Revisión de PCLinuxOS Plasma 2017.03

Si no te convence systemd o, simplemente, buscas una distribución sencilla y bien conseguida con reminiscencias de lo que fue Mandrake, échale un vistazo a este análisis. Enlace externo al artículo en Colaboratorio. Leer más “Revisión de PCLinuxOS Plasma 2017.03”

Anuncios

PCLinuxOS Full Monty: una navaja suiza

Es posible que mucha gente no sepa que PCLinuxOS sigue viva. Yo mismo, sin ir más lejos, pensaba hasta hace unos días que el proyecto creado por Bill Reynolds (Texstar) allá por 2003 se había quedado estancado en una fase de no-desarrollo. Recuerdo haber leído acerca de la imposibilidad de este hombre, creo que por razones de salud, para continuar su trabajo. Desde entonces, hace un par de años o más, no he estado al tanto de las andanzas de la distro. Sin embargo, ese observatorio de popularidad tan discutible que supone Distrowatch la seguía – y sigue – manteniendo en los altares. Me preguntaba, de ahí este artículo, a qué se podía deber esto.

Pues resulta que no solo sigue viva, sino que por sus singulares características conforma una distribución GNU/Linux especial: refugio de los “anti-systemd” (¡no lo incorpora, siguen con sysvinit!), de los “anti-Plasma 5” (están con KDE 4) y amiga de todos aquellos que alguna vez hayan sentido la necesidad de descargar una “ISO” con gran cantidad de software. Cantidades industriales, de hecho. No os lo podéis ni imaginar.

Antes de proseguir con el análisis de esta peculiar edición, llamada “Full Monty” (“slang” británico, algo así como “todo lo necesario, apropiado o disponible”, además de una icónica película de los 90), os aclaro que PCLinuxOS está disponible en ediciones más livianas, con KDE y Mate pero sin el excedente de software masivo. Además, la comunidad mantiene otras pocas versiones con distintos escritorios.

Instalación

No intentéis una instalación al uso en un “pendrive”. No funcionará. Cuando descargamos la imagen, se descargan también tres archivos de texto: la suma de verificación, notas sobre la versión y unas instrucciones que conviene leer. Nos dicen que la imagen se debe convertir en híbrida antes de pasarla al USB:

isohybrid -u pclinuxos64-kde-fullmonty-2016.03.iso

Posteriormente, hay que grabarla usando el comando dd:

dd bs=4M if=pclinuxos64-kde-fullmonty-2016.03.iso of=/dev/sdX && sync

donde sdX es la partición correspondiente al “pendrive”.

Además de lo anterior, se necesita una partición para el sistema de, al menos, 25 Gb, dada la cantidad de software que trae la distribución. Siguiendo estos consejos, algo obligatorio si queremos final feliz, no hay problema alguno en instalar PCLinuxOS Full Monty, más allá de que todo el proceso se realiza en inglés y tarda un buen rato. La aplicación que se encarga de ello es Draklive-installer, lo que nos recuerda los orígenes “mandrakeros” de la distro. En el caso de mi equipo, detecta la tarjeta gráfica NVIDIA y se instala directamente con el controlador propietario en su última versión disponible, que es la 361, sin intervención del usuario.

 

Draklive PCLinuxOS
El instalador Draklive es el encargado de ayudarnos con la tarea

 

Diseño

Es curioso lo que hace la fuerza de la costumbre. Mira que me he pasado años usando KDE 4 en Chakra y Arch. Pues hacía tanto que no lo instalaba que mi primera impresión, por lo añejo, era que estaba ante Trinity Desktop. Tuve que cerciorarme de que no era así… se ve que mi viejo amigo KDE 4 se ha quedado ya obsoleto. Tampoco ayuda demasiado el que se haya respetado el tema e iconos por defecto, Oxígeno, que realmente sí que se nota desfasado.

Por lo demás, la especial disposición de los escritorios, de la que os hablo a continuación, confieren a PCLinuxOS Full Monty una apariencia única. Y sobrecargada, claro, que es básicamente el objetivo de esta edición. No obstante, un par de cuestiones en positivo: el Grub y la pantalla de inicio están bien trabajados y, al igual que en el caso reciente de KaOS, destilan profesionalidad. El renderizado de fuentes, que lo sigo viendo horrible en Plasma 5, es realmente bueno aquí. Intuyo que con parcheado de por medio, pero las tipografías se ven perfectamente definidas y con calidad.

