Chakra: conky sobre las ventanas

Siempre me ha gustado monitorear permanentemente los cambios del sistema, principalmente los que corresponden a consumo de RAM/CPU y el tiempo de uso. En KDE la forma más sencilla es mediante el plasmoide <Monitor del sistema>, pero al estar “pegado” al escritorio me hace estar permanentemente regresando para ver los cambios o, en su defecto, a través de la combinación ALT+F12 (Tablero de mandos), algo que, aunque sencillo si es algo engorroso.
Por lo cual me puse a la tarea de buscar el plasmoide perfecto para que permaneciese visualizando los datos que necesitaba. Al principio opté por colocar los plasmoides individuales, pero no me gustaba como se integraban a mi panel inferior; luego me decanté por el plasmoide TextMon (Link: http://opendesktop.org/content/show.php?content=148797) pero, aunque sí es altamente personalizable, el cómo distribuye los datos no me terminaba de convencer. Así que, viendo su configuración, recordé mi amado conky, aunque de inmediato caí en cuenta que solo lo mostraba en el escritorio, o ¿era cierto? Así que me puse a investigar y encontré que no. Conky podía permanecer encima de todas las ventanas, y eso era justo lo que necesitaba.

Rápidamente encontré el conky que quería y como lo quería.. Gracias yoyo 😉 (http://yoyo308.com/2012/11/06/quieres-el-conkyrc-de-manjaro-0-8-0-aqui-lo-tienes/).

Luego, a personalizarlo, y en esto seré claro, quería que se acomodase lo más posible al gran tema Caledonia de Chakra Linux; y después de muchos devenires salió algo, lo más parecido con mis limitados conocimientos, claro. Para quien le interese, está alojado en http://pastebin.com/SCB8Snuk para su mayor comodidad.

Ahora, los pasos siguientes están condicionados para Chakra, pero debe funcionar con cualquier otra distro Linux:

Primero instalar conky, pufffff:

$ sudo pacman -S conky

Crear el archivo .conkyrc en home.

Rellenar el contenido con lo compartido en pastebin.

Para que se inicie automáticamente al sistema deben crear este symlink:

$ ln -s /usr/bin/conky ~/.kde4/Autostart/conkylink

Cerrar sesión para que se visualizan correctamente los cambios.

Eso es todo, ahora a disfrutar y editarlo de acuerdo a sus gustos.

ANTES

DESPUÉS 

Anuncios

Instalar cdrecord para usarlo por medio de K3b

P { margin-bottom: 0.21cm; }A:link { }

Bueno, como recordarán en el anterior artículo titulado “K3b: ¿es el rey enla grabación de discos ópticos en GNU/Linux?” había comentado
sobre K3b y por qué lo consideraba el rey, también les había
comentado sobre cdrecord aunque de una manera no tan extensa, sin
entrar en muchos detalles, y ésa es la principal razón de este
artículo.
Cdrecord es una utilidad creada por
Jörg Schilling empleada para grabar discos compactos, ya sean de
datos o de audio. Es parte del paquete cdrtools.
Existen “ports” de esta
utilidad para los sistemas operativos más extendidos, incluyendo a
Microsoft Windows, GNU Linux, BSD y diversos Unix.

Con
esa información más o menos se tiene una idea general de lo que es
cdrecord, es un programa que está dentro de un paquete de
herramientas llamado cdrtools, que es una aplicación en línea de
comandos para grabar CD/DVD/Blu-Ray, que a su vez, cuando se instala
dicho paquete en nuestro sistema, este se puede integrar a K3b.

La
utilidad cdrecord se puede apreciar en K3b en su menú Preferencias –> Configurar k3b –> Programas –>cdrecord.
Bien, antes de comenzar a explicar la forma de instalar el programa quiero mostrarles las grabaciones de medios que hice con el K3b antes
de instalar la aplicación cdrecord en mi sistema operativo de turno, mi Mageia Linux.
Como
se puede apreciar en la captura aún no está instalado cdrecord, el
que si está es wodim, que es el programa por defecto para las tareas
de grabación.

