Persiguiendo un sueño: la diversidad en GNU/Linux

No son pocas las ocasiones en que leemos a lo largo y ancho de la blogosfera opiniones encontradas acerca de lo que algunos llaman fragmentación, con la consiguiente reprimenda y rechinar de dientes de quienes detestan la palabrita de marras. Se han abierto con demasiada frecuencia encendidos debates, apasionadas diatribas tanto en un sentido como en otro, por parte de quienes defienden la libertad creativa y el espíritu altruista y comunitario que lleva a algunos desarrolladores a emprender el camino por su cuenta, frente a los que esgrimen lo equivocado de esta idea, argumentando que se trata del principal causante del supuesto estancamiento de GNU/Linux como sistema de uso masivo.

Por mi parte, si es que me he posicionado alguna vez, y como enemigo que soy de los extremismos, he defendido una postura intermedia. Diversidad sí, pero con matices, sin crear distribuciones que únicamente aportan fondos de pantalla distintos a los de aquella en la que se basan. Tal vez me equivoco, no lo sé, por aquello de la imposibilidad de vallar el campo, pues dentro de la bendita libertad que existe en GNU/Linux, ¿quién soy yo para decirle a alguien que no cree su “distro-wallpaper”?

Al hilo de estas reflexiones me encuentro esta mañana con un comentario en Google + de Ikey Doherty, desarrollador casi en solitario de SolusOS, quien a tenor del tono de su discurso empieza a estar cansado de que le digan qué puede y qué no puede hacer, si debe continuar su aventura o debe unirse a otros, si SolusOS es un intento estéril que debería quedarse en aportar Consort para que otras distribuciones lo incluyan entre la nómina de escritorios como alternativa al tantas veces denostado Gnome 3. Pues sí, Ikey se ha cansado y utiliza la popular red social para desahogarse y expresar su postura sobre el tema. Como me parece una deliciosa lectura, os la sirvo traducida:

Empiezo a estar algo confundido acerca de la actitud que se está tomando sobre la diversidad en el software libre hoy día. Había una época en que la gente se mostraba entusiasmada ante la oportunidad de probar “cosas nuevas” sin razón, por puro interés pueril.

En la actualidad uno debe justificarse sobre cada pequeño programa que hace (aunque se trate de una pieza de código de 20 líneas, test.py, para pruebas). Tengo que admitir que esto me desconcierta bastante. Llevo algunos años ya en este “juego de las distros” y en muchas ocasiones he visto artículos o posts (en foros, g+, etc) que predicen la defunción inminente de todos y cada uno de los proyectos en los que he trabajado o con los que he contribuido.

Me he dado cuenta de que no estoy solo. Volviendo la vista atrás hacia mis primeros días construyendo distros (LMDE, por ejemplo) uno recuerda un punto de vista completamente distinto. LMDE era “algo excitante” y mucha gente se congratulaba de su aparición. Es la misma reacción que (inicialmente) se dio cuando presenté SolusOS 1 al mundo.

Entonces, ¿qué ha cambiado? ¿Acaso las distros y proyectos de software libre se han vuelto impopulares de repente? No precisamente. Incluso en mi experiencia particular, cuando recibo preguntas sobre SolusOS 2, veo comentarios de gente que en principio apoyaron a LMDE y SolusOS 1, que parecen ahora tirarse a la calle en manifestación, a menudo (demasiado a menudo) gritando cosas como “¿Por qué? ¿Por qué no te unes a todas esas distros para crear una SuperFantástica Fedebiantu, para que todos podamos beneficiarnos de esos programadores que realmente no están haciendo aquello que adoran?”

 Y entonces lo veo. No es que los usuarios hayan cambiado en absoluto, son los medios en Internet. Echando la vista unos años atrás teníamos las mismas fuentes de información sobre distros de Linux (y proyectos de software libre en general) donde la gente solía encontrar desde cambios apasionantes hasta utilidades aleatorias, totalmente absurdas y sin sentido.

