Kubuntu 16.04: odiosas comparaciones

Es costumbre en el blog que a cada revisión de Ubuntu le siga, con más o menos diferencia de tiempo, la de su versión con KDE. Kubuntu 16.04 Xenial Xerus, versión de soporte extendido acerca de la cual se ha escrito bastante en la red, muchas veces anunciando su desaparición, otras haciendo referencia a la salida de importantes desarrolladores del proyecto. Yo voy a enseñar mis cartas desde el primer párrafo: hace tiempo que la distribución me parece inferior a la gran mayoría de sus semejantes. Porque mira que hay distros con KDE por bandera: Linux Mint KDE, Netrunner, openSUSE, Mageia, Chakra, KaOS, SolydK… Aunque llevo tiempo trabajando únicamente en Cinnamon no son pocas las veces que me paso por mi partición con Chakra a toquetear un poco y descubrir las novedades que nos brinda cada versión de Plasma 5. Puede que ahí esté el problema (mi problema) con Kubuntu.

Pienso que no resiste la comparación con las distribuciones que nombro más arriba. Mi análisis me ha venido a confirmar lo que ya intuía: los tiempos en los que Kubuntu era importante para Canonical han quedado atrás. Muy atrás, de hecho. No en vano, ya ha llovido desde que la comunidad fuese quien se hiciera cargo del proyecto. A día de hoy, veo que Kubuntu se estanca y mantiene unos lanzamientos de calidad cuestionable. Es lo que hay.

Instalación

Refrendemos lo expuesto con hechos, no sin antes recordar, para aquellos con sensibilidad extrema, que cada equipo es un mundo y vuestra experiencia puede no coincidir con la mía. Nada más inicias el entorno en vivo de Kubuntu puedes palpar la dejadez: pequeño, diminuto rectángulo de una vista de carpeta que contiene el crucial icono de “Instalar Kubuntu”. Yo sé que está ahí. Tú, lector con cierta experiencia, sabes que está ahí. El desarrollador, por lógica, también. ¿Y qué pasa con el usuario novel? ¿Nadie va a pensar en los usuarios noveles? Porque apenas si se atisba el susodicho icono sin que se acierte a leer nada dentro de ese ridículo espacio.

 

Escritorio en vivo Kubuntu
¿Qué leches pone en el recuadro ese? ¿Cómo se instala esto?

 

El aspecto del escritorio no puede ser más espartano, a imagen y semejanza de los que entregan distribuciones como Arch Linux y que vienen en llamarse configuraciones “vanilla”, tirando de anglicismos. Tema de escritorio e iconos Brisa, fondo de pantalla por defecto de Plasma, que nos muestra su versión 5.5.5. Una versión que ya es bastante más estable que muchas de sus predecesoras, o al menos esa fue mi experiencia en Chakra, si bien Kubuntu parece empeñada en desmentirlo.

Una vez se atina con el icono de marras, la instalación transcurre sin problemas hasta que pulsamos el botón de reiniciar. El asunto se eterniza, mostrando en consola una frase repetida en bucle: “Driver ‘ebridge’ is already registered, aborting…”. Mientras vuelvo a recurrir (dos de dos, querido Ubuntu) al ALT+ImprPant+REISUB, aparecen muchos otros mensajes, la mayoría de los cuales hacen referencia a NVIDIA. Esto va a ser cosa de los Nouveau, fíjate tú lo que te digo. Como en Ubuntu, vaya, solo que en lugar de causar congelaciones del escritorio van e impiden reinicios. Ya está bien la broma, me parece a mí, con estos controladores de código abierto.

Diseño

¿Qué queréis que os diga? Tengo que volver a emplear el mismo término anglosajón, “vanilla”, pero es que no hay otra palabra que lo defina mejor. Espartano, tal vez. Vaya, esa también la he usado ya en este artículo. Austero, sobrio, firme o severo, dice la R.A.E. Me quedo con los dos primeros. Para colmo, y esto es algo que he observado en casi cada distribución con Plasma 5, la tipografía se ve bastante más borrosa y poco definida que en escritorios basados en GTK. Se puede arreglar, pues basta tocar un poco las “Preferencias del sistema” para que mejore una barbaridad el aspecto. Pero digo yo que podría venir activado en un principio y la impresión general en el plano estético sería mucho mejor.

 

Actualizar Kubuntu 16.04
Mensaje de actualizaciones disponibles en Kubuntu 16.04

 

Software

Para no desmerecer al aspecto gráfico, Kubuntu cuenta con una mínima instalación de programas por defecto. Firefox, Kmail, Amarok, LibreOffice, DragonPlayer… Es decir, las opciones habituales de KDE. En lugar del “Ubuntu Software” que veíamos en la versión principal, contamos con “Muon Discover”, ahora reducido a “Discover”, o “Descubrir”, en español (no es Muon Discover, mis disculpas por el error, éste sigue disponible en los repositorios como bien indica VaryHeavy en los comentarios, aunque por ahora no es instalable). Diréis que ya vale de dar estopa, pero es que es inevitable: pésimamente diseñado, con párrafos que se superponen a las imágenes y con búsquedas que han de realizarse por categorías. Esto es, si en la página principal escribes “Skype”, no encontrará nada. Si haces la misma búsqueda en el apartado de Internet, obtendrás premio.

 

Descubrir en Kubuntu
El gestor “Descubrir”, con su galimatías y sus letras apelmazadas. Uff…

 

Sobre la facilidad de uso pocos peros se pueden poner. Reproduce todos los archivos multimedia y el contenido Flash si, al igual que en Ubuntu, le decimos al instalador que se haga cargo de dejarnos el sistema preparado para ello. Cosas de las licencias y tal. Sin embargo, tuve problemas para descomprimir los archivos “.rar”, cosa que en Ubuntu no. Dolphin prefirió hacer “crash” antes que recomendarme la instalación del paquete “unrar”. Más madera.

Rendimiento

He optado por comparar Kubuntu 16.04 con la versión actual de Ubuntu y la antigua LTS. En los resultados obtenidos se puede comprobar que gana a ambas en uno de los “benchmarks” de Phoronix Test Suite, sucumbiendo ante Ubuntu 14.04 en el resto. Luego, al menos, podemos salvar algo de esta Kubuntu, y es que en términos generales parece rendir un punto, pequeñito, por encima de su hermana con Unity. Sin embargo, llevado al terreno del desempeño gráfico, está 10 puntos por debajo. Lo comido por lo servido, pues.

 

Phoronix Test Suite Kubuntu

Phoronix Test Suite Kubuntu

Unigine Valley Kubuntu

 

En cuestiones de fluidez no he de resaltar nada negativo. El escritorio se mueve bien – hasta que alguna aplicación se cae, cosa que sucede con frecuencia – y consume unos 800 Mb al inicio, valor más que aceptable en la actualidad para una suite de la complejidad de KDE con Plasma 5.

Estabilidad y errores

Por si no le he dado ya suficiente tralla a Kubuntu, vamos a mi queja principal. A “Ubuntu ha experimentado un error interno”, del cual ya tuve noticias en mi revisión anterior con Unity, viene a sumarse el “Plasma crash” de la mariquita. Por separado ya son un incordio, imaginaros la que lían los dos juntos. Pues Kubuntu va bien servido de ambos, queridos amigos, hasta el punto de hacer perder la paciencia a alguno que yo me sé. Recapitulando en mi experiencia:

El errático reinicio del “Live CD”, que obliga a hacer un ALT+ImprPant+REISUB para salir.

El gestor de controladores que no encuentra nada y se queda eternamente en “obteniendo información del sistema”. Ello hace imposible instalar los controladores propietarios de NVIDIA para un usuario novel. En mi caso, la instalación manual sí funcionó.

El dichoso “apport” que cada dos por tres refiere un error interno de Ubuntu (sin K).

Los errores de Plasma 5. Los he sufrido en Dolphin, en Ark y en “Preferencias del sistema”, sin hacer absolutamente nada del otro mundo. Hacen “crash” porque sí.

Errores en Kubuntu
La exaltación del error: notificaciones por partida doble y hasta triple

 

Mi opinión de Kubuntu 16.04 Xenial Xerus

Resulta dolorosamente obvio en el caso de esta versión, de soporte extendido, no lo olvidemos, que la recomendación de aguardar un tiempo prudencial antes de instalar o actualizar Ubuntu y derivadas es digna de ser tenida en cuenta. Pese a lo cual, hay ciertas cosas que yo no alcanzo a comprender. ¿De qué demonios sirve lanzar versiones plagadas de errores, como Kubuntu Wily, con el pretexto de servir para mejorar las LTS, si luego nos entregan esto? Errores desde que uno inicia el escritorio en vivo, poquísima atención a la estética, escasez de programas preinstalados… Con estas premisas se me hace complicado encontrar un motivo para usar o recomendar Kubuntu.

 

Instalar NVIDIA Kubuntu
Los controladores propietarios han de instalarse de forma manual en esta Kubuntu 16.04

 

Creo que la combinación de un Plasma 5 en ciernes – ¡pero es la versión 5.5 ya! – con un Ubuntu LTS recién nacido no puede resultar peor. Quizás sea todo consecuencia de la incertidumbre que rodea el futuro de la distribución, con la aparición de proyectos paralelos como KDE Neon, sea lo que sea eso, que todavía no lo tengo muy claro. O tal vez la feroz competencia entre distros KDE, con escritorios muy completos y bien desarrollados (KaOS y Chakra mis favoritos, openSUSE muy cerca) ha ido debilitando a una Kubuntu en la que nunca se puso demasiado empeño.