Voy a grabar una carpeta
llamada cursillo cuyo peso es de 22.9 Gb en un disco Blu-Ray de 23.3
Gb a una velocidad de 4x como se puede apreciar en la siguiente
imagen:

Luego de que el proceso
de grabación culmine pues me mostrará el ya conocido mensaje de
error que es signo de que K3b no es capaz de cerrar la sesión de
forma correcta, pero claro, la información se grabó de forma
correcta, se puede comprobar con dvdisaster o copiando todos los
archivos del Blu-Ray al escritorio.
Ahora
miren el tiempo en que se demoró en hacer la grabación, casi una
hora, no sé si fue el tiempo real, la verdad no calculé el tiempo
con mi reloj de pared pero diré que demora, puedo tranquilamente ir
a tomar un café o irme a cenar para luego volver para no aburrirme
en la dulce espera.
Una prueba más, pero grabando una ISO
de 6.9 Gb en un disco DVD9 de 8.5 Gb:
Al
ser menos información hay una buena diferencia de tiempo y, claro, las
diferencias con el medio físico también deben influir en el tiempo
en que demora una grabación en un DVD9 y un disco Blu-Ray
respectivamente.
Lo
que toca ahora es instalar cdrecord, para
ver la diferencia en el tiempo de grabación.
Lo
primero es
abrir
una terminal, en mi caso usaré konsole, por defecto cargará en mi
carpeta de usuario, es decir /home/mi usuario, ya que si escribo el
comando
ls
va a listar los archivos y directorios que hay en mi carpeta de
usuario.
Ahora
se escribe lo siguiente en
la terminal:
El
comando wget lo que hace es ir al sitio ftp y descargar a nuestro
/home/usuario el archivo comprimido cdrtools-beta.tar.gz
Luego,
en la terminal (en mi caso konsole):
tar
xvf cdrtools*.gz

Con
el comando tar se descomprime
el archivo comprimido descargado con wget, seguimos
en la terminal y tipeamos:
cd
cdrtools*
Con
el comando cd y
el asterisco se
puede tener acceso al directorio /home/tu usuario/cdrtools-3.01.
Ahora
viene la parte divertida, se escribe el siguiente comando:
make
y
tendrás algo como esto:
Así
comienza a compilar, luego que termine escribes lo siguiente:
sudo
make install
Bien, parece que mi usuario no puede usar sudo en Mageia. Así
que investigando un poco encontré la solución en la wiki de Mageia:
Se
edita el archivo /etc/group como root en la terminal, en mi caso usé
nano para poder escribir en el fichero /etc/group. Para instalar nano
desde la terminal.
urpmi
nano
y
luego
nano
/etc/group
buscar
la linea donde dice wheel:x:10
y
agregar nuestro usuario, en mi caso :
wheel:x:10:becquervera

para
guardar los cambios en /etc/group hacer un ctrl + o (control y letra
o sin el más), ahora
sí, escribe:
sudo
make install
y ya
lo tenemos instalado en nuestro sistema en la carpeta
/opt/schily/bin.
Listo, está instalado, ahora debemos configurar K3b para poder usar
cdrecord. Vamos
a K3b, menú preferencias y luego a configurar K3b, damos un clic
en la columna de la izquierda donde dice Programas:
Como
se puede ver ya está con el “check” pero eso no basta. En
la columna izquierda, donde estaba Programas, vamos a Avanzado y se
procede a hacer lo siguiente:

Marcar
la casilla donde dice Mostrar elementos avanzados.

Cuando
agregamos una o mas carpetas para grabar en un disco y le damos un
clic al botón de grabar, aparecerá lo siguiente:
En la pestaña Varios en el modo
multi-sesión se debe seleccionar la opción Sin multi-sesión, para
que se pueda utilizar cdrecord.
Ahora
sólo quedaría seleccionar en la etiqueta que dice Escribiendo app
en el control donde por defecto está seleccionado Auto, reemplazarlo
por cdrecord y por las razones de este experimento, en
mi caso, selecciono
la Velocidad en 4x:
Y
pues voy a grabar la misma carpeta que grabe en el primer Blu-Ray, el
mismo proyecto. Sólo toca darle al botón grabar y se obtiene esto
luego del proceso de grabación.
Y
pues el mismo proyecto pero en menos tiempo de espera. Bueno no es
una obligación instalar este programa, sólo les comento mi
experiencia, más o menos podría pronosticar que en el DVD9 se
demoraría en finalizar el proceso de grabación en la mitad del
tiempo que en la primera prueba que hice, haría la prueba para
asegurarme pero me quede sin discos DVD9 xd.
Ahora
esto debería tener un final feliz y lo tiene, por supuesto, pero
ocurrió lo inexplicable, en Mageia, que es el sistema operativo
donde hice el experimento, tengo un sistema de archivos ext4 y tengo
otra partición para datos con ext4, la carpeta “mis cursillos” que
grabé pesa 22.9 Gb viéndolo desde Mageia Linux:
Pero
viéndolo desde Ubuntu 13.04 con ext4 como sistema de archivos veo
que la carpeta tiene un peso de:
Pero la máxima capacidad de
almacenamiento es de 23.3 Gb y esto es que por seguridad de mis datos
grabo como máximo a 22.8 Gb, en este experimento llegué a los 22.9
Gb para ver cómo iba la cosa y por lo visto fue bien. Bien, este es un
misterio sin resolver “tarara rarara…”
Actividad
paranormal, o quizá Scooby Doo y la máquina del misterio tengan
algo que decir al respecto, en fin esto acabó bien pero lo otro me
dejo intrigado, como recomendación de ahora en adelante grabaré en
un máximo de 22.8 Gb, pero les diré que los datos son legibles, he
revisado cada subcarpeta e ISO con el gestor de archivadores y no he
encontrado alguna falla en que los datos no se hayan escrito
correctamente en los discos. En fin, como dije, un misterio, saludos
con todos.
Fuentes :

