Zorin OS 11: facilitando el cambio

De Windows a GNU/Linux, se entiende, pero el título quedaba muy largo. Hoy vengo a hablaros de Zorin OS, a quien ya dediqué tres artículos con anterioridad y distribución que usé como principal durante algún tiempo, allá por 2011. En todo este tiempo muchas cosas han cambiado (salvo la crisis económica, de eso nos queda para rato… con minúsculas) y Zorin también, aunque mantiene una característica fundamental: es la distribución GNU/Linux que se entrega con una mayor semejanza a Windows. ¿La convierte eso en el mejor sistema para un usuario novel? Esto se vendría debatiendo si Zorin OS despertara mayor interés en las redes. Lo cierto es que tiene un buen puñado de usuarios satisfechos y vamos a tratar de explicarnos por qué.

Instalación

Advertencia muy importante: si os planteáis pasaros a Zorin OS yo, de vosotros, esperaría. Esta versión número 11 tiene un escaso tiempo de soporte, el mismo que la distribución en que se basa, Ubuntu 15.10 Wily Werewolf, finalizando en el mes de Julio del presente año 2016. Es cierto que podemos instalar la versión de soporte extendido, Zorin 9, pero no merece la pena estando tan cerca el lanzamiento de Ubuntu 16.04, que dará base a una nueva Zorin LTS.

Hablando de versiones, Zorin se ofrece en cuatro distintas, que nos explican en la web del proyecto: Core (la cual analizo aquí) es la predeterminada y que servirá para la gran mayoría de usuarios. Luego está Lite, para equipos más antiguos (solo en 32 bits) y dos lanzamientos que son de pago, llamados Business y Ultimate, que incorporan algo llamado “software premium” y soporte por parte del equipo de desarrolladores. Ambas cuestan más o menos lo mismo, 8.99 euros la primera y 1 euro más la segunda. Todas las podéis descargar desde aquí.

 

Versiones de Zorin OS
Las cuatro versiones disponibles de Zorin OS 11

 

El proceso de instalación es casi idéntico al de Ubuntu (usa la misma aplicación, Ubiquity), con la diferencia puesta en el pase de diapositivas y en un vídeo de introducción que ofrece una melodía pegadiza. Amén de adaptar los colores, claro está, siendo el azul el predominante en Zorin OS, en lugar de los tonos marrones y anaranjados de Ubuntu. Nada que reseñar en el aspecto negativo, transcurriendo la instalación sin incidencias.

Diseño

Sin lugar a dudas uno de los puntos fuertes de Zorin OS, salvo que odies con todas tus fuerzas la presencia de Windows. Me evoca una mezcla entre Windows XP y Windows 7 que, a la sazón, contentará a los muchos usuarios que provengan de ambos sistemas, los más usados y populares de la compañía de Redmond. Y a los que no, siempre pueden optar por la herramienta Zorin Look Changer, que en un par de clics les permitirá transformar la apariencia del sistema para que luzca como un Gnome 2, por ejemplo.

 

Escritorio de Zorin OS
Escritorio de Zorin OS 11 con su impresionante fondo de pantalla por defecto

 

Me gustaría destacar un par de características. Por una parte, el renderizado de fuentes es excelente, sin duda heredado de Ubuntu, que a mi parecer no tiene rival en GNU/Linux en lo que a dicha materia se refiere. Por otra, la elección de Avant Window Navigator como barra de tareas predeterminada es el ingrediente primordial para remedar el escritorio de Windows, con sus transparencias e iconos que se asemejan en todo a los del sistema privativo en sus anteriores versiones. Hasta el punto que comparte la molesta – para mí – necesidad de hacer clic en el icono de volumen para poder subir o bajar, en lugar de usar simplemente la rueda del ratón una vez se posa el puntero sobre el icono. Ya veis, a lo Windows, incluso en las incomodidades.

Software

Una selección bastante acertada de programas por defecto es lo que nos ofrecen los desarrolladores. Además de los habituales en cualquier GNU/Linux que se precie, como Firefox o LibreOffice, tenemos Geary como cliente de correo o California, el gestor de calendarios de Gnome 3 que permite usar un calendario en la red.