Lo que en realidad ha cambiado es cómo la gente usa servicios como Blogger, Google+, etc. Unos pocos elegidos se volvieron populares demostrando, al principio, una mente abierta. Después de algún tiempo, algunos de estos blogs (o incluso feeds de G+) se volvieron completamente venenosos, clamando contra todo. Tras unos cuantos años de proliferación de ese tipo de artículos, hoy día es una “Cosa Totalmente Terrible” iniciar un proyecto en solitario. De igual modo es una “Idea Absurdamente Estúpida” ser independiente.

Pues bien, puede que yo sea un completo idiota, pero cualquiera que repase la historia del software libre, y de Linux, se dará cuenta de inmediato que muchos grandes proyectos se tomaron como “Locuras En Principio”, y fueron creados por un “Ejército De Un Solo Hombre”.

De modo que, resumiendo, no soy yo el que en realidad está haciendo nada diferente, o dividiendo nada. Sí, estoy creando una distro a mi manera, pero lo estoy haciendo con exactamente la misma idea que aquellos que me precedieron. Y aún ando por aquí, y eso es SolusOS. Tal vez todos tengamos que recapacitar un poco y decidir qué pensamos realmente del software libre, y quizás no permitir que unas ideas erróneas lanzadas por unos pocos blogs envenenados afecten a nuestra propia percepción de las cosas. Recordemos, incluso aunque un proyecto termine siendo público, nueve de cada diez veces ese proyecto se inicia por razones totalmente egoístas. El desarrollador tenía sus razones para desarrollar “Lo Que Sea”, así que tal vez no fuese una idea tan estúpida. Lo que hay que preguntarse es ¿por qué/cómo esa idea era útil para ese desarrollador, y por qué la gente sigue realmente ese proyecto? Eso nos dirá qué tiene de bueno y podremos decidir a partir de ahí (sin la influencia de blogs, posts, etc) si merece la pena. Los desarrolladores no están creando ese software para ti, pero han decidido que quieren compartir su trabajo con el mundo, si es que el mundo está un poco interesado al menos (Si no es así, no se ha perdido nada. Los desarrolladores solo están persiguiendo su sueño 🙂 )

Tenéis la reflexión original, libre de mi imperfecta traducción (no me dedico a eso, aunque siempre será mejor que el traductor de la “gran G”, pido perdón de antemano), en este enlace. Merece la pena tomar una buena bocanada de aire, al menos yo la he tomado, tras su lectura y el modo tan apasionado en que Ikey Doherty defiende su idea. Que, a fin de cuentas, es la misma idea de libertad y hacer lo que le gusta, además de compartirlo con el mundo GRATIS, que muchos de los que leemos blogs como este tenemos. No me doy por aludido cuando se refiere a que hay mucha gente “envenenada” por ciertos blogs que atacan continuamente la diversidad de GNU/Linux, como comentaba antes si algo he apoyado ha sido cierta moderación en la creación de distribuciones. Nunca he ido más allá. Tampoco me veo en disposición de defender “una distro para gobernarlos a todos”, sobre todo teniendo en cuenta que soy usuario de una distribución minoritaria que poca gente utiliza.

Aun así, la parrafada de Ikey me ha hecho pensar y creo que tiene toda la razón. Defendamos la libertad por encima de todo, a nadie daña el que un programador quiera realizar su sueño, su propia distribución a su manera y sin injerencias de nadie más. Sigamos defendiendo nuestra libertad para usarla o no, ignorarla o no, criticarla – en esta parte creo que Ikey falla en su razonamiento un poco, solo un poco – o no. Pero no esgrimamos la “dichosa fragmentación” como la causa de todos los males en GNU/Linux, no es ese el enemigo, si es que hay alguno. Como no es el uso masivo de nuestro sistema preferido el objetivo marcado. Nunca lo ha sido y, a poco que uno conozca como funciona el mundo, nunca lo será.