Parted Magic: una navaja suiza

Dicen que para gustos, los colores, y eso se aplica muy bien al mundo de Linux. Si de algo se disfruta (o sufre) es la diversidad. De todos sabores, para todos los gustos y exigencias. Algunos tienen favorita una distro, no muy “popular”, simplemente porque para ellos funciona, pero la regla es que casi siempre la distro de cabecera es Debian, Mint, Ubuntu, OpenSuse, Arch y unas cuantas más, con sus respectivos derivados.

Una vez escogida la distro de nuestra preferencia, a menos que se sufra distro hopping, no es raro quedarnos con ella un buen tiempo.

En mi caso particular, no sé como se llama el desorden del cual soy víctima, pero tengo por hábito coleccionar distros. Una buena parte de mi disco duro está dedicado a la biblioteca de distros, que no han pasado de ser probadas en CD/DVD live o de ser instaladas en una máquina virtual en Virtual Box, Vmware, o en PC Virtual (por lo visto, algo similar me pasa con los virtualizadores). Tal vez debería auto-proclamarme, “distro collector”.

Pero de las poco usadas y conocidas, tengo entre mis haberes Parted Magic.  Llegué a ella buscando trabajar particiones, en sustitución de Partition Magic, como parte de mi proceso de adaptación al software libre.

Puede descargarse en dos formas: contenida en una utilidad llamada Ultimate Boot CD (parecido a Hiren Boot CD), o de forma  individual; curiosamente ésta a su vez contiene a otra aplicación que también se puede descargar individualmente llamada Hardware Detection Tool.

Parted Magic ha cumplido y excedido mis expectativas en cuanto al particionado de discos. Es algo que se hace fácilmente, es como tener un bisturí, con todos los cuidados que ello también implica. Lo he usado ya hace algún tiempo en mis labores y, a excepción de alguna falta de precaución de mi parte, todo muy bien.

Pero la mencionada distro me ha ofrecido algunas cosas más adicionales al simple particionado, por ejemplo, viene preinstalado, Clonezilla, útil para hacer imágenes o para la clonación de discos duros o particiones, con lo cual se ahorra mucho tiempo de trabajo. Simplemente, trasladar todo un mundillo informático de un equipo a otro, sin mayores contratiempos.

En algunas ocasiones los discos duros presentan inconvenientes de tal naturaleza que es necesario recurrir al formateo y la reinstalación del OS respectivo. Acto este a veces tan sencillo y otras tan lleno de dramas cuando se lo indicas a tu cliente. El drama obvio va acompañando a la falta de previsión de un backup y de mantenerlo actualizado. A falta de backup y con problemas de inicio en Windows, a usar Parted Magic, para extraer los tesoros personales de la afectada PC por los canales no oficiales.

Sucede también que después de un formateo, ya sea este rápido o lento (demasiado), se reinstala el sistema operativo con todos sus aderezos y algunos días, unas horas y, a veces, unos momentos después, de nuevo inconvenientes.  Tomando esto en cuenta opto por borrar absolutamente toda la información del disco, crear nuevas particiones y formatearlas al respectivo sistema de archivos. A pesar de aplicar este procedimiento he sufrido dolores de cabeza.

Recientemente me sucedió eso con el disco duro de un cliente. Realicé varios intentos de reinstalación de sistema, todos terminados en la entrañable pantalla azul. Conozco un software del ambiente Windows, que permite hacer formateos de bajo nivel, con el cual recuperé un par de memorias, ya dadas por muertas y con boleto sin regreso al depósito de desechos y unos tres discos duros en iguales condiciones.

Pensé en aplicar el radical procedimiento, sin embargo recordé que en Parted Magic hay una herramienta llamada Eraser. Opté por el uso de la misma.

Trabaja en modo consola y es realmente muy intuitiva. El proceso dura, según el tamaño del disco duro. Uno de 120 gigas me tomó alrededor de una hora en concluir. Concluido el proceso, el cual es un formateo de bajo nivel, procedí a instalar el sistema sin inconvenientes. A la fecha no he tenido sobresaltos con ese equipo. De eso ya hace algunos meses.