O quizás, simple y llanamente, estoy tan acostumbrado a la calidad de esas otras distribuciones y tan cansado de encontrar errores en los inicios de las LTS de la familia Ubuntu que mi tolerancia está bajo mínimos. Porque no lo entiendo, no veo para qué han servido Kubuntu 15.04 y 15.10, porque el resultado final, en forma de Xenial Xerus, deja bastante que desear. Es mi opinión y como tal la escribo, que de eso se trata al hacer una revisión. Aunque el resultado desmerezca a 26 de Abril, en los 3 años de soporte ofrecidos es de esperar y desear que Kubuntu pula sus defectos y alcance la calidad que su larga historia merece. Que así sea si no quiere desaparecer, engullida por distribuciones mucho más jóvenes que entregan un KDE bastante mejor.

Salud

PD: la webcam sí funciona. Pero el rollo de sacar la mano a pasear en cada artículo ya cansa, ¿no?

Puntos fuertes: la compatibilidad con Ubuntu asegura gran cantidad de programas y PPAs disponibles

Puntos débiles: errores, errores, errores. ¿He mencionado los errores?

[yasr_multiset setid=0]

Ubuntu 16.04 Xenial Xerus: un futuro prometedor

Hay cosas que nunca cambian y una de estas es la cita bienal que tenemos los usuarios barra simpatizantes de GNU/Linux con el lanzamiento de soporte extendido que nos trae Canonical. 2016 no podía ser una excepción, de manera que ya tenemos entre nosotros a Xenial Xerus, la nueva LTS de Ubuntu que ha de servir como base para cosas tan importantes como la tan esperada – por algunos – convergencia entre dispositivos y, lo que a mi juicio es más significativo aún, la presunta solución al eterno dilema entre estabilidad y novedad que parece supondrá la irrupción de Snap a modo de torbellino en los mundos de Tux, acerca del cual podéis leer más en este artículo de La mirada del replicante. Ya que estamos con enlaces, os dejo otro, una interesante reflexión de Eugenio M. Vigo acerca de este tema en su blog.

Pero vamos con Ubuntu. Aquellos, que haberlos, “haylos”, que se hayan apresurado a la instalación y configuración de la nueva versión como quien suscribe, tal vez estén a estas alturas un pelín decepcionados. En el sentido de que las cacareadas novedades no están aquí, al menos por el momento. Ubuntu 16.04 es más de lo mismo. De hecho costaría, para el ojo poco avezado, distinguir de primeras esta versión LTS de las dos anteriores. Tal y como os lo cuento. Este hecho no es por sí mismo necesariamente negativo. Canonical es amigo de los cambios graduales, cocinados a fuego lento, y no hace más que aquello a lo que nos tiene habituados: lanza una edición LTS que ha de servir como sólida base para implementar todas las mejoras de las que tanto hemos oído hablar últimamente.

Así que, ¿qué tenemos a día de hoy? Os cuento qué me han parecido mis primeras horas de uso de Ubuntu Xenial Xerus, nombre que cuesta recordar ahora pero que en nada recitaremos con suma facilidad. Así ha sido siempre.

Instalación

Amigo instalador de Ubuntu: ¿desde cuándo llevas con nosotros? Ubiquity y su interfaz gráfica es ya como de la familia. A excepción, claro está, de la presentación de diapositivas que se va cambiando con cada lanzamiento, volvemos a ver el sencillo y archiconocido programa que realiza su función sin demasiados contratiempos. Porque alguno he encontrado. De hecho, el primer intento de instalación salió rana y todavía no sé el motivo. Se quedó colgado justo antes de presentarme las particiones disponibles. Tras cancelar la operación y volver a iniciarlo, todo fue bien. Incluso me pareció que la instalación tomaba menos tiempo del habitual, a pesar de encontrarnos en plena vorágine de novedad, ésa que impulsa a miles de usuarios de todo el mundo a abalanzarse sobre cada nueva Ubuntu en cuestión de horas. O tal vez sean millones, este es un asunto mil veces discutido.

 

Diapositivas Ubuntu Xenial
La ardilla, un nuevo animal que se une al amplio zoológico de Ubuntu

 

Estimaciones aparte, en el rato que estuve probando el escritorio en vivo encontré un error muy feo, de esos que echan atrás a los usuarios noveles que tienen su primer contacto con GNU/Linux. El veterano reproductor Totem – llamado simplemente “Vídeos” desde hace tiempo – no funciona, de modo que es imposible reproducir siquiera los archivos de ejemplo como “Ubuntu through the years”. Malísima primera impresión, la verdad. ¿Es que nadie prueba estas cosas?

Para colmo, a los dos minutos de reiniciar y sin haber hecho nada del otro mundo, tenemos cuelgue a lo bestia. Había abierto Firefox y navegaba por mi propia web cuando se produjo una paralización total del sistema, de la cual hube de salir con la combinación mágica de teclas, ALT + ImprPant + REISUB. Esto me había ocurrido en anteriores versiones de Ubuntu y se debe a Nouveau, el controlador libre para gráficas NVIDIA. Ni que decir tiene que en cuanto volví al escritorio instalé, mediante la aplicación “Controladores adicionales”, el último controlador privativo para la tarjeta que, además, es el recomendado por los desarrolladores de Canonical. Problema resuelto.

 

Error Vídeos Ubuntu Xenial
Violación de segmento. Así no hay manera de reproducir vídeos en la sesión en vivo

 

Diseño

Imagino que para un diseñador gráfico el aspecto de Ubuntu debe ser lo más parecido a aquello que jamás diseñaría. A mí no me desagradan los tonos anaranjados y violetas, si bien es verdad que llevamos unos cuantos años con ellos y están más vistos que el tebeo. Los iconos, otro tanto de lo mismo, demasiado trillados para lo que es el novelerío actual que nos invade. No es que sea algo de suma importancia, pues se pueden cambiar fácilmente con la herramienta “Unity Tweak Tool”, pero de nuevo entra en juego el asunto de las primeras impresiones, que son las que quedan. Digamos que Ubuntu, como Linux Mint, va necesitando un lavado de cara.

Pocas novedades, por tanto, en el aspecto gráfico. Ventanas más redondeadas y una barra de desplazamiento más estilizada y moderna son los únicos cambios que han llamado algo mi atención. La tipografía, como siempre, excelente en su renderizado. No comentaré gran cosa acerca de la posibilidad de mover la barra de Unity a la parte inferior de la pantalla. Sinceramente, me parece ridículo el revuelo que ha levantado esta opción. Tan solo diré que semejante maravilla (¿cuántas líneas de código les habrá costado implementar eso?) se puede hacer mediante la herramienta “Unity Tweak Tool” o bien con un comando en la consola:

gsettings set com.canonical.Unity.Launcher launcher-position Bottom

 

Lo probé y el resultado, que tenéis más abajo, no me convenció. Consecuencias de llevar tanto tiempo viendo Unity a la izquierda, supongo. El caso es que me parece más feo todavía como barra inferior.

 

Unity en borde inferior
No sé a vosotros, a mí se me hace raro ver a Unity ahí abajo

 

Software

Entre las modificaciones que trae esta Ubuntu Xenial hay una que se ha comentado últimamente por la red: la desaparición del Centro de Software de Ubuntu, que ha sido reemplazado por la herramienta habitual en Gnome, rebautizada aquí como “Ubuntu Software”. Si bien se trata de una alternativa aceptable, que funciona con cierta celeridad y fluidez, aprecio en ella fallos groseros que me hacen seguir prefiriendo, por el momento, a su predecesora. Por ejemplo, tras añadir los repositorios de los socios de Canonical, y mediando un reinicio, no hay manera de que aparezcan aplicaciones de uso tan común como Skype o Steam. Y estar, estaban, como demuestra el hecho de que pude instalarlas usando la consola. Pero para Ubuntu Software parece que no existieran. Una vez más, un error que condiciona, para mal,  la experiencia del usuario novel.

 

Ubuntu Software en Xenial Xerus
Ubuntu Software, la nueva aplicación para instalar programas en la distribución

 

Entre los programas, ningún otro cambio significativo: Firefox, Thunderbird, Transmission, LibreOffice, Shotwell, Rhythmbox, Vídeos… Lo típico en Ubuntu desde hace eones. Vídeos, por cierto, sí que funciona una vez instalado, al contrario que en el escritorio en vivo. En lo que respecta a la reproducción de contenidos todo pasa por haber tenido la precaución de marcar la correspondiente casilla durante la instalación del sistema. Si lo hemos hecho así, no habrá archivo que se le resista a nuestro Ubuntu Xenial. Y si lo hubiera, basta instalar el paquete “ubuntu-restricted-extras” para dar solución al problema.