Se incluyen también aplicaciones que facilitarán el arreglo a distancia por parte de ese familiar que todos tenemos – cuando no somos nosotros mismos, lo más frecuente – conocido como “el informático”, que no lo es. Me refiero al cliente de escritorio remoto Remmina. Además, para los que necesiten imperiosamente software de Windows, Zorin OS trae Wine, Play On Linux y Winetricks instalados y preparados para funcionar.

Mención aparte merecen las herramientas propias del sistema Zorin OS, como la que nos permite el cambio de aspecto o de tema, o el instalador de navegadores, que nos deja Google Chrome, Web de Gnome y Midori al alcance de un clic.

 

Software en Zorin OS 11
Algunas herramientas propias de Zorin, como el instalador de navegadores

 

Aunque Zorin funciona “out-of-the-box” casi en su totalidad, en el supuesto caso de que intentemos abrir o reproducir un fichero para el cual no exista ningún programa instalado, será el propio sistema quien nos ofrecerá un puñado de aplicaciones para la ocasión. Esto es tremendamente útil cuando se es usuario novel y todavía no se domina la instalación de programas en GNU/Linux. Zorin, por cierto, usa el Gestor de software de Ubuntu, solo que ligeramente adaptado al aspecto de la distribución.

 

Sugerencias de software en Zorin OS
El propio sistema nos da varias soluciones para reproducir un archivo

 

Rendimiento

De las pruebas a las que sometí a Zorin, resultó vencedor frente a Ubuntu 14.04.4 (no olvidemos que Zorin se basa en Wily Werewolf, la 15.10) en dos de ellas, perdedor en otras dos y hubo empate en el test gráfico. ¿Qué significado tienen estos guarismos? Desde mi perspectiva, indican un desempeño muy similar, lo que me permite afirmar que Zorin OS ofrece un extraordinario rendimiento. Es algo que se puede objetivar con el simple uso del sistema durante unas horas, sin lentitud ni errores de importancia. De los pequeños inconvenientes, nos ocupamos a continuación.

 

Botón Benchmark Zorin

 

Benchmark Unigine Valley en Zorin OS 11
Resultado de Zorin OS 11 en el benchmark Unigine Valley

 

Estabilidad y errores

En términos de estabilidad, nada que objetar. Ni cuelgues, ni reinicios que no son tales, ni problemas en el apagado. Los únicos problemas me los dio la barra de tareas AWN, que dicho sea de paso no recibe actualizaciones desde el año 2013, mientras la usé con los controladores libres Nouveau. Los errores en los que desaparecen partes de la barra o ésta se comporta erráticamente superponiéndose a las ventanas persisten desde la última versión de Zorin que analicé, pero se terminan solucionando con la instalación del controlador gráfico recomendado, esto es, el privativo de Nvidia. Algunos “applets” o añadidos a la barra, como el meteorológico, tampoco funcionan, pero esto es un mal menor. Así pues, prácticamente ausencia de errores destacables.

 

Error en barra de tareas de Zorin OS
Ha desaparecido una parte de la fecha en la barra de tareas

 

Conclusiones

Creo que Zorin OS sigue cumpliendo un papel importante en el vasto mundo de GNU/Linux. Es una distribución de fácil instalación y mantenimiento, que además ofrece un aspecto gráfico muy similar al que muchos usuarios han conocido desde que usan sus equipos. Si el rendimiento no desmerece a Ubuntu, pues poco se puede concluir en negativo respecto al sistema. Que sí, que volvemos a lo mismo de casi siempre, que si no sería mejor centrarse en mejorar Ubuntu en lugar de hacer una distribución que bebe directamente de ella sin aportarle nada… Puede ser. Debate cíclico que jamás condujo a ninguna parte ni creo que lo haga nunca. Dos palabras: software libre. Fin de la discusión.

Me parece que Zorin tiene más usuarios de los que muchos creen. Concluyo esto basándome en las visitas que recibo en busca de información sobre la distribución y en su puesto en el ranking de consultas que constituye Distrowatch. Y me parece lógico, al aunar facilidad de uso, rendimiento y bonita presencia.

Salud

 

Webcam funcionando en Zorin OS 11
Comprobando el funcionamiento de la webcam en Zorin

 

Puntos fuertes: su semejanza a Windows 7 y XP puede acercar GNU/Linux a algunos usuarios. A la facilidad de uso de Ubuntu añade un aspecto agradable y conocido.

