Conclusiones de mi mes con Ubuntu

En el artículo de hoy vamos a recapitular y hacer balance de la experiencia que ha supuesto pasar casi un mes usando el popular Ubuntu como único sistema operativo. Veíamos en la entrada anterior que me disponía a proceder a la actualización de Ubuntu Precise a Ubuntu Quantal y comentaba los temores que dicho proceso me suscitaba, a tenor de las experiencias anteriores tanto propias como de otros usuarios. Una vez pasada la prueba puedo concluir que no ha sido para tanto.


Actualizando Ubuntu 12.04 a 12.10
Puesto que la actualización de Ubuntu ha sido objeto de numerosas quejas en la red prácticamente desde que se generalizó el uso de la distro de Canonical, decidí empaparme de varios tutoriales y consejos antes de acometer la tarea. Encontré buena información al respecto en esta entrada del blog emslinux, escrita por David Gómez. Me fue especialmente útil la sugerencia que hace sobre deshabilitar los PPAs antes de actualizar, para lo cual utilicé una aplicación llamada Y-PPA-Manager, con la cual realicé una copia de seguridad de los PPAs que tenía activos para poder volver a ellos una vez finalizase el proceso, siguiendo instrucciones de El Atareao.

A continuación abrí Synaptic y utilicé la herramienta para escoger el espejo o “mirror” que mejor rendimiento me ofrecía. La razón es bien sencilla: una actualización de esta envergadura requiere la mayor velocidad posible, no en vano fueron más de 1’2 gigas los que tuve que descargar. El siguiente paso me llevó al Gestor de actualizaciones de Ubuntu, donde procedí a cambiar la notificación de nuevas versiones LTS para hacer que me fuese comunicada la aparición de cualquier versión. Tras pulsar “Recargar” ya tenía el mensaje que me avisaba de una nueva versión disponible y su correspondiente botón para actualizar.

Como decía antes, hay que armarse de paciencia, pues se descarga una ingente cantidad de paquetes. Una vez acabado el proceso se puede iniciar Y-PPA-Manager y restaurar la copia de seguridad que hicimos antes, para luego volver al Gestor de actualizaciones y recargar la información de los repositorios. Con estos dos pasos ya tendremos disponibles las versiones de los programas instalados vía PPA para el nuevo Ubuntu.

Usando el Quantal Quetzal
Nada más reiniciar ya cae uno en la cuenta de que algo va más lento de lo habitual. El simple hecho de pasar del Grub al escritorio ya se toma el doble de tiempo del que se tomaba en Precise. Además compruebo como se ha desactivado el “hot corner” que me mostraba las ventanas del escritorio actual (se puede volver a activar usando Ubuntu Tweak) y el FPS informado por glxgears ha caído de 2.000 a 500, aproximadamente.

Estas pequeñas molestias se quedan en agua de borrajas nada más que profundicemos un poco en el uso del sistema: congelaciones de Compiz que obligan a hacer un “hard reset” casi a diario, múltiples errores notificados por la herramienta Apport en un buen número de aplicaciones y un tiempo de apagado que, al igual que el de encendido, se ha duplicado o casi triplicado. Las lens de Amazon no me plantean problema alguno, pues aún tras llevar un mes con Ubuntu sigo sin usar el HUD para nada que no sea iniciar aplicaciones. Esto es así, mi forma de trabajar sigue siendo clásica, de manera que no aprovecho las supuestas ventajas que el dash de Unity me ofrece. Y mira que lo he intentado…

Resolviendo (o casi) los cuelgues de Compiz
Usar un sistema que se congela diariamente es perjudicial para la salud. Uno termina agarrándose unos cabreos curiosos cuando está haciendo algo tan trivial como cerrar una ventana y todo el escritorio se va al garete. Investigando sobre el tema de la caída en las FPS me dio por pensar que, tal vez, los controladores privativos no se habían recompilado al actualizar el kernel. De manera que decidí instalar los últimos controladores Catalyst disponibles que acababan de salir del horno: la versión 13.1.