Rendimiento

He repetido hasta la saciedad en mis revisiones que Ubuntu 14.04 Trusty Tahr es la distribución GNU/Linux que mejor rendimiento saca a mi hardware. Esta afirmación está lejos de ser gratuita y se cimenta en el puñado de pruebas de Phoronix Test Suite y el “benchmark” gráfico Unigine Valley a las que he sometido a tantos sistemas que han pasado de modo efímero por mis discos duros. Sorprendentemente, parece ser que ni siquiera Ubuntu es capaz de batir a Ubuntu. Los resultados de Ubuntu 16.04, instalada desde cero en la “mismita” partición en la que habitaba la versión anterior, son inferiores en todos los casos salvo en el rendimiento gráfico, donde prácticamente son iguales (1 punto de diferencia). ¿Dónde está el truco aquí? Tal vez, y esto que hago es elucubrar, mi equipo va cumpliendo años y no se ajusta tan bien a las exigencias de los nuevos kernels (Ubuntu 16.04 viene con el 4.4 mientras la LTS anterior contaba con los de la serie 3.13). Otra explicación no le veo, salvo que Canonical nos entregue una versión de peor rendimiento que la anterior, algo que no parece ser así a poco que uno usa el sistema un rato, ya que se nota incluso más fluido y con respuestas más rápidas a la apertura de programas. Misterios de los “benchmarks”…

En la experiencia de uso diría que Ubuntu 16.04 merece un sobresaliente. Como os comento, no se notan apenas retardos en ningún aspecto del empleo habitual del sistema. Teniendo en cuenta que he instalado la distribución en mi disco externo (un disco duro tradicional) y que ahora me hallo habituado a la tremenda rapidez con la que se desenvuelve mi Linux Mint 17.3 en el disco de estado solido (SSD), entiendo que este Ubuntu se maneja bastante bien en todos los aspectos. 680 Mb de RAM al inicio y un encendido y apagado realmente rápidos para la primera versión LTS de la distro que implementa plenamente systemd.

 

Phoronix Test Suite Ubuntu

Phoronix Test Suite Ubuntu

Unigine Valley Ubuntu 14.04
Resultado de Unigine Valley en Ubuntu Trusty

 

Unigine Valley Ubuntu 16.04
Resultado de Unigine Valley en Ubuntu Xenial Xerus

 

Estabilidad y errores

Una lástima el cuelgue provocado por Nouveau. En su momento, cuando usaba la anterior versión LTS, dicho error me llevó a salir corriendo de Ubuntu para no volver. No fue hasta más tarde, con Linux Mint ya en el equipo, que descubrí dónde estaba el fallo. Este problema recurrente me hace pensar que debe haber tal cantidad de errores en el ecosistema GNU/Linux que ni siquiera una empresa como Canonical es capaz de lidiar con algunos, de modo que ahí permanecen durante años, espantando a los usuarios. Podría ponerme en plan despotrique y considerar que estamos ante una situación inaceptable, pero entonces recuerdo que esto es software libre y aquí no existen las obligaciones. Aunque dadas las pretensiones de Canonical, este error que cuelga únicamente Ubuntu en mi equipo al usarlo con los controladores libres es lo suficientemente grave como para que se hubiera podido solucionar ya. En fin…

Obviando, aunque me cueste, este fallo, el resto de la experiencia es positiva. En uno de mis reinicios me encontré con la famosa ventana que informa de un error en el sistema del que ni siquiera me había percatado. Esto también es habitual en Ubuntu. Si nos molesta demasiado, siempre podemos desactivar apport. En cualquier caso, no podemos olvidar una característica común a los lanzamientos de Ubuntu en los últimos años, que también haría extensiva a otras distribuciones: no conviene tirarse como un poseso a descargar e instalar la nueva versión tan pronto como está disponible. Es mejor dejar pasar unos días, o un par de semanas, hasta que el uso masivo dé lugar a una buena cantidad de informes de error que ayuden a paliar los principales fallos. Es mi recomendación, la cual me salto en lo que a los análisis se refiere, por aquello de estar al pie de la actualidad.

 

Error Ubuntu Xenial
Las famosas ventanas de error suelen abundar en los primeros días de vida de una nueva Ubuntu

 

Mi opinión sobre Ubuntu 16.04 Xenial Xerus

Se podría resumir en la frase que encabeza el artículo. Creo que esta edición LTS de Ubuntu sienta las bases para todo lo que ha de venir, en especial Unity 8 y el nuevo paradigma que supone Snap para la distribución de software. Es indudable la capacidad que tiene Canonical para la innovación aunque a muchos les duela reconocerlo. Ya sé que existen propuestas similares, basta leer el artículo de Eugenio al que hacía referencia más arriba. Pero casi siempre es Canonical la que da el paso necesario para popularizar la novedad. Espero y deseo que tenga éxito también en esta empresa, pues si algo envidio de Windows es la diferenciación clara entre el sistema en sí y sus aplicaciones. En GNU/Linux hemos de renunciar muchas veces a las novedades en estas últimas con tal de no comprometer la estabilidad, debido a las diferentes versiones de librerías que, hasta ahora, no parecían poder convivir en armonía. De momento, Mozilla ha sido de las primeras en sumarse a la iniciativa. Veremos si esto no cambia en el futuro y hay muchos más apoyos. Todo sea por ir tachando líneas de la famosa lista de Tashkinov.

 

Probando cámara Ubuntu Xenial
Probando la cámara en Ubuntu 16.04 Xenial Xerus. Todo OK.

 

Y es precisamente en el porvenir en lo que parece pensar Canonical con este Ubuntu 16.04. Misma versión de Unity, mismo diseño gráfico y mismas aplicaciones de uso habitual dejan a las claras que se apuesta por la continuidad y la sobriedad, en espera de ir desarrollando todo lo que se nos ha prometido. A los usuarios de la versión LTS anterior no puedo recomendarles que actualicen, salvo necesidad extrema de algún programa en su última versión o algún problema con su hardware que pueda arreglar un nuevo kernel. Salvo eso, no veo motivo para cambiar por el momento. pues se van a encontrar con más de lo mismo. Pero qué demonios, ya nos conocemos todos, así que de sobra sabemos que vamos a actualizar. ¿O no? Difícil resistir el magnetismo de una nueva Ubuntu, para qué nos vamos a engañar. Que ustedes lo disfruten, moderadamente ahora y es probable que mucho más en los meses venideros.

Salud

Puntos fuertes: facilidad de uso y gran cantidad de programas. Ubuntu es, para muchos, un estándar.

Puntos débiles: fallos diversos, como en otras ediciones LTS, que suelen acabar por arreglarse en unas cuantas semanas.

Recomendada para: usuarios noveles.

[yasr_multiset setid=0]

PCLinuxOS Full Monty: una navaja suiza

Es posible que mucha gente no sepa que PCLinuxOS sigue viva. Yo mismo, sin ir más lejos, pensaba hasta hace unos días que el proyecto creado por Bill Reynolds (Texstar) allá por 2003 se había quedado estancado en una fase de no-desarrollo. Recuerdo haber leído acerca de la imposibilidad de este hombre, creo que por razones de salud, para continuar su trabajo. Desde entonces, hace un par de años o más, no he estado al tanto de las andanzas de la distro. Sin embargo, ese observatorio de popularidad tan discutible que supone Distrowatch la seguía – y sigue – manteniendo en los altares. Me preguntaba, de ahí este artículo, a qué se podía deber esto.

Pues resulta que no solo sigue viva, sino que por sus singulares características conforma una distribución GNU/Linux especial: refugio de los “anti-systemd” (¡no lo incorpora, siguen con sysvinit!), de los “anti-Plasma 5” (están con KDE 4) y amiga de todos aquellos que alguna vez hayan sentido la necesidad de descargar una “ISO” con gran cantidad de software. Cantidades industriales, de hecho. No os lo podéis ni imaginar.

Antes de proseguir con el análisis de esta peculiar edición, llamada “Full Monty” (“slang” británico, algo así como “todo lo necesario, apropiado o disponible”, además de una icónica película de los 90), os aclaro que PCLinuxOS está disponible en ediciones más livianas, con KDE y Mate pero sin el excedente de software masivo. Además, la comunidad mantiene otras pocas versiones con distintos escritorios.

Instalación

No intentéis una instalación al uso en un “pendrive”. No funcionará. Cuando descargamos la imagen, se descargan también tres archivos de texto: la suma de verificación, notas sobre la versión y unas instrucciones que conviene leer. Nos dicen que la imagen se debe convertir en híbrida antes de pasarla al USB:

isohybrid -u pclinuxos64-kde-fullmonty-2016.03.iso

Posteriormente, hay que grabarla usando el comando dd:

dd bs=4M if=pclinuxos64-kde-fullmonty-2016.03.iso of=/dev/sdX && sync

donde sdX es la partición correspondiente al “pendrive”.

Además de lo anterior, se necesita una partición para el sistema de, al menos, 25 Gb, dada la cantidad de software que trae la distribución. Siguiendo estos consejos, algo obligatorio si queremos final feliz, no hay problema alguno en instalar PCLinuxOS Full Monty, más allá de que todo el proceso se realiza en inglés y tarda un buen rato. La aplicación que se encarga de ello es Draklive-installer, lo que nos recuerda los orígenes “mandrakeros” de la distro. En el caso de mi equipo, detecta la tarjeta gráfica NVIDIA y se instala directamente con el controlador propietario en su última versión disponible, que es la 361, sin intervención del usuario.