Mi experiencia con SolusOS 1.1 Eveline

Como ya he expuesto en anteriores artículos, me gusta mantener un par de particiones con mis sistemas preferidos más allá de las constantes idas y venidas, instalaciones y borrados, a los que me obligan mis revisiones para el blog. Es una forma de mantener a raya el distrohopping, en cierta manera, y tener la seguridad de poder acudir a distribuciones preparadas para hacer lo que se precisa en cada momento sin que salte una ventana de error. Sirva el presente artículo como homenaje a Ikey Doherty y su equipo de trabajo y a la magnífica distribución que me fue presentada por visesen en su análisis de hace unos días: SolusOS.

Con SolusOS he encontrado un perfecto complemento a mi distribución de cabecera, que sigue siendo Chakra. Si con la distro centrada en KDE tengo las últimas versiones de los paquetes en un entorno rápido y con la belleza de las librerías Qt, con SolusOS lo que obtengo es un suplemento excelente a todo lo anterior: estabilidad a prueba de bombas, ya que la base es Debian Stable, y un entorno con Gnome (actualmente la versión 2, próximamente Gnome 3 con sus propias variaciones) donde disfrutar de todas las aplicaciones que no se adaptan a Chakra.

Ikey Doherty, como ya aclaraba visesen en su revisión, es un antiguo colaborador del proyecto LMDE y de Peppermint. Su razón para abandonar la versión de Linux Mint basada en Debian fue, según comentó el propio Doherty, su disconformidad con el estancamiento que estaba sufriendo la distribución, algo que fue ampliamente comentado en los foros de LMDE, donde mucha gente acusaba a los desarrolladores de mentirles al proponer una distro rolling-release que a duras penas se actualizaba una vez al mes. No he usado LMDE lo suficiente como para tener conocimiento de causa para emitir un juicio sobre quién hizo o dejó de hacer qué, de modo que no entro a valorar lo acertado de la decisión de Doherty. Lo que sí valoro, y ese es el objetivo de este artículo, es su gran trabajo en transformar Debian Stable en SolusOS.

Con su sistema operativo, Doherty elimina el principal escollo de usar una distribución basada en la rama estable de Debian, que no es otro que no disponer de las versiones más modernas de los programas. Parece una incongruencia, pues se supone que estabilidad y novedad no pueden ir de la mano, pero eso depende de cómo se mire. Mientras se mantenga el corazón del sistema estable, nada malo hay en poder usar, como estoy haciendo ahora mismo, Firefox 13 en lugar de Firefox 3. Algo parecido a la filosofía que esgrime el equipo de Chakra, quien proporciona actualizaciones para muchos paquetes pero mantiene aquello más susceptible de provocar fallos graves (kernel Linux, servidor gráfico, etc.) en versiones seguras, por así llamarlas. SolusOS proporciona un Debian Stable con backports y preparado para su uso desde la instalación, incorporando códecs y demás parafernalia como suele ocurrir en Linux Mint.

La cuestión es que, tras leer la revisión de visesen, no pude evitar probarla. Y me encantó, supongo que por echar de menos un entorno con mis aplicaciones favoritas (todas gtk, por suerte o por desgracia) corriendo además con Gnome 2, mi añorada solución de escritorio que pasó a mejor vida. O tal vez no, pues según anuncian en su web los desarrolladores, SolusOS integrará en su próxima versión (la alpha ha salido hoy) un Gnome 3 fallback personalizado para que se comporte y se vea igual que Gnome 2. Veremos qué tal se les da la tarea, pues quienes conocen a Doherty lo tienen como alguien que hace posible lo imposible dentro del mundillo linuxero.

En lo que a mí respecta, por el momento ha conseguido hacerse un hueco en mi disco duro como sistema estable. Tengo lo que un día tuve con Debian Testing, incluyendo un Compiz operativo al cien por cien, cubo de escritorio (lo sé, es una tontería y no sirve para mucho) incluido. Tuve que instalar los controladores privativos de ATI/AMD para mi APU A8 con gráficos Radeon, pero no fue en absoluto algo complicado. Bastó con la descarga del driver desde aquí y seguir las instrucciones que se ofrecen en la wiki de Debian. Una cosa muy importante para los poseedores de gráficas ATI: existe la posibilidad de que no se pueda iniciar el live cd de SolusOS salvo que añadamos a la línea del kernel el parámetro radeon.modeset=0 (aquí no funciona el típico nomodeset). Al parecer no ocurre con todos los modelos de tarjetas ATI/AMD, pero lo comento por si alguien se encuentra en la tesitura de no ver más que una pantalla negra al intentar iniciar SolusOS.