Para las “infecciones” sufridas en el OS de Microsoft hago uso de ClamAV, para desinfectar al paciente. Acá solo se requiere un decente ancho de banda, para descargar la data y aplicarlo. Ignoro si tiene algún efecto sobre los llamados Bootkits, que tienen su alojamiento en los sectores de arranque.

Para la recuperación de archivos perdidos, o extraviados por manazas como yo, incluye Photorec, que algunas veces me ha salvado las castañas. La ironía del asunto es que me ha funcionado con otras personas, pero cuando necesité recuperar mis archivos no me sirvió de nada. Ingrato momento cuando dejé mi disco más limpio que novia para su boda.

Para encriptar información contenida en cualquier dispositivo se puede hacer uso de TrueCrypt. Útil si guardamos en nuestros equipos la fórmula de la fusión en frío y la cura para el cáncer, o cosas tan importantes como el vídeo del perrito de la vecina (o de la vecina). De implementación muy sencilla, dejando al conocimiento del usuario qué nivel de protección agregar a sus secretos y brindando con el nivel estándar mucha más protección de la que corrientemente tenemos la precaución de aplicar.

Debo agregar que si bien es posible instalar la distro en tu equipo, no es tan sencillo como dar clic en “Install Parted Magic” en el escritorio, se puede hacer a través de lo que los desarrolladores llaman “frugal installation”. Un par de comandos. Al momento no lo he hecho, por esa mi bendita manía de la fidelidad de mi distro. Suelo utilizarla en equipos de pocos recursos, con más de 128 megas de RAM, tiene la utilidad de cargarse en la misma y cuando concluí ese proceso, devolver el CD, con lo cual se puede usar uno solo en varias máquinas. Con 128 o menos funciona en modo live. Y si es del gusto del usuario trae la opción de únicamente cargarse el editor de particiones, lo cual hace más sencillo el uso de esa funcionalidad y además le da sentido al nombre de distro, Parted.

En la versión más reciente agregaron la utilidad de permitir usarlo en 32 o 64 bits, según tus particulares gustos.

Hay diversidad de herramientas más, algunas de las cuales, siguen en proceso de análisis en mi laboratorio de los desastres.  Sin lugar a dudas, como distro de cabecera, la gran mayoría no llegaría a usarla, pero como herramienta de trabajo es excelente.

El espíritu de la distro es su uso portátil, como navaja suiza, y cada quien sus gustos, pero yo al menos doy fe de sus cualidades y utilidades.

Recuerdo haber leído en un blog, cuando alguien preguntaba sobre como solventar un problema en Windows con una distro. Un colaborador le respondió que fuera a buscar soluciones, con Microsoft, puesto que ellos le habían vendido el software, igual que le resolvieran los inconvenientes.

No estuve de acuerdo con ese comentario, al menos en mi caso particular, si bien, trabajo sobre ambientes Windows y me toca demasiadas veces lidiar con sus problemas y limitaciones he encontrado en ésta y otras distribuciones una solución eficiente y sencilla a situaciones que a veces se complican sin necesidad alguna.

¿Es adecuado el hacer uso de herramientas de una distro Linux para la recuperación de los horrores en Windows? O igualmente, ¿son del criterio de que no se debe resolver problemas de un OS con otro solo porque el otro es muy superior en diversidad de aspecto?

Dvdisaster, un viejo conocido al rescate

Hace ya tiempo atrás, en mi camino por acercarme a GNU/Linux con la
distro Ubuntu Gutsy Gibbon me encontré con una aplicación que, a
pesar de que fue creada para un fin, yo la adopté para darle otra
utilidad en mi quehacer diario y pues, sin más preámbulos, les
presento a dvdisaster.

Dvdisaster es un programa cuya finalidad es recuperar archivos
dañados de un medio óptico ya sea CD, DVD o BD (blu-ray), es decir
que, pasado un tiempo, digamos un año o dos, el disco por factores
del medio ambiente como, por ejemplo, la humedad de la zona, hace que
los sectores del disco ya no sean tan legibles como lo eran antes y,
pues en dicho medio óptico, están las fotos de la familia o algún
archivo de importancia que se desea recuperar, es a esa necesidad a
la que responde dvdisaster.

