también a VLC. Es un reproductor de audio más que correcto, el problema viene si tenemos una colección de música considerable y queremos que nos la organice. Ahí, obviamente, VLC no es la respuesta. En cualquier caso siempre podemos instalar Banshee o Rhytmbox desde los repositorios oficiales. En referencia al sonido me encuentro un problema de configuración en el plugin de escritorio para ALSA: el canal maestro no se corresponde con el que controla el volumen del sistema. Se debe cambiar a PCM. Así mismo, debo silenciar el canal de sonido mono, pues de lo contrario me reproduce a través del altavoz del sistema (el “speaker”). Son problemas sencillos de resolver, no tanto para los usuarios poco familiarizados con ALSA.

Ofimática
Un claro ejemplo de a lo que me refiero con el título de la entrada, el minimalismo bien entendido, lo encontramos aquí. Vienen instalados Abiword y Gnumeric, procesador de texto y hoja de cálculo sencillos pero eficaces, y junto a ellos una entrada en el menú que nos permite instalar Libreoffice si ambos programas no satisfacen nuestras necesidades. Chapeau.

Fotografía e imágenes
No tenemos gestor de fotos de inicio, pero contamos con Shotwell en los repositorios oficiales. Si abrimos el gestor de software Synaptic y buscamos “shotwell” ya lo podremos instalar. GIMP sí viene instalado.

Gestor de software
Se limita al gestor de paquetes Synaptic, pero es más que suficiente y se corresponde con el carácter minimalista de la distro. El problema puede aparecer en las búsquedas cuando el nombre del paquete no coincida exactamente con el del programa que queremos instalar, pero es fácilmente subsanable con las opciones de búsqueda avanzada de Synaptic. Actualizaciones automáticas no ofrece.

Reconocimiento de hardware
El que suele ser caballo de batalla para el usuario en las distribuciones de este tipo se queda aquí en pony de feria. El reconocimiento es total en impresora, escáner y webcam. La primera se añade automáticamente al encenderla (si hemos instalado el soporte para impresión del que hablaba más arriba durante el script post-instalación) y se puede configurar en la opción de menú System–>Printers–>Configure Printers. Para hacer funcionar el escáner tenemos que instalar un gestor, en este caso Simple Scan, usando para ello el gestor de software o la terminal (sudo apt-get install simple-scan). Ello instalará también las dependencias, como sane, para que el escáner funcione. Para la webcam, instalo Cheese y todo va sobre ruedas. Perfecto.

Software de uso habitual
Tampoco vamos a encontrar mayores problemas en cuanto a los programas que solemos emplear. Debian acoge una cantidad de paquetes impresionante, circunstancia de la que nos podemos aprovechar si usamos esta distribución. Tanto Cheese como Simple Scan y Vagalume están en los repositorios oficiales. Podríamos decir que Dropbox viene instalado de serie, ya que tenemos una entrada en el menú de aplicaciones para instalarlo. JDownloader, como casi siempre, ha de instalarse usando el script que podemos descargar en la web del programa. Skype incluye en su página web un paquete para Debian que es perfectamente usable en nuestro Crunchbang.

Gestor de arranque
El GRUB de toda la vida, letras blancas sobre fondo negro como corresponde a las señas de identidad de la distribución británica. Si queremos edición del menú de arranque tendremos que instalar el paquete startupmanager desde Synaptic o la consola (sudo apt-get install startupmanager).

Estabilidad y suspensión a RAM
Estable lo es totalmente, no experimenté ya no un cuelgue, sino ningún tipo de retardo en la ejecución de los programas. Va fluido como la seda. Sin embargo, cosas de Openbox, no encontré la opción de suspender a RAM por ningún sitio.

Es sorprendente como la casi totalidad de las distribuciones tienen su pequeño espacio en el mundo Linux. Crunchbang desde luego que tiene el suyo, es una distro perfecta para aquellos que tienen un hardware muy antiguo o muy limitado (netbooks económicos, por ejemplo) y que nunca se atrevieron a instalar un sistema minimalista por el miedo a la falta de opciones de configuración. Crunchbang te lo sirve en bandeja, sin apenas problemas que destacar. Igualmente si se tiene un equipo potente y no se quieren malgastar recursos “cara a la galería” es una distribución recomendable. Le doy un 7’84, a la altura de la última Fedora. La recomiendo.

ArchBang 2011.11: rápida, elegante e incompleta

A estas alturas no tiene sentido esconder mi debilidad por Arch Linux como sistema operativo, para mí referente en el mundo del software libre y mi distribución de elección tras años dando saltos de una a otra. Hoy le toca el turno de las revisiones a la nueva versión de ArchBang, una distro que toma como base un Arch con el gestor de ventanas ligero Openbox y que añade ciertas funcionalidades bastante interesantes.

Lo primero a destacar, por encima de todo, es la rapidez. ArchBang va como el rayo, característica inherente a Arch Linux, que sumada a la eficacia y ligereza del gestor de ventanas nos resulta en una distribución que inicia en 25 segundos exactos. Teniendo en cuenta mi hardware, un Pentium 4 mononúcleo con 768 Mb de RAM, es un tiempo récord. Por desgracia, no todo son parabienes. La instalación completa ha de realizarse en inglés, sin posibilidad alguna de cambiar esto, cosa que cobra especial importancia cuando observamos qué tipo de instalación tenemos entre manos: prácticamente todo hay que hacerlo de forma manual, con un asistente de instalación que resulta aún más parco que el de la propia Arch, que ya es decir.