 

Draklive PCLinuxOS
El instalador Draklive es el encargado de ayudarnos con la tarea

 

Diseño

Es curioso lo que hace la fuerza de la costumbre. Mira que me he pasado años usando KDE 4 en Chakra y Arch. Pues hacía tanto que no lo instalaba que mi primera impresión, por lo añejo, era que estaba ante Trinity Desktop. Tuve que cerciorarme de que no era así… se ve que mi viejo amigo KDE 4 se ha quedado ya obsoleto. Tampoco ayuda demasiado el que se haya respetado el tema e iconos por defecto, Oxígeno, que realmente sí que se nota desfasado.

Por lo demás, la especial disposición de los escritorios, de la que os hablo a continuación, confieren a PCLinuxOS Full Monty una apariencia única. Y sobrecargada, claro, que es básicamente el objetivo de esta edición. No obstante, un par de cuestiones en positivo: el Grub y la pantalla de inicio están bien trabajados y, al igual que en el caso reciente de KaOS, destilan profesionalidad. El renderizado de fuentes, que lo sigo viendo horrible en Plasma 5, es realmente bueno aquí. Intuyo que con parcheado de por medio, pero las tipografías se ven perfectamente definidas y con calidad.

 

Escritorio Live PCLinuxOS
El escritorio de la sesión “live” de PCLinuxOS Full Monty, con KDE 4

Software

La madre del cordero en esta edición de PCLinuxOS. Creo que jamás había visto tal cantidad de programas de software libre en una distribución. Por lo menos, no recientemente. Recuerdo, así de pasada, a Ultimate Edition como el sistema con más aplicaciones instaladas de serie. Lo de este Full Monty es impresionante. Divide el espacio de trabajo en 6 escritorios, cada uno de los cuales está destinado a una actividad concreta y nos muestra enlaces directos a los programas disponibles para la tarea en cuestión. A saber:

Internet: aquí tenemos Firefox, Chrome, Opera, Kmail, Thunderbird, Dropbox, Skype…

Oficina: LibreOffice, Calibre, KMyMoney, Scribus, Abiword…

Juegos: la suite de KDE, Gcompris, Supertux2…

Multimedia: Clementine, Amarok, Audacity, GTKPod, VLC, Kino, Handbrake…

Gráficos: Gimp, Blender, Inkscape, Digikam, Darktable…

Sistema: Virtualbox, Yakuake, Synaptic, Firewall, Parental control…

Para instalar programas se usa Synaptic, aplicación siempre asociada a paquetería “.deb”, pero que en este caso funciona perfectamente bien con los “.rpm”. Cuenta con un notificador de actualizaciones integrado en la bandeja del sistema. En el par de días que lo he tenido instalado han llegado unas cuantas, por cierto, lo que denota que los desarrolladores siguen al pie del cañón ofreciendo novedades.

Y es que eso es lo mejor de todo: PCLinuxOS es una “rolling release”. Aunque siga apostando por KDE 4, todo el software está actualizado al máximo, además de contar con un kernel a la última (4.4.4). Otra ventaja: los pocos programas que precisemos y no estén instalados (como Spotify), están en el repositorio, por lo que no hay que añadir ningún PPA o nada por el estilo.

 

Software en PCLinuxOS
¿Quieres programas? Pues toma, ahí llevas aplicaciones para trabajar en casi cualquier cosa

 

Os advierto que hay muchos más programas instalados que los enlazados en cada escritorio virtual. Por poner algunos ejemplos: Steam, Tomahawk y Kodi. Y en cuanto a la configuración, contamos con muchísimas utilidades para monitorización del sistema. Los codecs multimedia vienen de serie, de tal suerte que no me ofreció resistencia ningún archivo multimedia. Insisto, es una distribución realmente completa.

Como, a veces, una imagen vale más que mil palabras, vamos con los pantallazos de los distintos escritorios de PCLinuxOS Full Monty.

 

Escritorio Internet PCLinuxOS
El primer escritorio, dedicado a Internet

 

Escritorio oficina PCLinuxOS
El segundo escritorio se centra en programas ofimáticos y de lectura de documentos

 

Escritorio juegos PCLinuxOS
El tercer escritorio virtual está dedicado a los juegos

 

Escritorio multimedia PCLinuxOS
Cuarto escritorio: para las aplicaciones multimedia (tareas de audio y vídeo)

 

Escritorio gráfico PCLinuxOS
El quinto elemento: escritorio dedicado a tareas gráficas (dibujo y fotografía)

 

Escritorio sistema PCLinuxOS
Por último, el no menos importante escritorio dedicado a la configuración de nuestro sistema

 

Rendimiento

Teniendo en cuenta la ingente cantidad de software y utilidades lo más común sería esperar un rendimiento paupérrimo. Pero no, no es el caso. Si bien ocupa poco más de 1 Gb en RAM al inicio (efectos desactivados por defecto), en ningún momento da sensación de pesadez, algo que sí sucede en la sesión en vivo, como ya nos advierten en las notas de desarrollo. Reconozco que no me creí, en un principio, la afirmación que hacen en dicho documento sobre que una vez instalado, el sistema iría fluido. Pequé de tener poca fe: realmente el comportamiento es genial.

Si hablamos de pruebas de rendimiento, comparando PCLinuxOS Full Monty con Ubuntu, Chakra y KaOS, es la peor parada en 2 de los 5 tests. Sin embargo, resulta ganadora por estrecho margen en la comparativa gráfica usando el “benchmark” Unigine Valley. Conclusión: buen rendimiento, en general, para todo lo que ofrece.

 

Benchmark PCLinuxOS

 

Unigine Valley PCLinuxOS
Resultados de Unigine Valley bajo PCLinuxOS Full Monty

 

Estabilidad y errores

Mi añorado KDE 4, en una de sus últimas versiones, se comporta con férrea estabilidad. Si a esto le unimos la fluidez que antes os comentaba, obtenemos una experiencia de uso muy agradable. Puede cargar un poco la vista la gran cantidad de opciones disponibles pero, una vez más, es que ése es el objetivo de esta versión. El capítulo de errores queda, pues, vacío, salvo el últimamente frecuente problema del desplazamiento de la pantalla a la derecha con la tasa de refresco del monitor a 75 Hz, usando el controlador propietario. No hay más y se resuelve en un periquete.

 

Actualizar PCLinuxOS
Actualizar este sistema “rolling release” es sencillo con Synaptic

 

Mi opinión sobre PCLinuxOS Full Monty

He tenido que rebuscar bien para hallar mi única referencia a este sistema en el blog. “Centrado en la usabilidad” titulaba el artículo de 2012. Creo que ese eslogan no ha perdido vigencia, pues casi todo lo que uno encuentra en este PCLinuxOS de 2016 está orientado a hacer la vida más fácil al usuario final. Supone un fantástico arsenal de programas con el que ir bien preparado a la batalla en cualquier equipo que se nos ponga por delante, lo cual, es ya una tremenda ventaja por sí sola.

Luego están otras cuestiones que merece la pena plantearse. Por ejemplo, el hecho de que PCLinuxOS haya ignorado esa gigantesca controladora de procesos que es systemd en favor del paradigma clásico. Son pocas las distribuciones que se han resistido al cambio y de ellas, sin duda alguna, PCLinuxOS es la que cuenta con mayor popularidad, especialmente en Estados Unidos. ¿Opción para aquellos que reniegan del “monstruo” una vez que Ubuntu y Linux Mint hayan dado el paso en sus LTS, cosa que ocurrirá de manera inmediata?

 

Webcam PCLinuxOS
Mostrando la mano a la cámara en PCLinuxOS Full Monty

 

Software actualizado a tope, kernel novedoso, ausencia de systemd… Argumentos a favor de este PCLinuxOS sobran, aunque el último de ellos sea más que discutible y dependa de filias y fobias de cada quien. En su debe, tal vez que se trata de una distribución con escaso tirón mediático. No obstante, cuenta con su propia revista electrónica y hasta su tienda de “merchandising”, más una comunidad que parece tan activa y orgullosa como siempre. No es para menos. El sistema que propone PCLinuxOS funciona muy bien y no puedo más que recomendarlo a aquellos que gusten de una navaja suiza del software libre a su entera disposición.

Y con esto y un bizcocho, descansito de Semana Santa. Que este ritmo de publicación no hay quien lo aguante y en la vida real se multiplica el trabajo por estas fechas. Espero nos leamos a la vuelta. Entre tanto, material para entretenerse esta PCLinuxOS.

Salud

Puntos fuertes: software de todos los colores y centrado en la sencillez de uso.

Puntos débiles: para algunos, su versión antigua de KDE. Para mí esto no es problema.

Recomendada para: usuarios noveles o con necesidad de gran cantidad de aplicaciones.

[yasr_multiset setid=0]

KaOS 16.03: brilla con luz propia

Ayer llegaban a mis distintas cuentas en redes sociales los ecos del lanzamiento de una nueva “ISO” de KaOS, la distribución creada desde cero que incluye algunas de las características preferidas de quien escribe estas líneas, como el gestor de paquetes Pacman, el ciclo de desarrollo continuo (“rolling release”) y el centrarse en un único escritorio y arquitecturas (KDE, 64 bits), evitando distracciones y focalizando los esfuerzos. Tal y como recibía la noticia, descargaba e instalaba el sistema en mi equipo de pruebas para escrutar el momento que vive una distribución que cuenta con bastante respaldo entre la comunidad hispanohablante. Al tratarse de un sistema que se va actualizando, todos aquellos que la tienen instalada no precisan descargar la nueva “ISO”, bastando un “sudo pacman -Syu” o un clic en Octopi, para los que prefieran no usar la terminal.