En la página web del proyecto http://dvdisaster.net/en/index se puede apreciar con más detalle las ventajas y funcionalidades de
este software, entre las ventajas que apuntan, la mejor para mí es
que es una aplicación multiplataforma, en la sección de descargas o
mejor dicho “downloads” (http://dvdisaster.net/en/download)
existe el tarball con el código fuente para ser compilado en un
entorno GNU/Linux, está el binario para Mac OSX y el ejecutable para
Windows. Por supuesto, si no se desea compilar, existe el paquete de
la aplicación para nuestra distro favorita, sólo es necesario
buscar en los repositorios de la distro con el gestor de paquetes de
turno. Es interesante ver que los desarrolladores pensaron en los
usuarios sin importar el sistema que usen, lo cual veo como un punto
a favor, ya que el usuario puede beneficiarse de utilizar la
aplicación sin importar el entorno de trabajo o sistema que haya
elegido o esté usando; una posible desventaja es que el programa no
está traducido al español pero bueno, queda el inglés y creo que
va siendo hora de que lo vaya aprendiendo xd.
La instalación en GNU/Linux depende de si el repositorio de tu
distro lo tiene en su base de datos (paquetes), en distros derivadas
de Debian y Ubuntu sería abriendo un terminal y escribiendo como
root :
apt-get install dvdisaster
Si no te gusta la terminal, se puede hacer desde el centro de
software si usas Ubuntu o alguna de sus derivadas o puedes hacer uso
de synaptic en el caso de Debian y sus derivadas.
En Manjaro Linux haciendo uso del terminal y como root sería de esta
forma :
pacman -S dvdisaster
En Mageia 3 pueden hacer uso de RPMdrake y buscar el paquete
dvdisaster para su instalación.
Debo decir que la función principal que es recuperar archivos no la
he utilizado mucho, han sido pocas las veces que lo usé para poder
recuperar archivos de un medio óptico cuya grabación no fue
exitosa, un DVD9 de marca Memorex, para ser exacto. Al día de hoy
utilizo
más dvdisaster para comprobar que la grabación de un determinado
medio óptico haya resultado con éxito, claro está que después de
grabar el medio con un programa para la tarea como lo es brasero o
k3b, dichas aplicaciones cuentan con la opción de verificar la
integridad del medio grabado, pero en lo personal no me gusta
utilizar las herramientas que vienen con esos programas por
cuestiones de gusto y visibilidad, es por eso que dvdisaster cumple
con el objetivo de verificar la integridad del medio de una forma que, a mi parecer, es más intuitiva y, sobretodo, gráfica, como se puede
apreciar:
Con la opción de “Read” dvdisaster puede leer el disco y,
mientras lee, va generando una iso. Al finalizar la lectura habrá
creado una iso en el directorio que le especifique el usuario.
Con la opción “Scan” lo que hace dvdisaster es leer el medio
pero no genera la iso, lee los sectores y mediante los gráficos que
se pueden apreciar se ve el avance del proceso hasta que termina.
Regresando al asunto del DVD9 Memorex que cité antes, aún conservo
el DVD9, me daba algo de coraje tirarlo a la basura y pensar que con
el dinero que pague por él mejor me habría comprado una
hamburguesa; bueno para algo servirá…
Lo cierto es que es una cosa de locos, antes compraba DVD9 de marca
Memorex pero algunos DVDs los grababa bien y otros pues se grababan
mal, no era la grabadora de DVD ya que en aquel entonces ya había
comprado una nueva, pero aún los discos que se grababan
correctamente no eran legibles en otra grabadora/lectora de DVD, es
decir, grababa un disco DVD9 con mi grabadora LG, iba a la casa de un
amigo y quería que su grabadora de DVD Samsung leyese el disco
Memorex y pues allí estaba el problema, que no lo leía, lo tomaba
como defectuoso, la solución pues bastaría con sacar una iso del
disco en mi grabadora LG con k3b y grabarlo en un DVD9 de otra marca.