Un primer punto este que ya nos orienta hacia qué tipo de usuario se dirige esta distribución, obviamente no es para recién llegados a Linux. Para colmo, tras instalar GRUB observo dos cosas: no detecta a Arch ¿? y, aunque detecta Windows, tienes que editar manualmente el archivo menu.lst porque la línea del sistema de Microsoft se encuentra comentada. Extraño e inútil, la verdad.

Una vez instalada esta ArchBang me topo con otra cosa inusual: los desarrolladores han decidido que el demonio de alsa se inicie en segundo plano, cosa que en primer lugar no tiene mucho sentido (¿cuánto tarda alsa en iniciar? ¿3 segundos?) y en segundo lugar, falla a veces, con lo cual te puede pasar que inicies a un sistema totalmente mudo, como es mi caso. Absurdo y fácilmente subsanable. La resolución de pantalla tampoco es la óptima, resultado de iniciar el kernel con el parámetro -nomodeset, lo cual tiene como objeto, supongo, habilitar la compatibilidad con la mayoría de monitores posibles. En cualquier caso esto viene especificado en la wiki junto con la información sobre cómo cambiarlo.

Vamos al análisis y a las puntuaciones:

Navegación
Como navegador de cabecera se ha elegido Aurora. Se trata de la rama de desarrollo de Firefox, otra decisión extraña a mi parecer, se intuye que aquí los desarrolladores pretenden apurar al máximo el concepto de “bleeding edge“, esto es, software muy nuevo que puede no estar exento de problemas. En fin, podrían haber optado por la rama inestable de Firefox incluso, yo me habría quedado con lo seguro, pues en realidad los cambios de una versión a otra del navegador de Mozilla apenas si se notan para el usuario. Aurora, pese a lo dicho, funciona bien, viene con Flash ya soportado aunque su fluidez no es ni la de Windows ni la del propio Arch (nuevamente, extraño esto). Le doy un 3.

Vídeo
Si bien reproduce todo volvemos a tener aquí el clásico error con las GPU integradas de la serie 82865G de Intel: colores saturados y saltos en vídeos de más calidad. Y, vuelvo a mostrar mi extrañeza, no se soluciona con la edición – más bien, la creación, pues carece del archivo – del xorg.conf. 2’5 puntos.

Música
Sin problemas en este apartado. Eligen deadBeef como reproductor, muy liviano y correcto. 5 puntos.

Aplicaciones de oficina
No trae ninguna de serie, cosa entendible por el carácter liviano de la distribución. Libreoffice está en los repositorios y se instala sin problemas. 5 puntos.

Fotografía
En consonancia con la distribución, incluyen el visor y gestor de fotografías Geeqie, el cual no conocía y que me ha sorprendido gratamente. Gimp hay que instalarlo desde los repositorios. 4 puntos.

Impresora y escáner
Instalar la impresora será un reto para cualquiera. Para empezar, cups no está ni cargado – su demonio, se entiende – ni tan siquiera instalado. Para colmo, una vez se subsana esto, la interfaz web de cups no reconoce la impresora (ni gutenprint, ni foomatic, ni ghostscript, nada funciona). El escáner va bien una vez se instala el demonio de sane, que tampoco viene por defecto. Entiendo que la distro debe ser liviana, pero esto es pasarse un poco. 0’25 puntos.

Webcam
La reconoce pero como si no. A veces muestra la imagen congelada, otras veces no muestra absolutamente nada. 0 puntos.

Grub
Como comentaba más arriba, grub se instala sin detectar a la “distro madre” Arch y detectando Windows XP, aunque obligando al usuario a editar el menu.lst para incluirlo. En fin, 0’5 puntos.

Software disponible
Quizás la mejor parte de la distribución. Los desarrolladores incluyen la herramienta Packer, un programa que hace las veces de Pacman + Yaourt, esto es, busca un programa a instalar tanto en los repositorios de Arch como en los de la comunidad AUR, todo ello sin que el usuario tenga que intervenir añadiendo líneas al pacman.conf. Programa muy interesante y que mejora en funcionalidad al propio Pacman. Ni que decir tiene que están disponibles todos mis programas “de cabecera”. 1 punto.

Estabilidad y suspensión
La distribución es muy estable y muy pero que muy rápida. Todo funciona a la velocidad de la luz. El problema es que no aparece por ningún lado la opción de suspender a RAM o hibernar, las únicas posibilidades son bloquear pantalla, salir de la sesión y apagar. 0’5 puntos.

En resumidas cuentas, siempre en mi opinión, huelga decirlo, se trata de una distribución muy liviana, que corre con una soltura excelente en un hardware muy antiguo. El gestor Openbox, si bien para mi gusto carece de algunas opciones, casa muy bien con el carácter de la distro en general. Viene con conky instalado y funcionando y ocupa, en idle, 75 Mb de RAM, una cifra de locos. ¡Podría funcionar bien en un ordenador de hace 15 años! El manejo de los atajos de teclado es otro acierto, resultan muy útiles y responden con gran rapidez.

El problema es que esta distribución, que podría ser excelente, se queda en sólo acertada. Han querido recortar tanto que se han pasado de largo. Algunos aspectos son claramente mejorables y podrían hacer de esta distro un referente en cuanto a escritorios ligeros y funcionales. Tal vez en próximas versiones. Esta ArchBang 2011.11 consigue 6’15 puntos de valoración y ha logrado despertar mi admiración en muchos aspectos, pese a los errores.