Antes que nada es importante desinstalar el driver antiguo, es decir, el paquete fglrx y todas sus configuraciones, bien mediante Synaptic (opción de desinstalar completamente) o bien mediante terminal, con sudo apt-get purge fglrx. Luego, basta con ejecutar con sudo el script que contiene el paquete de la web de AMD y reiniciar. Para que todo salga bien se precisa el paquete linux-headers, que se hallaba en mi sistema, probablemente por tratarse de un equipo actualizado desde Ubuntu 12.04. Con esto quiero decir que el script arrojará un error si se pretende hacer esto en un Ubuntu 12.10 instalado desde cero, pues éste no incluye dicho paquete por defecto y tenemos que instalarlo manualmente.

Con los pasos anteriores conseguí que el desempeño gráfico mejorase, las FPS volvieron a su valor de 2.000 y pico y los cuelgues de Compiz desaparecieron casi por completo. De hecho pasé del cuelgue diario a un único cuelgue en todo el tiempo transcurrido desde que hice la susodicha actualización de los drivers de AMD.

En definitiva, ¿es recomendable actualizar?
Mi opinión a este respecto sigue siendo la misma que vertí en mi artículo de revisión sobre Ubuntu Quantal: no merece la pena. En unos días en los que la comunidad ubuntera debate sobre la conveniencia o no de que la distro se convierta al modelo “rolling release”, cosa que al parecer no sucederá, yo sigo enrocado en mi postura en lo referente a la periodicidad de las versiones de la distro. Si de mí dependiera, Ubuntu saltaría de LTS en LTS, pues en mi opinión son las únicas versiones con un acabado decente y un número de errores aceptable. No he encontrado, tras casi quince días de uso, nada en esta Ubuntu Quantal que mejore a Precise y sí algunas cosas que la empeoran. Luego la conclusión es obvia.

Y en cuanto a Ubuntu en general, como distribución, sin atender a la versión, podríamos decir que uno se acostumbra a usarla porque es cómoda. Unity no me disgusta, pero no le saco todo el jugo debido a que mi forma de trabajar con el escritorio es demasiado tradicional. Poniendo un ejemplo: si quiero buscar algo en Wikipedia, tiendo a ir al navegador, que casi siempre está abierto, y escribir en la barra de búsqueda, cuando podría ir al HUD de Unity y usar la lente de Wikipedia que tengo instalada. Pues no, el cerebro humano es así, somos animales de costumbres salvo que las novedades ofrezcan una destacada mejoría. Y es obvio que, al menos en mi caso, no es del todo así.

Para finalizar por hoy, algunas reflexiones en torno al nuevo enfoque del blog. No voy a negar que, como enfermo distro hopper que soy, me ha costado lo suyo quedarme con Ubuntu todo este tiempo. De hecho, dando por concluido el mes (día arriba, día abajo) de uso de la distro, estas líneas las escribo desde Chakra, otra distro que, como Arch, me sigue llamando, más aún cuando sigo colaborando en las traducciones y me gusta echar un vistazo a sus progresos. Pero no, no voy a desviarme una vez más de lo acordado, tan solo he reparticionado para poder contar con una distro fija, como solía hacer antaño, y tener a la vez una partición de pruebas a la que dedicar todo un mes. En esta nueva instalación “chakrera” le he dado una apariencia “a lo Unity”, tal vez Ubuntu sí que me ha dejado un poso, después de todo, aunque sea la conveniencia de tener la barra de aplicaciones a la izquierda y no en la parte inferior.