 

Escritorio Live PCLinuxOS
El escritorio de la sesión “live” de PCLinuxOS Full Monty, con KDE 4

Software

La madre del cordero en esta edición de PCLinuxOS. Creo que jamás había visto tal cantidad de programas de software libre en una distribución. Por lo menos, no recientemente. Recuerdo, así de pasada, a Ultimate Edition como el sistema con más aplicaciones instaladas de serie. Lo de este Full Monty es impresionante. Divide el espacio de trabajo en 6 escritorios, cada uno de los cuales está destinado a una actividad concreta y nos muestra enlaces directos a los programas disponibles para la tarea en cuestión. A saber:

Internet: aquí tenemos Firefox, Chrome, Opera, Kmail, Thunderbird, Dropbox, Skype…

Oficina: LibreOffice, Calibre, KMyMoney, Scribus, Abiword…

Juegos: la suite de KDE, Gcompris, Supertux2…

Multimedia: Clementine, Amarok, Audacity, GTKPod, VLC, Kino, Handbrake…

Gráficos: Gimp, Blender, Inkscape, Digikam, Darktable…

Sistema: Virtualbox, Yakuake, Synaptic, Firewall, Parental control…

Para instalar programas se usa Synaptic, aplicación siempre asociada a paquetería “.deb”, pero que en este caso funciona perfectamente bien con los “.rpm”. Cuenta con un notificador de actualizaciones integrado en la bandeja del sistema. En el par de días que lo he tenido instalado han llegado unas cuantas, por cierto, lo que denota que los desarrolladores siguen al pie del cañón ofreciendo novedades.

Y es que eso es lo mejor de todo: PCLinuxOS es una “rolling release”. Aunque siga apostando por KDE 4, todo el software está actualizado al máximo, además de contar con un kernel a la última (4.4.4). Otra ventaja: los pocos programas que precisemos y no estén instalados (como Spotify), están en el repositorio, por lo que no hay que añadir ningún PPA o nada por el estilo.

 

Software en PCLinuxOS
¿Quieres programas? Pues toma, ahí llevas aplicaciones para trabajar en casi cualquier cosa

 

Os advierto que hay muchos más programas instalados que los enlazados en cada escritorio virtual. Por poner algunos ejemplos: Steam, Tomahawk y Kodi. Y en cuanto a la configuración, contamos con muchísimas utilidades para monitorización del sistema. Los codecs multimedia vienen de serie, de tal suerte que no me ofreció resistencia ningún archivo multimedia. Insisto, es una distribución realmente completa.

Como, a veces, una imagen vale más que mil palabras, vamos con los pantallazos de los distintos escritorios de PCLinuxOS Full Monty.

 

Escritorio Internet PCLinuxOS
El primer escritorio, dedicado a Internet

 

Escritorio oficina PCLinuxOS
El segundo escritorio se centra en programas ofimáticos y de lectura de documentos

 

Escritorio juegos PCLinuxOS
El tercer escritorio virtual está dedicado a los juegos

 

Escritorio multimedia PCLinuxOS
Cuarto escritorio: para las aplicaciones multimedia (tareas de audio y vídeo)

 

Escritorio gráfico PCLinuxOS
El quinto elemento: escritorio dedicado a tareas gráficas (dibujo y fotografía)

 

Escritorio sistema PCLinuxOS
Por último, el no menos importante escritorio dedicado a la configuración de nuestro sistema

 

Rendimiento

Teniendo en cuenta la ingente cantidad de software y utilidades lo más común sería esperar un rendimiento paupérrimo. Pero no, no es el caso. Si bien ocupa poco más de 1 Gb en RAM al inicio (efectos desactivados por defecto), en ningún momento da sensación de pesadez, algo que sí sucede en la sesión en vivo, como ya nos advierten en las notas de desarrollo. Reconozco que no me creí, en un principio, la afirmación que hacen en dicho documento sobre que una vez instalado, el sistema iría fluido. Pequé de tener poca fe: realmente el comportamiento es genial.