Aprovechando las utilidades que dvdisaster ofrece, obtendré la iso
con dicho programa.
Seleccionen la unidad donde está el CD o DVD, en el control de
“Drive selection”:
Luego hagan uso de la opción “Read”, para que comience el
proceso de lectura y de paso nos genere la iso; en el control “Drive
Selection”, a la derecha, pueden apreciar que dice
/home/becquer/medium.iso, la iso se guarda dentro de la carpeta de
usuario, en mi caso la carpeta becquer y con nombre medium.iso.
Bueno, al finalizar el proceso de lectura, como se puede apreciar ya
habrá recuperado la información, esa data estará dentro de la iso
que estará, en mi caso, en la carpeta /home/becquer.
Ahora quiero citar el siguiente texto de la web del proyecto
dvdisaster, ésta sería la forma correcta, aunque debería decir la
adecuada, de usar el programa en sí de acuerdo a los siguientes
apuntes:
“But quality scans are not a reliable means of predicting the
lifetime of optical media.
Consider we are looking for the right time to copy a worn-out medium
onto a new one:
Too early: Copying media because of a bad quality scan is
cost-ineffective. Sometimes such media remain readable much longer
than expected.
Too late: When the quality scan reveals unreadable sectors some
data has already been lost.
Right before the medium fails: The ideal case, but how to
tell?
However, we could do it the dvdisaster way:
Create error correction data for the medium.
Scan the medium regularly. Use it until the first read errors
occur.
Recover the read errors using
the error correction data.
Write the recovered image to a new medium.”
De mi mal inglés llegué a entender esto:
1.- Coloquen el DVD recién grabado en la grabadora de DVD y con
dvdisaster dénle a la opción “Read”.
2.- Cuando termine el paso 1, le dan un clic a la opción “CREATE”.
Tendrán algo parecido a lo que se observa en la siguiente captura :
Dos archivos: medium.iso, que es la imagen del disco DVD y un archivo
llamado medium.ecc cuyo peso es de 632.7 megabytes. Ahora yo supongo
que el archivo que debo conservar es el medium.ecc y que el archivo
medium.iso es el que debo borrar ya que la información está grabada
en un DVD. Ahora según las citas en inglés anotadas líneas arriba
debería escanear el medio óptico cada cierto tiempo (cada mes por
ejemplo) hasta que encuentre algún sector defectuso; cuando lo
encuentre lo que tocaría hacer es recuperar la información perdida
con el archivo medium.ecc que contiene el “error correction
data”
y así generar una
nueva iso, por lo cual cada vez que grabo un DVD deberé guardar el
archivo de “error correction data” para poder recuperar la
información de un determinado DVD.
Pues bien, el programa me parece genial aunque es necesario conservar
en el disco duro o en un medio extraíble los archivos de corrección
de datos para después de un tiempo hacer la recuperación de datos
del disco óptico. Como dije antes no le doy ese uso al software
aunque se creó para usarlo de la forma que les mencioné antes, a mí
me parece útil, ya que sirve a mis necesidades, como verificar la
grabación de un disco blu-ray.
Y para terminar, el programa está al alcance de los usuarios de
GNU/Linux y también, sí, de la gente que usa otros sistemas
operativos como Mac OSX y Windows, así que por qué no darle una
oportunidad al programa y, si está en sus posibilidades, hacer una
donación que consideren justa, o si no, reportando bugs o usando
dvdisaster para hacerle publicidad al proyecto.

 Por Reisilver

K3b: ¿es el rey en la grabación de discos ópticos en GNU/Linux?

Para quienes no lo conozcan aún K3b es un programa cuya finalidad es la de grabación de medios ópticos, llámense discos CD-R , DVD-R (DVD5 y DVD9) , DVD+R (DVD5 y DVD9) y discos Blu-Ray. En mi experiencia grabando en estos medios durante prácticamente 6 años de vida utilizando sistemas GNU/Linux pues es el programa que me ha dado pocos o casi ningún problema a la hora de grabar un disco, es una aplicación que no puede faltar en el sistema operativo de turno que me instalo en mi querido PC cada cierto tiempo, ya sea para trabajar al día a día o para ser víctima del distro hopping, en conclusión siempre está K3b en mi sistema. Qué es lo que no he hecho con K3b, he grabado CDs, DVDs (entre ellos DVD5, los que son de 4.7 Gb y los DVD9 esos que son de 8.5 Gb) y recientemente he adquirido una grabadora de Blu-Ray y ya llevo grabados 35 discos Blu-Ray, los que compro por aquí en mi país son los que tienen capacidad de 25 Gb marca ESN.