Lo cierto es que un mes es mucho tiempo para un distro hopper. El lado positivo es que se llega a conocer en profundidad la distro que toca, con lo que la opinión formada gana en calidad y de eso nos beneficiamos todos. Febrero se aproxima, con las votaciones aún abiertas, y tiene toda la pinta de que me espera la vaca fedoriana, que teniendo en cuenta las experiencias que he leído últimamente es muy posible que suponga todo un reto…

24 comentarios en “Conclusiones de mi mes con Ubuntu”

  1. Vaya analísis que te marcas, son muy buenos. La verdad que Ubuntu es buena distro pero si busca ser mas usada deberia ser algo más ligera de serie. Dejar a compiz y adoptar mutter sería una opcion, como no dejar morir unity-2d.Eso si, el centro de software es muy bueno

    Me gusta

  2. Muy buen análisis, para no variar. Estoy de acuerdo contigo en lo del "uso tradicional" que le damos al escritorio, a mi también me pasa; y de igual manera, en lo de que la barra lateral deja huella, sobre todo en un portátil que es donde tengo Ubuntu.En el PC actualmente estoy con Manjaro Kde, donde me persisten los problemas con mi impresora Brother, ya hablamos del tema en Google+ con el amigo Yoyo, no sé si te acordarás; también tengo Fedora 17 con LXDE, pero por poco tiempo, quiero probar Netrunner. Un saludo y sigue así. 🙂

    Me gusta

  3. Muy lindo quedo chakra, aunque no es mi estilo, prefiero un openbox, con un simple cairodock, y un buen applauncher, como kupfer o simil. Ademas aprovecho al 100 casi la pantalla, ya que no hay un "panel" tapándome una parte de la pantalla.no has probado manjaro aun?, leí por ahí que el proyecto viene avanzando a pasos agigantados.

    Me gusta

  4. excelente artículo , los tips que dejas de otros blogs deben ser interesantes para quienes hayan actualizado su ubuntu 12.04 a 12.10 , se necesita de esos tips si se quiere volver a tener usable el sistema luego de esa actualización . En lo personal deje la versiones NO LTS , ahora sólo uso LTS por que es mas estable y ademas el tiempo en usar versiones NO LTS lo uso para probar otras distros xd, las versiones NO LTS los cambios y nuevas funcionalidades las veré en la siguiente LTS xd, así que puedo esperar. En cuanto a la opción de actualizar o no actualizar siempre serán los usuarios los que toman la decisión final , nadie obliga a nadie a actualizar , por cierto siempre es bueno tener un backup o algún respaldo en caso de que después de la actualización no guste el cambio o se quiera regresar a ubuntu LTS pues la aplicación remasterys es una buena opción para tener una iso booteable con nuestro sistema tal como se tenía antes de entrar en la locura de la actualización , saludos con todos y sobre todo contigo SHADOW, un gran artículo……………………………bueno ahora ya no publicas con el pseudónimo entonces hasta el siguiente artículo Enrique Bravo.

    Me gusta

    1. No creas que me costó mucho, el distro hopping es lo que tiene, que hace uno las cosas ya casi de memoria ;)Solo le cambié el tema de plasma a Helium One, le instalé los plasmoides de yawp y el Window Menubar, trasladé la barra inferior a la parte superior y creé un nuevo panel para el lado izquierdo con el plasmoide "Gestor de tareas de solo iconos" con la opción de "usar indicadores y fondo de color". Iconos KFaenza y algún retoque en la barra y listo.

      Me gusta

    2. ok , gracias veré si puedo hacer algo parecido , me da gusto que sigas escribiendo en el blog , y por cierto no me importa si lo haces seguido o no , hazlo cuando tengas las ganas de hacerlo en lo personal aquí estaré esperando de buena gana el artículo siguiente no importa si te toma un mes escribirlo, saludos xd.

      Me gusta

  5. Interesante análisis sobre una distribución muy usada, pero no hay que olvidar a Kubuntu. En lo personal yo actualice de la 12.04 a la 12.10 y gané mucho en varios aspectos, mejoras gráficas, mayor fluidez y más libertad para hacerle los cambios que se me antojaron.No me agrado usar nunca Ubuntu porque soy más de cosas visuales y siempre se me antojo que el diseño gráfico y la interfaz de Ubuntu (probé desde la 10 a la 12) eran muy similares a un W$ 98 o Millenium; nunca pude sentirme a gusto con Ubuntu en cambio con Kubuntu y su KDE si me encantaron.Por fortuna (y desgracia también 🙂 jejeje) GNU/Linux tiene tanta variedad de distribuciones y derivadas de estas, que hay cantidad para elegir, y termina uno por querer tenerlas instaladas todas.