Puntos débiles: su escaso tiempo de soporte, de 9 meses desde su lanzamiento, también consecuencia de su base Ubuntu. Tienen disponible, no obstante, una versión de soporte extendido hasta abril de 2019 (Zorin 9).

Recomendada para: usuarios noveles, sin duda alguna, así como nostálgicos de la apariencia de Windows 7 y XP.

[yasr_multiset setid=0]

Zorin OS 10: bonito y poco más

En GNU/Linux tenemos multitud de ejemplos de cómo reinventar la rueda. Algunos de ellos, incluso, van un paso más allá y nos enseñan que se puede hasta ganar dinero con unos cuantos retoques, más o menos afortunados, sobre algo que ya existe. Uno de estos últimos lo constituye Zorin OS, distribución de origen irlandés cuya meta siempre fue facilitar la transición desde Windows a los mundos de Tux. Así lo consideré siempre, desde luego, hasta el punto de que la recomendaba recientemente a un par de usuarios que preguntaban por una distribución que no presentara diferencias insalvables con su Windows de toda la vida.

Ya había realizado la recomendación cuando me puse a pensar – a veces lo hago – sobre el tiempo que hacía que no la revisaba. Me dirigí al campo de búsqueda del blog y encontré este artículo, que data de… ¡julio de 2012! ¿Más de tres años sin probarla y me atrevo a recomendarla? Intolerable, así que me puse manos a la obra para ver cómo van las cosas por el sistema que nos traen desde la isla esmeralda. Leer más “Zorin OS 10: bonito y poco más”

Zorin OS 6: ideal para dar el salto

La nueva versión del sistema operativo Zorin, el cual fue durante mucho tiempo el indiscutible ganador de nuestra particular clasificación y líder en visitas en el blog lleva algún tiempo en la calle. Casi desde que vi la entrada anunciando la sexta entrega de esta distribución irlandesa ya tenía en mente la revisión, pues me preguntaba si serían capaces de superar el ya altísimo listón que habían dejado con la anterior versión. Hoy, ya con las chanclas preparadas para disfrutar del poco tiempo de asueto del que disponemos los honrados trabajadores, no me quedaba más remedio que publicar de una vez mis impresiones.

Zorin 6 está basada en Ubuntu Precise y se autodenomina en su web “la puerta de entrada a Linux desde Windows”. Realmente no puedo estar más de acuerdo con el lema, en especial si nos centramos en la facilidad de uso y el aspecto visual. La otra frase que acuñan en su página, algo así como “más allá de las limitaciones”, es algo más matizable. Pero vamos a ceñirnos a nuestro patrón habitual de revisión, desgranando punto por punto lo que Zorin OS 6 ofrece al osado usuario que decide escogerla como primera experiencia con nuestro amigo Tux.

Instalación
Con Zorin voy a estrenar una nueva variedad de instalación de distribuciones: un disco duro USB. Grabo la iso de Zorin en mi pendrive y allá que vamos. Desde el inicio se nota la excelente gestión de los recursos visuales que hacen los desarrolladores: aspecto similar a Windows, efectos de escritorio en funcionamiento sin resultar cargantes para la vista o para el sistema y una imagen general de trabajo bien hecho. Es una primera impresión que deja huella en el usuario y uno no puede hacer otra cosa que aplaudir. La presencia de los típicos parpadeos iniciales me revelan que, de nuevo, el driver libre de ATI me acecha.

El instalador es muy parecido al de Ubuntu, cambiando el nombre de la distro de Canonical por el de Zorin. Los códecs multimedia ya vienen añadidos de por sí y el sistema se encarga de la descarga de los paquetes de idioma (o eso afirma, luego veremos que no es así del todo). Me resultó curioso el detalle de la foto que podemos tomar con la webcam durante el proceso de instalación. En las ocasiones en las que he probado a hacerme la foto – en Ubuntu o en Mint, por ejemplo – efectivamente ésta se toma pero luego no he conseguido añadirla como distintiva de mi usuario. Con Zorin sí me ha sido posible, y es una de las cosas que me llevan a pensar que, de nuevo, han mejorado los problemas de Ubuntu e incluso de Mint. Buenas vibraciones, seguimos adelante.

