Un mes con O2: magnífica experiencia

Profundizando en el intento de hacer de este blog un lugar más personal, vengo a contaros mi opinión acerca de mi nueva operadora de fibra y telefonía, tanto fija como móvil: O2. No nos vayamos a confundir, no se trata de un artículo patrocinado. Con mi nivel actual de visitas, ningún publicista gastaría un céntimo en anunciarse aquí. Tampoco le debo favor alguno a Pedro Serrahima, el impulsor de la famosa Pepephone, con sus valores éticos y su funcionamiento ejemplar como empresa. O eso se dice, pues no puedo hablar en primera persona al no haber sido cliente suyo. Sigue leyendo “Un mes con O2: magnífica experiencia”

Anuncios

Twitter mató a la estrella de los blogs

¿O fue Facebook? La cuestión es que los blogs en general, y los linuxeros en particular, no son ni mucho menos lo que eran. A ver si averiguamos por qué.

The Buggles fueron una banda británica de los setenta de las que podrían ser consideradas, sin miedo a equivocación alguna, una one hit band, es decir, un grupo con un sólo éxito. En su única canción estelar relataban su convencimiento de que se iniciaba una nueva era en la música. Una en la que las ondas de radio iban a perder su protagonismo en beneficio de la televisión, la imagen y los vídeos musicales. Aun hoy en día no está muy claro si acertaron o no, porque las emisoras de esa materia continúan siendo un referente a nivel mundial a la hora de informarse o escuchar nuevos temas.

¿Están los blogs en decadencia?

Tomo prestado el título de su canción icónica para preguntarme qué está pasando con los blogs. Tras retirarme algo menos de un año de la vorágine de estar siempre en perpetua conexión con la actualidad, de Linux en mi caso, a la vuelta me encuentro con un panorama desolador. Y no me refiero a mi web en particular, porque los cambios de dirección y los vaivenes en la temática siempre pasan factura a las visitas, esto es comprensible. El caso es que percibo muchísima menos actividad que cuando empecé a escribir, allá por 2011, una época en la que Linux se encontraba en alza y llovían las búsquedas de información en Google sobre este sistema operativo.

Desde entonces, muchos blogs se han quedado por el camino y otros tantos dormitan o se mantienen sin apenas novedades. Parecen caminantes en The Walking Dead, resistiéndose a morir. También los hay que parecen continuar en la brecha, pero por el número y la calidad de los comentarios que reciben se aprecia que no, que las cosas no son lo que solían ser tampoco para ellos. Y esto, ¿por qué?

De la tiranía de las redes sociales…

En los ratos en que me he dedicado a reflexionar sobre el asunto me ha parecido llegar a un par de conclusiones, que no sé si son del todo válidas, para tratar de explicar el fenómeno. De ahí nace el artículo que estáis leyendo, de la necesidad de contrastar esta idea con otras personas. Que ya sé que serán pocas, porque eso precisamente estamos tratando aquí.

La primera es que las redes sociales, Twitter en especial, han hecho mucho daño a los blogs. Poco a poco han ido minando la capacidad de atención de todos nosotros hasta el punto de que un artículo largo se hace tedioso y poco recomendable al gusto de la mayoría. Se lleva lo directo, lo fugaz. Los 140 caracteres, desde hace unos meses el doble, parecen el tope máximo que nuestra mente es capaz de procesar de una tacada. Es lo que hay en la nueva sociedad de la inmediatez. Un texto largo, con razonamientos y que se regodea en el uso de las palabras – que es lo que a mí me gusta hacer, para qué nos vamos a engañar – no resulta tan atractivo a día de hoy como lo podía ser siete años atrás.

Twitter también se está cargando los blogs
Más de un tuitero estrella tiene que ser millonario a estas alturas

… a la de los teléfonos móviles

El otro desencadenante creo que tiene que ver con el triunfo de los móviles y los dispositivos inteligentes. Que si por algo lo son es a costa de hacernos a nosotros más tontos. El uso de los smartphones para todo tipo de tareas se ha disparado de un tiempo a esta parte. Ni que decir tiene que interactuar con las dichosas redes sociales es la principal de ellas. Si esto también ha afectado al interés general por los ordenadores, ya no digamos por Linux.