Si hablamos de pruebas de rendimiento, comparando PCLinuxOS Full Monty con Ubuntu, Chakra y KaOS, es la peor parada en 2 de los 5 tests. Sin embargo, resulta ganadora por estrecho margen en la comparativa gráfica usando el “benchmark” Unigine Valley. Conclusión: buen rendimiento, en general, para todo lo que ofrece.

 

Benchmark PCLinuxOS

 

Unigine Valley PCLinuxOS
Resultados de Unigine Valley bajo PCLinuxOS Full Monty

 

Estabilidad y errores

Mi añorado KDE 4, en una de sus últimas versiones, se comporta con férrea estabilidad. Si a esto le unimos la fluidez que antes os comentaba, obtenemos una experiencia de uso muy agradable. Puede cargar un poco la vista la gran cantidad de opciones disponibles pero, una vez más, es que ése es el objetivo de esta versión. El capítulo de errores queda, pues, vacío, salvo el últimamente frecuente problema del desplazamiento de la pantalla a la derecha con la tasa de refresco del monitor a 75 Hz, usando el controlador propietario. No hay más y se resuelve en un periquete.

 

Actualizar PCLinuxOS
Actualizar este sistema “rolling release” es sencillo con Synaptic

 

Mi opinión sobre PCLinuxOS Full Monty

He tenido que rebuscar bien para hallar mi única referencia a este sistema en el blog. “Centrado en la usabilidad” titulaba el artículo de 2012. Creo que ese eslogan no ha perdido vigencia, pues casi todo lo que uno encuentra en este PCLinuxOS de 2016 está orientado a hacer la vida más fácil al usuario final. Supone un fantástico arsenal de programas con el que ir bien preparado a la batalla en cualquier equipo que se nos ponga por delante, lo cual, es ya una tremenda ventaja por sí sola.

Luego están otras cuestiones que merece la pena plantearse. Por ejemplo, el hecho de que PCLinuxOS haya ignorado esa gigantesca controladora de procesos que es systemd en favor del paradigma clásico. Son pocas las distribuciones que se han resistido al cambio y de ellas, sin duda alguna, PCLinuxOS es la que cuenta con mayor popularidad, especialmente en Estados Unidos. ¿Opción para aquellos que reniegan del “monstruo” una vez que Ubuntu y Linux Mint hayan dado el paso en sus LTS, cosa que ocurrirá de manera inmediata?

 

Webcam PCLinuxOS
Mostrando la mano a la cámara en PCLinuxOS Full Monty

 

Software actualizado a tope, kernel novedoso, ausencia de systemd… Argumentos a favor de este PCLinuxOS sobran, aunque el último de ellos sea más que discutible y dependa de filias y fobias de cada quien. En su debe, tal vez que se trata de una distribución con escaso tirón mediático. No obstante, cuenta con su propia revista electrónica y hasta su tienda de “merchandising”, más una comunidad que parece tan activa y orgullosa como siempre. No es para menos. El sistema que propone PCLinuxOS funciona muy bien y no puedo más que recomendarlo a aquellos que gusten de una navaja suiza del software libre a su entera disposición.

Y con esto y un bizcocho, descansito de Semana Santa. Que este ritmo de publicación no hay quien lo aguante y en la vida real se multiplica el trabajo por estas fechas. Espero nos leamos a la vuelta. Entre tanto, material para entretenerse esta PCLinuxOS.

Salud

Puntos fuertes: software de todos los colores y centrado en la sencillez de uso.

Puntos débiles: para algunos, su versión antigua de KDE. Para mí esto no es problema.

Recomendada para: usuarios noveles o con necesidad de gran cantidad de aplicaciones.

[yasr_multiset setid=0]

PCLinux OS 2012.02: centrado en la usabilidad

Vamos a revisar hoy una distribución originaria de Estados Unidos, PC Linux OS (PCLOS para los amigos) en su versión 2012.02, con escritorio KDE. En un principio se trataba de un fork de Mandriva, pero actualmente es una distro totalmente independiente, si bien su apariencia recuerda ligeramente a la distribución francesa que la originó. Mis anteriores experiencias con PCLOS (he probado casi todo, soy un distro-hopper enfermizo) no fueron realmente buenas, pero tampoco lo habían sido con Mandriva y derivadas, pero ello no desembocó en una mala experiencia con Mageia, por ejemplo.