Tras una rápida instalación, llega el reinicio. El gestor de arranque reconoce a SolusOS 1.1, el único sistema que está instalado en mi disco duro interno y la añade. El escritorio es similar a Windows 7, no exactamente igual, pero muy parecido. Se puede cambiar el aspecto visual con Zorin Look Changer, un programa presente en el menú que nos insta a elegir entre hacer nuestro escritorio parecido a Windows 7, a Windows XP o a Gnome 2. Cuestión de gustos, en la revisión me centré en el primero de ellos.

Lo que no funciona en principio bien es la localización, esto es, paquetes de idiomas y demás. Al intentar cambiar el idioma del sistema me encontré un error de acceso a los repositorios y decidí actualizar primero. 170 Mb de descarga después, y tras reiniciar, volví a intentarlo. Desgrano uno por uno los pasos, por si a alguien le interesa:

1 – Entrar en el menú –> System Tools –> Administration –> Update manager

2 – Settings

3 – En la pestaña Zorin Software, cambiar el espejo de Estados Unidos por uno más cercano a nosotros para optimizar en lo posible la velocidad de descarga de los paquetes.

4 – Install updates

5 – Reiniciamos

6 – Menú –> System Settings –> Soporte de idiomas –> Instalar

7 – Señalar Español (España) y luego moverlo al principio de la lista.

8 – Cerrar sesión (Logout) y volver a entrar.

Son ocho pasos, tal vez demasiados, para tener el sistema en español. Es un poco pesado, si bien es posible que al instalar desde un CD en lugar de un pendrive, si se elige la opción de idioma – normalmente con F2 – en la primera pantalla, podamos ahorrarnos todo esto. No lo sé, no lo he probado y no me apetece quemar un CD para esto, la verdad.

Al final de la instalación tenemos ya un escritorio con una apariencia fantástica y que recordará al usuario novel a su sistema Windows, lo cual se supone que ha de ser una ventaja. Resulta digna de destacar la conseguida barra o panel inferior, que no es otra cosa que Avant Window Navigator tematizada para parecerse a la del sistema de Microsoft. Los efectos recuerdan también a Aero – o más bien debería citarlo al contrario, pero ésa es otra historia. Resumiendo, un fenomenal aspecto visual que no merma una vez instalo el driver propietario de ATI usando la herramienta correspondiente (Jockey) en el menú de administración del sistema.

Navegación
El navegador preinstalado es Chrome, versión 20. Con éste todo funciona a la perfección, pero si se prefiere cambiar los desarrolladores nos han facilitado la tarea con la herramienta Zorin Web Browser Manager. Si iniciamos dicho programa podremos, con un solo clic, instalar o desinstalar Firefox, Opera, Midori y el propio Chrome. Facilidad de uso, que se llama.


Vídeo
Contamos con Tótem y VLC, ambos van muy bien y soportan todos los formatos desde el inicio.

Música
Igualmente ocurre con Rhythmbox, reproduce MP3 de entrada y se integra sin fisuras con el resto del escritorio, incluyendo el applet de sonido en la barra inferior. Muy bien.


Ofimática
Libreoffice para todos, que diría Andrés Iniesta. Como ocurre con la gran mayoría de distribuciones que no se catalogan de minimalistas, la suite ofimática de elección es Libreoffice. Funcionando sin incidencias.

Fotografía e imágenes
Zorin se lleva la palma en este apartado, pues incluye mis dos opciones favoritas para el tratamiento fotográfico: Shotwell para organizar, GIMP para editar.


Gestor de programas
El Zorin Software Center, que es idéntico al de Ubuntu y, de hecho, hay secciones donde se han olvidado de cambiarle el nombre. El funcionamiento no puede ser más sencillo, pues solo muestra al usuario lo que le interesa conocer. Para los que deseamos un mayor control sobre lo que se instala y lo que no es preferible el uso de Synaptic, también disponible.


Reconocimiento de hardware
Ni un pero que ponerle a Zorin con este asunto. Enciendo la impresora, mensaje de “configurando” y lista para imprimir. Enciendo el escáner, abro Simple Scan y a digitalizar se ha dicho. La webcam ya sé que funciona, lo comprobé durante la instalación, pero en cualquier caso Cheese también está instalado. Todo facilidades.