Instalación

Aquellos que deseen probar la distribución pueden descargarla desde la web de KaOS. Eso sí, si es el primer contacto con el proyecto recomiendo leer las preguntas frecuentes, donde el usuario encontrará explicación a algunas de las peculiaridades de KaOS como sistema. Una vez leído, si se opta por instalarlo, no cabe quejarse luego de que faltan aplicaciones de 32 bits, que de eso ya están más que hartos por los foros de la distro. Todo viene explicado bien clarito y en español. ¿Se ha entendido? Pues al lío.

Como en las últimas revisiones de esta pasada semana, nos volvemos a encontrar con el omnipresente Calamares. En este caso, contamos con la opción de entrar al escritorio en vivo usando los controladores propietarios de NVIDIA, directamente, y nos daremos de bruces con el error “upstream” que corre la pantalla hacia la derecha si la tasa de refresco se deja en “Auto”. Al menos, a mí me ha pasado con todas las distribuciones en Plasma 5 que incorporan los NVIDIA 358 últimamente. A propósito de estos controladores, el Calamares de KaOS nos instará a leer y aceptar los términos y condiciones de usuario final (EULA) si queremos usar dicho software propietario, como debe ser, por otra parte. Tras reiniciar, todo ha salido a la perfección y me encuentro el escritorio de KaOS recién instalado.

 

Calamares en KaOS Rolling
El instalador Calamares corriendo en KaOS

 

Diseño

Aquí me quería yo detener un poco más. Os contaba en el artículo sobre Chakra el malentendido con el excelente trabajo de Fabián que, a la postre, terminó por llevarse su “artwork” a KaOS. El fruto de la colaboración de este artista con los que ya había en la distribución nos ha traído una variante del tema Midna (Midna Dark, de tonos oscuros) que, si bien no viene como predeterminada en el escritorio, la tenemos a un par de clics de distancia en las “Propiedades del Sistema”. Los iconos incorporan también parte de los Antü de Fabián que verán la luz próximamente (Antü+3). Encontraréis más información en la página personal del creador.

Ya sea el tema claro por defecto o su contrapartida oscura, el conjunto queda realmente bien, siendo probablemente el Plasma 5 más cuidado en el aspecto estético, para mi gusto personal. Además, denota profesionalidad – lo he mencionado otras veces – desde el momento en que todo forma parte de un conglomerado armónico: el hermoso menú “Grub”, la pantalla de “Splash”, la de bienvenida… Magnífico trabajo. El único pero lo tengo que poner donde siempre: no me gusta el modo en que se ven las tipografías en Plasma 5. Me gustaría que las distribuciones incorporasen de serie algún parche, ya sea Ubuntu o Infinality, que mejorase un poco lo difuso o borroso de las fuentes.

 

Midna Dark KaOS
Fantástica apariencia de KaOS con el tema Midna Dark

 

Software

KaOS utiliza el programa de gestión de paquetes Octopi como interfaz gráfica para “Pacman”. Al contrario que en Chakra, sí encontraremos el notificador de actualizaciones en la bandeja del sistema. Desde el propio Octopi se pueden instalar todos los programas que se encuentren en los repositorios oficiales, además de los que la comunidad vaya añadiendo al comunitario, valga la redundancia, que aquí se llama KCP.

El conjunto de software incluido es una selección hecha por los desarrolladores de los que ellos consideran que son las mejores herramientas para hacer cada trabajo, con preferencia por las opciones Qt sobre las GTK, mas sin excluir a este último “toolkit”. Algunas de estas aplicaciones son el navegador Qupzilla, el gestor de colecciones musicales y reproductor Clementine, el reproductor multimedia SMPlayer, la suite ofimática Calligra o la utilidad de cámara web Kamoso.

En cuanto a la reproducción de contenido multimedia, no hallé inconvenientes, salvo que SMPlayer no era capaz de leer mis archivos en formato de vídeo digital (.dv). Con la instalación de VLC se arregla este problema. De entre mis programas de uso habitual, lógicamente no están los de 32 bits, y Spotify no conseguí que compilara desde KCP, al quejarse de la falta de una dependencia (libcurl-compat) que no encontré en el propio repositorio ni tampoco en los oficiales. ACTUALIZACIÓN: error mío en la búsqueda. El paquete referido sí se encuentra en el repositorio comunitario de KaOS.

 

Octopi en KaOS Rolling
Si no nos gusta la consola, podemos usar Octopi para instalar programas

 

Rendimiento

Este tema siempre es peliagudo. Empezaré por las impresiones: fluidez y rapidez, muy buen desempeño y sensación de estar ante una implementación más que liviana de KDE con Plasma 5. Si es esto todo lo que le pides a una distribución, el siguiente párrafo encontrarás que está de sobra.

Y es que, como me ocurría con Sabayon en el último análisis acometido, los números no son especialmente buenos en las pruebas de rendimiento. KaOS no supera a Ubuntu en ninguno de los cinco apartados. Es más, tampoco supera a Chakra más que en el “benchmark” de Python, siendo en la prueba de desempeño gráfico donde queda bastante por detrás de ambos sistemas. Se pueden consultar los resultados de la comparativa en el enlace que os adjunto.

 

Benchmark KaOS Rolling

 

Unigine Valley KaOS Rolling
Benchmark Unigine Valley en KaOS

 

Estabilidad y errores

No es cuestión de dar azúcar a KaOS porque sí, pero al César lo que es del César: la molesta mariquita que acompaña a los errores de Plasma 5 no hizo su aparición durante el tiempo en que estuve probando la distribución. Se mostró como un sistema estable, que se mueve con suavidad, sin retardos ni problemas de cuelgues o cierre inesperado de aplicaciones. Fallos, solo un par que considero deben ser “upstream” al haberlos notado ya en varias distribuciones con este escritorio:

El icono de sonido en la bandeja de entrada toma como predeterminada la salida HDMI de la tarjeta gráfica NVIDIA. Si vamos a las propiedades de sonido en el módulo correspondiente de KDE y apagamos dicho perfil, se soluciona el inconveniente. Error ya visto en Chakra y en Sabayon.

El desplazamiento del escritorio a la derecha con los controladores propietarios de NVIDIA. Se soluciona modificando la tasa de refresco del monitor. Visto, igualmente, en Chakra y Sabayon.

Luego en realidad podemos concluir que KaOS viene libre de errores de bulto, presentando únicamente pequeños fallos que son atribuibles a Plasma 5.

Mi opinión sobre KaOS 16.03 (rolling)

Desde mi primer contacto con KaOS solo he podido tener palabras de elogio hacia el trabajo de Anke Boersma y su comunidad. Con el artículo de hoy sigo la misma senda, porque así lo merece una distribución que continúa con su crecimiento y que mantiene contentos a un buen número de usuarios de GNU/Linux. La recomendaría a quienes gusten de un KDE bien cuidado, con paquetería seleccionada y tengan conocimientos para seguir la guía de instalación de paquetes desde otras fuentes distintas a los repositorios.

También a los interesados en colaborar con un pequeño proyecto que se ha hecho bien grande. Al igual que en Chakra, toda ayuda es poca e intuyo – porque KaOS no la conozco tan de primera mano – que el ambiente comunitario es igualmente idóneo y receptivo a las nuevas contribuciones que quieran aportar. El reciente ejemplo de Fabián creo que lo deja bastante claro.

 

Kamoso en KaOS Rolling
Kamoso, programa de gestión de webcam instalado en KaOS

 

La cuestión del rendimiento, si bien no es baladí, tampoco merece especial atención a mi entender. Es un tema que sigo incluyendo porque me consta que hay cierto interés. El mío propio, desde luego, por averiguar por qué motivo Ubuntu 14.04 siempre obtiene los mejores resultados y resiste la competencia con cuantas distribuciones GNU/Linux le saco al paso. Es un misterio para mí, la verdad. Algo harán bien en Canonical para que eso sea así.

Y no me enrollo más: KaOS sigue por el buen camino, mimando a KDE y a sus usuarios con un sistema que no precisa de comparaciones, siempre odiosas comparaciones, con distribuciones de corte similar. Brilla con luz propia en el universo GNU/Linux. Y yo que me alegro.

Salud

Puntos fuertes: la experiencia KDE encantará a los usuarios con preferencia por este escritorio.

Puntos débiles: dificultad para obtener ciertos programas que no estén en los repositorios.

Recomendada para: usuarios con conocimientos medios, amantes de KDE.

[yasr_multiset setid=0]

Sabayon 16.03: asómate a Gentoo

Dentro del amplio mundo de GNU/Linux existen varias distribuciones principales las cuales sirven, además de para realizar muy bien la función para la que fueron creadas, como base para muchos otros sistemas. Hablo de Debian, de Arch Linux, de Slackware y de Gentoo como cuatro patas para el banco que soporta a Tux. Quien escribe estas líneas siempre se movió entre las dos primeras y sus hijas tecnológicas, habiendo dado apenas un leve tiento a las dos restantes. Aclaro que me estoy refiriendo a las que más comúnmente son empleadas para la creación de “forks”, por eso no incluyo a Fedora, openSUSE y otras.