Y con PCLOS, como veremos a continuación, viene a ocurrir más o menos lo mismo. Un sistema con muchas peculiaridades que lo hacen bien diferente del que se obtiene con la instalación de otras distribuciones y que le dan un “look & feel” muy particular cuya principal característica es la usabilidad, esto es, poner todos los medios al alcance de los desarrolladores para facilitar la experiencia de uso a quien instala y ejecuta su sistema. Adelanto que lo consiguen, en casi todos los aspectos posibles. Lástima de algunas pequeñas aristas.

Instalación
El inicio desde pendrive, aunque fue posible, derivó en un sistema que nunca termina de arrancar, con lecturas constantes de la unidad flash y uso completo del procesador. Preferí reiniciar y utilizar la opción que PCLOS pone a nuestro alcance para instalar directamente el sistema, saltándonos el paso del escritorio live. El programa de instalación es muy sencillo y permite montar particiones de tipo NTFS desde el inicio, lo cual es muy de agradecer. Antes de comenzar a copiar el sistema al disco duro, tras elegir las particiones correspondientes, se nos presenta la utilidad de edición del menú de arranque. Compruebo con desazón que no se detecta ni Windows XP ni Zorin, sí en cambio Arch. El sistema operativo de Microsoft es sencillo de añadir, pero al intentar hacer lo propio con Zorin constato que, aunque se me permite elegir la partición en que se encuentra éste, no puedo seleccionar el kernel correcto (se me da a elegir únicamente el kernel de PCLOS, lo que formaría un galimatías de cuidado al iniciar, ciertamente).

Pasando por alto el problema de reconocimiento de otros sistemas, la instalación es rápida y eficaz. 15 minutos y listo. El problema viene justo al terminar, indica reiniciar el equipo, como es lógico, y ahí se queda, congelado el escritorio sin posibilidad de hacer otra cosa que apagar manualmente. Muy feo, da muy mala impresión que esto ocurra nada más instalar el sistema.

Vuelvo a encender el equipo y se presenta Grub, iniciando sin problemas el nuevo sistema instalado. Me encuentro ante un escritorio KDE con alguna modificación, como el acortamiento de la barra inferior, el menú K al estilo de KDE 3 y unas tipografías de tamaño mayor al acostumbrado en otras distribuciones, que lejos de resultar molestas le dan una apariencia distintiva a PCLOS. Los desarrolladores recomiendan hacer una actualización nada más iniciar, para lo cual dan detalles del procedimiento a seguir mediante el uso de Synaptic.

Aunque todo el escritorio está en inglés es muy sencillo revertir la situación. PCLOS está tan enfocado a la facilidad de uso que existe un script, iniciable mediante un icono en el escritorio, que nos permite elegir el idioma que queremos para nuestro sistema. Al hacer esto, el propio script se encarga de descargar todos los paquetes de idioma que necesitan los programas instalados (algo que lleva un tiempo, el mismo script te indica que te prepares un café o un sándwich de bacon). Esta utilidad, llamada AddLocale, resume perfectamente el espíritu de PCLOS, algo que en otras distribuciones es muy complicado de hacer, aquí se hace con unos clics. Y funciona, la traducción es de la totalidad del escritorio y sus aplicaciones. Perfecto.

Navegación
Podemos elegir entre Firefox 10 y Konqueror. Cualquiera de los dos se desenvuelve muy bien, la navegación es muy fluida y se reproducen los vídeos flash sin complicación alguna.

Vídeo
Viene instalado VLC. La reproducción es excelente, reconoce todos los tipos de archivo y no hay saltos o problemas de color en ninguno de ellos. Incluso los de formato en alta definición van como la seda. Nada que objetar en este apartado, algo poco habitual en mis revisiones, por desgracia.

Música
Los desarrolladores siguen con su buen gusto a la hora de seleccionar aplicaciones. Para la gestión de colecciones de música y reproducción de archivos de sonido tenemos Clementine. Funciona a la perfección.


Ofimática
Por cuestiones de espacio no viene instalado Libreoffice, pero sí un script que se inicia desde un icono del escritorio (LibreOffice Manager). Este programa nos instalará Libreoffice y los archivos locales de lenguaje.