Y es que, mal que nos pese, nuestro sistema operativo lo usamos cuatro gatos. A nivel de escritorio, claro, porque en servidores es otro cantar. Seguimos siendo una pequeña comunidad entre una inmensidad de gente que prefiere Windows. Siendo justos, ya en la época dorada de los blogs linuxeros el flujo de información que generábamos suponía una minúscula gota en el océano de Internet. Era frecuente encontrar los mismos usuarios comentando en todos los blogs. Una especie de microcosmos retroalimentado, que a mí me encantaba, ojo.

Los móviles también han influido en la decadencia de los blogs
Los zombis no están solo en el cine y la televisión

Un dilema sin solución

La realidad actual del problema se me antoja, pues, multifactorial. Tenemos por un lado el uso masivo de los teléfonos para quehaceres que antes estaban reservados en exclusiva a los ordenadores. Luego está la gratuidad actual de Windows y su mejoría como sistema. Y, para colmo, las puñeteras redes sociales, que son auténticas devoradoras de tiempo libre… Así llegamos a lo que tenemos. Los blogs se han quedado como un nicho muy reducido de búsqueda de información para temas concretos. Y entre dichos temas, Linux está muy lejos de ser de los primeros de la lista en visitas.

¿Soluciones? Ni las tengo ni en verdad creo que sea necesario buscarlas. Los tiempos siguen cambiando, como no puede ser de otra manera, y toca adaptarse a la nueva situación. A mí me gusta escribir y por eso he vuelto a hacerlo. Tampoco voy a ser hipócrita: a todo el mundo le motiva que lo lean, cuanta más gente mejor. Eso ayuda a generar debate en forma de comentarios, lo cual es valioso para mí.  Garantiza, además, el poder intercambiar pareceres con gente con la que compartes gustos y guardas cierta afinidad. En ese sentido sí echo de menos la pequeña comunidad linuxera que se había formado en torno a este blog, aunque todavía queda algún incombustible que me aguanta aunque apenas escriba sobre el sistema operativo en sí.

Adaptarse o morir

No queda otra. Pero no, por mucho que lo intente, que no lo voy a hacer, a mí no me sale ser un tuitero. Que este término lo haya aceptado ya hasta la RAE da una clara idea de en qué punto nos encontramos. Y, aunque tenga cuenta, solo la uso para informarme sobre lo que me interesa. Anda, mientras lo escribo me estoy percatando de que igual soy parte del problema.

De todos modos, yo prefiero seguir siendo un bloguero. Me lean más o me lean menos. A los que quedáis por aquí os pregunto: ¿ando muy desencaminado? ¿Creéis que las expuestas son las principales razones que nos han llevado a la situación actual? ¿No existe tal situación? Comentarios, por favor, que me dan la vida. A mí y a cualquiera de los que resisten en la brecha. Porque puede que caminemos hacia un mundo sin blogs, pero todavía quedan varios que no se resignan a ello. En Planetlibre todavía tenéis unos cuantos, afortunadamente.

Réquiem por Desde Linux

Hasta hace bien poco lo seguía teniendo entre mis marcadores con la esperanza de que retomara su espíritu inicial, aquel que convirtió un portal construido por y para la comunidad en el claro referente a la hora de buscar información sobre GNU/Linux en español. No solo no se parecía en nada a lo que era antes de la venta por parte de sus creadores, no. Para colmo veía con incrédulo estupor como se iniciaban en el zafio arte del plagio y la copia descarada, ya no a la Taringa, donde al menos dan crédito y en mi caso personal, siempre respetaron mi licencia. Sino yendo mucho más allá, cogiendo un texto y cambiando lo justo.

Puesto que en uno de los últimos artículos robados, como bien explica aquí Tannhausser, su autor, han optado por cerrar los comentarios para que nadie les restriegue su sucia jugada, habrá que aprovechar el espacio de cada cual para ponerlos en su sitio. Eso sí, sin enlaces, que ya solo faltaba darles más visitas y tráfico a una cueva de ladrones. Y es lo que hago aquí: por si alguien no se ha enterado todavía, eliminen ese engendro de sus sitios favoritos. La creación de contenido original cuesta mucho tiempo, trabajo y talento. Aprovecharse de eso para lucrarse es una auténtica cabronada, con perdón de la audiencia, no se me ocurre un término más suave para describirlo.