Gentoo siempre ha sido un mundo oscuro para mí. Las experiencias que tuve con Arch Linux me desaconsejaron seguir avanzando en cuanto a dificultad y tiempo de dedicación necesario, de ahí que jamás me decidiese a dar el paso. Pues bien hoy… tampoco me he decidido. Sigo lejos de Gentoo. Todo lo más, me vuelvo a aproximar a una de sus derivadas más amigables con el usuario, que no es otra que Sabayon Linux. Hace mucho que no reviso una edición de esta distribución y, animado por recientes comentarios de Jhoseph Abraham Guaraco en el artículo anterior dedicado a Chakra, me he puesto a ello. Esperaba encontrar el kernel especial del que hablaba Jhoseph, para lo cual escogí la versión con Plasma 5 de la última “ISO” disponible de Sabayon, versión 16.03. Se ofrecen también versiones con Gnome, MATE, XFCE, mínima y para servidores. Comienza el relato de una búsqueda del máximo rendimiento posible en GNU/Linux:

Instalación

Es increíble lo rápido que se ha instaurado el uso de Calamares en un buen número de distribuciones. Sabayon también lo incorpora, completamente traducido a nuestro idioma. Como detalle muy importante del “Live CD” y de la instalación propiamente dicha, cabe resaltar que se realiza utilizando los controladores propietarios de NVIDIA sin intervención alguna por parte del usuario. En este caso, Sabayon elige por ti y no da pábulo alguno a los denostados controladores Nouveau. Al igual que en Chakra, debo ajustar la tasa de refresco a 60 Hz si deseo que la imagen no quede desplazada hacia la derecha.

La instalación transcurre sin sobresaltos, una vez más, indicativo claro de la madurez alcanzada por Calamares. Además, en este caso al contrario que en Chakra, la marcación de la casilla de “auto-login” sí que es efectiva y el sistema, tras reiniciar, entra derechito al escritorio.

 

Calamares en Sabayon
El instalador Calamares también es el escogido por los desarrolladores de Sabayon

 

Diseño

Escritorio que es la viva imagen de un KDE pelado y mondado. Diseño bastante “vanilla”, al estilo del Plasma 5 que encontraríamos al instalar Arch, con la diferencia añadida de un fondo de escritorio personalizado para la distribución. En este escenario, no debe extrañar la elección de los temas de plasma e iconos predeterminados de KDE, es decir, los Brisa.

La tipografía está en la línea de todas las revisiones con Plasma 5: fea, poco definida. Echo en falta también una completa traducción del entorno de escritorio, pues hay aplicaciones que continúan en inglés aunque se escoja como idioma preferido el español en la configuración del sistema.

 

Escritorio KDE en Sabayon
El escritorio en vivo de Sabayon 16.03 KDE con Plasma 5

 

Software

Sabayon utiliza su propio gestor de paquetes (Entropy), su notificador de actualizaciones (Magneto) y su interfaz gráfica para instalación de software (Rigo). Con un diseño que difiere bastante de lo que es habitual encontrar en otras distribuciones, me resulta refrescante y bastante sencillo de utilizar. Entre sus bondades, incluye un gestor de kernels (a lo Manjaro) y una aplicación para escoger el repositorio más rápido (a lo Ubuntu/Linux Mint). Bienvenidas sean todas las ayudas para los usuarios menos avezados.

Dentro de los programas que encontramos de inicio están Chrome, el navegador de Google, como predeterminado, así como otros clásicos del software libre: VLC, LibreOffice y Clementine. También programas que no suelen venir ya instalados en casi ninguna distribución, como Steam y Kodi, en su versión Isengard. No tuve problemas en encontrar en los repositorios oficiales aplicaciones que uso con asiduidad, como Skype o Spotify, sin necesidad de añadir “PPAs” o “repos” comunitarios. Señalar que Sabayon viene perfectamente preparado para su uso sobre la marcha, siendo capaz de reproducir todos los archivos multimedia y el contenido Flash.

Y, por supuesto, algo que para muchos es importante: el carácter “rolling release” de la distribución permite que se pueda disponer de las últimas versiones de los programas.

 

Rigo en Sabayon Linux
El gestor de aplicaciones Rigo es un programa con opciones interesantes

 

Rendimiento

Leitmotiv principal de esta revisión, he de admitir que me llevé una pequeña decepción con Sabayon. Veréis, no tengo ni idea de parámetros del kernel, pre-compilaciones milagrosas y demás parafernalia que mencionaba Jhoseph en su comentario, pero lo que me han mostrado las pruebas de Phoronix y Unigine Valley es que Sabayon rinde de un modo normal, tirando a bajo si se compara con Ubuntu. Esto es lo que dicen los números.

Pero hablemos de sensaciones. Y en este campo, Sabayon se mueve ligero como una pluma. De inicio, nos carga la RAM con tan solo 490 Mb. La apertura de aplicaciones es realmente rápida, al nivel de Chakra si no más, aunque se trate de algo difícil de asegurar por la naturaleza subjetiva de la cuestión. Hasta Google Chrome me pareció mover las páginas con mayor celeridad. ¿Realidad o placebo? Cada cual tendrá que sacar sus propias conclusiones. La mía es que se trata de una de las distribuciones con KDE que más ligera se siente, al menos en mi equipo.

 

Benchmark Sabayon

 

Unigine Valley Sabayon
Resultados de Sabayon 16.03 KDE en Unigine Valley

 

Estabilidad y errores

Los pequeños inconvenientes encontrados en Sabayon son, en su mayoría, producto de los errores “upstream”, inherentes a Plasma 5 y su estado de desarrollo. Sí, ya sé que no es una “beta”, pero sigue fallando en cosas puntuales. Enumerándolos:

El problema de las traducciones. Sigue presente en importantes aplicaciones, como Dolphin y Konsole, creando extrañas mezclas de inglés y español en las órdenes y los menús.

El también conocido problema del indicador de volumen en la barra de tareas. Al igual que en Chakra, me toma la salida HDMI de la NVIDIA GeForce como fuente primaria.

Ídem con la pantalla desplazada por el controlador propietario de NVIDIA si se deja la tasa de refresco en 75 Hz. Además, al tratar de ejecutar el “benchmark” gráfico me encontré un problema con este controlador preinstalado por los desarrolladores, y es que no se encuentra a pleno funcionamiento hasta que se hace uso de una instrucción para activarlo, tal y como indican en la wiki de Sabayon. Claro, esto me deja perplejo. Si el controlador no estaba activo, ¿por qué se desplazaba la pantalla a la derecha, si con Nouveau esto no ocurre? Y, si se instala de oficio, ¿por qué no se activa igualmente?

Activar controlador NVIDIA en Sabayon Linux
Si no se usa una instrucción en consola no se activa el controlador de NVIDIA

 

Mi opinión sobre Sabayon 16.03 KDE

Mucho ha llovido desde mi última probatura de esta distribución italiana. En aquel artículo me preguntaba si no sería mejor espaciar las revisiones de esta distribución “rolling release”… se vé que me lo tomé demasiado a pecho: casi cuatro años hace de eso. Y claro, GNU/Linux, como todos nosotros, ha cambiado mucho en ese tiempo.

Sabayon es una buena distribución. Cumple, como casi todas, una función, que a mi parecer consiste en facilitar el uso de paquetes de Gentoo a usuarios con menos tiempo y/o menos conocimientos. Sí, la comparación es manida y sencilla, pero es así: Ubuntu de Debian, Manjaro de Arch, Sabayon de Gentoo… ¿o aquí vendría Funtoo? Que me perdonen los entendidos, insisto en que no es la parcela de GNU/Linux que mejor domino.

Por desgracia, mis ilusiones de encontrar la panacea del rendimiento linuxero no han encontrado adecuada respuesta. Es cierto que alimentaba estas ideas con la creencia de que Gentoo siempre fue especial en cuanto a lo ligero y optimizado de sus configuraciones. Pero claro, para eso habría que usar la distribución “madre”, compilar uno mismo con los “flags” más convenientes y a campeonar… Mucho trabajo para alguien a quien esas cosas ya se le van haciendo más que cuesta arriba.

Resumiendo, que es gerundio: Sabayon, ¿ligera y eficaz? Sí. ¿Rendimiento espectacular en gráficos y tareas varias? No. Prueba, por tanto, no superada.

Salud

 

Webcam en Sabayon Linux
Probando la webcam con VLC en Sabayon

 

Puntos fuertes: orientada al usuario final. Buena selección de software instalado y en los repositorios.

Puntos débiles: ninguno propio, realmente. Si acaso, arrastra algún error “upstream” de Plasma 5.

Recomendada para: usuarios noveles y quienes quieran un primer contacto con el mundo de Gentoo.