Estaré muy atento al desarrollo de SolusOS 2. Desearía disponer de tiempo y conocimientos para colaborar en las pruebas y en la corrección de errores. No tengo ni lo uno ni lo otro. Al menos, espero que este artículo y el de visesen ayuden a la difusión de una fantástica distribución. Saludos.

SolusOS 1: ¿más allá de Linux Mint?

El que va a ser mi primer análisis de distros en el blog irá dedicado a SolusOS 1 Eveline, una distro nacida de la mano del ex-desarrollador de Linux Mint, Ikey Doherty. SolusOS está basada en Debian Stable y su entorno predeterminado es Gnome 2, sí sí, habéis leído bien, Gnome 2. Además también trae los efectos Compiz instalados de fábrica, siendo siempre necesario el tweak “compiz –replace” para disfrutar de ellos.
En primer lugar, me gustaría comentar un par de cosas que se me olvidaron en mi post de presentación:
  1. Mi portátil no funciona del todo bien con NINGUNA distro linux. En ocasiones, y sin haber sido capaz de determinar el porqué, el ratón se ralentiza y funciona a tirones (el ratón es la consecuencia visible, pero se nota el ralentizamiento en todo el SO en general). Simplemente he notado que en algunas distros esto se produce con menor o mayor frecuencia que en otras (algún día colgaré un vídeo para que lo veáis).
  2. Mi software de uso habitual diferirá un poco del de shadow, pero no os preocupéis, está todo arreglado.
Bien, como iba contando, Ikey Doherty estuvo hasta hace no mucho en las filas del equipo de desarrolladores de Linux Mint, pero se marchó por desavenencias con la dirección de LMDE.
“Me fui de LM hace algún tiempo debido a un par de razones personales, no me gustaba en la dirección que iba LMDE, era algo en lo que había puesto mucho esfuerzo y en mi opinión las promesas que habíamos hecho no se estaban entregando, por lo tanto nace SolusOS”.

 

SolusOS intenta combinar -en mi opinión- lo mejor de Debian Stable, con lo mejor de LMDE, es decir, la robustez y estabilidad de Debian junto con los paquetes a la última de las aplicaciones más importantes, códecs y selección de software de Linux Mint. ¿Lo consigue? Vamos a ver.

 

Instalación

La instalación de esta distro viene siendo la habitual. La descarga se puede realizar de momento sólo en 32 bits, aunque la RC de 64 bits ya se encuentra operativa. De todas formas, para los interesados, SolusOS incluye el kernel PAE, preparado para reconocer sistemas con más de 3 Gb de memoria RAM, por lo que es posible instalarlo en hardware de 64 bits sin perder reconocimiento de ésta, eso sí, la velocidad de procesamiento tendrá sus consecuencias, ya que nos es lo mismo ejecutar aplicaciones en modo 32 bits que en modo 64 bits.
Tras hacer la operación de “copia” de la imagen .iso al pendrive con unetbootin, procedemos a la instalación, la cual nos da a elegir entre probar el sistema en modo “live” o instalar directamente al disco duro, lo habitual.
La instalación es muy similar a Linux Mint, y en no poco más de 20 minutos tendremos el sistema listo y funcionando a pleno rendimiento out of the box. Tras el primer reinicio, aparece el gestor de actualizaciones y también una de las novedades interesantes de esta distro (al más puro estilo Kptan en Pardus), un Wizard que nos ayudará a configurar los principales puntos de la distro, tales como la red o instalar drivers privativos. Aquí algunas capturas: 

 

 

 

Navegación

En el apartado de navegadores se incluye Firefox en su versión más actual, la 12. Se incluye también el plugin de flash de casa, aunque lo cierto es que no funciona demasiado bien, explota con demasiada facilidad al tener varias pestañas flash reproduciendo videos. La navegación es todo lo rápida y fluida que permite firefox.