Fotografía e imágenes
Para estos menesteres contamos con Gimp y Digikam ya instalados. Si preferimos Shotwell lo tenemos disponible en los repositorios oficiales de PCLOS.

Gestor de software
El gestor elegido es Synaptic, simple e intuitivo. Lo único que se echa en falta es la opción de actualizar automáticamente, un sencillo script al uso de esta distribución no hubiera estado de más, para no romper la armonía. En cualquier caso ofrecen instrucciones claras de cómo realizar el proceso en el manual que acompaña al sistema y en la wiki de PCLOS. La frecuencia de actualización recomendada por los desarrolladores es, como mínimo, de 2 veces al mes.


Reconocimiento de hardware
Por extraño que parezca esta es la parte de la revisión donde la distro patina. Exceptuando la webcam, que se reconoce bien como pude comprobar tras instalar Kamoso, no pude hacer funcionar ni la impresora ni el escáner. Viendo que, con el solo hecho de conectar los dispositivos no ocurría nada, me dispuse a utilizar el completo centro de control del sistema, el llamado PC Linux Control Center. En su apartado de hardware tenemos la opción de instalar nuevas impresoras, pero a pesar de que lo intenté de varias formas no conseguí que reconociera la Epson Stylus Color 680. Ídem para el Epson Perfection 640U, la utilidad de configuración del escáner tampoco lo detecta y XSane no puede encontrarlo. Un desastre que tira por tierra todo lo bueno visto hasta ahora. En la página de PCLOS hay una base de datos, por llamarla de alguna forma, con hardware compatible con la distro, pero apenas se listan 10 modelos de impresora y escáner.

Software de uso habitual
Pasado lo malo, vuelve lo bueno. Esta es la distribución, de todas las revisadas hasta ahora exceptuando Arch y su repositorio AUR, donde más fácil resulta conseguir software directamente desde los repos oficiales. XSane y Dropbox ya vienen instalados (lo de esta última no es usual, la verdad) y tanto Vagalume como Skype como Kamoso y, lo que ya es único en esta distro, jDownloader, están en los repositorios de PCLOS. Excelente, una vez más, en cuanto a facilidades para el otras veces sufrido usuario.


Gestor de arranque
Como ya vimos durante la instalación la ejecución de Grub no es del todo satisfactoria en tanto en cuanto no detecta la totalidad de sistemas instalados en el equipo. Se nos permite la edición manual desde el centro de control, por lo que no se precisa de startupmanager y no lo ofrecen en los repos. Por lo demás, un menú de arranque en modo gráfico muy agradable a la vista.

Estabilidad y suspensión a RAM
Lo cierto es que el sistema no se mostró totalmente estable. Al cuelgue inicial tras finalizar la instalación se le sumó otro en una ocasión cuando pretendía apagar el equipo. El menú dejó de responder y no tuve más remedio que apagar manualmente. La suspensión sí que funcionó sin complicaciones de ningún tipo.

Ciclo de desarrollo
PCLOS es una distribución rolling release, por lo que se puede ir actualizando continuamente a través de Synaptic. Un par de veces por semana es lo que aconsejan en la web, con un mínimo, como veíamos antes, de dos veces al mes para que el sistema no se rompa.

Es una lástima que PCLOS me haya fallado en dos aspectos cruciales, como la detección de hardware y la estabilidad del sistema. Son dos cosas muy importantes que restan nota a esta distribución. Y reitero que es una pena, porque en el resto de cuestiones es un sistema sobresaliente: el aspecto, cuidado y profesional, junto con la batería de opciones que ponen al alcance del usuario hacer cosas que en otras distribuciones requieren de más quebraderos de cabeza. La fluidez del sistema me ha impresionado, así como la integración perfecta de aplicaciones GTK + Qt, que hacen casi imperceptible la diferencia entre unas y otras, igualando por arriba en la calidad.

Aun así, teniendo en cuenta que los problemas se limitan a incompatibilidades de mi hardware, esta es una distribución altamente recomendable. Merece la pena darle un vistazo, si el hardware no falla es una distro que se va a quedar mucho tiempo en vuestro disco duro. Obtiene un 8’11. Saludos.