[yasr_multiset setid=0]

Chakra Ian: sobresaliente en rendimiento

La nueva versión de mi distribución favorita de todos los tiempos ha visto la luz hace unos días y eso es razón más que suficiente para dedicarle un artículo. Solo faltaría. Cierto es que al tratarse de una “semi-rolling release” no tiene demasiado encanto, en el sentido de que las novedades no relucen tanto como en las “point release” y los usuarios de la distro ya disfrutan de ellas, con el simple gesto de actualizar diariamente su sistema. No obstante, me he llevado una grata sorpresa con el rendimiento de Chakra Ian respecto al de su predecesora Fermi. Y no solo comparándola con ésta sale ganando, el salto es espectacular también con el resto de distribuciones, hasta ponerse casi a la altura de Ubuntu Trusty, sistema ganador en todas las comparativas que llevo hechas hasta el día de hoy. Como no solo de rendimiento vive el “linuxero”, detengámonos un poco en varios aspectos para intentar formarnos una idea global de lo que Chakra Ian nos puede ofrecer.

Instalación

Se sigue incluyendo Calamares como instalador, decisión lógica dado el buen funcionamiento del mismo. Nada más arrancar el “Live CD”, nueva sorpresa: ¡por fin aparece completamente traducido el escritorio! Mira que me he llevado años colaborando en Transifex – junto a un equipo bastante grande de personas, por supuesto – y siempre pendiente de que a la hora de salir la nueva “ISO” estuviese todo traducido. Chasco tras chasco, lo que nosotros traducíamos allí luego no se veía reflejado en su totalidad en el escritorio. Hasta esta edición. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Además de este punto, se han corregido errores molestos, como la persistencia de los archivos de localización de todos los idiomas, algo que hacía muy tediosa la primera actualización del sistema. Tras un reinicio, todo perfecto.

 

Calamares en Chakra OS
El instalador Calamares y el entorno en vivo de Chakra Ian

 

Diseño

Aspecto algo polémico este. Los gustos son muy personales, es una obviedad como un castillo. Andaba yo – y me consta que unos cuantos más – muy contento con la posibilidad de un renacimiento de la etapa dorada del diseño de Chakra, ésa que condujera Malcer con gran acierto durante bastante tiempo. Malcer se fue y con él todo su “artwork”, desaparecido su blog y quedando su legado en forma de tema e iconos Heritage para Chakra, además de Caledonia para el público en general. Y mis esperanzas estaban puestas en los diseños de Fabián Alexis Inostroza, creador de “El General”, luego rebautizado a Antü.

Por la razón que sea – que prefiero no entrar en ella – los desarrolladores de Chakra no tuvieron a bien incluir el trabajo de Fabián como predeterminado en la distribución. Luego, Fabián adoptó KaOS (Chakra le daba fallos en su equipo) y por allí anda, más contento que unas castañuelas. Fin de la historia. En cualquier caso, son opiniones y como tal siempre subjetivas, lo cual no significa que el aspecto de Chakra Ian sea malo. Para mi gusto, podría ser mejor. El tema de Plasma 5 utilizado es, como comentaba, el Heritage (la herencia) a partir del Caledonia de Malcer. Los iconos por defecto, sin embargo, son los Brisa. El renderizado conoció tiempos mejores; ignoro si se siguen incluyendo los parches de Ubuntu para las fuentes, pero el caso es que en Plasma 5 no lucen como solían en KDE 4.

Nota: al parecer, el tema con Fabián fue un simple malentendido, ya aclarado. Las “ISOs” de mantenimiento de Chakra nunca salen con nuevo “artwork”.

 

Escritorio Chakra OS
El escritorio de Chakra Ian recién instalado

 

Software

Para instalar y quitar programas contamos con Octopi. Aun a sabiendas de que está en el espíritu de los desarrolladores de Chakra no sobrecargar el escritorio, yo hubiera incluido por defecto el notificador de actualizaciones. Sí, el fantasma ése de la barra de tareas, octopi-notifier. No pesa tanto y es una gran ayuda para el usuario novel.

En cuanto a aplicaciones, hace tiempo que el navegador Qupzilla sustituyó a Rekonq, acertadamente a mi parecer. El desarrollo de Qupzilla es lento pero, al menos, existente. Kmail es el programa de correo electrónico, Kget el gestor de descargas, Bomi el reproductor de vídeo y Tomahawk el de audio. Además, se incluye la suite Calligra, como corresponde a una distribución centrada absoluta y exclusivamente en KDE.

Lo que no encontremos en los cuatro repositorios predeterminados deberemos buscarlo en el comunitario (CCR). Aunque hay bastante software allí, no siempre encontramos las últimas versiones y el número de programas es inferior – por mucho – al que hay en AUR, el “repo” equivalente de Arch Linux. En alguna ocasión, caso de necesidad imperiosa, nos podría tocar ponernos manos a la obra para compilar lo que precisemos.

 

Webcamoid en Chakra OS
Compilando la aplicación Webcamoid desde CCR

 

Rendimiento

Ya lo apuntaba al comienzo del artículo: espectacular mejoría, probablemente apoyada en el progreso de las nuevas versiones de Plasma 5 y la suite KDE al completo. Por una cosa o por otra, los valores obtenidos en las pruebas con Phoronix Test Suite están muy próximos a los de Ubuntu Trusty, llegando a superar a ésta en el “benchmark” de descompresión, donde logra récord absoluto con un 16’93 (ninguna distribución aquí analizada había bajado de la barrera de los 17 segundos). El desempeño gráfico es idéntico al medido en Ubuntu, en este caso con una nueva versión (358) de los controladores de NVIDIA.

Lo anterior no quiere decir que Chakra antes fuera lenta o algo parecido. La fluidez, la inmediatez en la apertura de aplicaciones o el manejo de ventanas siguen presentes. Para regocijo de los usuarios de la distribución, lógicamente.

 

Benchmark Chakra OS

 

Unigine Valley en Chakra OS
Resultado de Unigine Valley en Chakra Ian

 

Estabilidad y errores

Estabilidad: mucha. Todavía hay veces que Plasma 5 hace “crash” en algún programa, pero con cada nueva versión esto se mejora. Errores, pues no sufrí ninguno importante, sí algunos menores que detallo:

Hay un extraño error en la barra de tareas, donde parece faltar un icono junto al de la red. Ignoro de qué se trata, pero el “bug” es persistente.

Fallo barra de tareas Chakra OS
¿Qué icono falta en ese espacio de la barra de tareas?

Durante la instalación en Calamares, aparece seleccionada la opción de “login” automático. Sin embargo, a la hora de entrar al sistema se nos solicita el nombre de usuario y contraseña.

Al instalar los controladores propietarios NVIDIA, siguiendo la correspondiente entrada de la wiki, todo va bien pero, al reiniciar, el escritorio aparece como desplazado hacia la derecha. Es un error que ya me sucedió en la anterior versión de Chakra. A pesar de instalar NVIDIA-settings (un programa GTK, por cierto), y toquetear las distintas opciones disponibles, el único modo de arreglarlo fue a través de las propiedades del sistema de KDE. En el apartado “Pantalla y monitor”, “Configuración de la pantalla”, “Preferencias avanzadas”. Cambié la tasa de refresco de 75 Hz a 60 y se solucionó… por llamarlo de alguna forma, pues me obliga a usar una tasa menor para que el escritorio quede encuadrado en el monitor. Extrañamente, al tratar de capturar la pantalla para aportar documentación gráfica del problema, todos los pantallazos salían bien, como si el error no existiese. Así que opté por hacer una foto con mi móvil:

Error NVIDIA en Chakra OS
El reloj de la barra de tareas se pierde por el borde derecho de la pantalla

El icono de volumen de la barra de tareas toma como salida predeterminada de audio la clavija HDMI de la tarjeta gráfica NVIDIA. De tal suerte que deberemos cambiar esto, apagando el mencionado perfil en “Preferencias de volumen del sonido”, apartado “Configuración”.

Mi opinión de Chakra Ian

Nuevamente me veo en la tesitura de tratar de juzgar esta edición de Chakra desde mi posición de enamorado de la distribución. Pelín sesgado el análisis, supongo. Aun así, por intentar ser imparcial, que no quede. Creo que Plasma 5 se lanzó con un grado de inmadurez elevado, lo cual hizo que se resintiera la calidad de la gran mayoría de las distribuciones que lo incluyeron. El caso de Chakra fue un tanto especial, pues esperaron a la versión 5.4.2 del entorno para tirarse a la piscina con un poco más de agua. A pesar de lo cual, los errores existieron y existirán, pero con cada nuevo lanzamiento se muestran en menor cantidad.

Por este motivo, Chakra sigue avanzando a la par que crece la estabilidad y el número de características de Plasma 5. A día de hoy es un entorno que sigue sin llenarme del todo – uno de los motivos por los que continúo usando Linux Mint con Cinnamon – sin que esto sea óbice para que haya dejado de lado a Chakra por completo. En mi portátil sobrevive la mar de a gusto, con el añadido de que se trata de un equipo más modesto (Intel i3 del 2010, si no me equivoco, con gráfica integrada) donde la distribución mejor se mueve y más notoria se hace su fluidez y velocidad.

Así que, avisados estáis. Si KDE os llama y pensáis que vuestro equipo no resistirá la demanda de recursos que conlleva, dadle un tiento a Chakra. Tal vez os sorprenda lo ligero y bien optimizado que puede llegar a estar en manos de los desarrolladores adecuados. Casi me olvido: enorme detalle dedicar la versión, como en su momento ocurriese con otras personalidades del software libre, al tristemente desaparecido Ian Murdock, fundador de Debian y parte responsable, junto a muchos otros, de que este mundo GNU/Linux sea lo que es hoy día. No han podido ofrecerle mejor homenaje que un lanzamiento de tal calidad.