Programas de uso habitual
Ya tengo el gestor de webcam y el de escáner. Mis soluciones preferidas para almacenar archivos en la nube (Dropbox), escuchar recomendaciones de Last.fm (Vagalume) o practicar el moderno arte de la videoconferencia (Skype) están a un clic de distancia con el Software Center. En el caso de Skype se nos advierte de que se va añadir un repositorio adicional, como ocurría en Ubuntu. Instalo luego JDownloader usando el script de su web fácilmente.

Gestor de arranque
Aunque GRUB funciona bien con Zorin no habría estado de más la inclusión de alguna opción para modificar la lista de sistemas que se inician. Me hago cargo de que no es algo prioritario para un usuario que venga de Windows, poco acostumbrado a preocuparse por estos menesteres. Sigo sin entender la desaparición de “Startupmanager” de los repositorios ubunteros, era un pequeño programa que resultaba especialmente útil.

Estabilidad y suspensión a RAM
Dos nimios inconvenientes he encontrado en Zorin que no afectan realmente a la estabilidad del equipo, pero creo útil señalarlos. El primero es referente al Grub Splash, pues la instalación del driver propietario de ATI hizo que éste desapareciera y se viera sustituido por una barrita estilo Mageia. El segundo, al instalar Dropbox y pedirme el programa que reiniciara Nautilus desaparecieron los iconos del escritorio y se me congeló el panel inferior, obligándome a matar los procesos. Nada grave, pero ahí está. La opción de suspender está disponible para mí una vez que instalo el driver propietario de la gráfica.


Ciclo de desarrollo
Zorin OS se ofrece actualmente en tres “sabores”: Core, que es el que hemos revisado aquí; Lite, versión que, como su nombre indica, está pensada para ordenadores con menos recursos; y Educational, también para ordenadores antiguos y con propósitos educativos. En la web aún se puede descargar la versión anterior de Zorin, la número 5. Nada se menciona, o al menos no lo he encontrado por más que lo he buscado, en cuanto a la periodicidad de aparición de la distribución. Una curiosidad: recomiendan descargas las imágenes de Zorin con Firefox, pues otros navegadores podrían corromper los archivos y causar errores. Esto es nuevo y tremendamente desconcertante, pues es Chrome, y no Firefox, el navegador que la propia Zorin trae como predeterminado. Aparte de lo absurdo que resulta incluir un navegador de serie que los propios desarrolladores no recomiendan usar, dudo mucho que sea cierta la afirmación. En fin…

Expedientes equis aparte, Zorin vuelve a hacerlo. Es, sin ninguna duda, una buenísima opción para ofrecer a un usuario indeciso sobre dar el gran paso desde el sistema de Redmond a Linux. La idoneidad es obvia: aspecto parecido, facilidad de instalación de aplicaciones, todo funcionando desde el principio (en esto incluso mejora a Windows, se pueden olvidar de drivers para casi todo) y una sensación de estar respaldado por una compañía importante (la base de Ubuntu, me refiero).

Habrá quien argumente que para eso está precisamente Ubuntu, pero podemos concluir, sin ningún género de dudas, que es mucho más sencillo usar este Zorin de aspecto clásico que las nuevas versiones “unitizadas” de Ubuntu. Al menos lo es para mí y estoy seguro de que lo será para la mayoría de personas que se inician con Linux. Para gente ya avezada en estos temas del pingüino, Zorin es simplemente una bonita implementación, diferente en apariencia, de Ubuntu Precise.

En resumidas cuentas, Zorin sigue siendo de las mejores opciones para empezar a trastear con Linux. Muy recomendable. Sus pequeños errores la dejan un puntito por debajo de su anterior versión, pero aún así obtiene un buen 9’36. Saludos y felices vacaciones.