No obstante, hay un pequeño pero, y es un fallo en la página de inicio de firefox about:home, y es que la barra de búsqueda de google integrada en la página, no muestra respuesta alguna. Al escribir, ya presionemos intro o pinchemos en el botón “Buscar”, el resultado será el mismo, no ocurrirá nada. Afortunadamente sí que funciona la barra de búsquedas de google que viene integrada en firefox, e incluso la omnibox, por lo que este problema queda en una mera anécdota.

 

Finalmente, como apunte, podemos encontrar otros navegadores populares y no tanto en los repositorios.

Vídeo

En el apartado de video, nada que objetar, se incluyen hasta 3 reproductores -no sé porque tantos, aunque sospecho que debido a un tema de dependencias con otras aplciaciones- (Gnome Player, VLC y Totem) que cumplen a la perfección con la reproducción de videos de diferentes formatos, y no presentan ningún problema a nivel de color, cortes en la reproducción o formato.Música

En el apartado de audio, SolusOs nos trae el liviano pero limitado Rhythmbox y el ya mencionado VLC. Como ocurre con los videos, la reproducción de diversos formatos no es un problema para esta distro.

Ofimática

En el apartado de ofimática, nos trae la suite LibreOffice instalada por defecto, aunque eso si, deberemos ser nosotros los que instalemos el paquete de idioma español, ya que, aunque tengamos la distro en esta lengua, LibreOffice seguirá apareciendo en el idioma inglés, nada que no se pueda solucionar con un simple
sudo apt-get install libreoffice-l10n-es desde la terminal. La distro viene equipada también con la última versión de Thunderbird.Fotografía y aplicaciones gráficas

En este apartado, SolusOs opta por aplicaciones sencillas pero efectivas, tales como Gthumb como gestor de fotografías, SimpleScan como utilidad de escáner y GNU Paint, el “Paint” de windows para Linux. Quizás se echa en falta un gestor un poco más potente como Shotwell o F-Spot, pero están a tiro de click desde los repositorios, para los que gusten.

Gestor de software

 

 

Aquí encontramos un pequeño lío. Por una parte tenemos Synaptic como gestor de paquetes, y por otra parte lo que parece ser KpackageKit, ambos cumplen bien su función, si bien -al menos a mi manera de ver- Synaptic puede cumplir una función más de apagafuegos (buscar un determinado paquete por su nombre), KpackageKit es más visual, para los principiantes, es ligeramente menos lioso que Synaptic. Por otra parte, desde el centro de control (al estilo Linux Mint), podemos acceder a opciones como “Actualización de software” (el gestor de actualizaciones) y “Actualizaciones de software” (para programar las actualizaciones de manera rápida), podría haberse trabajado un poco más la traducción, pero es un pequeño fallo que desde luego no nos dará mayores problemas.

 

 

 

Como he comentado anteriormente, las actualizaciones se realizan de manera autómatica, daemon mediante.

Reconocimiento de hardware

Aquí está el gran PERO, de esta distro. Es muy probable que sea mi pc, pero no sé por qué he sido incapaz de poder imprimir una hoja con mi Epson Stylus SX 200. A pesar de haber configurado e instalado (aunque creo que venía de casa), no ha sido posible. El sistema la detecta, pero cuando le doy a “imprimir”, simplemente no ocurre nada, no obstante, en la cola de impresión, el trabajo aparece como “finalizado”.
El resto de hardware -excepto el ya mencionado problema con el bluetooth que tengo- es bien detectado y su funcionamiento es el habitual, incluso el escáner (curioso ¿eh?). Funciona bien el lector de tarjetas, las teclas de segunda función y las conexiones USB. Sin embargo las teclas multimedia sólo responden cuando el reproductor está en primer plano de la pantalla. 