    Me gusta

    1. bueno eso si, pero lo positivo es elegir lo que quieres tener por gusto y no por obligación en el ordenador , de ubuntu 12.04 me gusta la simplicidad en lo personal no odio unity pero lo uso, también le instale desde ppa cinnamon , cinnamon y unity no se estorban ambos son alternativas a gnome-shell , es un shell y estoy encantado de tenerlos a ambos , en cuanto a tener mas distros me gustaría darle una oportunidad a netrunner y pear os

      Me gusta

  6. Pues yo con Fedora 18 no he tenido ningún problema, aunque teniendo un cuenta que cada hardware es un mundo, puede que si te suponga un reto su utilización.La duda que tengo es sobre el escritorio, pues dijiste que la ibas a usar con Gnome. ¿Quiere decir esto que la vas a usar el mes entero con Gnome? Lo digo porque quizá también podría ser interesante que analizaras la distro medio mes con Gnome y el otro medio mes con KDE.

    Me gusta

    1. En Fedora el primer mes después de un nuevo lanzamiento suele ser bastante caótico, pero con el paso de las semanas y meses, se hace una distro tremendamente estable. Siempre ha sido así.

      Me gusta

    2. @INDX: lo haré como sugieres, un mes es mucho tiempo y, si bien sería una locura probar todos los entornos, un par de ellos me parece razonable. Gracias por la sugerencia.@Anónimo: probablemente sea así, esperemos que en el tiempo que ha transcurrido desde el lanzamiento se hayan corregido algunos errores.

      Me gusta

  7. A mi Fedora no me acaba de convencer, y mira que ostenta el récord de duración de distro linuxera en mi pc con cuatro meses. Pero aún así, no conseguí quitarme nunca de encima la sensación de lo que Fedora es, un banco de pruebas para Red Hat OS. A veces me sentía como "descuidado", es una sensación difícil de explicar. A parte su escasísimo soporte (no llega al año creo). Mientras escribo estas líneas me he dado cuenta de una cosa ¿para qué quiero una distro con soporte "infinito" si no me va a durar tanto? xD

    Me gusta

    1. La ganadora de la encuesta ha sido Fedora, así que tendré ocasión de comprobar por mí mismo esto que dices. Nunca la tuve suficiente tiempo instalada, tampoco me acababa de convencer. Me ha hecho gracia la pregunta que te haces, también lo he pensado muchas veces: tanto preocuparme por el soporte y luego no me dura una distro instalada ni un mes… Mi récord creo que está en eso, cuatro o cinco meses, creo que con Arch + KDE. Aunque también tuve bastante tiempo una Debian + Gnome 2, creo que no duró tanto.

      Me gusta

    2. Saludos :DA cambiado fedora, pero antes era muy bueno. Ahora lo veo pesado e incomible, al igual que debian (Sin ofender a los debianitas).No duran con linux ust :D, mi tiempo mas largo fue con Arch (Sin reinstalar) 4 años y junto con openSUSE 3 años.Ahora voy con debian, no me queda de otra, si no quiero dejar linux 😦 jaja, llevo 5 meses con el.

      Me gusta

  8. Larga vida a las LTS de *buntu sabor. Excelente tu articulo y tienes toda la razón cuando dijiste "el cerebro humano es así, somos animales de costumbres ….." y te diré que también probé chakra pero extrañe a kubuntu porque tenia a mi disposición los .deb y tantas cosas que me tenían atado a su amigable paqueteria que no dude en regresar puesto que yo no soy de estar tecleando un comando para instalar algo, me gusta que mi sistema empiece a trabajar y he visto que en kubuntu con un par de clicks lo tengo todo.Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s