Zorin OS 5.2: el mejor sistema que he probado

Me encontraba a la espera del anuncio oficial del lanzamiento de Linux Mint, cosa que se produjo precisamente ayer, y en una de mis frecuentes visitas a Distrowatch me fijé en una distribución de la que jamás había oído hablar que se encontraba en el puesto 15 del ranking de popularidad. Siendo el día de mi cumpleaños, que lo era, no pude recibir mejor regalo que el descubrimiento de esta distribución irlandesa, construida en base a Ubuntu 11.04 con la que comparte los repositorios, pero en la que se han esforzado en pulir los defectos de la distro de Canonical a la par que en dotarla de un aspecto similar a Windows en varias de sus versiones (permite elegir). El resultado es absolutamente magnífico. No solo desde el punto de vista estético, sino sobre todo desde el de la productividad. Me encuentro ahora mismo escribiendo desde un escritorio confortable, rápido y eficaz. Y no es Arch Linux con KDE, no. Es Zorin con Gnome 2. No puedo pedir más.

Bien, voy a dejar las alabanzas “per se” para fundamentar un poco el porqué esta distribución me ha cautivado de forma tan contundente. Zorin se auto-define como una distribución de elección para iniciarse en el mundo de Linux viniendo desde el “lado oscuro” de Microsoft. En ella todo está diseñado para hacer la transición más sencilla, por ello implementan una interfaz para Gnome que trata de imitar, con éxito a mi juicio, la de Windows 7. Si se está acostumbrado al ya clásico Windows XP se puede cambiar el aspecto con un sencillo clic (Sistema-> Preferencias -> Look changer) y un reinicio de la sesión. Fácil. Obviamente esto es muy útil si se está empezando con Linux pero, al no ser mi caso, elijo la tercera opción, esto es un escritorio clásico de Gnome 2.

Instalación del sistema
La instalación desde un pendrive no ofrece mayor dificultad, es la misma interfaz que Ubuntu, aunque no ofrece instalar códecs no libres porque ya los trae por defecto. Como curiosidad, el hecho de no poder elegir como nombre de usuario “shadow”, que es el que suelo poner en las revisiones, al dar un mensaje de error que argumenta que está reservado para el sistema. Ni idea de qué va esto, la verdad. El pase de diapositivas mientras se instala se inicia con una melodía, elemento diferenciador para con Ubuntu. Igualmente reseñar que durante la sesión “live” se produjo repetidas veces un error del menú GnoMenu que luego no vuelve a ocurrir una vez se instala el sistema.

Al entrar por primera vez al escritorio lo primero que hago es instalar el idioma español, puesto que lógicamente está todo en inglés. En el menú Sistema –> Administración –> Soporte de idioma se pueden instalar o desinstalar los paquetes de lenguaje que deseemos. Como apuntaba antes, el “look” Windows 7 puede ser muy útil, pero prefiero cambiarlo al Gnome de toda la vida. Los iconos del tema por defecto no me resultan muy agradables, diseñados también para parecerse a sus homónimos de Windows, de modo que instalo los de Faenza desde aquí. Una vez descargado el archivo, basta descomprimirlo y ejecutar, desde una terminal:

sudo ./INSTALL

Para que funcione tendremos que estar dentro del directorio donde se ha descomprimido el fichero. Bien, con iconos Faenza, desactivando los efectos de escritorio (como siempre funcionan a medias, dado mi limitado hardware) y añadiendo todos mis accesos directos y un fondo de escritorio nuevo queda tal que así:

Nótese el logo de Ubuntu en la parte superior izquierda, esto se elige al instalar los iconos Faenza, siempre se puede dejar el de Zorin o poner el que se prefiera. En la pantalla de login permite elegir el tipo de sesión, pudiendo especificarse si queremos o no que los efectos de escritorio estén habilitados.

Navegación web
Zorin opta por Chrome como navegador por defecto, en concreto la versión 15.0, si bien posee una utilidad que se asemeja a aquella que “obligaron” a Microsoft a introducir en su sistema operativo para evitar las acusaciones de prácticas monopolistas referidas al uso de Internet Explorer. Nos permite elegir entre el propio Chrome, Firefox, Opera y Midori, buen abanico. Chrome va perfectamente, muy rápido y con flash funcionando de serie.

Vídeo
Vienen instalados tanto Tótem como VLC. Los colores, la reproducción de alta definición, todo funciona a la primera y sin la necesidad de instalar ningún códec. Simplemente magnífico. Ignoro qué han tocado o instalado, porque lo que es en Ubuntu esto no ocurría así. Toda la incompatibilidad de la distro sudafricana con mi hardware parece haberse evaporado con esta Zorin.