Gestor de arranque

Nada que detallar en este apartado, el gestor de arranque se instala automáticamente y reconoce todos los sistemas a la primera sin ninguna configuración adicional.

Estabilidad y suspensión a RAM

La suspensión a Ram funciona a la perfección, incluso he probado a suspender Windows y SolusOs al mismo tiempo y no hay ningún tipo de conflicto. El reinicio funciona correctamente.Por otra parte, al principio tuve un par de pantallazos “azules”, pero en vez de azules , el color era negro, de repente desaparecía la pantalla y me aparecía la consola de texto, pero sin poder escribir, sólo el ratón sobrevivía en una imagen de pantalla completamente negra. Hubiese sido un punto gravísimo negativo si no fuese porque después de un par de actualizaciones este problema no se presentó más.

Software de uso común

En este apartado me gustaría hacer una pausa para explicaros el software de uso común que yo uso. Difiere -como ya he señalado anteriormente- del de shadow, yo uso un software que tira más a lo multimedia. La lista es la siguiente:
  • Dvd Rip
  • Openshot o cualquier otro editor de vídeo
  • Transmission
  • Editor de tags (Kid3 por lo general o Easytag)
  • Conversor de sonidos (SoundConverter)
  • Conversor de vídeos (generalmente Winff, interfaz gráfica de ffmpeg)
  • Gpodder (cliente de podcast)
Como habréis comprobado, me tiran bastante las interfaces gráficas, sé que la terminal es mucho más rápida y efectiva, pero el hecho de que tengas que reescribir interminables líneas de letras y símbolos por tan sólo equivocarte en una coma, es algo que no me apetece, pero claro, para gustos colores. 

SolusOs, es bastante parca en este aspecto -aunque a decir verdad, reconozco que mis software de uso común, no es muy “común”-,  en cuanto a aplicaciones está en un término medio, ni demasiadas ni demasiadas pocas (excepto en el aparado de vídeo), ni pesadas, ni ligeras.
Excepto Openshot, que viene pre-instalada, todas las demás se encuentran a tiro de clic o bien por terminal.

Conclusiones

En resumen, os dejo lo que para mi son los puntos fuertes y débiles de esta distro y algunas notas que no he comentado durante el análisis.
A favor:
  1. Códecs pre-instalados de casa.
  2. Repositorios de Debian estable, más uno suyo propio (supongo que el que mantiene las aplicaciones actualizadas).
  3. Una estética realmente agradable, y con un bonito bootsplash.
  4. Efectos Compiz preinstalados.
  5. Paquetes a la última.
  6. Rendimiento fresco, estable y muy muy rápido a nivel general, a pesar de ser una 32 bits en una máquina de 64 bits.
  7. Ciclo de desarrollo paralelo a Debian Wheezy (versión estable), la próxima versión de SolusOS ya vendrá con Gnome 3 (shell y fallback).
  8. Actualizaciones automáticas y continuas (no sucederá un “olvido” de éstas como en LMDE).
  9. Gnome 2.
  10. Centro de Control muy completo.
  11. Menú Cardapio, aunque la traducción a los lugares del español no está bien.
En contra:

  1. No me funciona la impresora de ninguna de las maneras.
  2. La reproducción de flash es bastante inestable.
  3. Molesto pitido al apagar la computadora.
  4. Todavía no hay versión para 64 bits (pero llegará).
  5. Gnome 2.
En general, me parece que es una distro ESTUPENDA para usuarios principiantes y también para melancólicos de Gnome 2. Como ya he comentado, la estética es realmente agradable, con el tema Zuki blues. La primera impresión ha sido bastante buena, no olvidemos que para ser la primera versión de una distro (que suelen estar bastante verdes y con muchos bugs) el rendimiento ha sido de notable, y seguramente que en sucesivas versiones irá mejorando.
La nota final para SolusOs 1 Eveline es: 8’99.
Muchas gracias a todos de antemano, espero que os haya gustado mi primer análisis, estoy abierto a sugerencias, ruegos y preguntas, y ante todo, espero ir mejorando en los sucesivos.