Salud

 

Webcam en Chakra OS
La webcam funcionando en Chakra Ian

 

Puntos fuertes: como siempre, de los mejores KDE que se pueden encontrar. Rápido, completo, eficaz.

Puntos débiles: Plasma 5 sigue fallando en pequeños detalles.

Recomendada para: usuarios con conocimientos medios con preferencia por KDE.

[yasr_multiset setid=0]

Manjaro Deepin 16.03: combinación ganadora

No me digáis que no os picaba la curiosidad. A un servidor, sí, y mucho. Desde que supe de la existencia de una versión comunitaria de la gran Manjaro con el pujante escritorio chino estaba deseando hincarle el diente. Uno es un enamorado de las novedades y si son atractivas desde el punto de vista estético, pues doblemente. Y es el caso, vaya si lo es. Hay que tener en cuenta, porque ya lo advierten en el anuncio oficial publicado en la web de Manjaro, que Deepin es todavía un escritorio joven, no exento de errores. Esto también es cierto, como he podido comprobar por mí mismo en la revisión. ¿Cuál es el resultado de mezclar una distribución rápida, actualizada y amigable para el usuario con un escritorio novedoso como Deepin? La respuesta a esta pregunta tratamos de encontrarla en el artículo de hoy.

Instalación

Como es habitual en todas las ediciones de Manjaro, se nos permite escoger tres métodos de instalación: uno en modo texto (CLI), el clásico instalador de la distribución (Thus) y el nuevo, que tiene ya cierto recorrido (Calamares). Para el análisis he usado el último de ellos, con el cual tengo ya experiencia por su inclusión en Chakra, KaOS y otras distribuciones.

La instalación transcurre sin incidencias y eso siempre es buena noticia. Además, el tiempo pasó volando mientras me dedicaba a inspeccionar los muchos recovecos desconocidos para mí en este escritorio.

 

Instalador Manjaro Deepin
Progreso de la instalación de Manjaro Deepin en mi equipo

 

Diseño

No existe nada parecido a Deepin en GNU/Linux. Y mira que hay escritorios para dar y regalar. El diseño de esta pequeña obra maestra china nos descubre un despliegue magnífico de transiciones, efectos, sonidos y demás, todo ello aderezado con un par de ingredientes tomados de dos populares sistemas operativos: el “dock” clásico de OSX y la barra lateral de configuración que existe en Windows desde su versión 8. Contamos también con esquinas activas y el tablero de aplicaciones, accesible desde el lanzador, que popularizó Gnome 3. Como podemos observar, toma varios aspectos de diferentes escritorios para conformar uno solo.

Me gustaría destacar la importancia de la barra de configuración, auténtica aliada del usuario novel, pues desde ella es posible manejar casi todo lo relacionado con la configuración del sistema: actualizar, cambiar el fondo de pantalla, el tema de ventanas e iconos, la fecha, conectar o desconectar a redes… es fantástico, de verdad.

 

Panel lateral Manjaro Deepin
Desde el panel lateral se pueden configurar múltiples aspectos del sistema

 

Software

Deepin no es solo un entorno de escritorio. También cuenta con interesantes aplicaciones propias, aunque algo inmaduras para mi gusto. La mejor, tal vez, sea Películas Deepin, aunque falló al reproducir un archivo de vídeo digital y parecía trabarse en ocasiones. El Reproductor Deepin, por su parte, me pareció bastante lento y fallón, además de poco intuitivo. Hay opciones mucho mejores en GNU/Linux, al menos por el momento. Entre las aplicaciones propias destaco también algo llamado Centro de juegos Deepin, lugar del que salí escopeteado por la abundancia de caracteres en lengua china que – más quisiera – no supe descifrar.

Por lo demás, el arsenal de programas es el habitual en una distribución, con Chromium como navegador de elección, LibreOffice como suite ofimática, Evolution para el correo, Sonata como reproductor de medios alternativo y la herramienta clásica de Manjaro para hacer la vida más fácil al usuario: el “Manjaro Settings Manager”, desde el cual se pueden añadir o quitar “kernels”, paquetes de idioma y controladores propietarios.

El gestor de programas por defecto es Pamac, existiendo la posibilidad de instalar Octopi desde los repositorios si es que lo preferimos. A excepción de mi problema con el archivo “.dv”, Manjaro Deepin reprodujo todo tipo de ficheros, además de los contenidos en Flash de la red.

 

Deepin Games
Deepin Games… entre el inglés y el chino anda el juego

 

Rendimiento

Por todos es conocida la fluidez y liviandad de Manjaro en su versión principal, con XFCE. Deepin, a pesar de no ocupar demasiada memoria (640 Mb al inicio), no ofrece estas mismas prestaciones. A ratos se traba bastante, con saltos en el puntero del ratón, y una tardanza al abrir algunas aplicaciones que inician rápidas como el rayo en XFCE. Obviamente, a Deepin aún le queda para alcanzar el grado de optimización de escritorios con muchos años de trabajo a sus espaldas.

Las pruebas realizadas con Phoronix Test Suite y Unigine Valley arrojan los resultados de siempre: Ubuntu se impone en todos los apartados y la prueba de rendimiento en Python no funciona en Manjaro, para variar. Si os interesan los valores numéricos, podéis verlos en el botón de aquí abajo:

 

Benchmark Manjaro Deepin 16.03

 

Unigine Valley en Manjaro Deepin
Resultados de Unigine Valley en Manjaro Deepin 16.03 Capella

 

Estabilidad y errores

Lo anuncia el equipo de Manjaro en su web: “Not yet completely bug free”. No exenta completamente de errores todavía. Lo curioso del asunto es que con dicha sentencia hacen referencia al escritorio Deepin, cuando el grueso de mis problemas tienen que ver con Manjaro y sus herramientas. Por destacar tres fallos importantes:

La primera vez que se entra al escritorio y se actualiza el sistema todo transcurre sin sobresaltos. Además, se escoge automáticamente el repositorio más veloz para ganar tiempo. Sin embargo, al reiniciar por segunda vez y tratar de instalar los paquetes de idioma faltantes, previa notificación, se produce un error de bloqueo de pacman que hay que resolver en consola. Esto me ha ocurrido más veces con otras ediciones de Manjaro.

Al tratar de instalar los controladores propietarios de NVIDIA, vía “Manjaro Settings Manager”, todo parece ir bien pero, tras reiniciar, me encuentro pantallazo negro y cursor parpadeante. Mis peores recuerdos de Arch, ATI y yo… lo imposible. Pero esta vez con NVIDIA. Se me ocurre salir a consola e instalar el último kernel disponible con los controladores correspondientes (paquete linux44-nvidia). Tras reiniciar… voilà. Todo funcionando. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas, que dicen por mi pueblo. Traducción: si al final tengo que tirar de consola, ¿de qué me sirve el “Manjaro Settings Manager”?

Por último, un error achacable a Calamares, supongo, y es que la distribución de teclado escogida durante la instalación no aparece por ninguna parte, quedando solamente el teclado en inglés. Fácilmente solucionable, además desde la propia barra lateral de configuración, pero error, al fin y al cabo.

Actualizando Manjaro Deepin
Primera actualización de Manjaro Deepin, que incluye el kernel

 

Mi opinión de Manjaro Deepin 16.03 Capella

En líneas generales, esta original edición de Manjaro me ha gustado. Soy de esos usuarios a los que se les gana por los ojos, y en ese aspecto, Deepin es muy resultón. Escritorio moderno, con aires de algo conocido, lo cual parece una buena combinación que puede atraer a muchos usuarios. Fácil de usar e intuitivo como ninguno, a mi entender, creo que es una gran apuesta que, a poco que siga evolucionando, dará bastante que hablar. Aunque no lo parezca, todavía hay mucha gente a la que no hay escritorio en GNU/Linux que le llene por completo. Yo les recomendaría echar un vistazo a Deepin, porque a lo mejor es lo que andaban buscando.

El problema de cara al usuario más novato es el de siempre, por mucho que Manjaro sea el “Arch para seres humanos” que se demandaba hace años: hay errores, algunos no fácilmente solucionables si no se está acostumbrado a bregar con ellos. Mi problema con el controlador propietario, que termina con un equipo que no inicia, espantaría a buen seguro a alguien recién llegado a GNU/Linux.

En cualquier caso, coincido con los desarrolladores de Manjaro en que Deepin ha evolucionado mucho y muy rápido. Tiene una pinta inmejorable y estoy seguro de que va a ir a más. Bien haríamos en estar pendientes de su crecimiento, porque una bonita fachada siempre es un buen aliciente para algunos usuarios, lo cual termina yendo en beneficio de todos los que a diario empleamos y amamos este sistema operativo. Hala, ya he saciado mi curiosidad. ¿Y vosotros?

Salud

 

Webcam en Manjaro Deepin
Manjaro Deepin incluye una bonita selección de fondos de pantalla

 

Puntos fuertes: escritorio moderno e intuitivo, muy agradable estéticamente.

Puntos débiles: algún error importante. Aplicaciones propias todavía muy verdes.

Recomendado para: usuarios con conocimientos medios de GNU/Linux.

[yasr_multiset setid=0]