K3b es una aplicación que se desarrolló para el entorno de escritorio KDE (K3b viene de KDE Burn Baby Burn), inicialmente escrita en C++ y luego portada a Qt4. es posible utilizarlo en otros entornos como Gnome y Xfce.
He probado otras opciones que hacen lo mismo que K3b, estoy seguro que las aplicaciones que voy a mencionar son conocidas por muchos que, como yo, han estado buscando una aplicación que no sólo haga la tarea de grabar medios ópticos sino que se ajuste a sus necesidades diarias y estéticas, es decir, que se integre con el escritorio que se eligió al momento de instalar la distro X. Entre esos famosos ya conocidos tenemos a Brasero, Gnome-baker y Xfburn.
Brasero: programa de grabación para el entorno Gnome, similar en funciones que K3b, en mi experiencia usando este software he tenido problemas al grabar discos, algunos de ellos se grababan bien y otros no, en ocasiones el programa terminaba la grabación con éxito pero al momento de ver la información grabada pues te dabas cuenta de que no se grabó correctamente. No digo que sea un mal software lo que creo es que falta pulirlo y mejorarlo. A pesar de que el programa tiene la opción de grabar Blu-Ray, no he grabado un Blu-Ray con Brasero, ya que los antecedentes de grabación con discos CDs y DVDs me desaniman a hacer la prueba.
Gnome-baker: otra aplicación para el entorno Gnome cuya finalidad es la grabación de CD-Rom y DVD-Rom, en mis experiencias con este software debo decir que después de K3b esta aplicación era una de mis favoritas, en las ocasiones que lo usé no tiré a la cesta de basura ningún disco por error de grabación de este programa, lo que me extraña al día de hoy es por qué no han salido nuevas versiones de este software, es más, en los repositorios de Ubuntu y Debian la aplicación ya no aparece, probablemente su autor dejó de mantenerlo. Debo decir que Gnome-baker me parece mejor alternativa que Brasero para Gnome pero bueno, es sólo mi opinión personal. Leyendo por allí me encontré con este link :
Por la fecha creo que ya no guardo en mí muchas esperanzas, me parece una lástima ya que como dije era un buen programa.
Se pueden grabar discos DVD5 y DVD9, el soporte de Blu-Ray no fue implementado.
Encontré un PPA para Ubuntu 12.04, aún no he grabado ningún medio con el programa, yo usé este software con las versiones de Ubuntu 7.10 y 8.04 si la memoria no me falla y, bueno, como encontré el PPA pues a recordar viejas glorias xd.
Xfburn: programa de grabación de medios desarrollado para el entorno de escritorio Xfce, no lo usé mucho pero lo poco que lo usé debo decir que no me dejó mal sabor de boca, grabé CD-Rom y DVD5 con este software y no me falló las veces que lo probé. No tiene soporte de grabación de Blu-Ray, tal vez lo integren más adelante.
Debo decir que el software perfecto no existe, creo que alcanza o se acerca a la perfección cuanto mejor depurado esté y sobre todo cuanto más probado esté, también. No soy un experto de hardware y menos de software, escribí esto desde la opinión de un usuario de GNU/Linux más. A pesar de que con K3b puedo hacer casi de todo en lo que respecta a grabación de medios ópticos no está exento de un pero, y el único pero que tiene para mí K3b es lo que se puede apreciar en la siguiente captura:
Tal parece que según leo en la red acerca de este bug es que los archivos se graban bien, lo que pasa es que al momento de que el programa dé como mensaje “done”, o en español “hecho”, allí es donde ocurre el fallo cuando el programa trata de cerrar la sesión de grabación, parece que es problema de cdrtools con respecto a los discos Blu-Ray. En cuanto a los otros formatos CD-Rom y DVD-Rom pues los graba bien y con el mensaje de éxito tranquilizador que tanto me gusta.
Adjunto unos links para que vean con un poco más de detalle este pequeño inconveniente:
En el primer link, el usuario meesterblack da unos pasos necesarios para compilar cdrtools y así poder usar K3b para grabar discos Blu-Ray al 100% sin que se muestre la famosa pantalla de error. Luego de compilar cdrtools en PCLinux y configurar K3b como aconseja meesterblack, he podido grabar un Blu-Ray sin ningún inconveniente:
Las recientes pruebas de grabación de medios las hice en una grabadora Blu-Ray modelo HL-DT-ST BD-RE WH14NS40 de marca LG y en una grabadora de DVD Samsung modelo TSSTcorp CDDVDW SH-222AB. Decidí comprar una grabadora Samsung porque siempre había comprado grabadoras de DVD LG, así que quise ver que tal eran las grabadoras Samsung, me salió buena la compra del producto, con ambas unidades trato de compensar el trabajo y tiempo de vida de mis equipos, si bien la grabadora de Blu-Ray graba también DVD5 y DVD9 trato de usarla sólo para grabar Blu-Rays y la grabadora Samsung para el resto de medios. 
Bueno, sólo me queda agradecer a Enrique, conocido como shadow por aquí, por la oportunidad que me ha dado de compartir mis experiencias con las herramientas que hacen que la vida en el uso de las computadoras sea en lo posible estable xd, o al menos que sea no necesariamente desesperante cuando algo no parece funcionar, pero la verdad es que se está en el camino a la integración, creo yo que la perfección no existe pero con colaboración se puede llegar a tener algo mejor, saludos xd.
Fuentes :

Mis experiencias con Wine

Como recién llegado del mundo Windows, y ya en posesión de Mint (que algunos refieren, el más amistoso con el usuario novato), me restaba cumplir con esa necesidad de ubicación, que todos tenemos cuando llegamos a un nuevo lugar. De qué forma realizar las mismas actividades: reproducir multimedia, elaborar documentos, navegación en la Internet.

En cuanto a aspectos como la música y el vídeo, ningún problema. No recuerdo si en esa versión venía ya implementado VLC o tuve que instalarlo, pero de hecho ya lo usaba en Windows, así que me encontré con un viejo conocido.