Sobre la venta del otrora gran sitio web no creo que ninguno de los que solemos escribir sobre GNU/Linux debamos pronunciarnos. No es asunto nuestro. Cada cual tiene su criatura y sabe qué le proporciona y qué le resta, de modo que yo apoyo y entiendo cualquier decisión que un bloguero tome sobre su obra. Aun así, terminando esta breve nota de la vergüenza ajena, me doy cuenta de que se echa de menos un lugar con solera, un sitio comunitario donde un novato pueda zanjar sus dudas y empaparse del espíritu que rige en la mayoría de sitios sobre el sistema operativo de Tux. Lean, si no, este artículo del que fue mi primer descubrimiento en este mundillo, con más de 600 lamentos por la marcha de su autor, al que a día de hoy todavía hay quien se lo recrimina.

Da que pensar y genera nostalgia al mismo tiempo. Somos muchos los que escribimos, algunos tienen más visitas y más popularidad. Los temas son variados, con blogueros que se especializan en noticias, otros en contar historias, otros en revisar distribuciones (ésos somos pocos), otros en tutoriales más y menos técnicos, otros en la lucha activa en pro del software libre… Hace ya tiempo que me pregunto qué podríamos conseguir con la unión (¿hace la fuerza?) de la gran mayoría. Tal vez ese gran blog, o ese gran espacio, que algunos añoramos o envidiamos desde la distancia. Me da un poco de apuro lanzar el guante, porque mi sitio es muy pequeño (mil visitas al día, amigo arriba, amigo abajo) pero si alguno de los grandes se anima, que cuente con mi humilde aportación. Sabéis dónde encontrarme. No me importaría contribuir a la construcción de algo mejor, como en su momento fue el Desde Linux por el que nos lamentamos hoy. Cuestión de pensarlo y hablarlo.

¿Y si entre todos construimos un portal comunitario de referencia sobre GNU/Linux?

Salud

La imagen de la cabecera es cortesía de Shutterstock.

¿Por qué cada vez más se apuesta por SAAS?

Artículo patrocinado escrito por Celia Conde para este blog. La autoría no es de Enrique Bravo, cuyo nombre figura por error al traspasar el blog a un nuevo alojamiento.

En particular, el interés reciente por el Software como Servicio en la empresa viene en mayor medida por autónomos y Pymes, aparte de las tradicionales empresas que ya utilizan SAAS como principal motor ya sea el correo electrónico, contenidos web o videoconferencias, entre otros. La gente emprendedora o las pequeñas y medianas empresas se han dado cuenta de las muchas ventajas que puede suponer utilizar este Software para lanzarse al mercado. Esto ha ocurrido con Billomat, una empresa alemana que utiliza dicha aplicación para gestionar y ordenar las facturas de manera online, y en el que más de 50.000 personas confían desde hace más de siete años en emitir, gestionar y ordenar las facturas, clientes y datos utilizando esta aplicación.

Esto puede interesar a muchos autónomos que por su parte quieren beneficiarse del SAAS lanzando su proyecto, como también aprovechándose de los servicios que ofrecen otras empresas, como Billomat, que la finalidad del mismo es ayudar a gestionar las facturas con el objetivo que emprendedores y Pymes puedan invertir más tiempo en su trabajo.

Empezando por la propia definición de SAAS podemos encontrar ya una de las principales y primeras ventajas. Software como Servicio es una aplicación que no reside en las instalaciones de la empresa sino que está hospedada en la compañía desarrolladora o proveedora. Es decir, que nuestra información no se encuentra en un sitio físico, sino se encuentra en la nube; llegando a este punto muchos sabréis que me refiero al ya más que conocido “cloud computing”.

 

Sigue leyendo “¿Por qué cada vez más se apuesta por SAAS?”

Comparativa de navegadores en GNU/Linux y Windows

Por suerte o por desgracia no tengo demasiadas ganas de revisar distribuciones últimamente. No me llama ninguna en la actualidad, tras haber aterrizado y permanecido durante meses en la agradable isla de la tranquilidad informática, la que me procuran mis dos sistemas GNU/Linux, Chakra y Ubuntu por orden de utilización y preferencia. El sistema de Microsoft sigue relegado a mera utilidad de supervivencia para contadas pero muy necesarias ocasiones, como lo fuera el mes pasado la correcta cumplimentación del borrador de la declaración de impuestos, la de verdad, la que hacemos la gente honrada. Aunque algunos me habéis comentado que no tenéis problemas para hacerla desde GNU/Linux, no sé por qué razón, pero no es mi caso. Total, que en ésas estábamos, cuando me dije: “vamos a comparar otras cosas, que las revisiones de distros ya están muy vistas”.

Sigue leyendo “Comparativa de navegadores en GNU/Linux y Windows”