Música
Eligen Banshee, al igual que Ubuntu. Para mi gusto es mejor que Rhytmbox. Funciona bien y tampoco precisa instalar nada extra.

Ofimática
Zorin trae Libreoffice ya instalado y preparado para trabajar. Procesador de textos, hoja de cálculo, aplicación matemática, de dibujo y presentaciones. Todo lo que necesitas para producir en materia de ofimática.

Fotografía y gráficos
Aquí no iba a ser menos esta distribución. Se presenta con el gestor de fotografías Shotwell y el editor de imágenes Gimp. Sigue impecable en cuanto a mis aplicaciones favoritas, ni haciendo yo mismo la distribución hubiera acertado más. Increíble.

Gestión de software
El centro de software de Ubuntu es la aplicación elegida por los desarrolladores para gestionar la adición y eliminación de programas. Es quizás el software más completo del mundo Linux para esta tarea, junto con el que presenta Linux Mint, por lo que su inclusión está justificada. ¿Para qué cambiar las cosas que en Ubuntu ya funcionan bien? En cualquier caso, si no eres fan del centro de software puedes usar Synaptic, que también ha sido incluido.

Detección de hardware
Continuo incrédulo pero es que, es así, funciona todo y a la primera. La impresora es detectada y configurada de modo automático al encenderla, el escáner realiza su función sin más, mediante la interfaz incluida, en este caso, Simplescan, y la webcam, como demuestra la ejecución del también incluido Cheese, está perfectamente configurada y funcional. Ver para creer, no tener que pelearse con la configuración de ningún dispositivo es increíble. Ni siquiera Windows puede igualarse a esta distribución y a Ubuntu, pues en este apartado no han tenido que tocar nada, es una de las cosas en que destaca la distro de Canonical, para ser justos. ¿Instalar drivers? ¿Para qué? Todo funcionando con solo encenderlo.

Software de uso habitual
Cheese y Simplescan ya están instalados desde el inicio. Mediante el centro de software se pueden obtener Skype y Vagalume. Añadiendo el repositorio de Dropbox y descargando el paquete de jDownloader para Ubuntu desde su web tendremos todos los programas que suelo utilizar.

Gestor de arranque
Grub reconoce tanto Windows XP como Arch Linux. Lo curioso es que a los desarrolladores de Zorin se les ha pasado cambiar el nombre a su propia distribución. Lo que aparece en primer lugar en el menú es Ubuntu. Hubiera sido perfecto que se hubiese incluido la aplicación para editar el menú. Tan sencillo de instalar como abrir el centro de software y escribir “Administrador de arranque”.

Estabilidad y suspensión a RAM
La distribución se comporta fenomenalmente en todo momento, con una fluidez digna de destacar. Al iniciarse ocupa 232 Mb, cifra más alta de lo habitual, pero es el precio a pagar por tener un escritorio totalmente interconectado y preparado para trabajar. La suspensión a RAM funciona correctamente, cosa que no ocurría con el último Ubuntu, por ejemplo.

En resumidas cuentas, como advertía en el título de esta entrada, Zorin OS 5.2, una distribución desconocida para mí hasta hace unos días, es el mejor sistema operativo que he tenido la oportunidad de probar. Un sistema que funciona “out-of-the-box”, sin que haya que instalar nada adicional, sin precisar drivers de ningún tipo, con un montón de aplicaciones instaladas y muchas más disponibles para instalar, cubre necesidades de producción y entretenimiento con holgura. Además, con sus temas parecidos a Windows facilita la migración de usuarios del sistema de Microsoft hacia Linux.

Tras probar Zorin durante unas horas he decidido darle una oportunidad como sistema de producción, y es que no me duelen prendas en reconocer que mejora en prestaciones a mi Arch Linux con KDE. Para los amantes de Gnome 2 esta debe ser una distribución de referencia, como apuntaba en la revisión de Centos, a la que seguir agarrado sin tener que pasar por el tortuoso aro de Gnome 3. En serio, no se puede decir más claro, Zorin OS 5.2 es una maravilla de sistema operativo. Cogieron una Ubuntu y le pulieron los pocos bordes rugosos. El resultado es espléndido, en términos de puntuación un 9’66. Dudo mucho que pueda superarse en un futuro, expectante me hallo. Entre tanto, a disfrutarlo.