Ya hace buen tiempo, quisieron implementar StarOffice en la empresa donde laboraba, y así tuve mi primer contacto con paquetes ofimáticos alternativos al Office. De tal forma LibreOffice no me era del todo ajeno.  Di una revisión a vuelo de pájaro de lo que podía hacer con el procesador de textos, la hoja de cálculo, las presentaciones. Lo necesario y más.

Las dificultades empezaron cuando trabajé con unos documentos elaborados en Office2007, con algunos formatos establecidos para poder imprimir en formularios. Al trabajarlos en LibreOffice, y aún tomando la precaución de guardarlos en el formato de .xls respectivo, se me desconfiguraron. No soy de darme por vencido tan fácilmente, pero la obligación de entregar los documentos en un plazo límite, me llevó a buscar la forma de usar Office2007 en Linux.

Eso de usar software del OS de donde vienes al OS donde llegas, supongo que es como llevar fotos de la ex-novia a la casa que compartes con tu esposa, con los respectivos peligros a la integridad que ello implica, pero no quedaba de otra.

¿Es posible usar programas de Windows en Linux? ¡Sí!, con Wine. Determinado el procedimiento de implementación del emulador y con toda la gana de trabajar sin inconvenientes, lo instalé desde el Gestor de Software, en la Compac nx6310, con Mint Lisa escritorio Xfce. Probé Teamviewer, otro software cuyo nombre se me escapa y al llegar el turno de Office2007, instalado sin problemas. Quedé supeditado a pasarme al otro OS, únicamente para imprimir, ya que mi impresora, una Lexmark Z645, a la fecha con unos 7 años de uso, no pude configurarla.

Cuando cambié de equipo al Compac CQ43 con escritorio Mate y Mint Maya, igualmente Wine instalado sin problemas (aparentemente), desde el Gestor de Software. De nuevo hice algunas pruebas, pero en esta ocasión no todo salió bien. Cuando le tocó su turno a Office2007, no pude instalarlo. Intente de nuevo y nada. Documentándome sobre el caso, determiné desinstalarlo e instalarlo desde consola. Es posible que desde el Gestor de Software algo no estuviese bien.

De nuevo a pruebas, y otra vez problemas. Documentación. Probar con desinstalar, de manera de no dejar el mínimo rastro de Wine en  mi sistema y reinstalar. Desde la consola y con los comandos sugeridos, manos a la obra. Es posible que al desinstalar la primera vez, algo quedó rezagado y ése era el inconveniente. Especulaciones de novato.

Va de nuevo el intento de instalar Office. Aparentaba un exitoso proceso de instalación, pero simplemente no funcionaba.  Tocó darse por vencido ese día y dedicarme a atender los pendientes.

La vida tiene un sentido del humor tan negro que, cuando algo no te resulta, todavía es posible que algo peor suceda; y a mí me toco uno de esos días.  Al buscar mis documentos personales para al fin ponerme a trabajar, como dice una canción: “Solo el vació responde”. Ni siquiera una nota de despedida de mis archivos, supongo que si me hubiesen dejado una, diría algo como: “Nos fuimos con Wine, por meterte a tocar lo que no debes”.  Mi disco duro sin rastro de haber alojado alguna vez, mis heterogéneos documentos. ¡¡Pánico!! En mi afán de eliminar definitivamente a Wine, en los intentos de desinstalación-instalación me lleve de corbata mi información.  Un comando erróneo, un teclazo, un misterio que engrosa el universo de lo que nunca se sabrá.

Ahora tocaba investigar de qué forma recuperar mis archivos. Lamentable, no era día de logros para mi, San Photorec, y San Rlinux nada pudieron hacer. No recuperé pero ni el aliento.

Para no complicarme la vida, y por aquello de las prisas, a echar mano de mis copias de respaldo (de lo importante y de lo innecesario). Recurrí a mí siempre fiel backup, restauré mis archivos y listo.

Evidentemente un día de frustraciones. No pude con Wine y borré todos mis archivos personales. Hago un desastre y soy incapaz de repararlo.

Uno de esos días que te preguntas, ¿Vuelvo a lado oscuro de la fuerza? ¿Esto no es para mí? La respectiva dosis de autoconsuelos, que no siempre sirven, pero que nunca faltan.

Wine sigue instalado en mi equipo, le veo con recelo y  me aseguro de tener mi backup al día. Recién leí en otra fuente, que el Wine emula muy bien todo, hasta los virus.  Pero en mi caso, sencillamente no quiso prestarme sus servicios.

¿Cuál es la forma correcta de borrar definitivamente Wine de mi sistema? ¿Es tan complicado instalar Wine y que funcione correctamente o fue mucho para un novato?

Por si alguien se preguntó: ¿Cómo solucioné lo de Office? Arranque dual, ni más, ni menos.